SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2011/11/30

Camino de reyes en la Llanada

Camino de reyes en la Llanada
Fernando Sánchez Aranaz, Gasteiz (Nabarra)

La villa de Agurain se ubica desde antiguo en un importante cruce de caminos. La calzada romana iter XXXXIV ab Asturicam Burdigala cruzaba de oeste a este mientras que desde el norte llegaba la calzada que, atravesando el túnel de Santatria/San Adrián, proseguía luego hacia el valle del Ebro. Así, no es de extrañar que Salvatierra haya sido, a lo largo de la historia, un lugar en el que han recalado los más ilustres personajes, monarcas incluidos. Por allí pasó en 1256 el rey de Castilla Alfonso X, llamado el Sabio, para otorgar a la aldea de Agurain el Fuero que la convertía en la villa de Salvatierra. En marzo de 1367 arribaron Eduardo de Woodstock, príncipe de Gales, apodado el Príncipe Negro, y Pedro I de Castilla, llamado por sus leales el Justiciero y por sus enemigos el Cruel. Llegaban a la cabeza de un gran ejército para recuperar para su legítimo rey el trono de Castilla, usurpado por Enrique de Trastámara, hermano bastardo de Pedro I. Poco tiempo después llegaría el rey de Navarra, Carlos II, para tomar posesión de las tierras que, junto con las demás conquistadas por el antepasado de Pedro I, el rey castellano Alfonso VIII, en 1200, le habían sido restituidas por el Tratado de Libourne. Por cierto, Carlos II, según un documento que se guarda en el Archivo Municipal de Agurain, fechado el 20 de agosto de 1368, confirma a Salvatierra su Fuero, precisando que la villa "antigament fue del regno e corona de Navarra et fundada e poblada por los reyes de Navarra", lo cual indica claramente una fundación navarra, anterior a la castellana de Alfonso X.

Existe otro encuentro real en Agurain, menos conocido que los anteriores. Se trata del que tuvo lugar en 1462, entre el rey Juan II de Aragón y el de Francia, Luis XI, para tratar, entre otros asuntos, el matrimonio de la hija del primero, la princesa Blanca, con el hermano del segundo, Carlos. Se da la circunstancia de que, a la sazón, el príncipe francés tenía 16 años, mientras que la navarra contaba por entonces 38 primaveras.

Juan II de Aragón, quien estaba emparentado con los reyes castellanos, pues pertenecía al linaje Trastámara, accedió al trono de Aragón en 1458. En 1420 se había casado con Blanca de Navarra, viuda de Martín I de Sicilia, hija de Carlos III el Noble y heredera del trono de Navarra, al cual accedió tas morir su padre en 1425. Doña Blanca tenía doce años más que el infante Juan. Blanca I de Navarra, quien no tenía hijos de su anterior matrimonio, tuvo cuatro con Juan de Aragón -Carlos (1421-1461), Juana (1423-1425), Blanca (1424-1464) y Leonor (1425-1479)-.

Tiempos turbulentos A raíz de la firma en 1436 de la paz entre Navarra y Castilla se acuerda el matrimonio de la princesa Blanca con el infante Enrique de Castilla. El matrimonio se celebrará en Valladolid en 1440, tras cumplir el príncipe castellano los quince años de edad -Blanca tenía dieciséis-. Este matrimonio no se consumará nunca, y será anulado en 1453, aduciendo Enrique una "impotencia recíproca debida a influencias malignas".

Doce años antes, en 1441, la muerte sorprendió en Castilla a la reina Blanca I. En su testamento dejaba a su hijo Carlos, príncipe de Viana, como heredero del Reino de Navarra. No obstante, le pedía que no tomara posesión de tal título sin la "benevolencia y bendición" de su padre, cosa que el ambicioso Don Juan no estaba dispuesto a otorgar. El infante aragonés actuaba sin serlo como rey de Navarra, ante la resistencia de su primogénito y de los mismos navarros, primero soterrada y luego, a partir de 1449, abierta. Antes, en 1445, Juan de Aragón se había casado con Juana Enríquez, una noble castellana perteneciente también a la rama bastarda de los Trastámara, con quien tuvo dos hijos -Fernando, nacido en 1452, y Juana, en 1454-. El primogénito de este segundo matrimonio, que sería más tarde conocido como Fernando el Católico, procedería en 1512 a la invasión y anexión del reino pirenaico.

El príncipe Carlos se refugió en Gipuzkoa en 1450. Le apoyaron los partidarios del señor de Beaumont, condestable de Navarra. Tras nueve meses de exilio en Donostia, el príncipe regresó para someterse a su padre. Sin embargo, en agosto de 1451, los castellanos invadieron Navarra y pactaron con el príncipe la expulsión de su padre. La disyuntiva era grave, parecía no haber más elección que convertir a Navarra en un estado satélite bien de Aragón, bien de Castilla. Entonces toda Navarra se alzó a favor del príncipe y en contra de los extranjeros, bien fueran castellanos o aragoneses. Comenzó así una guerra enconada por los enfrentamientos entre bandos nobiliarios, beaumonteses y agramonteses, de manera paralela a los enfrentamientos entre gamboinos y oñacinos que por entonces se daban en las Vascongadas.

Carlos recibió el apoyo de su hermana Blanca, repudiada en 1453 por quien al año siguiente sería rey Enrique IV de Castilla. Ambos hermanos serán desheredados en 1455 por su padre, que no tenía autoridad ni poder legal para hacer, nombrando heredera a su tercera hija, Leonor, casada con el conde Gastón de Foix. Carlos se exilió en Italia. En 1458 su padre llegó a ser rey de Aragón, al morir su hermano Alfonso V. Carlos de Viana era entonces heredero de la Corona de Aragón y se instaló en Mallorca. En marzo de 1460 desembarcó en Barcelona, donde se encontró con su padre, quien le hizo prisionero en diciembre. Liberado en febrero de 1461, moriría el 23 de septiembre, rodeado de un halo de leyenda y santidad, dejando como heredera del Reino de Navarra a su hermana Blanca.

Una de las leyendas que rodean la figura de Carlos y su hermana Blanca tiene como escenario tierras alavesas. Se dice que tras el acuerdo al que llegaron en Agurain su padre Juan II y el rey de Francia, Luis XI, Blanca, que no quería contraer matrimonio con aquel jovencito, se escapó, siendo acogida por la noble familia alavesa de los Gereña, que poseían una casa torre en Lukiano. Hasta allí llegaría, según la leyenda, su hermano Carlos, quien al verla exclamó "¡encontrada!". Por eso ese paraje y la torre recibirían el nombre de La Encontrada. Claro que el príncipe de Viana había muerto el año anterior, así que o este acontecimiento sucedió con anterioridad o se trata de uno más de los milagros atribuidos al príncipe, de quien el poeta catalán Guillem Gilbert dijo, tras su muerte, que Dios no le había dejado reinar porque "rey santo nadie lo merecía".

Lo cierto es que la princesa Blanca estuvo presa, por orden de su padre, en Olite y la negativa a aceptar aquel matrimonio impuesto fue causa de su definitivo ostracismo y de su muerte prematura. Blanca moriría en 1464, prisionera en Orthez, en el vizcondado de Bearne, señorío de Gastón de Foix, el marido de su hermana Leonor, quien sería reina efectiva de Navarra durante menos de un mes, desde la muerte de su padre, Juan II de Aragón, el 19 de enero de 1479, hasta la suya propia, el 12 de febrero siguiente.

Esta leyenda de la princesa Blanca, fugitiva y prisionera, existe también en otros lugares de lo que fuera el antiguo Reino de Navarra. Así en Albarracín, donde sería la familia navarra de los Azagra quien la protegería, o en las Bardenas, donde un pastor de Valtierra se comunicaría con ella a través de una ventana del castillo de Peñaflor.

http://www.noticiasdealava.com/2011/11/21/sociedad/euskadi/camino-de-reyes-en-la-llanada

2011/11/29

ZOQUETE


ZOQUETE
Nabartzaleak*

«Si conocéis algún independentista, de esos puros-puros, que diga que éstas no son sus elecciones, ni sus instituciones y que se va a abstener, le llamáis artaburu. Que mire cuál es la secuencia, que éste es un voto bumerán que se lanza desde Euskal Herria, va a Madrid, coge fuerza, y vuelve a Euskal Herria». Iñaki Antigüedad, Coalición vasco-española de Amaiur.

La palabra zoquete (artaburu) tiene varias definiciones en el diccionario Real de la Lengua Castellana o Española. En este escrito, los firmantes miembros de Nabartzaleak, queremos responder al miembro de la coalición política, dada de alta y por lo tanto legal en el Reino de España, Amaiur, el señor don Iñaki Antigüedad. Desde este grupo soberanista, independentista y estatalista nabarro, no pretendemos dudar en ningún momento del origen vaso de Iñaki y demás compañeros, compañeras, de esa coalición política española, como no dudamos que el actual presidente de la República de Uruguay sea vasco, el señor don José Mujica.

Tras esta breve introducción definitoria, con la cual pretendemos demostrar que no tenemos nada personal contra los miembros de nuestro pueblo étnico-cultural, pasamos a debatir, o quizás mejor dicho rebatir los insultos realizados contra los patriotas nabarros y nabarras, por el señor miembro de esa indudable coalición vasco-española de nombre Amaiur.

