SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2010/05/31

Estado de Nabarra. Sin soberanía nunca seremos libres

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra. Sin la soberanía nunca seremos libres
Soberanía de Navarra

"Son Derechos irrenunciables e inalienables de la Nación Nabarra, la soberanía, la libertad, la independencia, la inmunidad, la paz, la unión e integridad total del territorio, junto a una estructuración democrática estatal acordada, conforme con la jurisprudencia propia que nos otorga el Derecho Pirenaico”. Iñigo Saldise. Estatalista nabarro

Como muy bien escribe nuestro compatriota T. Urzainqui Mina: Las palabras «soberanía» y «soberano» eran utilizadas desde la mitad del siglo XII por los juristas europeos, con el sentido de «super omnia» y «superior non recognoscendum». En las Leyes que figuran en las primeras redacciones de lo que luego se llamará Fuero General, época de Sancho VI el Sabio y Sancho VII el Fuerte, figura: «fuero que ha el rey de Navarra con todos sus navarros y los navarros con el Rey». El juramento de los reyes de Navarra de 1234, mantiene viva la idea de que las cosas juradas no eran concesiones o privilegios revocables, sino que formaban parte de la misma Constitución política del Reino. Las Leyes están por encima del Rey. Los estamentos de las Cortes tienen clara conciencia de que actúan en nombre de «todo el pueblo de Navarra» o de «todo el pueblo del regno de Navarra». En el axioma de las Juntas de Infanzones «pro libertate patria gens libera state» se recoge la constitucionalización del principio de que las libertades públicas y privadas son imprescindibles para la libertad de la nación.

La soberanía es el ejercicio de la autoridad suprema que reside en el pueblo de Nabarra y que se ejerce a través de los poderes públicos de acuerdo a su propia voluntad y sin la influencia de elementos extraños y mediatizadores "la autodeterminación de la voluntad colectiva de un pueblo es la soberanía." Sin soberanía no hay independencia ni libertad, y sin libertad no hay bienestar ni desarrollo económico. La libertad es un factor determinante de desarrollo económico, social y cultural, solo hace falta constatar que los países más libres son los más íntegramente desarrollados.

Los nabarros tenemos la obligación y determinación de exigir al triunvirato franco-español-vaticanista la devolución de nuestra soberanía que nos la secuestraron de forma genocida “manu militari”. No podemos caer a estas alturas en planteamientos infantiles tales como la exigencia de la autodeterminación, negociaciones, etc., porque esa es la clásica posición del colonizado, es como ir pidiendo favores al que te ha robado tu propia casa. Cuando hemos sido conquistados genocidamente, colonizados, alienados y negados, nos han tratado de borrarnos de la historia siendo el Pueblo más viejo de Europa, por lo tanto no somos españoles ni tampoco franceses, somos Patriotas y sujetos políticos del Estado Baskón de Nabarra. Un pueblo hecho de abajo hacia arriba con su cultura y el idioma más viejo de Europa. Hay que destacar que el resto de estados europeos a excepción de Suiza se han constituido violentamente recayendo el liderazgo del rey o reyezuelo por lo general al más genocida.

Cuando éramos libres de las ataduras del imperialismo franco-español-vaticanista, nuestro pueblo se regia por el Derecho Pirenaico o Nabarro, que fue creado de una forma horizontal, a diferencia de los derechos romano y germánico, cuya estructura es totalmente vertical. Este Derecho propio se formó partiendo del Derecho privado de la comunidad vascona, que fue utilizado posteriormente para reflejar el Derecho público nabarro; mientras, en el resto de estados europeos, que se basan en el derecho romano y/o germánico, fueron sus reyes o gobernantes los que imponían sus constituciones y leyes a una comunidad sudjuzgada, sometiéndola y poseyéndola, al ser su rey o gobernante de turno el máximo representante de su jerarquía legislativa, cuyo principal lema es: “antes leyes que reyes” al cual debemos volver convenientemente reactualizado.

Efectivamente como muy bien destaca nuestro compatriota Iñigo Saldise Alda: A los nabarros nos sobran razones históricas, políticas, lingüísticas, culturales, socio-económica e incluso medioambientales. No nos olvidemos la necesaria y solidaria defensa de los derechos básicos y fundamentales, junto al amparo de la legalidad internacional, para que los nabarros reclamemos, luchemos y finalmente logremos el tener el pleno aforo para decidir libremente nuestro destino o futuro, la total soberanía nacional sobre nuestros recursos y su consiguiente eficiencia administrativa, contando con la terminante capacidad para reorientar nuestra economía, la ineludible reorganización política y alcanzar con todo ello un modelo social que beneficie en su conjunto los intereses generales y normales de nuestra población.

Ha llegado la hora de comprometernos y dar un paso más hacia nuestra libertad. Es el momento de reafirmar y amplificar nuestra firme convicción de que sin soberanía solo nos espera la subordinación sistémica a los colonizadores franco-españoles. A los nabarros no nos vale otra propuesta que no pase por la Descolonización, la Soberanía y la reunificación de nuestro territorio comprendido desde Atapuerca hasta Foix (Andorra) y desde Burdeos hasta el Moncayo, ya que los imperios vecinos, como a ciencia cierta son los estados español y francés, nunca ha representado ni representarán, una solución efectiva y real, a todos los problemas, políticos, lingüísticos, económicos, etc., que tienen el Estado de Nabarra y los nabarros.

2010/05/28

Estado de Nabarra. Nabarra frente al síndrome del colonizado

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra. Nabarra frente al síndrome del colonizado
Soberanía de Navarra

“Es bien sabido que los pueblos que han sido conquistados y colonizados, se caracterizan psicológicamente por una serie de rasgos personales y pautas de comportamiento, que pueden ser agrupadas dentro de la etiqueta, Síndrome del Colonizado”. José Tomás Bethencourt Benítez

Nabarra frente al síndrome del colonizado: A pesar de tener bien presente la nefasta actualidad en la cual vivimos los nabarros, creo firmemente que sin embargo se está madurando, incluso podríamos afirmar que de una forma acelerada, las condiciones objetivas con las cuales lograr la tan ansiada recuperación de la soberanía plena de nuestro Estado, Nabarra. Corresponde a nosotros, los nabarros con una conciencia avanzada, firme e indeclinable, crear y desarrollar las condiciones subjetivas para que este importantísimo hecho histórico para nuestra amada Patria Nabarra llegue y se dé por fin, al coincidir de manera armoniosa las imprescindibles condiciones objetivas y sujetivas para este proceso vital, único y real camino verdadero, con el cual alcanzar o recuperar nuestra anhelada libertad.

Una vez reconocido por nosotros, los nabarros, el problema que tenemos dentro de estos parámetros, es preciso y necesario continuar con el trabajo urgente e imprescindible, encaminado a estimular la concienciación necesaria para que nuestro Pueblo asimile de una vez por todas su realidad histórico-política, la cual está sumergida en una estructural crisis que fatalmente nos golpea y cuya única solución está en la rotura de las cadenas coloniales impuestas, culpables de esa realidad después de muchos y largos años de opresión.

Un acto de esta naturaleza presenta extensas y complejas dificultades, que exigen una adecuada estrategia del Movimiento Soberanista Nabarro, buscando adaptarse a la realidad histórico-política y cultural desarrollada a lo largo de esos siglos, con presencia más que significativa de actores colonizadores, verdaderos y directos agentes de los imperios invasores, en cuyo dilatado período nos han impuesto y apuntalado unos modelos culturales y socio-políticos, no solo corruptores de nuestra realidad nabarra, sino paralizadores y alienantes, que han venido falseando y deformando la cultura socio-política de Nabarra, e implícitamente la personalidad del nabarro, cuya bestial influencia llega a términos que sobrepasa evidentemente lo imposible, para llegar incluso a lo pasmoso.

Al observar la sociedad nabarra actual, en todas sus capas, comprobamos que son numerosas las muestras de victimismo, además de ser patentes y sangrantes la falta de autoestima y amor por lo propio en muchos nabarros, llegando incluso a extremos insoportables de pérdida de la dignidad, que se suman a una división visible, que facilita en gran medida las labores colonialistas de los imperios español y francés, que incluso les son válidas para negar u ocultar la existencia del Estado soberano de Nabarra a lo largo de la historia mundial.

