SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2007/12/31

Iruñea, Diciembre de 2007


Iñigo Saldise Alda
Arrano Beltza y la bandera colorada
Nabarralde

La presencia del Arrano Beltza como símbolo del reino de Navarra no se puede constatar con rotundidad. En todo caso, si hubiera hondeado en los castillos de Maule, Agramont, Tutera, Naiara, Iruñea,… como nos dice Patxi Zabaleta, desde Eneko Aritza hasta Sancho VII “El Fuerte”, esta bandera nunca habría sido amarilla (o de oro), sino roja (o gules), color de los vasco(ne)s independientes o navarros.

Es Telesforo Monzón quien, en una interpretación personal, crea la actual bandera del Arrano Beltza. El color amarillo es debido al color amarillento, envejecido por el tiempo y el humo de las velas, del papel donde aparece la silueta del águila que toma como referencia. Algo parecido al “morenico” copatrón de la C.F. de Navarra, que cuando sufrió una restauración se comprobó que era blanco.

En el tapiz del Palacio de Navarra, donde vemos a Sancho VII rompiendo las cadenas en la batalla de las Navas de Tolosa, también aparece un escudo con el Arrano Beltza, con fondo amarillo. Un tapiz realizado por Vicente Pascual, entre el año 1950 y 1952. Mientras, en la vidriera donde está enterrado el monarca vasco(n), en Orreaga, los escudos con el Arrano Beltza son todos sobre fondo rojo. Esta vidriera se hizo con motivo del VII centenario de la famosa batalla, concretamente en el año 1912.

El padre Moret, en su obra Annales de Reyno de Navarra, nos dice que el Arrano Beltza era utilizado a modo personal por los reyes de Navarra, anteriores a Sancho VII, siempre sobre un fondo rojo. Tenemos referencias escritas de esta firma o escudo real desde el reinado de Sancho VII.

Faustino Menéndez Pidal y Javier Martínez de Aguirre, en el libro editado por el Gobierno de Navarra, nos indican que este escudo aparece en el original de la concesión de los fueros a Viana, del año 1219. Para dar credibilidad a su teoría, en la cual el Arrano Beltza proviene del hermano de la reina Margarita, Riquer de L’Aigle, nos dice que la villa de Corella posee un escudo, desde el siglo XIV, donde aparece un águila atrapando un conejo, escudo del tal Riquer de un siglo antes.

Lo que no nos dicen, es decir, lo que nos ocultan a los navarros, es que el escudo del Arrano Beltza, como tal, aparece por ejemplo en Errigoitia, actual provincia de Bizkaia. Un águila negra sobre fondo rojo. Muy semejante al que porta un macero de la Diputación Foral de Navarra.

En ese mismo libro se oculta también la existencia de la bandera que aparece en el Libro de reconoscimento de todos los Reynos, del siglo XIV, por lo que nunca podrán hilvanar la trayectoria de una bandera colorada, que acabó siendo el estandarte del movimiento de Karl Marx y Friedrich Engels, base de los movimientos revolucionarios del mundo, cuya roja bandera y no su cinta, está inspirada en la bandera colorada que portaban 300 navarros en su intento de reconquista de Iruñea, como nos dice el cronista español del Duque de Alba, Correa. Una relación mostrada por Federico Krutwing en su libro Vasconia.

2007/12/20

Las Palmas de G.C., Diciembre de 2007






Iñigo Saldise Alda
De sobremesa en Canarias
Nabarralde

Durante mi estancia en la isla de Gran Canaria tuve el placer de ser invitado a una auténtica cena canaria, siendo las papas arrugadas, bañadas con mojo picón, el plato que más a gusto saboreé. Un plato sencillo, substancioso y picantón, muy parecido al carácter abierto de las gentes de esta tierra.

En total nos encontrábamos 11 personas que, tras la copiosa y exquisita cena, nos dividimos en dos grupos. Mientras unos disfrutaban del karaoke, los demás nos quedamos de sobremesa, comenzando un debate político. Al principio me mantuve al margen, ya que se referían a política canaria y española, sin realizar ninguna referencia a Navarra, nuestro Estado.

Tras una media hora, un participante en el debate no pudo evitar referirse al régimen foral que mantiene la C.F. de Navarra, poco solidario con el resto del Reino de España. Enseguida les contesté que durante los próximos cinco años debemos pagar como tributo de conquista la nada despreciable cifra de 700 millones de Euros, 116.457.600.000 millones de las antiguas pesetas. A continuación les pregunté cuánto pagaba la provincia de G.C., a lo cual no supieron o no quisieron contestar.