Nosotros y nosotras, como indudablemente independentista, soberanista y estatalista nabarros y nabarras que somos a comienzos del siglo XXI, indiscutiblemente debido al preciso momento en el cual no aceptamos unas urnas extranjeras, imperialistas y colonialistas, dejamos conscientemente de legitimar la violenta e ilegal invasión española, con la consiguiente brutal ocupación militar que actualmente padecemos, tanto por parte del Reino de España y de la República de Francia de nuestro Estado, Nabarra.

Por ello, estos zoquetes nabarros y nabarras, no comprendemos como un ejercicio “democrático” llamado voto, acatando el mandamiento de un Jefe de Estado de un Reino extranjero y/o un Jefe de Estado de una República extranjera, pueden llevarnos a recuperar la soberanía secuestrada violentamente por esos Estados, cuya constituciones nos deniegan el derecho fundamental de autonomía, independencia y libertad.

En otro tema más político, los y las miembros de Nabartzaleak, consideramos que el término Euskal Herria es un término cultural. Su utilización a modo político es una interpretación evolucionada del paradigma aranista o nacionalismo vasco, totalmente erróneo con la realidad histórico-política de nuestro Estado, Nabarra. En este grupo patriótico nabarro no tenemos ninguna duda de que nuestros orígenes culturales e incluso políticos son vascos, pero diferenciamos gracias a nuestro conocimiento histórico-político, que la territorialidad de nuestro Estado de Nabarra no se limite al Zazpiak bat, que ha aceptado sin realizar una correcta investigación histórica de nuestra geopolítica, el nacionalismo vasco.

Consideramos desde Nabartzaleak, que el mal llamado nacionalismo vasco (quizás vizcaino sería más correcto) es un arma en contra de los deseos libertarios de los vasco-nabarros y que indudablemente es utilizada contra nuestros deseos independentistas y soberanistas por los Estados imperialistas y colonialistas del Reino de España y la República de Francia. Un paradigma que va, tal vez incoscientemente, contra las legítimas y nobles reclamaciones de descolonización de la Nación Nabarra, presentadas en la ONU por la Comisión Soberanista de Nabarra.

Sabemos en el grupo Nabartzaleak que seremos censurados desde los diversos ámbitos colonialistas franco-españoles (TV, prensa escrita, internet,...) y de los colaboracionistas por motivos económicos en su mayoría, con españoles y franceses (ejemplo claro es lo que está realizando la empresa española Nabarrale, S.L., que indudablemente solo buscando su beneficio económico con la aceptación de las instituciones coloniales españolas y francesas), pero tenemos absoluta confianza que los nabarros y nabarras, poliki poliki, vayan descolonizándose para así realizar una correcta acción descolonizadora entre todos y que llegue al resto de nuestra Nación.

GORA NABARRA ASKATUTA!
GORA NABARRA OSOA!


* Nos mantemos en el anonimato, no por temor a los imperialistas colonizadores españoles y franceses, sino para que la empresa española NABARRALDE, S.L. no nos censure y no nos robe como ha robado (6010,12€) y ha censurado a Iñigo Saldise Alda, miembro de este blog y Sr. G. de NBK-CSN.

NOTA DE REDACCIÓN:

Invitamos a defenderse de las acusaciones de robo a la empresa NABARRALDE, S.L. De censura es imposible porque conocemos de primera mano que la realizan y ejercen contra agentes soberanistas, independentistas, estatalistas y legitimistas nabarros. ¿Pero ladrones también? (...)

2011/11/27

Sobre la familia de Javier

Sobre la familia de Javier
Antonio Urra Maeztu

La familia de Javier fue importante en la época triste de la Conquista de Navarra. El castillo fue construido entre los siglos X y XI como torre de vigilancia de San Miguel que se amplía con nuevas estancias hasta que en 1516 es destruido por el Cardenal Cisneros; en 1892 y 1952 es restaurado.

Juan de Jaso Atondo nace en el caserío Etxeberri de Jaxu cerca de San Juan de Pie de Port, es pues navarro de Iparralde. Estudió en Bolonia y llega a ser presidente del Consejo Real de Navarra, uno de los servidores más importantes de los Reyes de Navarra, Catalina y Juan. Se casa con Mª de Azpilicueta Aznárez de una familia de Baztan que poseía el Castillo de Javier y el Palacio de Azpilicueta. Tienen 6 hijos: María, Magdalena, Ana, Miguel, Juan y Javier. Tras la invasión de Navarra se exilia al Bearn toda la familia.

Uno de los hijos, Miguel, llamado de Azpilicueta, participó siempre en la lucha contra los españoles, como por ejemplo contra Ignacio de Loyola en Pamplona. Es apresado en 1522 en el Castillo de Maya e incluso fue condenado a muerte aunque alcanzó el perdón.

Juan de Azpilicueta, llamado El Capitán Azpilicueta, siguió los pasos de su hermano en su lucha contra los invasores.

Francisco, el más conocido, nace en el castillo el 7 de abril de 1506, sufre todos los avatares de su familia en la conquista y muy joven, a los 19 años marcha a París, ya no volverá a Navarra, ya no existe aquel Reino de Navarra donde él había nacido y por el que tanto habían luchado sus hermanos, aunque afirmará que es "navarro de nacimiento y que su lengua natural es el vizcaíno".

Bajo el Rey de Portugal es el gran misionero de Indias. Muere en la isla de San-Cian el 3 de diciembre de 1552.

Próxima la fiesta de nuestro Santo, quiero recordar esta familia navarra tan importante en su época y, a veces, tan manipulada.

http://www.noticiasdenavarra.com/2011/11/26/opinion/cartas-al-director/sobre-la-familia-de-javier

2011/11/24

Henry of Navarre

Henry of Navarre
Iñigo Saldise Alda

Henry of Navarre (2010) es una película basada en las novelas de el joven Enrique de Nabarra y Enrique, rey de Francia, escritas por el alemán Heinrich Mann. Esta película la pude visionar en francés en la ciudad nabarra de Pau, y cuenta la historia del rey nabarro Enrique de Bourbon y Albret. Concretamente desde el final de la tierna infancia del joven príncipe de Biana en la Nabarra soberana del norte del Pirineo, hasta su cruel muerte a manos del asesino ultra católico Ravaillac.

Ciertamente, como no podía ser de otra forma, se me ocurrió comparar esta producción germano-franco-checa-española, con la película franco-germano-italiana de La Reine Margot (1994), es algo ciertamente inevitable para cualquier cinéfilo, amante y/o investigador del periodo histórico del siglo XVI, en una Europa convulsa por la Reforma Cristiana con Lutero y Calvino al frente de la misma.

Yo, como amante de la total historia de mi Estado, Nabarra, considero que ambas películas, tal vez por la coproducción francesa, se centran más en la aventura religiosa y la lucha por el trono francés de nuestro rey Enrique III de Nabarra. Unas luchas llevadas a cabo por el rey del Estado Pirenaico, Enrique III de Nabarra, incentivada tal vez siguiendo mi particular y personal análisis de la historia de nuestra Patria, por la política absoluta emanada de su madre, la feminista y evangelista de doctrina calvinista, Juana de Albret, legítimamente para la historia política mundial como Juana III de Nabarra.

Esta película, quizás por tener una producción franco-española, deja muchos datos sin concretar con respecto a nuestro último rey legítimo, Enrique III de Nabarra y IV de Francia. Pero, sin querer entrar en detalles sobre los mismos, ya que al final de este escrito podéis encontrar un enlace de un escrito histórico realizado por mí, con la consiguiente bibliografía de los mismos,... debemos tener presente unos apartados que comparten ambas producciones; la del año 1994 y la del año 2010.

En ambas, a Enrique III de Nabarra se le conoce como Navarre. Actualmente esto sería como decirle Navarra en castellano o español o Nabarra en euskara, Pero en el siglo XVI la traducción correcta era navarro en castellano o español, siendo nabarra-naparra-nafarra en euskara en el siglo XVI, prioritario en la actualidad, vete tú a saber por qué, nafarra. Sin olvidarnos por otro lado el tema territorial, que en ambas producciones ajena a los nabarros, ambas carentes de cualquier “veneno” nacionalista vasco, ajeno indudablemente al correcto paradigma nabarro basado él nuestra única y verdadera historia independiente y soberana, no plantean la duda de que el Vizcondado del Biarno (Bearne) sea parte integrante e importante del Reino de Nabarra; soberano se sobreentiende.

Eso sí, como patriota nabarro que es uno, dejando la ocultación premeditada de aspecto importantisimo para nuestro Estado en materia diplomática llevado por nuestro bearnés ( Paz de Vervins 1598), no puedo dejar de criticar el gravísimo error existente en ambas películas referente a la identificación, banderas, estandartes, ropajes y escudos, de nuestros antiguos monarcas. Pero, joder, ¿Cómo podemos pedir cuentas a unos productores alemanes, checos, italianos y a sus socios imperialistas españoles y franceses, cuando en nuestra casa se publican mapas lisérgicos (visión desde la mente colonizada de los nacionalistas vascos) y escudos erróneos en un comic?

Por cierto, de eso no comentó nada Nostradamus, personaje histórico-"mitológico" que sale al principio de la película que he comentado, o ¿Hay alguna cuarteta al respecto?

http://soberaniadenavarra.blogspot.com/2008/09/iruinea-septiembre-de-2008_17.html

2011/11/23

Lizarra: azaroak 24. Pedro de Nabarrari Omenaldia

Navarre State in the World


Soy un artaburu abstencionista

Soy un artaburu abstencionista
Alots Gezuraga, Erregoiti (Nabarra)

"Lo que hay que recuperar fundamentalmente es nuestra mentalidad vasca, es nuestra conciencia profunda, el estilo con el espacio de nuestros comportamientos. (…) Hoy abertzale si no quiere decir revolucionario no quiere decir nada" Jorge Oteiza, escultor.