Españoles y franceses trabajan incansablemente dentro de las divisiones territoriales a las que nos han impuesto a los nabarros, desde los tiempos de las sucesivas invasiones y ocupaciones del espacio natural de nuestro Estado. En cada comarca actúan según sus necesidades imperialistas, impulsando la negación de la nabarridad en unas zonas, calumniando o incluso negando cualquier expresión de la cultura y la política propia nabarra en otras regiones, y reprimiendo continuadamente y sin miramientos en todas ellas, cualquier atisbo soberanista realizado por los nabarros.

La cultura socio-política siempre ha constituido un elemento indispensable en la idiosincrasia y en la identidad de cada individuo, por consecuencia del conjunto social al cual pertenece. El hombre, por tanto, actúa de acuerdo a lo que piensa y cree, en consecuencia, la cultura recibida determina en gran medida las pautas de conducta del hombre, de ahí que sea siempre controlada desde los estados imperialistas, buscando el sometimiento de aquellos pueblos a los que ha invadido y ocupado, intentando así alcanzar la conquista definitiva, mediante el genocidio y la eliminación de cualquier rasgo propio de esos pueblos.

Hay pruebas más que suficientes a lo largo de estos largos siglos, que nos demuestras como los colonialistas españoles y franceses tuvieron claro desde muy temprano, que para dominar al Pueblo Nabarro había que destruir la cultura socio-política autóctona e imponer las suyas, realmente extrañas para los autóctonos del País, no dudando para ello el tener que falsificar, robar, destruir, excomulgar, ocultar, mentir, asesinar, esclavizar, etc. Esta colonización, sustentada en la imposición militar, religiosa, política, lingüística y cultural, que sufrimos aún hoy día los nabarros, sumada a una aculturación en la materia Estatal propia, es tan fuerte en la Nabarra Plena o Baskonia, que ha creado un individuo diferente, ya que la colonización lastra por tiempo indefinido al Pueblo o Nación que la sufre, secuestrando el peso específico de su propia o viable identidad, llegando a mentalizar negativamente a sus individuos, en los que se desarrolla un Complejo del Colonizado, volviéndose recelosos de sí mismos, infravalorándose, ocultando sus pensamientos, su identidad, su cultura y llegando incluso a sentir desprecio por lo propio.

Esos pensamientos se van haciendo más fuerte con el paso del tiempo y la permanencia incesante de la colonización. Se establece incluso una división capital, con una cara exterior, donde se adopta totalmente la cultura socio-política impuesta, llegando incluso a ensalzarlas, supervalorándola hasta el extremo de llegar a no discutirla nunca. Y otra cara interna, donde sobreviven enterrados elementos de la vieja cultura, como las tradiciones e incluso las leyes propias. Lentamente, con el paso del tiempo, se realiza una simbiosis de ambas.

Esta mezcla cultural que llega a originar una cultura especial, es la de un Pueblo colonizado, cuyo punto de arranque es la conducta histórica del Pueblo sometido o conquistado, frente a la postura cerrada e invariable del colonizador. Así, el Complejo o Síndrome del Colonizado es visible a través de un conjunto de características extremas, como la de colocar a la metrópoli o estado invasor, no en un lugar importante, sino incluso casi divino. Es tan enorme y aplastante la subvaloración de su personalidad propia, que se carcajea, se burla, se mofa y se menosprecia a sí mismo, a su Pueblo e incluso a su Estado propio o verdadero, debido en gran medida a una prolongada sumisión, sometimiento, impotencia y represión. La práctica del indigno servilismo es otra manifestación de ese brutal síndrome, también como consecuencia de lo antes expuesto, al ser portador de colosales cuotas de miedo.

En términos generales, la cultura social actual del nabarro se caracteriza por: una apariencia noble, tranquila, trabajadora, sosegada, solidaria, dispuesto a ayudar a sus semejantes, con una elevada capacidad de adaptación a las circunstancias y al medio, pero a la vez siendo generalmente muy desconfiado, apreciándose en él grandes dosis de miedo, teniendo una ideología mayoritaria conservadora, careciendo en términos generales de un exaltado sentido ambicioso, mostrándose en muchos casos apático y desinteresado ante los fenómenos socio-culturales que lo envuelven, pero esto último es sólo en apariencia, pues realmente es un gran observador, flexible y condescendiente fuera de su entorno más íntimo, estando siempre dispuesto a dar una salida socarrona o jocosa a las dificultades, pero teniendo una menor capacidad de protesta, recordando y observando antes los deberes y obligaciones impuestas, mientras simula olvidar sus Derechos a reclamar.

Los nabarros a día de hoy, tienen un deseo permanente de pasar desapercibidos, rechazando al figurón inmodesto o prepotente, no abundando mucho los nabarros presuntuosos, pedantes o petulantes. Existe en el hombre nabarro una fuerte predisposición a exagerar el valor de lo foráneo y ensoberbecerse a así mismo y a su
conjunto social, muchas veces determinando con esa tendencia un desprecio a sí mismo y a su conjunto social. El nabarro es muy susceptible al halago, poseyendo una alta dosis de romanticismo político, marcado por la melancolía, pero también por el pesimismo que muchas veces llega a somatizar.

En sus conversaciones y reglas de conducta se observa una casi perpetua melancolía, habiendo un número significativo de nabarros que tenemos un fuerte rechazo a la política impuesta que nos rodea; estas, entre otras características más, identifican a nuestro modelo socio-cultural y también político, como nefasta herencia de ese proceso político-histórico sufrido y caracterizado por constantes escarnios, medios opresores, con una recorrido incuestionablemente impuesto por la fuerza y violencia de las armas invasoras, sumado a un desconocimiento del Derecho que poseemos los nabarros a elegir nuestro propio destino.

Hemos sufrido la destrucción de nuestros más elementales Derechos, sufrimos un continuo trato ofensivo, despreciativo y racista en este largo tiempo de ocupación extranjera. Se nos ha negado desde entonces participar en la toma de decisiones que nos afectan como Pueblo, recibiendo únicamente una imposición que busca nuestra ciega obediencia y sumisión, teniendo además que soportar la obligación de rendir pleitesías y sufriendo la perpetuidad en el tiempo de ciertas normas socio-culturales y políticoculturales ajenas ciertamente a este País, junto a la exigencia del cumplimiento de normas jurídicas extranjeras impuestas, siendo el vasallaje, la ciega obediencia y el sometimiento, norma social imperante en el tiempo, junto a la impotencia, la enseñanza racista y discriminatoria, el abuso y el ultraje institucionalizado, además de la explotación sin medida, el analfabetismo político-histórico crónico, etc., etc.

Cómo negar que este conjunto de características señaladas, sea el producto de ese largo proceso histórico-político, palpablemente impositivo por los estados de España y Francia, que ha ido dejando la huella de su índice acusador en esas culturas que como fiscal denunciante nabarro, hoy elevamos nuestra voz ante los Tribunales de la Historia y de la Jurisprudencia Internacional. Sólo hemos hecho un muy ligero dibujo de los hechos que han terminado imponiendo un determinado modelo socio-cultural a nuestro noble y sufrido Pueblo, exclusivamente por la imposición político-militar y religiosa extranjera. En consecuencia a ello, al nabarro no se le puede considerar culpable de gran parte de sus patrones de conducta, sino objetivamente podemos decir que es víctima muchas veces, incluso de sus propios actos.

Todo esto ha sido expuesto para tratar de señalar al patriota nabarro, al encargado de convencer a la mayoría de nuestro Pueblo, que la lucha que tenemos no es sencilla, ni fácil. Tenemos que desafiar esta inmensa labor con conocimiento de causa, teniendo presente siempre que la conducta que asuman nuestros interlocutores no es culpa de ellos, por tanto, debemos trazar las estrategias apropiadas o correctas, haciendo gala de una infinita entereza y tolerancia, afrontando el reto con la firme convicción del triunfo final, con una integridad firme y renovado entusiasmo. Estos y otros aspectos son de incuestionable valor en la lucha que iniciaron nuestros
antepasados.