Les indiqué que ese régimen foral no tiene nada que ver con los Fueros o leyes navarras, que regían a los navarros libres y soberanos. Por encima les hablé de la extensa historia de los navarros, cuyo nombre debemos a los francos, ya que así llamaron a los vasco(ne)s independientes.

Esto provocó la ya tan habitual pregunta y la consiguiente afirmación: "¿Los vascos son navarros? Yo pensaba que los vascos querían incorporar Navarra a Euskadi". Le comenté que el Estado que hemos tenido (y tenemos) los vasco(ne)s fue (y es) Navarra. Una Navarra no como la actual, sino con mucho más territorio, teniendo unas fronteras mucho más extensas a la par de naturales, que las conocidas y obligadas en la actualidad, reducidas por invasiones y ocupaciones militares, realizadas a lo largo de siglos, concretamente desde 1054.

Una atenta compañera de mesa me dijo que esos eran otros tiempos, la Edad Media, que quedaban muy lejos. Tras sonreírme ligeramente, pues esperaba algo así, le dije: "eso no justifica la invasión y ocupación militar de mi país, como tampoco se podía justificar el genocidio realizado por los españoles a los aborígenes canarios".

Les informé de las continuas agresiones de las fronteras de Navarra, provocando amputaciones territoriales que se pagarían con la total pérdida de la independencia para el Estado de los navarros. Esto provocó que por falta del conocimiento de la existencia de un Estado propio, a finales del siglo XIX, por medio de la figura de Sabino Arana, surgiera una búsqueda inapropiada de la independencia, a través de un nacionalismo que se inventa un nombre para un estado, con una nueva y bella bandera. Incluso comienza equivocadamente su planteamiento en cuestión territorial, intentándolo subsanar posteriormente, con su célebre "Zazpiak Bat" (siete en uno), pero con la gran aportación de potenciar una conciencia nacional vasca, con la que poder iniciar una nueva recuperación de la soberanía del Estado navarro.

También les dije que en 2012, los españoles están preparando las celebraciones de la invasión de la Navarra reducida, junto a la Merindad de Ultrapuertos. Para ello continúan con sus manipulaciones históricas, ocultando la verdadera historia, cambiándola por falsedades y mentiras, buscando con ello y de una forma incansable, desde las primeras conquistas y amputaciones del Estado vasco(n), una legitimidad inexistente ante la sociedad navarra y ante el resto de sociedades del mundo.

Un participante del debate se mostró receptivo a mis explicaciones que, por el contrario, a pesar de no compartir el resto, no pudieron ser rebatidas. Tras esta amena y democrática experiencia, nos fuimos a conocer los lugares de moda de la capital canaria. Este nuevo amigo se declaró independentista canario, y se sorprendió por mis conocimientos de la cultura y la historia de los pueblos aborígenes canarios. Sobre todo cuando le recordé que el último "rey", llamado Bentejui, se suicidó antes de entregarse a los españoles, tras haber sido derrotados sus guerreros, como sacrificio a sus dioses.

Ya de retirada, junto al edificio conocido como Basconia, pude observar una pintada muy explícita del sentimiento real de dos pueblos. Uno exterminado y otro oprimido por los descendientes del mito visigótico. La pequeña pintada, a la par de explícita, dice lo siguiente: "Guanches y vascones, de los godos hasta los cojones".

2007/12/07

Iruñea, Diciembre de 2007

Iñigo Saldise Alda
¿Cinta o bandera?
Nabarralde

El pasado 7 de Diciembre apareció en cartas al director del Diario de Noticias, una réplica a mi artículo “Una bandera colorada”, publicado en el mismo periódico en el día de Navarra. El autor, Andoni Esparza Leibar, saca de contexto un par de párrafos, al ocultar en su carta el autor del que saco la información, con su libro. Este libro se titula Vasconia y es de Federico Krutwig.

Recoge en dicha carta una propuesta encontrada en el libro de Francis Wheel, sobre Karl Marx, en la cual éste propuso a los miembros de la Liga Comunista llevar una cinta roja sobre sus abrigos. Bien, pero una cinta no es lo mismo que una bandera. Posteriormente en la Comuna de París sí aparece una bandera roja, la que señala Krutwig, y es tomada como inspiración por Marx y Engels para su propio movimiento.

Es lamentable que, para reforzar la pobreza de su carta, el señor Andoni Esparza, echara mano de una ocurrencia estúpida que nada tiene que ver con el artículo que escribí. No sé de dónde saca que Karl Marx fuera (o alguien pretendiera que fue) descendiente de la Casa Real de Navarra. Parece que en nuestra tierra no se puede hablar de lo propio sin ridiculizarlo o menospreciarlo con sinsorgadas.