El domingo de las elecciones españolas lo pasé disfrutando con mi familia en el monte y hasta las 21.00h de la noche no me preocupé por ellas y todo por un correo que me mandó un nafarzale para decirme que había ido a votar.

Es decir, una persona que reconoce y es perfectamente consciente de que su país está invadido, en un proceso de asimilación-colonización alto, va a votar en unas elecciones organizadas por los imperialistas, su ejército y su jefe de Estado (un rey puesto a dedo por un dictador), elecciones que lo que hacen es reafirmar el modelo totalitario español en este país haciéndolo pasar por “democrático” ante al mundo (“el imperialismo es especie del totalitarismo”), y lo hace aduciendo dos “curiosísimos” argumentos:

a. “Es que si no, el puesto lo va a ocupar uno del PPsoE”… Lógico, ¿no son acaso puestos de la administración-gobierno español?
b. “Voto por ver qué hacen Amaiur-Geroa Bai o el Pnv en Madrid”… ¿Y dónde queda la estrategia para liberar a nuestro país? ¿Para qué van a Madrid estos partidos?

El objetivo, en estas elecciones, manifestado por todos los “partidos abertzales” que se han presentado en la CAV o CFN (divisiones administrativas imperialistas que también se aceptan al participar en estas elecciones), es el mismo: “Un marco de decisión propio”. Y ante esto, es razonable preguntarse, ¿Y cómo lo esperan conseguir? ¿Un Plan Ibarretxe II? ¿Volverán a ir a Madrid con el mismo cuento?

Al aceptar, sin condiciones previas, participar en el vigente marco imperialista español y su juego de “mayorías-minorías”, ellos, son 13 de 350, ¿Con qué apoyo cuentan para sacar adelante en las Cortes españolas su “Plan”?

La cuestión parece clara. Maite Aristegi, diputada española por Amaiur dos días después de las elecciones, comenta: “Iremos a la cita con el rey (de España) para llevarle nuestro mensaje” (¿?).

Al participar en unas elecciones españolas en estas condiciones, nuestro pueblo pasa de ser un sujeto político definido a objeto político diluido. Una parte más del Estado español, y así, un abertzale se convierte por esa fórmula de alquimista en “tan español como un madrileño o un andaluz”.

Lo curioso es que este objetivo de los “partidos abertzales” es el mismo que el del carlismo-foralismo del siglo XIX, de cuyas sangrientas derrotas y demostración práctica de la imposibilidad de una España “democrática y confederal” no han sacado sus descendientes, los “partidos abertzales”, conclusión alguna, ni siquiera tras padecer la visceralidad española en sus propias carnes tras el alzamiento militar de su ejército en 1936.

En Madrid, en realidad y pese a lo que nos quieran convencer, no se consigue nada que no nos hayan quitado ellos antes, y, en todo caso y a lo sumo, unas cuantas perras a conveniencia de Madrid, que en realidad lo que hace es robarnos menos. Así, de la tan cacareada transferencia de Langai-Fomento no "ha venido" nada, sino que nos roban un poco menos; pero a los políticos españoles les da igual, les basta con subirnos luego el IVA u otro impuesto-imperialista para compensar y se acabó.

La mejor de las anécdotas de estas elecciones se la oí a un amigo abstencionista-convencido que no había votado nunca hasta el domingo. A mi amigo, su mujer le obligó a ir a votar “aunque fuese en blanco”. Esta mujer estaba histérica a causa del monopolio de la información por parte de los electoralistas, que hace que en todas las votaciones parezca que se va a acabar el mundo, lo que convierte cada cita electoral en la más importante de la historia (lo que ocurre cada un par de años de media).

Este hombre, abstencionista convencido durante casi 40 años, se tuvo que vestir con sus ropas de domingo, igual que sus hijos, y acudir al colegio electoral. Se introdujo dentro de la caseta de votaciones para coger algún sobre, pues como es natural no había guardado ninguno de los que le habían llegado por correo, y le dijo a su hija de 8 años que eligiera una papeleta cualquiera al azar, lo cual la niña hizo gustosa y fue a depositar, todo contenta, en nombre de su padre, en la urna, con lo que a mi amigo le quedo limpia su conciencia al no tocar ninguna de esas papeletas y no saber a quién votó (o si fue un voto nulo), además se lo pasó en grande pues fue como ir al parque con su hija a jugar a la “democracia a la española” … eso sí, por “imperativo legal” de su mujer.

Cumplido el trámite familiar que le evitó un costoso divorcio, mi amigo, a la salida del colegio electoral, se encontró con un extranjero de nacimiento, aunque español de carnet, con derecho a voto por tanto, (vamos, como cualquier colono español en nuestra tierra), el cuál le preguntó: “¿Es aquí donde tengo que elegir al presidente?”, a lo que mi amigo, con su particular sorna, le aclaró: “No, eso ya lo han decidido ellos, usted sólo tiene que hacer el paripé”. El extranjero se quedó más tranquilo y se fue por donde vino.

Las elecciones a las Cortes españolas son las más importantes, pues en ellas, al menos en teoría, descansa la soberanía del Estado (aunque bajo la amenaza permanente de su ejército y jefe de las fuerzas armadas o rey, tal y como señala su Constitución), ya que el resto serían elecciones donde sólo se decide quién va a gestionar las diferentes administraciones españolas que derivan de esas Cortes.

En estas elecciones a las Cortes españolas, sólo hay 2 partidos con posibilidades de ganar (que además, acuden, como todos, con listas cerradas, por tanto sólo hay 2 posibles ganadores), partidos que son de similar corte político –nacionalistas españoles a ultranza- y tienen igual programa electoral real (no el imaginativo “papelote” que presentan al público); pues el programa real no lo hacen ellos, ya que los que mandan hoy de verdad en la Unión Europea son los financieros, siendo la canciller alemana su ejecutora material, tal y como se ha demostrado en Italia y Grecia.

En estos estados, por primera vez en la historia y sin que mediara la violencia armada (sólo la amenaza de la bancarrota), los financieros han hecho dimitir a sus jefes de gobierno y han puesto a otros más adecuados para sus intereses económicos sin que el pueblo fuese consultado. Resulta paradigmático que tanto Draghi, como Monti como Papademos sean ex Goldman & Sachs.

Eso sí, todo ha sido muy democrático (estoy siendo irónico, claro), aunque “esta vez” no haya habido elecciones o pudiera el pueblo decidir nada, pese a manifestarse espontánea y violentamente en la calle como en el caso de Grecia, si bien sin la habilidad de reconducir esa ira hacia un objetivo político concreto como, por ejemplo sí ha ocurrido recientemente en varios pueblos musulmanes de Oriente Medio.

La UE la están construyendo los financieros, creando una Unión Financiera de Estados o plutarquía, la cual está pasando por encima de los propios ciudadanos europeos, como se demostró en los diferentes referéndums de Maastricht. Allí donde la población votó “no”, no ha pasado nada ni ha cambiado nada, sigue todo adelante; lo mismo que los inexistentes referéndums de incorporación a la UE. Parafraseando al humorista Groucho Marx: “Estas son mis elecciones y si no sale lo que quiero, tengo otras (o no)”.

Pero no nos engañemos, este paripé electoral tiene una sustanciosa recompensa económica. Por voto, en estas elecciones, cada partido saca 30 euros. Por ejemplo, Amaiur o Pnv con más de 300.000 votos a 30 euritos: se llevarán 9.000.000 de euros al zurrón y Geroa Bai más de 40.000 votos 1.200.000 euros. Lo que está claro es que están bien pagados estos partidos abertzales por el imperialismo (www.noticiasdenavarra.com/2011/05/11/especiales/elecciones-22-m/el-voto-da-el-poder-y-dinero).

Iñaki Antigüedad de Amaiur, en el mitin principal de la campaña en Anoeta dijo: «Si conocéis algún independentista, de esos puros-puros, que diga que éstas no son sus elecciones ni sus instituciones y que se va a abstener, le llamáis artaburu. Que mire cuál es la secuencia, que éste es un voto bumerán que se lanza desde Euskal Herria, va a Madrid, coge fuerza, y vuelve a Euskal Herria». (“Que nos golpea en la cara y nos la rompe”, añadiría yo). Lo más triste es que de estas palabras se desprende que para un abertzale como Antigüedad, éstas eran sus elecciones y sus instituciones, pero, además, lo que no nos dice Iñaki es lo único que a mí me interesa: ¿Qué va a hacer con mi voto para liberar a este país? No lo sabe, pero pasa igual con el resto de los “partidos abertzales” que se han presentado. No tienen una estrategia para liberar a este país ni para gobernarlo después.

Al final de la noche electoral española, Rubalcaba (PsoE), empezó su discurso de candidato perdedor diciendo: "Una gran participación, la España democrática ha ganado". El que se quiera ponerse una venda en los ojos y celebrar una nueva derrota para demostrar al mundo que este país está invadido, mental-culturalmente colonizado y económicamente explotado, él sabrá por qué y sobre todo a quién sirve. Rubalcaba ya se lo ha agradecido. Yo prefiero que me llamen “artaburu”, así nos han insultado históricamente los imperialistas españoles por no hablar su idioma y ahora lo hacen algunos abertzales por no querer participar como ellos de esta farsa totalitaria-española-europea que llaman “democracia”. Engañar a un pueblo es fácil, máxime a un pueblo colonizado como el nuestro. Lo difícil es corromperlo del todo. Eso supondría su fin como pueblo.