No admite disputa o discusión que el reto de la lucha por la recuperación de la soberanía plena para el Estado de Nabarra, es larga y dura, pues concretamente esto plantea cambiar el actual modelo socio-cultural y político impuesto por el colonialismo español y francés, buscando así alcanzar o mejor dicho recuperar, una nueva cultura socio-política propia desde la realidad independiente y soberana que una Patria Libre exige. Los patriotas nabarros tenemos que tener muy claro, que los encontrados intereses que en este proceso chocan, tienen capacidad para distorsionar, cambiar y hasta poner en peligro los logros que se alcancen con ese trascendental salto histórico-político, sabiendo que el principal y único semblante que nos pueden garantizar los logros sociales, políticos, económicos, lingüísticos y culturales, que tal hecho genera, es tener un Pueblo unido, consciente y dispuesto a defender cualquier opción que nos lleve a recuperar la soberanía mediante el convencimiento y el conocimiento necesario de la razón político-histórica que nos ampara.

Extraido del libro “NABARRA, Reflexiones de un Patriota” Iñigo Saldise Alda 2010

2010/05/25

Estado de Nabarra, la reunificación

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra, la reunificación
Soberanía de Navarra

“El mal es realizado bajo el amparo de la oscuridad. Las buenas obras son hechas bajo la luz del sol”. Jim Tucker Periodista de EE.UU

El término reunificación siempre se relaciona con la nación alemana. Se refiere a los cambios políticos y sociales acaecidos durante los años 1989 y 1990 en Alemania, los cuales concluyeron en la adhesión de la antigua República Democrática Alemana (RDA) bajo la jurisdicción de la República Federal de Alemania (RFA). Paralelamente a la caída del muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989, en Europa cayeron muchos muros y al mismo tiempo muchos mitos que durante la guerra fría se fueron generando. Pero desgraciadamente todavía no ha caído el muro, el telón de acero y los mitos que mantienen secuestrado por conquista “manu militari” la Soberanía y el Estado Baskón de Nabarra por los tres pilares del imperialismo franco-español-vaticanista.

Este triunvirato colonialista además en pleno siglo XXI y en Europa, mantiene troceado el territorio y dividido en diferentes administraciones, con saña inquisitorial aplicando la máxima de la “Pax romana”, tejiendo constantemente un manto de impunidad silencio y tergiversación, intentando constantemente de sacarnos de la historia. En esta tarea no son ajenos los llamados agentes políticos y sindicales llamados “abertzales” algunos por ignorancia histórica, otros por lo mismo, más el interés puro mercenario, y finalmente también dentro del mismo movimiento, todo hay que decirlo, ha habido y hay una serie de infiltrados provenientes de ciertas organizaciones religiosas muy cercanas al poder del Estado Vaticano, con un afán muy concreto y específico, el del mantenimiento del “Establishment”, provocando si hace falta divisiones controladas en la población Nabarra.

"Nuestro histórico Estado, es en la actualidad una mera colonia de los imperios español y francés, analizando detenidamente las causas histórico-políticas que nos han llevado a la triste situación actual, y que comenzaron con las diferentes invasiones, ocupaciones y amputaciones territoriales sufridas por el Reino o Estado de Nabarra, a las cuales hay que sumarle el continuado sometimiento político, eclesiástico, jurídico y policial sufrido por el Pueblo Nabarro hasta la actualidad". NABARRA. Reflexiones de un Patriota, Iñigo Saldise, 2010.

"El territorio no es solo concepto físico, sino que también es un concepto jurídico por la política de Estado. Por ello, uno de los aspectos más importantes que definen un Estado, es su extensión territorial y la consiguiente configuración de sus fronteras con respecto a los estados vecinos. En nuestro caso, el del Estado de Nabarra, debemos decir que ha sufrido y padecido a lo largo de los siglos, numerosas invasiones militares con sus consiguientes ocupaciones, que han significado una amputación paulatina de numerosos territorios pertenecientes al Reino de Nabarra, hasta conseguir finalmente y por manu militari, tanto españoles como franceses, que el Estado de los nabarros, haya desaparecido momentáneamente, de los mapas políticos mundiales". NABARRA. Reflexiones de un Patriota ,Iñigo Saldise, 2010.

"La territorialidad de la Navarra reducida o residual es aquella a la que se ha visto avocada tras la labor colonizadora e impositora realizada desde el reino de España y la república de Francia. Mientras que al norte del Pirineo ya no existe ningún territorio, que de manera “oficial” lleve el nombre de Nabarra, debido solamente a la decisión unilateral realizada por la revolucionaria asamblea nacional francesa, que tacha o elimina del vocablo oficial francés el término de Nabarra en el año 1789, pasando a anexionar así y de manera concluyente al Reino de Nabarra del norte del Pirineo, dentro de la imperial república de Francia. Por la vertiente sur del Pirineo, tras la denominada primera guerra carlista, el también residual Reino de Nabarra es eliminado y, su exiguo territorio se convierte en una mera provincia más del reino de España, la cual ha llegado a nuestros días conformada bajo imposición española como una Comunidad Foral, ciertamente muy distante del Reino soberano que en su día fue, carente de las leyes, costumbres y libertades que tuvo en el pasado, que servían a nuestros antepasados para regirse en total independencia bajo la legislación del Derecho Pirenaico”. NABARRA. Reflexiones de un Patriota, Iñigo Saldise, 2010.

La centralidad territorial e ideológica esta formulada desde el Paradigma Nabarro, está basada en la proceso de nuestra historia. Estado, que es concretamente el Reino de Nabarra, junto a la totalidad territorial de Baskonia. Con unos planteamientos iniciales anteriores incluso al aranismo, ya que inicialmente fueron expuestos por Agosti Xaho, estos fueron ampliados y mejorados por la fundamental aportación ideológica existente en los trabajos y estudios históricos realizados por personas contemporáneas de los hermanos Arana. Estos eran Arturo Kanpion, Serafín Olave, Juan Iturralde y Suit, Hermilio de Oloriz, entre otros miembros que conformaron la insigne Asociación Euskara de Nabarra. Posteriormente, incluso observamos el Paradigma Nabarro en los mensajes políticos realizados por claros nacionalistas vascos como Anacleto Ortueta, Manuel Irujo. Tampoco podemos olvidarnos de los también mencionados con anterioridad Federico Krutwig y Pierre Narbaitz, hasta llegar a nuestros días donde destacan en esta labor ideológica personajes de la actualidad tan ilustres como, Tomás Urzainqui, Pello Esarte, Mikel Sorauren, Luís María Martínez Garate, Iñaki Sagredo, Joseba Asiron, Aitor Pescador, Iñaki Perurena, Aitzol Altuna, Joseba Ariznabarreta, Kepa Anabitarte, Joserra Rezio, Fernando Sanchez Aranaz, Iñigo Salsise, Iñigo Domaika, J.M.Unzueta, Raúl Arkaia, Jesús Valencia, Gaizka Aranguren, Erlantz Urtasun e indiscutiblemente otros muchos.

El Estado Baskón de Nabarra es la última nación europea sometida por el imperialismo franco-español-vaticanista que todavía no ha recuperado su Soberania, su Estado y la reunificación del territorio comprendido, desde Atapuerca hasta Foix (Andorra), y desde Burdeos hasta el Moncayo. Quiero aprovechar este espacio para reivindicar el papel jugado por verdaderos estalistas nabarros y auténticos referentes, que por diferentes razones han sido defenestrados y acallados al olvido, tales como Anacleto Ortueta, historiador y fundador de ANV, hoy partido integrado en la I.A., vergonzosamente silenciado y olvidado; Manuel Irujo, historiador y activo militante del PNV, que en 1940 en el Consejo General Vasco que él fundó, planteó los principios del Estado Nabarro y que el colonialista español Prieto, líder pseudo republicano y del PSOE, le llamó “imperialista”. Irujo tuvo que enfrentarse a la debilidad ideológica de su partido, excesivamente influenciado por toda una pléyade de infiltrados vaticanistas. Por último Federico Krutwig Sagredo, intelectual, escritor, ideólogo y estatalista nabarro, incomprendido y vilipendiado por todo el mundo abertzale, fue quien recuperó el concepto territorial y lo reflejó en el mapa, sobre el cual basamos los estatalistas nabarros nuestra territorialidad.

2010/05/23

Iruñea, Mayo de 2010

Iñigo Saldise Alda
La crisis; la Hacienda Foral y el tributo al reino de España
Soberanía de Navarra

“Hay que plantear las cosas que parecen imposibles si queremos progresar”. Lucio Urtubia, anarquista nabarro.