Página del Diario de Noticias:
http://www.noticiasdenavarra.com/ediciones/2007/12/07/opinion/d07opi4.1084314.php#1

2007/12/04

Iruñea, Diciembre de 2007


Iñigo Saldise Alda
Milenios de invasiones
Nabarralde

Tras leer el librico seudo histórico, titulado Milenios de convivencia, editado por el Gobierno de la C.F. de Navarra, y escrito por Luis Javier Fortún Pérez de Ciriza, me he decidido a escribir este breve artículo para denunciar una nueva acción encaminada a ocultar la verdadera historia de esta tierra y sus gentes. La convivencia que el autor y su editor nos dicen viene impuesta por invasiones, más o menos violentas, realizadas a este país a lo largo de milenios.

Ya en la introducción, firmada por el Gobierno de Navarra, nos dicen que la historia común de un pueblo conforma el carácter específico de su colectividad. Este carácter constituye a su vez las claras y arraigadas señal de su identidad. A continuación pasamos a leer, como un latigazo de autoridad, la utilización del nombre político de nuestro Estado, Navarra, que no aparecerá como tal hasta el reinado del vasco(n) Sancho VI “El Sabio”, el cual es utilizado como sujeto de una cultura y forma de ser propias, influenciada por otros pueblos, culturas y tendencias.

A pesar de la afirmación realizada, concerniente a que esto supone una (falsa) conservación del patrimonio, nunca se puede llegar a realizar la afirmación que nos encontramos en dicha introducción, que pretende asemejarse a la que en su día afirmó William Shakespeare: “Navarra será la admiración del Mundo”, ya que Navarra actualmente no es un Estado soberano como cuando incluyó este inglés dicha frase en su obra titulada: “Trabajos de amor perdidos”.

Desde esta misma introducción nos venden la información que nos encontramos en los siguientes cuatro capítulos, más la genealogía dinástica que aparece al final del libro. Una narración engañosa de lo ocurrido en la historia del pueblo que creó, por las circunstancias políticas que les rodearon a principios del siglo IX, el reino de Pamplona. En su interior encontramos perlas como las de “vascones españoles” o “navarros”, otorgando esta falsa afirmación a fuentes francas de finales del siglo VIII. Eso sí, careciendo de bibliografía que poder consultar.

En un principio mi indignación fue tal que me puse a escribir un montón de correcciones, apreciaciones y aportaciones de datos realmente importantes, hasta que entendí cuál era la verdadera intención del librico, que ni siquiera ha sido editado en la lengua de los navarros o euskara. La intención es repasar unos hechos históricos escritos por los españoles, tratando de justificar la invasión militar de las tropas castellano-aragonesas del Falsario, con el Duque de Alba y el desertor Luis de Beaumont al frente de las castellanas y el obispo de Zaragoza al frente de las aragonesas.

Este librico oculta de continuo las agresiones militares a lo largo de este último milenio, silencia la existencia del Ducado de Vasconia, semilla del Reino de Pamplona, olvida el incumplimiento de al menos dos Tratados fronterizos por parte de Castilla, tapa la verdadera extensión del Reino de Pamplona y posterior Navarra, niega la ingerencia en la política del Estado navarro, realizada en numerosas ocasiones por otros estados, como ejemplo el papal con sus bulas, y pasa de largo de la unidad a ambos lados del Pirineo bajo el Reino de Pamplona y también de Navarra.

También oculta la existencia de tenencias pertenecientes al Reino y no hereditarias, da credibilidad a un falso testamento, mientras oculta otros testamentos, ignora la Corte navarra legítima situada en Pau, dando credibilidad a unas cortes ilegítimas y en contrafuero al existir un Virrey y tropas extranjeras en la Navarra reducida, se legitima unas dinastías que no la tienen, y defiende la mal llamada Ley Paccionada... Entre otras cosas, demuestra las clarísimas intenciones del escritor de este panfleto.

Este panfleto político se encamina a preparar las celebraciones de la invasión militar de 1512, que ocasionó una pérdida insalvable para la existencia del Estado soberano de los navarros, pese a mantenerse durante un siglo más, al norte de los Pirineos. El año 2012 pretenden que sea un año de celebración a costa de los navarros, ya que Navarra es un tema de estado para los españoles y máximo exponente del paradigma de su unidad nacional.

Este panfleto no es el principio, sino la continuidad de las diferentes acciones que realizan los españoles desde la invasión, todas ellas encaminadas a legitimarse ante la sociedad navarra (algo que, como el “Domuit vascones”, no acaban de conseguir). La lectura de este panfleto me reafirma en mis creencias, es decir, que durante estos siglos de ocupación la ocultación de la verdad, escuchar medias verdades, más falsedades y mentiras, es la constante con las cuales convivimos o sufrimos los navarros.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011