Si alguno quiere profundizar en el tema sólo tiene que leer el IPARLA 10 (http://iparla.wordpress.com/), del que extracto un breve: “Faltos de la referencia de la resistencia popular en que no han creído nunca, confunden el oportunismo y el electoralismo con la política de liberación (…).

La ley de la pluralidad de sufragios es ella misma un establecimiento de convención y supone, al menos una vez, la unanimidad. Formal y materialmente, las elecciones libres suponen la libertad política (…).

Según la propaganda institucionalista, la política se hace con los votos. En una sociedad política lo más importante es el voto. La democracia empieza con los votos y las elecciones. La democracia consiste en mandar diputados al parlamento. La democracia es hacer lo que quiere la mayoría, que se suban a un barril para pedir el voto de los ciudadanos ”, etc. Estas afirmaciones suponen que el régimen de ocupación es, “en realidad”, un régimen democrático por el simple hecho de convocar sus “elecciones”, cualesquiera que sean y en las condiciones que sean (…).

Lo que los adalides de la lucha armada y la guerra revolucionaria denunciaban en 1977 como traición al pueblo y a la democracia. Pasó a ser primera exigencia en 1979, primero como “complemento” de los atentados, votando en las elecciones “con el compromiso de no figurar” en los órganos institucionales. El compromiso se superó rápidamente con representantes, diputados y senadores a sueldo “democráticamente elegidos”. Pero sólo en democracia cabe tener actuaciones y representantes institucionales democráticamente elegidos. Cuando se subordinaron a la participación, los atentados pasaron a ser complemento de la vía institucional. Finalmente, el voto y la participación orgánica tenían por condición el compromiso de abandonar los atentados por “la vía democrática en ausencia de toda violencia (…)”.

En el régimen imperialista y fascista votan los que los monopolios de violencia y propaganda quieren que voten, lo que quieren que voten cuando, como y donde quieren que voten. Si el resultado electoral no es “el que debe ser”, se cambian las reglas y los votantes, los manifestantes y los pueblos para asegurar el buen funcionamiento de la institución. De todos modos, el poder establecido juega con tan desmesurada ventaja política que procesa en su favor todos los resultados, le sean o no formalmente favorables. Las “mayorías” e incluso las minorías del poder establecido se utilizan. Efectivamente, los innumerables “triunfos” electorales de los institucionalistas periféricos son peripecias que se limitan, recuperan y entierran bajo el peso sin contrapeso de las instituciones.

Pero los institucionalistas locales no están tan locos ni son tan tontos como aparentan. Bien al contrario. Atentos al interés y al beneficio propio y al de su clientela, les tiene sin cuidado el coste social de todo ello, siempre y cuando, duren las subvenciones, los privilegios, el nepotismo, los enchufes y las doradas sinecuras “privadas” por servicios prestados o por prestar (…).

En tales condiciones, o el pueblo tiene fuerza o no la tiene. Sin oposición estratégica, las “elecciones” se pierden siempre. La derrota está implícita en las condiciones impuestas por quienes las organizan y las gana SIEMPRE el régimen que las promueve”.

2011/11/21

Tras el 1512

Tras el 1512
Antonio Urra Maeztu

Una consecuencia inmediata tras la conquista de los españoles fue sustituir los cargos tanto religiosos como políticos de nuestro Reino por personas extranjeras: aragoneses, castellanos e incluso italianos que no conocían aquellas costumbres nuestras que con el tiempo pasaban a ser leyes, ni conocían nuestra vida misma. Los navarros no podían desempeñar cargos públicos, eran sospechosos para los españoles por ser defensores de nuestros usos y de nuestra cultura.

Tras 500 años, hoy no se nombran obispos navarros y lo mismo podemos decir de algunos cargos políticos. ¿Seguimos siendo sospechosos? "El caracol, donde nace pace", no puede el caracol llevar sus costumbres y sus formas de vida a la huerta vecina, nunca sería aceptado si no respeta la vida de sus nuevos compañeros. Muy difícil puede valorar una cultura quien no la ha mamado de sus padres y no la ha vivido desde sus primeros años. Siguiendo con la alegoría del caracol, siempre será bien recibido quien venga de fuera a Navarra, pero será muy difícil, hoy como en el siglo XVI, que un obispo de fuera, por ejemplo, sepa valorar nuestra lengua y nuestra cultura como para ser nuestra autoridad.

Se ha escrito mucho sobre las consecuencias de la invasión: torturas, destierros, asesinatos, confiscación de bienes, destrucción de castillos como el de Javier, derribo de cualquier defensa para que ningún navarro pueda levantar cabeza, la Inquisición implantada en Navarra en el primer momento de la conquista, como un arma política más que religiosa. Muy importante fue la pérdida de nuestra cultura. Había dicho Shakespeare: "Navarra será la maravilla del mundo". Nuestros vecinos no lo permitieron. Los Reyes Católicos fueron funestos para cualquier cultura. En 1492 expulsan de España a judíos y musulmanes que eran los intelectuales y artistas de la época, aún podemos admirar sus obras. ¿Qué hubiera sucedido si hubieran continuado en España? Destruyen en América las religiones y culturas aztecas, mayas o incas, los despojan del oro y la plata y asesinan a millones de indígenas por no querer bautizarse. Cortaron también el humanismo y modernización del Reino de Navarra. No interesaba una Navarra humanística y tolerante, contraria a las aspiraciones expansionistas de España. Importante que mantengamos nuestra lengua y nuestra cultura que aún hoy se nos sigue arrebatando igual que hace 500 años, los enemigos de Navarra continúan siendo los mismos.

http://www.noticiasdenavarra.com/2011/11/21/opinion/cartas-al-director/tras-el-1512

2011/11/17

COMUNICADO NBK-CSN

COMUNICADO NBK-CSN

La abstención política a cualquiera de las elecciones emanadas o promulgadas desde los imperialistas Estados de España y de Francia, no es una posición que nos interese de forma partidista a la Comisión Soberanista de Nabarra (NBK-CSN), sino que es una acción patriótica con gran visión política que interesa a toda la ciudadanía de Nabarra.

A día de hoy, tristemente, todavía el Pueblo-Nación de Nabarra sufre la ocupación militar y sus consecuencias políticas, culturales y económicas, llevada a cabo de forma ilegal por el Reino imperial de España y la también imperial República de Francia. Por eso desde NBK-CSN nos sentimos legitimados para llevar la propuesta soberanista, estatalista, independentista y legitimista mediante la abstención en unas urnas extranjeras, junto al ejercicio de la desobediencia civil y política, más allá de nuestra militancia o ideología individual, por el único bien de nuestra Patria Nabarra.

La abstención, como un acto más de desobediencia civil y política hacia las metrópolis de Madrid y Paris interesa a todos los nabarros, porque en la medida en que cerramos el paso a las continuadas intromisiones coloniales de los Estados español y francés, el proceso diplomático internacional con vistas a una inmediata descolonización de nuestro Estado, Nabarra, que permanece abierto en las Instancias Internacionales se verá relanzado y apoyado por el Pueblo de Nabarra.

El ejercicio de la abstención es un paso necesario para la descolonización mental de la Nación Nabarra. El proceso de descolonización indudablemente interesa a toda la sociedad nabarra, tanto al sur como al norte del Pirineo. Por eso, presentamos la abstención a las elecciones españolas y francesas como única vía para abrir el camino a la reconstrucción nacional y a la democracia protegida por nuestro ancestral Derecho Pirenaico en un futuro soberano e independiente del Estado de Nabarra.

En realidad, esta postura enmarcada en la desobediencia civil y política, de incuestionable carácter descolonizadora e independiente, es una auténtica inversión política para el presente y el futuro en el proceso pacífico y democrático de emancipación del Pueblo-Nación de Nabarra.

Por ello, no se debe tener una actitud partidista, electoralista o de cálculo de números cuando nos referimos a la abstención, porque cada voto que quitamos de esas urnas españolas y francesas va a ser, sin lugar a dudas, un apoyo fundamental en favor del desarrollo del proceso de descolonización del Estado de Nabarra, abierto en la Organización de las Naciones Unidas.

La abstención patriótica nabarra trata de dar un paso político coherente y hacer una inversión estratégica para un futuro independiente, en soberanía y libertad de la Nación Nabarra.

La coherencia política de los independentistas, soberanistas, estatalistas y legitimistas nabarros, nos exige cortar definitivamente con las elecciones españolas y francesas.

Nabarra ez bozka!

2011/11/15

Goikobalu, campo arqueológico

Goikobalu, campo arqueológico

Arqueólogos. Javier San Vicente, Elena Zangitu y Aitziber Lekuona realizan la excavación que dirige Mertxe Urteaga. K. Oliden

Tres arqueólogos de Arkeolan realizan un sondeo a la búsqueda de nuevos restos del castillo medieval. Kepa Oliden, Arrasate (Nabarra)

Desde que hace casi 20 años afloraran las primeras pruebas irrefutables de la existencia del castillo de Goikobalu, la explanada que corona la colina de Santa Bárbara se ha convertido en campo abonado para la arqueología. Una nueva campaña de prospecciones busca ahora restos constructivos, y de cualquier otro tipo, en el espacio intramuros de esta desaparecida fortificación medieval. Tres arqueólogos pertenecientes a la Fundación Arkeolan trabajan desde la semana pasada en la realización de un sondeo dirigido a desentrañar los misterios que aún rodean al legendario castellum de Santa Bárbara.