El actual presidente de la Comunidad Foral de Navarra o Nabarra residual, el pasado 19 de mayo del año 2010, durante su intervención como orador o ponente en Nueva Economía Forum de Debate, que curiosamente fue realizada en el no poco lujoso hotel Ritz de Madrid, alabó delante de diferentes representantes de instituciones españolas y europeas, las medidas económicas aplicadas durante estos dos últimos años en la provincia española de Navarra, las cuales siempre han sido llevadas desde su gabinete de gobierno, y sufrida por los habitantes de la simple colonia de Navarra. Pese a sus críticas a las nuevas y según el señor Sanz, tardías medidas del presidente del gobierno del reino de España, hay que decir que todas las mediadas tomadas y realizadas en los dos últimos años, han sido realizadas a exigencias de la metrópoli española y sus exclusivas necesidades.

Lo cierto es, que las palabras del señor Sanz esas supuestas buenas medidas adoptadas por su gabinete en la colonia de Navarra, comenzaron con un retroceso salarial significativo debido a la alta inflación, siendo en el año 2008 entre un 0,5 y 1,8 puntos inferior a la media del reino de España, siguiendo con ello la tónica iniciada en el año 2007, donde el coste salarial neto anual para un habitante de la Nabarra residual fue la mitad que el IPC. En resumen, los habitantes de la colonia de Navarra, tuvimos que apretarnos el cinturón, y por desgracia a día de hoy estamos obligados a seguir haciéndolo, por las necesidades y exigencias de la metrópoli española.

Hipotéticamente, la colonia de Navarra, conocida en la actualidad como una simple uniprovincial provincia del reino de España o Comunidad Foral y española, tiene autoridad suficiente como para conservar, implantar y reglamentar su régimen tributario o Hacienda Foral. Ello implica que la exacción, gestión, liquidación, recaudación e inspección de la mayoría de los impuestos estatales existentes en el reino de España, excepto los derechos de importación y los gravámenes a la importación en los Impuestos Especiales y del I.V.A. La recaudación de estos impuestos se realiza por la Nabarra residual y la Comunidad Foral y española contribuye a la financiación de las cargas generales del estado o reino de España no asumidas, a través de una cantidad que los colonizadores denominan cupo o aportación, tratando así con ello, mediante la manipulación del lenguaje, ocultar el término tributo, el cual fue impuesto tras la invasión militar sin previa declaración de guerra, conquista con genocidio y colonización del Reino de Nabarra por parte española.

Este tributo económico se fija cada cinco años y se actualiza anualmente mediante aplicación al importe fijado en el año base de un índice de actualización. Dicho índice es el incremento de la recaudación líquida obtenida por el reino de España en los tributos supuestamente convenidos o concertados, pero que realmente impuestos por la metrópoli española a la colonia de Navarra, desde el denominado año base hasta el año cálculo. Hasta la fecha, dicho tributo siempre ha ido in crescendo, significando a la postre una pérdida continuada e importante del poder adquisitivo de los habitantes de la Nabarra residual. El pago del tributo impuesto a la colonia de Navarra, se produce al final de cada trimestre, sin posibilidad alguna de prórroga. El denominado vigente Convenio, se encuentra regulado en la Ley española 28/1990, de 26 de diciembre,-ajena por supuesto al Derecho Pirenaico o Fuero de Nabarra-por la cual que se aprueba el mal llamado Convenio Económico entre el reino de España y la Comunidad Foral de Navarra. Esta Ley española ha teniendo posteriores modificaciones, pero siempre buscando el único beneficio de la metrópoli española, siendo hoy por la última, la introducida o impuesta mediante la Ley española 48/2007, de 19 de diciembre.

El aumento paro, los sueldos pobres o mediocres, el recorte en las pensiones y ayudas a las familias, etc., es el negro futuro que se nos plantea desde la metrópoli española. Por ello, siguiendo la frase de Lucio Urtubia, aunque parezca imposible, para poder progresar, hoy más que nunca, debemos buscar e incentivar la unidad territorial de la Nabarra Plena y reconquistar la independencia y libertad mediante la recuperación de la soberanía del Estado de Nabarra, desprendiéndonos así del lastre económico que supone seguir sometidos a los nefastos caprichos mercantiles provenientes del reino de España y no se nos olvide, de la república francesa.

2010/05/21

Estado de Nabarra. Visión crítica y analítica de la situación política actual

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra. Visión crítica y analítica de la situación política actual
Soberanía de Navarra

“Tengamos fe que la razón es poderosa; y con esa fe, avancemos hasta el fin, haciendo la parte que nos toca, persiguiendo siempre la verdad.” Abraham Lincoln Dieciseisavo presidente de EE.UU

Visión crítica y analítica de la situación política actual: En la actualidad Nabarra es un Estado ocupado, sometido y colonizado, fraccionado en múltiples divisiones, todas ellas impuestas desde las metrópolis española y francesa.Debido a ello el actual marco político, o mejor dicho seudo político, existente en Nabarra es muy diferente de lo que debería haber sido. Todas las invasiones sufridas a lo largo de los siglos, han conllevado un posterior incremento de población ocupante procedente de los estados invasores, llevando a una casi total colonización de los nabarros. De todas maneras, no podemos olvidar ni menospreciar, que alguna de esta población se ha ido integrado en la cultura de la Nación Nabarra, pero normalmente la inmensa mayoría de los descendientes de los primeros colonos españoles y franceses, son actualmente agentes colonizadores que crónicamente buscan imponer sus políticas, costumbres e idiomas, trabajando de forma consciente y continua en la eliminación de la lengua primogénita o natural(5) del Estado de Nabarra, verdadera alma del Pueblo más antiguo de Europa.

Así, a comienzos del siglo XXI, el panorama político existente en este País, es ciertamente caótico o totalmente desalentador. Todos los agentes políticos existentes, que participan o quieren participar en las instituciones impuestas en Nabarra por las metrópolis imperialistas española y francesa, han perdido la única referencia Estatal propia que hemos poseído los vascones libres o nabarros a lo largo de nuestra historia. ¿Triste? sí, pero palpable e indubitablemente esto es debido a la incesante y clara colonización ejercida desde las metrópolis imperialistas, española y francesa. Dichos agentes o partidos políticos si lo preferimos, que andan como locos por entrar en las instituciones impuestas en este País, se aferran a unas normas y constituciones impuestas, desde la cuales incluso creen posible poder alcanzar la independencia. Esto les ha llevado a asimilar unas fronteras irreales, falsas e imaginarias, que son materialmente imposiciones realizadas por los estados dominadores que nos someten a los nabarros. Las ansias de adquirir cotas de poder, eso si, un poder supeditado al mandato de las metrópolis, les ha llevado incluso aún enfrentamiento constante, encarnizado y bestial, en defensa de sus pequeños cortijos, solo uniéndose especialmente contra los auténticos patriotas nabarros, haciendo así de forma muy efectiva, el trabajo sucio a la aplastante maquinaria esclavista proveniente de Madrid y Paris.

Las metrópolis española y francesa, se ocultan tras un denominado y supuesto estado de derecho, ciertamente impuesto a través del aparente juego democrático y sustentado mediante la implantación de unas urnas, bien españolas y/o bien francesas, que tratan exclusivamente la legitimación de sus antidemocráticas constituciones, colocadas de forma draconiana en Nabarra, tras numerosas invasiones, conquistas con genocidio y colonización.

Los nabarros ya estamos acostumbrados a escuchar esta referencia, estado de derecho. Esta es emanada, especialmente, desde las instituciones del reino de España y también por cualquier partido político colonizador español, independientemente de su procedencia ideológica originaria. Intentan con ello, además de pretender justificar las diferentes invasiones, ocupaciones militares y sus posteriores imposiciones políticas sufridas por nuestro Estado, negar el Derecho Universal del Pueblo Nabarro a ser libre y soberano. Un derecho que aparece reflejado en el 2º punto de la resolución 1.514 de las Naciones Unidas, realizada el 14 de diciembre de 1960: “Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación; en virtud de este derecho, determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural”.