Gracias a las investigaciones realizadas dos décadas atrás por Arkeolan, hoy se conocen la planta del castillo y el trazado de sus cuatro muros rematados por sendos torreones.

La presencia de otra fortaleza en Aitzorrotz, controlando al entrada desde Araba, y que fue sede la Tenencia General de Araba y Gipuzkoa del rey Sancho VI de Navarra, rey de Pamplona entre 1150 y 1194, se suma a otra serie de indicios que apuntan a una posible fundación navarra del castillo. Contribuye a respaldar esta tesis el hallazgo, en las excavaciones de 1992, de una moneda de Alfonso I el Batallador, rey de Aragón y de Pamplona entre 1104 y 1134.

De ser así, el castillo de Santa Bárbara debió de ser en origen una fortaleza perteneciente al Reino de Navarra. Este punto defensivo, al igual que todo el resto del actual territorio guipuzcoano, sería conquistado por Castilla en el año 1200.

Oppida y castella

La Fundación Arkeolan centra su labor en el conocimiento de las etapas anteriores al nacimiento histórico del territorio, incluyendo el período prerromano, la época romana, la tardoantigüedad y la alta Edad Media. Sus investigadores realizan sondeos arqueológicos para encontrar restos de los 'oppida y castella'. Los 'oppida' eran los poblados fortificados de las tribus prerromanas, en nuestro caso várdulos. Y los 'castella' eran los enclaves fortificados que sustituyeron a los núcleos urbanos romanos tras el desmantelamiento de la administración del Imperio. Estos enclaves ejercerían el liderazgo territorial hasta la fundación de las villas. El sondeo arqueológico que se Arkeolan acomete estos días en Goikobalu pretende arrojar algo de luz sobre aquella 'edad oscura' altomedieval. Se trata de un proyecto que se inscribe dentro de las intervenciones que Arkeolan planea realizar en el tablero de las 'castella' de Gipuzkoa, como Beloaga (Oiartzun), Hondarribia, San Sebastián, Mendikute (Albistur), Gaztelu (Zaldibia), Jentilbaratza (Ataun), Aitzorrotz, Elosua...

http://www.diariovasco.com/v/20111115/alto-deba/goikobalu-campo-arqueologico-20111115.html

2011/11/12

Nabarra, Europako lehen estatu modernoa

20N: los patriotas nabarros lejos de las urnas españolas

20N: los patriotas nabarros lejos de las urnas españolas
J.X. Mauleon, Cadreita-Nabarra

Para todos aquellos compatriotas que nuestras sus dudas sobre lo que tienen que hacer, o no hacer, en la tragicomedia colonial española del 20N, que la Corona Española prepara no solo en su metrópoli, sino en la colonia surpirenaica de Nabarra y en sus colonias africanas, Islas Canarias, Ceuta, Melilla y otras islas marroquíes. Deben saber que votar, sea lo que sea, es legitimar la falsa democracia española y el status político colonial que sufre el Pueblo-Nación de Nabarra.

Incluso se realiza dicha legalización del imperialismo español si se vota nulo o blanco. Por lo general, todos los patriotas nabarros nos negamos a votar en cualquier elección montadas, amparadas y amañadas por la monarquía española y sus esbirros -entiéndase partidos políticos españoles, autonomista o nacionalistas vascos asimilados, regionalistas colaboracionistas, etc., etc.-, que indudablemente han reconocido la bandera roja y gualda, la monarquía y el sistema electoral antidemocrático, así como la presencia colonial española en las tierras pertenecientes a los nabarros al sur del Pirineo.

Nosotros, los soberanistas, independentistas, estatalistas y legitimistas nabarros, insistimos que el 20N, día que se celebran las elecciones a las Cortes Generales del Reino de España-Parlamento y Senado-, es un problema exclusivo de los habitantes de la metrópoli española y que ellos sabrán o deberán saber lo que tendrán que hacer para salir de la terrible situación económica que padecen, con alto paro. Los españoles son mayores de edad, llevan muchos años de lucha y sabrán cómo salir de este abismo ante el que se encuentran; no somos nosotros los nabarros, los trabajadores, los empresarios, los estudiantes, los parados o los campesinos, los que les tengamos que decir cómo actuar. De todas maneras, en el Reino de España hoy en día se ha caído en el bipartidismo, que es lo que siempre buscaron los dirigentes de esos partidos, PP y PSOE, cuyos dirigentes y miembros son enemigos irrefutables de la independencia del Estado de Nabarra,

El acto de votar el próximo día 20 de noviembre, es tan negativo para nuestro objetivo libertario e indisputable tan antinabarro, como Luís IV de Beaumont y los vasco-castellanos que bajo estandarte español invadieron y ocuparon el Reino de Nabarra en el año 1512.

Todos aquellos nabarros dejando a un lado su sentimiento patriótico y que se consideren republicanos, deben tener presente que al acudir el 20 de noviembre a votar en las elecciones a Cortes Generales del Reino de España, no solo están legitimando la brutal e imperial colonización española que sufrimos el Pueblo-Nación de Nabarra al sur del Pirineo, sino que a su vez, están legitimando el sistema monárquico. Todos los partidos, agrupaciones o coaliciones políticas que se presentan con sus candidatos a las elecciones del 20N, sin importar si son de izquierdas, rojos, zurdos, verdes y cualquier color y dirección que se os ocurran, están legitimando de manera consciente a una Corona extranjera en esta nuestra tierra, simplemente por estar dadas de alta en el imperial y colonial Reino de España.

Quien crea que en las Cortes Generales del Reino de España alcanzaremos la libertad tras recuperar la independencia y soberanía de Nabarra, simplemente peca de un gran grado de ingenuidad. En cambio más indignate para los patriotas nabarros son aquellos que, desde sus legalmente españoles partidos, agrupaciones y coaliciones, predican que el noble objetivo libertario que persigue el Pueblo-Nación de Nabarra se puede lograr en las Cortes de la metrópoli española, sencillamente están engañando a todo el Pueblo-Nación de Nabarra para alcanzar su beneficio personal.

Por otro lado, los partidos nacionalistas, colonialistas y monárquicos españoles, en sus programas electorales, no están previstos el problema colonial de Nabarra, ni su tramitación para abandonar nuestra Patria ocupada, ni para establecer un calendario de Descolonización de la colonia surpirenaica de Nabarra, que desde hace muchos años estamos pidiendo desde el Pueblo-Nación de Nabarra. Por cierto, aún no conocemos un partido político español, de esos que nos visitan por aquí buscando votos, que tenga en su programa la descolonización de Nabarra y de las Islas Canarias, además la entrega de las ciudades ocupadas de Ceuta, Melilla y las islas e islotes del norte de África a Marruecos.

Tanto el PSOE como el PP son partidos monárquicos y colonialistas y no van a apoyar nuestra descolonización gratuitamente y por las buenas, ni los otros partidos españoles tampoco, de las tendencias que sean, como IU. Es el Pueblo-Nación de Nabarra, cuando consigamos estructurarnos con la fuerza suficiente, representando a todas las clases sociales e intereses de este bello País, quien podrá exigir a las metrópolis de España y Francia, a la corona española y a la presidencia republicana francesa, el calendario de descolonización, que venimos exigiendo desde la violenta, sanguinaria y brutal invasión y ocupación que sufrimos desde hace muchos siglos.

Por ello, participar en estas elecciones al Congreso y al Senado españoles, en este siglo XXI, es descomponerse como persona y habitante de nuestro Pueblo-Nación; es renegar de nuestro pasado soberano y de nuestro futuro libertario e independiente. Es desvalorizarse ante sí mismo y ante sus amigos y compatriotas nabarros, que creemos en nuestra Nación y en nuestro Estado. Es el hecho de querer ser español y no nabarro; es perder nuestra personalidad de lucha y de los éxitos de nuestra diplomacia.

Si un Pueblo tiene necesidad de su independencia para desarrollarse económicamente y culturalmente y liberarse, ¿en nombre de quién se le va a impedir? Tenemos la legitimidad de los territorios que componen nuestro Pueblo-Nación, invadido, ocupado y colonizado a lo largo de los siglos-del XI al XVII-tras una feroz resistencia por parte nabarra; tenemos la voluntad de los que llevamos luchando muchos años en esta última etapa; tenemos una diplomacia y un movimiento de liberación, y si nos es necesario una Casa Real propia que deslegitima a la extranjera española.

Tenemos nuestro territorio, nuestra población, nuestra diplomacia, el siguiente paso es tener nuestro propio Gobierno y la primera acción inmediata para lograrlo es alejándose de las urnas españolas el próximo día 20 de noviembre. Nabarra ez bozka!

2011/11/07

Bastante de falsedad imperial y colonial

Bastante de falsedad imperial y colonial
Iñigo Saldise Alda

En un medio de comunicación de la Comunidad Foral y Española de Navarra, concretamente de la prensa escrita, donde el voraz colonialismo imperial español es realmente palpable en todas sus páginas, obviando diminutas excepciones puntuales, se está acentuando el trabajo para la preparación por parte española, de la celebración de la violenta e ilegítima invasión militar sufrida por el Reino de Nabarra y sus habitantes durante el año 1512. Para ello han llamado a toda su caballería nacionalista de la historiografía española con el señor don Jaime Ignacio del Burgo al frente.

Gracias a la gran labor realizada a lo largo de los años e incluso siglos, llevada a cabo por historiadores exclusivamente nabarros, especialmente incentivada en los últimos años con la acción divulgativa de la realidad histórico-política que nos encadena a la nación española, llevada a cabo en la actualidad por el colectivo 1512-2012 Nafarroa Bizirik!, el colonial nacionalismo español ha tenido que reconocer que el sanguinario duque de Alba y su numeroso, experimentado y poderoso ejército imperial español, invadió y ocupó nuestro Estado, Nabarra. Pero debido a su intrínseca actitud totalitaria y colonialista palpable a lo largo de la historia mundial emanada desde el Estado español, sino que se lo pregunten a los indígenas americanos, les lleva a no aceptar que dicha invasión fue arbitraria e ilegal, y cuya consecuencia antidemocrática más palpablemente esclavista es la imposición de una nacionalidad bárbara o extranjera para los nabarros surpirenaicos, la aniquilación del sistema político del Estado de Nabarra, junto al inhumano genocidio personal, jurídico, fiscal, lingüístico y cultural de la Nación nabarra.

Para continuar con su brutal colonización del Pueblo-Nación de Nabarra, además de seguir intentando justificar el atropello ilegítimo realizado por la Nación española contra la Nación nabarra, no dudan en falsificar una y otra vez los hechos y actos ocurridos antes, durante e incluso después del fatídico año 1512, donde a nuestros antepasados nabarros se les arrebató su libertad. Una libertad, que a día de hoy sigue siendo negada a nosotros, los nabarros del año 2011 desde las instituciones coloniales y colonialistas españolas. Todos los falsarios de la historia españoles, lanzan falsas acusaciones sobre la reina Catalina I de Nabarra y su marido, el rey consorte Juan III de Nabarra, siendo la más llamativa la continuada insinuación de que estaban “disgustados” con los nabarros. Realmente sí que estaban enojados contra aquellos partidarios de España (Castilla-León, Barcelona-Aragón y Granada) siendo el más destacado de todos esos traidores Luís III de Beaumont. A este maligno personaje para la independencia de Nabarra, se le desterró del Reino Pirenaico por alta traición junto a varios de sus seguidores, amigos y familiares, una vez de desposeerles de su condición nacional nabarra, además de retirarles a todos ellos y sus descendientes de la totalidad de títulos nabarros que poseían-caballero, conde de Lerín y condestable de Nabarra en el caso de Luís III de Beaumont-en el tribunal nabarro habilitado para ello en la ciudad nabarra de Baiona en el año 1507.

Otro punto debidamente estudiado desde la falsaria y auto complaciente historiografía española, es buscar una falsa alianza entre el Reino de Nabarra y el Reino de Francia, una falsedad que en su día ya entendieron los ingleses, aliados del rey español Fernando II de Aragón y por ello se volvieron al Reino de Inglaterra en vez de colaborar con la ilegítima acción terrorista de los soldados españoles del duque de Alba y del arzobispo de Zaragoza.

Para estos agentes colonizadores, las maquiavélicas acciones políticas del falsario rey español son hechos indiscutibles, indudablemente veraces desde su prisma nacionalista español. Cabe destacar entre todos ellos, la aceptación de los continuos documentos falsificados desde la Cancillería de Aragón, empezando por una copia falsa del “secreto” Tratado de Blois, junto a varias Bulas Papales con las cuales el sanguinario rey español pretendió justificar su ilegal acción terrorista contra el Reino de Nabarra, contra Catalina I y Juan III de Nabarra, el Pueblo-Nación de Nabarra y como no, sus aliados por aquel año 1512 de la Liga Santísima.

Lo cierto es, siguiendo la obra de Pierre Narbaitz, Jon Oria, Pello Esarte, Álvaro Adot y otros muchos historiadores de nuestro amado País, Nabarra, Fernando el Falsario fijó sus depredadores ojos sobre el Reino de Nabarra una vez Reconquistado para la Cristiandad el Reino de Granada en el año 1492, incentivado las acciones anti-nabarras del demoniaco Luís III de Beaumont.

Además, los soberanos nabarros no huyeron, pues nunca abandonaron el territorio de nuestro Estado, algo que siempre en los últimos años dan a entender desde la historiografía nacionalista, imperial y colonial española. Una tarea que ha propiciado la colonización en algunos historiadores de éste Pais, Nabarra. Una colonización en gran parte estimulada por su personal apreciación política encuadrada dentro del nacionalismo vasco “pactista” el cual y no hay duda alguna de ello, carece de cimiento histórico-político correcto. Pero durante el año 1991, desde el Gobierno Colonial de Navarra, se publicó en la revista Panorama, un trabajo del también agente colonizador español Víctor Manuel Arbeloa, en el cual se afirma que el Vizcondado de Biarno y el resto de posesiones de las Casas de Foix-Grally y Albret del norte del Pirineo, se unieron al Reino de Nabarra en el año 1484, por ello no dudaron las tropas invasores españolas atacar las tierras colindantes de Salvatierra de Biarno durante el aciago año 1512.

Tampoco se olvidan nunca de mencionar que las Cortes de Nabarra del año 1513 reconocieron al rey español como “rey y señor natural”. Bueno, eso es innegable, pero lo que no afirman es que esas Cortes eran ilegales desde el punto de la Jurisprudencia nabarra, ya que fueron sancionadas por el falsario monarca español sin contar legitimidad alguna para ello, además de estar gran parte del Estado de Nabarra bajo ocupación militar y terrorista española. Más sangrante para cualquier persona que sea verdaderamente demócrata, sea ésta de donde sea, es la presentación de una supuesta union auque principaliter por la cual prosiguió como Reino de per se la Navarra surpirenacia tras la sanguinaria batalla de Noain, donde más de 5.000 nabarros perdieron la vida en una sola tarde a manos españolas.

La “incorporación” del Reino de Navarra a la Corona de Castilla se llevó a cabo en las Cortes españolas de Burgos en el año 1515, sin presencia de nabarro alguno. Así pues, esa anexión fue llevada a cabo por parte española de manera unilateral, antidemocrática, imperialista y totalitaria. Además, el Reino de Nabarra continuó su andar de forma independiente y soberano hasta el año 1620 al norte del Pirineo, cuando sufrió una nueva ilegal y brutal acción terrorista, esta vez por parte del imperio francés.

Para concluir, debemos todos los nabarros analizar críticamente todas las historietas que nos cuentas sobre nuestro pasado la historiografía colonial española y francesa. No podemos caer en el error de creernos a pies juntillas las continuas falsedades surgidas desde el nacionalismo imperial español y francés. El estudio personal de la historia de Nabarra, con una visión crítica con aquellos que demuestran sus garras imperialistas españolas y/o francesas, junto a una búsqueda autodidacta en la reflexión y conformtación entre los datos de historiadores nabarros, es para cualquier nabarro un paso obligado y esencial para la total descolonización mental de nuestro ser. Este paso indispensable nos permitirá acelerar nuestras pacíficas acciones políticas y diplomáticas, con las cuales alcanzar la tan ansiada libertad que fue arrebata a nuestro Pueblo-Nación. La descolonización mental es un paso ineludible para poder romper las cadenas impuestas que nos atan al Reino de España y a la República de Francia.

2011/11/04

Gernika, el puerto nabarro de Luno

Gernika, el puerto nabarro de Luno
Aitzol Altuna Enzunza, Galdakao (Nabarra)


“Gernika y Luno, todo es uno” (Dicho de Busturia).

El primer Señor de Bizkaia fehacientemente datado es del año 920, se trataría de Munio López (o Manso López), natural de algún lugar de la ría de Urdaibai que se casó con Belazquita (o Velasquita), hija del rey nabarro Sancho I Garcés y doña Toda Aznar. Según la tradición, Munio López fue sitiado y muerto por su propio hijo, su tumba estaría en Aretxabalagana, en la iglesia construida en románico nabarro del siglo X de San Martín de Morga (actual centro parroquial). En Aretxabalagana (Morga) se celebraban probablemente las primeras Juntas de Bizkaia bajo su árbol juramental y en la ermita juradera cuando lloviese, se trata de una zona de confluencia de caminos en la zona montañosa y las lomas origen de la Bizkaia primigenia que le dan nombre (Bizkaia viene de “bizkar”, lomas).

En las Genealogías de Meyá o Roda (970-992) descubiertas en la diócesis de Urgell (Santa María de Meyá, Lleida), es donde aparece la primera referencia de un “Comitis Biscahiensis”, dentro del reino de Pamplona-Nabarra: la Bizkaia nuclear era una unidad política del ducado de Baskonia que al caer en la anarquía el ducado de Baskonia al sur del Pirineo, decidió adherirse libremente al reino de Pamplona-Nabarra que estaban creando los baskones del sur. Así, los obispos de Alaba de los siglos IX y X firman como obispos “in Álava et in Vizcaia”, lo que no deja dudas de la no-pertenencia de Alaba y de Bizkaia al obispado castellano de Burgos, ni de Castilla y nunca fue de Asturiana “sino poseídas por sus moradores”, según relatan las propias crónicas de los reyes ovetenses.

Está también bien documentado la existencia del condado bizkaíno con Sancho el Mayor sobre el año 1040 con Don Eneko Lupiz -latinizado como Iñigo López-, apodado “Ezkerra” (“el zurdo”), que además era tenente en Nájera –entonces capital del reino, por tanto un cargo muy importante-, al que sucedió su hijo Lope Iñiguez II (1077-93) y su nieto Diego López I (1093-1124). Iñigo López, señor de Bizkaia, se casó con Toda, hija del rey nabarro Sancho Garsea IV el de Nájera (Sancho “el joven”), primogénito de Sancho III el Mayor, por tanto se emparentó con la familia real nabarra. El condado de Bizkaia pasó a ser nombrado como señorío por primera vez en el año 1040 con Iñigo López “Ezkerra”, que aparece en diferentes documentos de Valvanera, San Millán de la Cogolla, Albelda (los tres en La Rioja y dentro del reino de Pamplona-Nabarra), Iratxe o Leire.