A pesar de la existencia plausible de esta resolución de las Naciones Unidas(6), tanto el estado español como el estado francés niegan reiteradamente al Pueblo Nabarro esta posibilidad, por lo que rápidamente deducimos nosotros los patriotas nabarros, la inutilidad fehaciente de cualquier agente o partido político que participe en el juego electoral originado en las metrópolis colonialistas, pues después de acatar sus reglas de juego donde es inalcanzable la libertad para el Pueblo Nabarro, por mucho que enarbolen y sin ningún tipo de rubor la bandera de la soberanía o independencia, esta es claramente inalcanzable Por otro lado, los denominados partidos constitucionalistas españoles y franceses, incentivan la división y desunión de los agentes anteriormente mencionados. A la par, se convive con una ilegalización realizada sobre un(os) partido(s) político(s), siempre bajo el amparo de ese estado de derecho. Una ilegalización realizada por los tribunales españoles, posteriormente ratificada por el tribunal de Estrasburgo, que ha significado el control absoluto de las instituciones impuestas a los nabarros por agentes colonizadores. Así con esta estrategia planificada y desarrollada desde la metrópoli española, hemos podido comprobar el único interés que mueve a los partidos españoles, que siempre se unen cuando lo requiere su patria y de forma exclusiva contra los oriundos del País, ya estén estos más o menos colonizados.

La ilegalización fue públicamente protestada, todo hay que decirlo, por los otros agentes seudo políticos que existen en este País. Tal vez por estar indignados realmente ante la falta de democracia en el estado español o quizás fue de cara a la galería ya no esconden sus intentos de pescar votos entre el electorado natural del partido ilegal. En ambos casos se evidencia seriamente la poca intención independentista o soberanista de todos estos seudo agentes, que dicen defender, sin sonrojarse, los intereses de la Nación Nabarra. Mientras unos intentan volver a ser legales, para alcanzar así unos puestos que les produzcan una remuneración económica, ciertamente necesaria para su propia subsistencia, los otros acatan la ilegalización ejecutada desde los tribunales españoles intentando sacar tajada o beneficio electoral, de esa situación antidemocrática en cualquier otro estado del mundo con un poco de decencia democrática, mediante arañar los votos necesarios que les conduzcan de nuevo al poder perdido. Eso si, todos ellos movidos también por unos claros y simples intereses económicos partidistas.

No cabe la menor duda, que la visión en materia territorial de estos seudo políticos del sur del Pirineo, se encuentra supeditada o subordinada a las divisiones impuestas por los imperios colonizadores, trabajando intensivamente para lograr ocupar el mayor número de puestos dentro de esas instituciones colocadas en este País por los colonizadores, e incluso conseguir acceder al mayor número de asientos en las Cortes del reino de España. Acabada una elecciones, sus mayores esfuerzos están encaminados para lograr mejorar los resultados en las siguientes urnas, sin importarles incluso realizar las negociaciones o mejor dicho ventas necesarias a las metrópolis en contra de los intereses del Pueblo Nabarro. Pero claro, mientras nos intentan vender a la sociedad nabarra unos supuestos autogobiernos, verdaderamente manejables ya que indiscutiblemente están supeditados a los designios finales del imperio español. Al norte del Pirineo la situación no es que mejore, ya que la aceptación de una territorialidad errónea es una carga lo suficientemente pesada como para lograr una unión efectiva entre la totalidad de la Nación Nabarra, la cual esta dividida en diferentes y estratégicos departamentos para el beneficio exclusivo de la república de Francia.

5. Lingua navarrorum, euskara, vascuence o vasco. Este es el idioma primogénito de Nabarra y de los nabarros, aunque posteriormente aparecieron el romance nabarro, el gascón con su derivación natural que es el bearnés., etc. Asimismo, a lo largo de la historia del Reino de Nabarra, se hablaron numerosos idiomas más, como el hebreo, árabe, castellano, francés,…
6. Este derecho también está reconocido en el artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, hecho en New York, el 16 de diciembre de 1966, ratificado por el reino de España el 13 de abril de 1997 y revalidado por la república de Francia el 4 de noviembre de 1980, que perpetúa que todos los pueblos, por lo que entendemos los soberanistas nabarros que también está incluido el Pueblo Nabarro, tienen el derecho de libre determinación, y de establecer libremente su condición política y proveer el desarrollo económico, social y cultural.


Extraído del libro “NABARRA, Reflexiones de un Patriota” Iñigo Saldise Alda 2010

2010/05/18

Estado de Nabarra, la descolonización integral

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra, la descolonización integral
Soberanía de Navarra

“La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano.” Friedrich Wilhelm Nietzsche. Filosofo alemán

La descolonización integral: En Nabarra la descolonización integral es el proceso mediante el cual su ciudadanía toma conciencia de que somos un País con su soberanía secuestrada por el imperialismo franco-español-vaticanista, y que tenemos que pasar de los representantes actuales tanto de los herederos y colaboradores del imperialismo como de todas las organizaciones abertzales, porque estos últimos a su vez, han tergiversado todo el imaginario nabarrista, incluso la territorialidad enmascarando en su realidad. Al día de hoy, siguen ocultando la historia real (quiero pensar que por ignorancia) del Estado Baskón de Nabarra con planteamientos míticos y sin ningún referente, como son el Hirurak bat “Euskadi” muy apreciado por el imperialismo y el abertzalismo de los llamados de “derechas”, o el Zazpiak bat “Euskalherria” por el abertzalismo “progre” etc.

Esto ha generado una casta de funcionarios, vacíos mentalmente de la verdadera historia del País que dicen defender; vació de ideología autóctona (Derecho Pirenaico) y carente de contenido político estatal, teniendo como única finalidad de los mismos, los logros cortoplacistas y el mantenimiento del “establishment” que no conduce a ninguna parte de forma independiente y por ende, a ningún objetivo de futuro que tenga un mínimo planteamiento serio para la recuperación de la soberanía del Estado Baskón de Nabarra. Más bien son una cortina de humo o una hipoteca permanente para nosotros y para las generaciones venideras. Por ello más pronto que tarde, la descolonización integral de Nabarra es imperativa y ciertamente, el más progresista y revolucionario de los objetivos.

“En este continuado y cotidiano ejercicio, que españoles y franceses llaman democrático, las consecuencias para la Nación Nabarra son ciertamente desastrosas, debido al deterioro total de la política propia, que acentúa la desunión y lo más importante, la pérdida del referente político ajustado a nuestra historia, con la consternación perenne a sufrir un acentuado Nabparthied internacional debidamente asistido desde los estados de España y Francia , más un continuo, incontrolado y perpetuado expolio de nuestros bienes y territorio. Necesitamos nosotros, el Pueblo Nabarro, que en todos esos partidos políticos, que por cierto no están obligados a ejercer en España y Francia, ¿o si lo están? y en todos los ámbitos de nuestra variedad socio-política, se estudie con detenimiento y de forma merecida, el necesario desmarque de la impositiva política imperialista franco-española, y la realización, aceptación y práctica de una estrategia correcta, tanto en lo civil, como en lo político”. NABARRA. Reflexiones de un Patriota Iñigo Saldise 2010

Para que esta descolonización integral se realice con éxito, lo primero que cada ciudadano nabarro se tiene que plantear es la descolonización mental plena o absoluta. Esto incluye a un porcentaje importante de principios del denominado Paradigma Aranista, porque los que hoy están de actualidad les vienen muy bien al imperialismo franco-español-vaticanista. “Si hay algo que debemos tener bien claro y presente todos nosotros, es que el actual status del Pueblo Nabarro en sus exigidas relaciones con el reino de España la república de Francia, y el Vaticano, además de las instituciones impuestas y fraudulentas, es sencillamente la de un pueblo colonizado, por consiguiente sometido y subordinado. Para que ese sangrante status cambie, el Pueblo Nabarro debe despertar del letargo inducido que padece y ejercer de inmediato su pleno derecho a la soberanía y a la libertad. Estas nociones básicas, no pueden obviarse y menos aun ocultarse. No hay que perderse en improductivos disimulos, a base de juegos de palabras bonitas y expresiones vagas, que ciertamente no plantean ninguna alternativa para modificar el actual status políticos que nos vemos obligados a sufrir los nabarros a ambos lados del Pirineo”. NABARRA. Reflexiones de un Patriota Iñigo Saldise 2010

“El objetivo de todo patriota debe de ser el de recuperar el Nabarrismo real, auténtico o correcto, esta basado en una defensa a ultranza de la soberanía y libertad del Estado de Nabarra. Unido a su vez a una defensa de las diferentes culturas y lenguas de los pueblos que forman la Nación Nabarra, incentivando la cultura y lengua primogénita, que no es otra más que la vascona y sin rechazar nunca los avances positivos que pueda traer la modernidad. Este Nabarrismo surgió en el Reino soberano de Nabarra al norte del Pirineo, donde el humanismo renacentista floreció a semejanza del existente en la ciudad de Florencia, sita en el gran ducado de Toscana. Al Nabarrismo auténtico, también se le considera una adecuación religiosa del calvinismo, semejante incluso a la realizada por el reino de Inglaterra y que ha llegado a la actualidad como Anglicanismo”. NABARRA. Reflexiones de un Patriota Iñigo Saldise 2010

Estos realmente, fueron los referentes que impulsaron a Margarita de Nabarra, a su hija Juana de Albret y a su hijo Enrique III de Nabarra, ya en el siglo XVI, para que Nabarra fuese referente y admirada internacionalmente. Los nabarros tenemos un legado verdaderamente digno de nuestro ser como verdaderos europeístas y un extraordinario referente en donde reflejarnos que nos sirve para huir de la cultura cutre, inquisitorial y decadente, que transmite a día de hoy el contubernio imperialista franco-español-vaticanista. Ahora hasta los abertzales del “Hirurak bat” se lamentan, diciendo públicamente que fuera de España viviríamos mejor, mientras que los usurpadores y herederos del imperialismo en la CAV, dicen sin tapujos, que no pueden emitir deuda externa debido a la falta de credibilidad que transmite su reino de España en Europa y en el resto el mundo.