El escudo de la villa de Errigoitia en un alto a 6 Km. sobre Gernika, es un águila negra con alas abiertas en campo rojo, las mismas que usaban los reyes de Nabarra de la primera dinastía, la “pirenaica”. Según el padre Moret y tal y como recoge Andrés de Mañaricúa: “adoptó por armas dicha villa de Rigoitia una Águila negra, con las alas abiertas en campo rojo, las mismas que usaban los Reyes de Nabarra”.

La Torre de Madariaga en Murueta, a medio camino entre Bermeo (la capital bizkaína de entonces o “cabeza del señorío”) y Gernika, era una de las casa torre originaria de los primeros gobernantes bizkaínos, además, Urdaibai es también el lugar de la Leyenda del primer señor de Bizkaia, Jaun Zuria. Se sabe que en el año 1070 el mencionado Iñigo López, señor de Bizkaia bajo el reino de Pamplona-Nabarra y su mujer doña Toda, donaron al monasterio nabarro de la Rioja de San Millán de la Cogolla en sufragio de su hijo Sancho Iñiguez: “in Gorrikiz illos palacios de Madariaga cum ovni pertenentia, terras, et manzanares (…)” (los palacios de Madariaga con sus pertenencias, tierras y manzanares). En Gorrikiz, hoy Gorritiz, a la Torre Madariaga se le llama también Torre de Urdaibai, del reloj o del “perejil”.



En las recientes excavaciones de las ruinas del castillo de Ereño que controlaba la entrada de navíos en Urdaibai, entre los sepulcros alto-medievales adyacentes, se han encontrado monedas de los reyes de Nabarra. El castillo de Ereño formaría parte de la red de castillos y casas torre nabarras de la comarca de Urdaibai como las de Gautegiz-Arteaga o la de los Mujika. La casa torre de los Gautegiz fue construida en el año 798 por García Noreña, de la que no queda rastro alguno, junto a ella, Fortún García, construyó la casa torre de Arteaga en el año 914, que se haría con la posesión de la primera y donde surgiría el castillo actual en el siglo XV-XVI. Mujika y Arteaga en la comarca de Urdaibai son herencias dadas a dos hijos por Furdado Garsea, de la familia de grandes señores nabarros de origen alabés de los Abendaño.

La representación de las Juntas Generales de Gernika se estructuró en base a las anteiglesias y villas a finales del siglo XV desde su origen en Aretxabalagana. Existen varios árboles juramentales en toda la geografía bizkaína como el de Orozko, el de Abellaneda (Enkartaciones), el árbol malato que pone fin a Bizkaia o el cercano a Gernika de Idoibaltzaga (Errigoiti), elemento frecuente del Derecho Pirenaico y de las leyes que de él derivaban: los Fueros.

Se hacían las reuniones de las Juntas Generales de Bizkaia tras su definitiva constitución: “so árbol de Gernika” y con un pie descalzo como mandaba la tradición, aunque también se usaba la ermita de Nuestra Señora de la Antigua cercana cuando llovía, ermita ampliada y reformada en el siglo XIX cuando se convirtió en las actuales instalaciones. En Gernika se celebrarán también todas las Juntas especiales por razones graves.

Los Fueros no son más que las leyes consuetudinarias que nos dimos los vascos para nuestra convivencia y que terminaron de desarrollarse bajo el amparo del Estado vasco o reino de Nabarra: es el conocido como Derecho Pirenaico, que bien se puede llamar nabarro. Jean Jacques Rousseau (1712-1778) dejó escrito: “Gernika es el pueblo más feliz del mundo. Sus asuntos los gobierna una Junta de campesinos que se reúne bajo un roble y siempre toman las decisiones más justas”.

El Fuero de Bizkaia se sabe que es vigente desde época Nabarra pues se sabe que existía al menos desde 1110 y se escribe el 21 de julio de 1452 el Fuero Viejo, reescrito de nuevo en 1526. Tal y como relata el historiador bizkaino Andrés de Mañaricua, piden al rey de Castilla que lo confirme como Señor de Bizkaia, pero no esperan a dicha confirmación para ponerlo en vigor y mandan alcaldes y demás jueces “que de hoy en adelante e aun fasta confirmar las dichas leyes e fuero e derecho por dicho Señor Rey, usan por ellas e juzguen e determinen por el dicho fuero”. Es decir, la ley para los bizkaínos estaba por encima del rey y era anterior a él, es uno de los grandes puntos diferenciadores del derecho pirenaico o Fueros. Estos Fueros son los más parecidos a los del vizcondado de Lapurdi, elaborados también durante su pertenencia el reino de Nabarra y que nos dan idea de su unidad política.

Los montes bocineros servían para comunicar las reuniones de las Juntas Generales, así como para alertar de la posible presencia de tropas extranjeras, serían el monte Ganekogorta, el Oiz, el Gorbea y el Sollube, éste último daría aviso a los bizkainos de Bermeo-Gernika y de toda Busturia o comarca de Urdaibai. Además, una señal de humo también sería visible desde el monte Kolitza (Balmaseda, detrás del Ganekogorta). El Kolitza era el monte bocinero de las tierras nabarras de las Enkartaciones o Enkarterriak junto al Ganekogorta.

Gernika era durante el reino de Nabarra y siglos posteriores, el paso obligado de las dos principales rutas comerciales de Bizkaia. El principal camino comercial era el que iba desde la capital Bermeo a Gernika y por Gerrikaitz (Munitibar) bajaba para cruzarse con el Camino de Santiago en Ziortza-Bolibar e ir después a la villa Nabarra de Durango (con carta de villa en el año 1150) y desde allí por Urkiola hasta alcanzar Vitoria-Gasteiz (1181).

El otro camino sería el que desde Bermeo llegaría a Gernika y por Muxika subiría a Morga-Aretxabalagana, para bajar a Goikolejea-Larrabetzu y por Legina alcanzar el monte Ganguren en Galdakano y bajar por San Antonio de Etxebarri hacia Bilbao o hacia el valle de Aiala. Por Gernika pasaban también los caminos y recuas con sus alforjas llenas de pescado que venían de los puertos de Elantxobe y de Lekeitio.

Después de la conquista castellana, el camino Bermeo-Gernika-Muxika-Morga-Larrabetzu y monte Ganguren desde Bilbao, sería La Ruta Juradera de los reyes castellanos, innecesaria dentro del reino nabarro, pues para ser rey previamente tenían que jurar los Fueros, de ahí el dicho nabarro de “leyes antes que reyes”. La ruta Juradera acabaría en la capital bizkaína Bermeo (lo fue hasta 1602), en su iglesia de Santa Eufemia, siguiendo la Ruta comercial mencionada que se dirigía a Bilbao, el cual era entonces el puerto de Begoña al que le fue dado los fueros de villa por el traidor a Nabarra Diego López de Haro en el año 1300, privilegios comerciales para desplazar finalmente como capital del señorío de Bizkaia a Bermeo. En Época Moderna pasó a llamarse Camino Real Bilbao-Gernika y a finales del siglo XIX se le empieza a denominar "Camino Viejo Bilbao-Gernika".

Las villas de Bermeo (ratificado su fuero por Castilla en 1285) o Durango (1150) ya lo serían con Nabarra, al igual que probablemente otras villas costeras gracias a su importancia debido al comercio naval con el Norte de Europa y sus astilleros, pero no se han encontrado sus cartas pueblas originales y sólo se sabe de las posteriores castellanas de los siglos XIII-XIV. Gernika, cuna junto con Bermeo y todo Urdaibai del señorío de Bizkaia bajo el reino de Nabarra, recibirá sus fueron de villa por el señor de Bizkaia Don Tello en el año 1366 y se separará entonces de la anteiglesia de Luno, pero la comarca ya estaba habitada hacía milenios y el río Oka o ría de Gernika era navegable hasta el puerto de la anteiglesia de Luno como lo demuestran los yacimientos romanos de la vecina Forua.

Los barcos podían acceder hasta la casa del Puerto de Suso o de abajo (Luno está en un alto) desde la bocana de la ría de Urdaibai, Gernika era por tanto durante el reino de Nabarra, el puerto de Luno: “Sepan cuantos esta carta privilegio vieren como yo, Don Tello, con placer de todos los vizcaínos, fago en Guernica población e villa que se dice Puerto de Guernica .../... otrosi mando que non debes portazgo ni treintazgo ni precio de nave nin Bagel, nin de otra mercancia, que venga e vaia de este lugar de Guernica”.

Los fueros de villa como el de Don Tello a Gernika, en realidad sólo conceden derechos de carácter económico y obligaciones de fortificación y defensa, normalmente a una población preexistente como es el caso de Gernika. En Urdaibai también tienen el carácter de villa las poblaciones interiores de Munitibar (1366) y Errigoiti (1376).

En la primera mención de la anteiglesia de San Pedro de Luno también se menciona su puerto de Gernika y data del año 1051, se trata de un cartulario de San Millán de la Cogolla (La Rioja), dice así en tiempos del rey nabarro Garsea IV el de Nájera,: “Et ego Garsia nutu Dei pontifex cum consensu clericorum meorum simili tenore donatione confirmati- oneque,promitto et condono praefactu Santa Marie canobio illas tertia de Udai Balzaga, et de Luno, et de Gernica, et de Gorritiz en naiuso, et de Vermeio, et de Mundaka et Busturi assuso, ad intgritate confirmo donandapar eterna secula, amen”.

Bizkaia nunca fue libre desde la invasión castellana que tuvo lugar entre los años 1173 y 1200. Cuando alcanzó la mayoría de edad, Alfonso VIII rey de Castilla, retomó la conquista del reino de Nabarra que sus antepasados ya habían intentado ocupar. Atacó el viejo reino el 18 de septiembre de 1173 donde era tenente Don Bela Ladrón de Gebara, señor de Bizkaia y una de las familias más importantes de Nabarra (con tierras y casa-torre principal en Alaba –Garaio- y señores de Oñate). Los López de Haro eran los anteriores señores bizkaínos, traidores expulsados del reino nabarro por su venta a Castilla a cambio de tierras y privilegios sobre todo en la zona de Haro y Nájera (La Rioja), donde ya poseían con Nabarra una casa-torre y haciendas en Bilibio, en las Conchas de Haro.

El paso final del señorío a la corona castellana lo explica Labayru en su libro “Compendio de la historia de Bizkaia”: “Acabada la línea derecha de los Señores de Bizkaia con la muerte de don Tello y de su esposa doña Juana, sin que hubiesen dejado sucesión, heredó el Señorío de Bizkaia y Lara el infante don Juan, hijo primogénito del rey don Enrique II y de la reina doña Juana Manuela, quinta nieta de doña Teresa Díaz de Haro, hermana de don Lope Díaz de Haro IV, en virtud de cuyo derecho le pertenecía el Señorío a dicho infante. El 20 de Diciembre de 1371 pasó a Bizkaia el infante don Juan a tomar posesión del Señorío y a jurar sus fueros (…) El rey don Enrique, padre del infante, murió el 30 de Mayo de 1378, siendo el infante don Juan, ya Señor de Vizcaya, proclamado rey de Castilla y León en la catedral de Santo Domingo de la Calzada, donde había muerto su padre. (…)

Por tanto, el título de “señor de Bizkaia” pasó a la familia de los reyes de Castilla sobre el año 1378, pero las tierras de Bizkaia ya habían sido invadidas para entonces por Castilla. Bizkaia no fue nunca independiente como tal, pero sí tierras libremente adheridas al proyecto común que nos dimos todos los baskones llamado reino de Nabarra, nuestro Estado nacional.

El cronista del rey español Felipe II, el mondragonés Esteban de Garibay (s.XVI), se inventó un pacto irrompible entre la corona castellano-española y los nabarros occidentales para defender ante los españoles los Fueros o las leyes nabarras nacidas de la aplicación del Derecho Pirenaico, frente a la pretensión española de que eran “privilegios regios” que por tanto el propio rey podía revocar. Esta idea fue mantenida por el carlismo primero y por el nacionalismo vasco después a modo de “Cuatro Estados vascos” independientes entre sí que pactan con la corona española, cuando lo que son los territorios en los que los españoles dividieron la Nabarra peninsular y sus habitantes somos la nación nabarra de los antiguos baskones, nación invadida primero, colonizada física y mentalmente después en diferentes oleadas imperialistas hasta el presente, sujetos en la actualidad a su imperio armado y donde los imperialistas han conseguido que nos peleemos entre nosotros para lograr ellos sus objetivos: la explotación de nuestras tierras y recursos así como la asimilación de nuestro pueblo. Pese a todo, los vascos somos nabarros porque como nación, jamás hemos reconocido otro Estado.

Nabarra ez bozka. Nabarrako anarkistak

2011/11/01

20-N. Elecciones a las Cortes Generales de Reino de España.

20-N. Elecciones a las Cortes Generales de Reino de España.
NABARRA EZ BOZKA
!
Iñigo Saldise Alda

El régimen imperialista y colonizador que organiza las próximas «elecciones» en la colonia surpirenaica de Nabarra, continua con dicho acto de cinismo estructurando la dominación sobre el Pueblo-Nación de Nabarra, establecida a partir de la continuadas agresiones e invasiones terroristas y militares en nuestro territorio desde el año 1054, que tras la usurpación territorial y dinástica del año 1512 por parte española (1620 por parte francesa), tuvo su imperial y fascista continuidad tras la guerra civil española de 1936-1939, en la cual, de manera involuntaria e indudablemente ilícita, se vio en vuelta la totalidad territorial del Estado de Nabarra existente al sur del Pirineo.

No debemos olvidar que la ocupación militar española, que actualmente soportan los nabarros y nabarras al sur del Pirineo, está fundada en la acción terrorista y armada emanada desde el imperio español. Sustentada a su vez en la triste actualidad gracias a la perpetuada opresión política, militar y judicial, únicamente al servicio del nacionalismo y colonialismo español. Gracias al monopolio informativo ejercido desde la metrópoli imperialista de Madrid y al alto grado de colonización existente en la actualidad en esos medios que podemos denominar como propios, la integración al imperio totalitario español es despótica y absoluta.

Podemos considerar, lamentablemente para cualquier auténtico patriota nabarro y/o nabarra, que la sistémica actualidad y realidad económica, social, ideológica y política que debemos padecer como esclavos y esclavas del imperio español (y francés), están basadas indudablemente en una(s) urnas ajena(s) y bárbara(s) para los nabarros y nabarras. Las prorrogadas elecciones, vendidas como "democráticas" desde imposición imperial extranjera, son realizadas de forma continuada a lo largo de muchos años de imposición extranjera, como un componente indudablemente táctico del sistema imperial y colonial español (y francés), condicionado por el poder político real del imperio español (y francés).

Su único cometido es el de servir y encubrir la ilegitimidad de su usurpación política, terrorista y militar. Para ello deben repercutir y amplificar las relaciones de dominación que lo constituyen, mediante la aceptación dentro de su irreal democracia de agentes extraños para su Patria, ya que dicho paso forzado y necesario para el colonialismo, hace que su sistema antidemocrático sea aceptado e incompresiblemente considerado como propio del pueblo a colonizar, Esto es todo lo contrario a democrático a los Derechos Universales de los Pueblos, pero ciertamente sirve para apaciguar a la opinión pública internacional, saltándoseasí todos ellos lo acordado y firmado por los mismos en la Organización de las Naciones Unidas.

Dicho y explicado esto desde una mente descolonizada o exclusivamente nabarra, la participación electoral realizda acudiendo a la llamada al voto realizada por el rey de España, ha supuesto en las pasadas y supondrá en las próximas elecciones del día 20 de noviembre, un consciente e implícito reconocimiento del imperio colonial español, de su régimen totalitario y antidemocrático, junto a ser palpable la inexistencia de toda oposición de contenido trascendental que nos puede dar un gobierno soberano, independiente y propio, aunque éste esté obligado a ser provisional hasta alcanzar la meta libertaria reclamada por el Pueblo-Nación de Nabarra.

Todas las elecciones, emanadas por un rey español o por un presidente republicano francés, son un temible manifiesto de la triste realidad colonial que actualmente padecemos, y de la conciencia profundamente colonizada de los distintos grupos políticos autodenominados independentistas, soberanistas y estatalistas nabarros-nacionalistas vascos o no- que se presentas conscientemente a unas elecciones promulgadas por el imperio colonial invasor de turno (español o francés), dando igual o sin importar su ideal político-derechas, centro, izquierdas- que éstos grupos, seudopolíticos, quisieran dar de sí mismos ante el Pueblo-Nación que dicen representar.

Los nabarros y nabarras debemos realizar una presión efectiva sobre el régimen imperial y el proceso colonial electoral español (y francés). De nosotros y nosotras depende realmente, la capacidad democrática general de nuestro Pueblo-Nación de Nabarra, que nos puede convertir definitivamente en una auténtica fuerza popular, capaz de enfrentarse al imperio que nos esclaviza(español y francés). Para ello, el primer paso es por supuesto el boicot a unas elecciones impuestas desde la metrópoli colonial, cuyas consecuencia positivas para nuestro Pueblo y Nación de Nabarra, vendrán abrazas con la abstención patriótica.

La abstención es un recurso político natural e inmediato de los Pueblos-Naciones oprimidas y sometidas, frente a la maquinaria imperialista y totalitaria que en muchos casos se disfrazan de democracia. La abstención es un elemento primordial y adicional de una política de oposición democrática consecuente. y en nuestro caso, el de los nabarros y nabarras, patriótica. Factor ciertamente emprendedor y de primera dimensión, que esboza de un golpe las verdaderas cuestiones de estructura política, que en nuestro caso ha sido impuesta de manera terrorista por el Reino de España (y la República de Francia).

Tanto las condiciones subjetivas y objetivas de carácter privado como general, todas ellas y no solamente políticas, junto a la resistencia histórico-política permanente ante el colonialismo imperial, han demostrado que el boicot o la insumisión o sencillamente la abstención a unas elecciones extranjeras, imperialistas y totalitarias, no solo es posible, sino que es verdaderamente algo natural entre los Pueblos-Naciones sojuzgadas, caso actual del Pueblo-Nación de Nabarra.

A partir del conocimiento interior personal y de la Nación propia, que nos muestra una sangrante realidad, debemos buscar una degradación progresiva del sistema imperial español (y francés) mediante la abstención patriótica nabarra, determinada por un sereno carácter progresivo, en una actitud ideológico-política propia; eso sí, una vez descolonizada nuestra mente como previo paso obligado para la consecución de tan primoldial objetivo que es recuperar la libertad.

Ya vale de concesiones al imperialismo colonial español y francés.

Nabarra, ez bozka!

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011