2010/05/17

Maiatzaren 21an ostiralean 19:00etan. NAVARRETE

Maiatzaren 21an Ostiralean 19:00etan

Aldabe Gizarte Etxearen atean.


Navarrate Kalejira.bat antolatzen du
Gasteizko Setioaren Omenaldia.
Aldabetik, Alde Zaharretik, Gasteizko Harresira.

Kalejira amaitu eta gero, adierazpen txiki bat
Navarratekide bat irakurriko du.

Gero, poteo Nabarro Kutxi kaletik eta amaitzeko
Afari bat elkarte batean.

Plana gustatzen bazaizu, ba ,bidali e-mail bat, afaria apuntatzeko.

Ekarri zure txapela, edo zure Nabarrako bandera.
Guk Nabarrako erraldoi bandera bat eramango dugu.
Anima Zaitez eta PASALO
Gure Estatu berreskuratzeko.

Gora Nafar Estatua

Homenaje a los defensores de la Villa Navarra de Vitoria del asedio Castellano.

Navarrate organiza una KALEJIRA
Viernes dia 21 de Mayo 7 de la tarde

Desde el antiguo palacio del Rey de Navarra
Centro civico Aldabe, hasta la muralla de Vitoria.
Al finalizar, lectura de un comunicado.
Terminado el acto, poteo navarro y cena en una sociedad gastronomica.( envianos un correo si te apetece acudir a la cena

Portaremos una bandera gigante de Nabarra
ANIMATE y PASALO.
Por la recuperación de nuestro estado
Viva el Estado de Nabarra

2010/05/14

Estado de Nabarra, definiciones

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra, definiciones
Soberanía de Navarra

“Nabarra es una colonia española y francesa” Jon Oria Oses Escritor y estatalista nabarro

Dentro de este trabajo vamos a encontrar de forma repetida una serie de conceptos. Estos son los de territorio, Estado, territorialidad, soberanía, independencia, libertad,…, entre otros muchos. Estos términos, en algunos casos, suelen tener varias definiciones, pero en esta obra la utilización de los mismos será bajo los siguientes axiomas.

Territorio: Se denomina territorio, término que viene de la palabra latina territorium derivada de terra, que significa tierra, a un área definida en la que se incluyen las tierras y las aguas, que a menudo es considerada posesión de una persona, organización, institución, Estado o país subdividido. En geopolítica el término territorio es sinónimo del término Estado.

Estado: El Estado es el concepto político con el cual nos referimos a una forma de estructuración social soberana y restringida, formada por un conjunto de instituciones involuntarias. Por tanto, el Estado tiene el poder(1) de regular la vida nacional en un territorio determinado. Solo se considera Estado a los reinos, principados, grandes ducados, ducados y repúblicas.

Territorialidad: La territorialidad es la percepción que tienen los sujetos de su entorno. También se puede definir a la territorialidad como término técnico que se usa para describir la posesión, utilización y defensa de un territorio por parte de los organismos vivos. Por tanto, la territorialidad es la conjunción del ordenamiento y la distribución de los espacios físicos en que reside la raza humana.

Soberanía: El término soberanía(2) se conceptualiza como el derecho de una institución política de ejercer su poder. Tradicionalmente se ha considerado que tres son los elementos de la soberanía: territorio, pueblo y poder. En el Derecho Internacional, la soberanía es un concepto clave, referido al Derecho de un Estado para ejercer sus poderes. Carré de Malberg, en su obra "Teoría General del Estado" dentro del apartado, en independencia en el exterior y superioridad en el interior del Estado, nos indica los siguiente: soberanía interna y soberanía externa no son sino los dos lados de una sola y misma soberanía.

Independencia: La independencia es la situación en la cual un País o Nación no está sometido o subordinado a la autoridad impositora de otro.

Colonialismo: El colonialismo es la dominación de un País por otro(s) más poderoso(s), mediante la violencia ejercida a través de una invasión militar.

Colonización: Colonización es la acción de dominar un País o territorio con pobladores de otro País o territorio, pasando éste último a ser llamado metrópoli. El País o territorio ocupado pasa a ser denominado colonia. El proceso de colonización puede ser de carácter económico, político, cultural,… y normalmente es perpetrado de forma violenta.

País: La palabra País viene del término francés pays. Puede referirse a un Estado, una Nación o a una región. Es el principal sinónimo de Estado nacional: un área geográfica y una entidad políticamente independiente con su propio gobierno, administración, leyes, bien con constitución o sin ella, leyes tributarias y un grupo humano.

Nación: La nación política no es solo la escena jurídico-política, sino efectivamente también es el sujeto político en el que reside el poder constituyente de un Estado. En sentido extenso, nación se emplea con variados significados: Estado, País, territorio o habitantes de ellos, Pueblo y otros.

Pueblo: El término Pueblo se utiliza para el conjunto de personas de una Nación, aunque también puede entenderse como el de parte de un País, llegando a asimilar el mismo concepto de País. En filosofía política el Pueblo es uno y todos a la vez(3).

Descolonización: La descolonización es el proceso mediante el cual una colonia consigue su independencia de un poder colonial o recupera su soberanía secuestrada por e-l(os) imperio(s) colonial(es), por lo tanto se trata de un proceso opuesto o inverso al del colonialismo. Uno de los hitos de las Naciones Unidas fue su resolución 1514 (XV) adoptada por la Asamblea General el 14 de diciembre de 1960: La Declaración de Garantías de Independencia para las Colonias y los Pueblos.

Democracia: La democracia es una forma de organización de grupos de personas, cuya característica predominante es que la titularidad del poder reside en el conjunto de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los agentes del grupo. En sentido estricto la democracia es una forma de gobierno, de organización del Estado, en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el Pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a los representantes. En sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.

Nabarrismo integral, real, auténtico o correcto: El Nabarrismo real, auténtico o correcto(4), esta basado en una defensa a ultranza de la soberanía y libertad del Estado de Nabarra. Unido a su vez a una defensa de las diferentes culturas y lenguas de los pueblos que forman la Nación Nabarra, incentivando la cultura y lengua primogénita, que no es otra más que la vascona y sin rechazar nunca los avances positivos que pueda traer la modernidad. Este Nabarrismo surgió en el Reino soberano de Nabarra al norte del Pirineo, donde el humanismo renacentista floreció a semejanza del existente en la ciudad de Florencia, sita en el gran ducado de Toscana. Al Nabarrismo auténtico, también se le considera una adecuación religiosa del calvinismo, semejante incluso a la realizada por el reino de Inglaterra y que ha llegado a la actualidad como Anglicanismo.

Humanismo: En un sentido amplio del término, el Humanismo es tanto un sentimiento individual como colectivo existentes en una civilización, en la que se enfatiza de forma destacada la admiración, la exaltación y el elogio a la figura humana y al hombre, entendiéndose éste no como figura exclusivamente masculina, sino rotundamente como de todo el género humano, en que prosperan la cultura, el deporte, el arte,… y todo obligación humana se vuelve positivamente trascendente. Su principal objetivo es encumbrar la dignidad del ser humano. A lo largo de la Historia ha tenido lugar en muy pocas ocasiones, concretamente durante el siglo de oro en Grecia, retomándose posteriormente éste pensamiento en el Renacimiento europeo, después en el idealismo alemán y consecutivamente en un sinfín de partes aisladas de la Historia. Hoy tristemente tenemos que decir amargamente, que atraviesa una larga y profunda crisis.

Libertad: La libertad dentro de un Estado es aquella potestad que permite a otras facultades actuar, estando regida por la justicia propia. Por otro lado, la libertad en política, es el derecho de ejercer en franca determinación, como expresión máxima de la voluntad del individuo, estando ello conexo a que tipo de organización social desea tener, desarrollar o incluso a cuál pertenecer.

1. Pueblo y Poder, Joseba Ariznabarreta Arrieta, 2005. “La dificultad proviene de identificar el Estado con el ordenamiento jurídico, con un conjunto de funciones abstractas, de considerarlo mero lugar, sociológicamente vacío, del poder”.
2. Soberanía o subordinación, Tomás Urzainqui Mina, 2005. “La soberanía es un concepto clave en la sociedad política. Las premisas de que la soberanía por naturaleza no puede ser compartida y que sin soberanía no hay democracia, nos pone en la pista de su verdadero significado. El principio de libertad de decisión, que se atribuye a la colectividad social de rango estatal, es hoy día el rasgo fundamental y más característico de la soberanía”.
3. Pueblo y Poder, Joseba Ariznabarreta Arrieta, 2005.

4. Navarra es una colonia española y francesa, Jon Oria Oses, 1994.


Extraido del libro“NABARRA, Reflexiones de un Patriota” Iñigo Saldise Alda 2010

2010/05/12

Estado de Nabarra, Enrique III, Rey de Nabarra y referente europeo

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra, Enrique III, Rey de Nabarra y referente europeo
Soberanía de Navarra

“La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con la palabras mayores.”
Abraham Lincoln, abogado, político y décimo sexto presidente de EE.UU.

Al hilo del 400 aniversario del regicidio perpetrado contra el rey Enrique III de Nabarra y IV de Francia quiero unir partes de los escritos realizados por los estatalistas nabarros, Iñigo Saldise y Pello Guerra, quiero aportar humildemente mi pequeño grano de arena, en el sentido de resaltar la grandeza de Enrique III el último rey de Nabarra y referente europeo, sus aportaciones por el bien de los nabarros y la mezquindad barriobajera y cavernícola de los Estados Vaticano y Español por este orden, auténticas rémoras antieuropeas y del mundo..

Este excepcional hombre ha sido un referente histórico deliberadamente ignorado, bien se ha cuidado el imperialismo Franco-Español-Vaticanista de ello, pero lo más grave ha sido que esto mismo lo hayan hecho los llamados abertzales tanto los de derechas como los llamados progresistas de izquierda. Ignorar semejante referente solo se puede entender desde la ignorancia mas supina de la historia de nuestro pueblo, si tuviesen un poco de dignidad Nabarra, y un poco de humildad deberían de dedicarse a culturizarse en la historia real del país que dicen amar y defender. (No se puede amar nada ni a nadie si no se le conoce)

Párrafos recogidos de un trabajo realizado por Iñigo Saldise: El 16 de noviembre del año 1528, Enrique II de Navarra tuvo que soportar las mofas despectivas hacia su persona, tras el nacimiento de Juana, princesa de Viana, en las que también estaban incluidas la recién nacida y su esposa Margarita de Navarra. Las maléficas burlas provenían del mayor enemigo de los navarros, el emperador Carlos I de España y V de Alemania, que entre satíricas risotadas afirmó lo siguiente:

“¡Milagro: la vaca ha parido una oveja y el pastor guardará su rebaño”.

El 1 de abril del año 1553, en el palacio de Pau, la princesa de Viana, Juana de Albret, pare a un hijo varón, al cual le dan el mismo nombre que su abuelo el rey de Navarra, Enrique II el Sangüesino. El júbilo se apoderó del monarca navarro, “bautizando” con sus propias manos al joven infante de Navarra con un diente de ajo y una gota de vino de Jurançon y contestó gozoso a los absurdos de los españoles:

“¡Este es el milagro: la oveja ha parido un león”.

Tras la muerte en el año 1555 de Enrique II el Sangüesino y el ascenso al trono del Reino de Navarra de su madre Juana de Albret, el niño Enrique adquiere el título de príncipe de Viana. Junto a su hermana Catalina adquiere una educación humanista y conforme, en materia religiosa, a las creencias reformadoras de su madre Juana III de Navarra, adquiriendo así una formación acorde con el Navarrismo.

Su padre, Antonio de Borbón y Vedôme, rey consorte de Navarra, es apresado junto algunos aliados protestantes en Ruan, el día 10 de noviembre de 1562, siendo asesinado posteriormente a manos de los católicos franceses, en el marco de la primera guerra de religión que asoló el reino de Francia. Sus títulos pasan al joven príncipe de Viana. Los Borbón eran descendientes directos de San Luis IX, siendo por ello herederos de la casa de Valois, reinante en Francia.

Tras ello Enrique, príncipe de Viana, fue enviado a la corte francesa de Paris, donde sería presentado a Carlos IX de Francia. Durante la visita conoció a Michel de Nôtre-Dame, más conocido por Nostradamus, quien realiza una predicción al joven navarro, ante la madre del monarca francés, Catalina de Médicis, en la cual le dice que llegará a ser rey de Navarra y Francia.

Con apenas quince años y por orden de su madre, la reina Juana III de Navarra, el joven príncipe de Viana se pone al mando del ejército de Navarra y acude a socorrer a la sede protestante y francesa de La Rochelle, consiguiendo la victoria ante tropas católicas francesas, que involucraría definitivamente al Reino de Navarra en la segunda guerra de religión, después de haberse mantenido relativamente al margen tras la primera, que solo se había desarrollado en el reino de Francia.

El príncipe de Viana tuvo que retornar al Reino Pirenaico al mando de las tropas navarras, para combatir a los católicos y proespañoles que se levantaron en armas a comienzos del año 1568 y que habían expulsado a los ministros protestantes e incluso se habían apoderado de varios castillos. El joven Enrique, príncipe de Viana, intervino consiguiendo una paz entre las facciones católicas y protestantes del Reino de Navarra. Su madre la reina Juana III de Navarra, otorgó el perdón total a los rebeldes, y tras ello proclamó la libertad de conciencia mediante el Manifiesto de los Gentileshombres y del pueblo de Navarra, algo que nunca olvidaría el joven príncipe de Viana.

La guerra religiosa prosiguió entretanto en el reino de Francia. Así en 1569, el barón de Terride, en nombre de Carlos IX, ocupa el señorío de Bearne, perteneciente al Reino Pirenaico, y restablece el catolicismo como única doctrina de fe. El señor de Luxe, junto algunos católicos, se revela de nuevo contra la reina Juana III de Navarra. Las tropas navarras, comandadas por Enrique, príncipe de Viana, consiguen expulsarlo del castillo de Maule.

La religión católica vuelve a ser prohibida en el Reino de Navarra, pero un año después de la paz de Saint-Germain del año 1570, en las cortes de la Rochelle y a petición realizada por los Estados de Navarra, la reina Juana III de Albret, restablece la libertad de culto para el Reino Pirenaico. También se firma las Confesiones de Fe de la Iglesias Reformadas de Francia y el joven Enrique, príncipe de Viana, se instala en la ciudad portuaria a orillas del océano Atlántico.

La reina Juana III de Navarra, comienza las conversaciones con la corte francesa, en busca de una paz duradera con el Reino de Francia. Para ello promueve un matrimonio entre el príncipe de Viana y Margarita de Valois, hermana del rey francés Carlos IX. A dicho enlace se muestra contrario, en un principio, el joven príncipe de navarro.

En 1572 la reina de Navarra es envenenada en París por orden de su archienemiga, Catalina de Médicis. Enterado de la noticia y tras ser coronado rey de Navarra, Enrique III entra en París junto a 900 caballeros navarros vestidos de negro, color representativo los protestantes.

Enrique III de Navarra se muestra partidario de continuar con el matrimonio con la bella princesa Margarita de Valois. Esta boda no contó con el apoyo del papa, y se realizó en la puerta de la iglesia de Nôtre-Dame, debido a las creencias reformistas de Enrique III de Navarra.

En la noche de S. Bartolomé del mismo año, los católicos atacaron a los protestantes, esgrimiendo como simple excusa la herejía y la defensa de la fe católica. En total, en el reino de Francia, fueron asesinadas unas cien mil personas, protestantes mayoritariamente, y con ellos la inmensa mayoría del séquito de 900 navarros del rey de Navarra. El propio monarca navarro, fue hecho prisionero y forzado a convertirse al cristianismo, además de verse obligado a proclamar el catolicismo como religión única del reino de Navarra, teniendo que permanecer de manera forzada en la Corte de París.

Enrique III de Navarra, ese mismo año, consigue huir de París. Abjura de la religión católica nada más entrar el Reino Pirenaico y de inmediato se pone al mando de las tropas protestantes en la cuarta guerra de religión, que pronto se transformaría en la conocida como la guerra de los tres Enriques, que implicaba al propio rey de Navarra, al nuevo rey de Francia y Enrique I de Guisa.


Enrique III de Francia, tras reconocer a Enrique III de Navarra como heredero o sucesor al trono francés, muere asesinado por un ultra católico, del partido de Guisa, en el año 1589. La muerte del último Valois, permitía, en teoría al rey de Navarra convertirse en rey de Francia. Pero para poder lograrlo, Enrique III de Navarra mantuvo una guerra abierta contra la Liga Católica, el emperador de Roma y el rey de España, Felipe II, que se negaban a reconocerlo como rey de Francia. En fases de este enfrentamiento, Enrique III tuvo que retirarse al Reino de Navarra, donde preparó un ejército que debería facilitarle el acceso al trono francés mediante la vía militar.

En el año 1585, el emperador de Roma, Sixto V, excomulga por hereje a Enrique III de Navarra. Las tropas protestantes consiguieron algunas victorias, pero París resiste gracias al apoyo de las tropas españolas comandadas por Alejando Farnesio. En 1593, el rey de Navarra se convierte al catolicismo con el fin de obtener el trono de París, algo que se resumiría con una frase que falsamente se le atribuye:

“París bien vale una misa”.


Esta coronación no supuso la unión de los reinos, ya que Enrique III de Navarra y IV de Francia mantuvo la independencia de Navarra, cuyas Cortes legítimas estaban situadas en Pau, mientras que en Donapelau se continúa acuñando la moneda del Reino Pirenaico.
En 1598 firma la paz de Vervins con el reino de España. En ese tratado sobre el conflicto existente en Flandes entre los reinos de Francia y España, el rey navarro introduce una clausura concerniente a la anexión de las tierras del sur del Pirineo por parte española, negándose claramente en ella, a legitimar el atropello español.


Párrafos recogidos de un trabajo realizado por Peio Guerra: A pesar de ser oficialmente católico, el rey de Nabarra y Francia no olvidó a sus antiguos correligionarios y, para escándalo del Papado, el 13 de abril de 1598 aprobaba el Edicto de Nantes, por el que se implantaba la libertad religiosa en suelo galo, ya que se reconocia una serie de derechos a los hugonotes que les equiparaban a los católicos. Con las guerras de religión ya sofocadas y la paz asentada en el citado edicto, Enrique se dedicó a reconstruir Francia con la inestimable ayuda del duque de Sully, al que nombró superintendente de Finanzas. Durante los siguientes diez años, ambos llevaron a cabo numerosas obras públicas, potenciaron la agricultura y las manufacturas, y mejoraron la Hacienda real, de tal manera que el reinado de Enrique quedó en el recuerdo de los franceses como una edad de oro.

En vista de los buenos resultados que había generado la implantación del Edicto de Nantes, el soberano nabarro y el duque de Sully diseñaron un precedente de la actual Unión Europea que se basaba precisamente en la aplicación de la libertad religiosa, ya que en ella convivirían sin cortapisas las confesiones católica, ortodoxa y la reforma. Ese plan fue conocido como ”Gran Dessein” y en el mismo se contemplaba la creación de una confederación de estados independientes que contaría con un Consejo de Estados y un sistema de arbitraje que resolvería los conflictos entre sus miembros.

En el terreno económico, se planteaba una fórmula de flexibilidad para el mercado que se realizaría a través de la supresión de aranceles y la coordinación del movimiento de mercancías. En esa Europa unida, Enrique quería que se analizara el contencioso de nacionalidades como Nabarra y Escocia, e incluso la cuestión de la creación de Italia. En el caso de su reino, en el proyecto se contemplaba la reunificación de todo el territorio nabarro y la recuperación de su estatus como reino independiente mediante la aprobación de un estatuto sobre Nabarra-Bearne que abarcaría competencias territoriales, lingüísticas, económicas y legislativas.

Tan ambicioso proyecto contó desde el primer momento con las reticencias de España y el Papado, los principales perjudicados con su puesta en marcha, ya que ambos estaban inmersos en una política expansionista diametralmente opuesta a la filosofía que defendía esa unión europea promovida por Enrique. Además, tanto Madrid como Roma, con su carácter ultracatólico, no estaban dispuestos a reconocer los mismos derechos a los europeos que profesaban una religión distinta a la propugnada por el Papado.

Pero Enrique tenia un gran prestigio entre las cabezas coronadas del continente. No en vano había conseguido pacificar Francia y llevarle a una era de prosperidad envidiada por otros países, que podrían estar dispuestos a llevar adelante el “Gran Dessein”. Como Enrique y sus propuestas les resultaban muy incómodas, tanto España como el Papado fueron considerados como posibles instigadores del atentado que le costó la vida al soberano nabarro y francés en la primavera de 1610.

Cualquier país se daría con el canto por tener entre sus hijos a semejante personaje dentro de su devenir histórico, aquí se demuestra hasta que punto el colonialismo ha corrompido nuestras mentes, no hay cosa peor que estar colonizado y no enterarse, esta enfermedad se empieza a curar cuando uno mismo humildemente acepta que está colonizado

El rey Enrique III era hijo de Juana de Albret, excepcional mujer del renacimiento culta y gran patriota Nabarra y quien férreamente aplicaba la forma de legislar del Derecho Pirenaico. Como muy bien escribe nuestro compatriota Iñigo Saldise : El Nabarrismo real, auténtico o correcto, esta basado en una defensa a ultranza de la soberanía y libertad del Estado de Nabarra. Unido a su vez a una defensa de las diferentes culturas y lenguas de los pueblos que forman la Nación Nabarra, incentivando la cultura y lengua primogénita, que no es otra más que la vascona y sin rechazar nunca los avances positivos que pueda traer la modernidad. Este Nabarrismo surgió en el Reino soberano de Nabarra al norte del Pirineo, donde el humanismo renacentista floreció a semejanza del existente en la ciudad de Florencia, sita en el gran ducado de Toscana. Al Nabarrismo auténtico, también se le considera una adecuación religiosa del calvinismo, semejante incluso a la realizada por el reino de Inglaterra y que ha llegado a la actualidad como Anglicanismo.

Hay pruebas más que suficientes a lo largo de estos largos siglos, que nos demuestras como los colonialistas españoles y franceses tuvieron claro desde muy temprano, que para dominar al Pueblo Nabarro había que destruir la cultura socio-política autóctona e imponer las suyas, realmente extrañas para los autóctonos del País, no dudando para ello el tener que falsificar, robar, destruir, excomulgar, ocultar, mentir, asesinar, esclavizar, etc. Esta colonización, sustentada en la imposición militar, religiosa, política, lingüística y cultural, que sufrimos aún hoy día los nabarros, sumada a una aculturación en la materia Estatal propia, es tan fuerte en la Nabarra Plena o Baskonia, que ha creado un individuo diferente, ya que la colonización lastra por tiempo indefinido al Pueblo o Nación que la sufre, secuestrando el peso específico de su propia o viable identidad, llegando a mentalizar negativamente a sus individuos, en los que se desarrolla un Complejo del Colonizado, volviéndose recelosos de sí mismos, infravalorándose, ocultando sus pensamientos, su identidad, su cultura y llegando incluso a sentir desprecio por lo propio.

El imperialismo siempre ha utilizado el lenguaje manido de que los vascos nunca hemos tenido Estado. Evidentemente tomando como referencia el Paradigma Aranista tienen razón, ya es hora de centrarse en la realidad histórica, resetear el cerebro y plantearse el futuro en las coordenadas históricas del Paradigma Nabarro integrando en ella muchas y buenas aportaciones del Paradigma Aranista.

En nuestro camino hacia la recuperación de la “SOBERANIA” y el Estado Baskón de Nabarra, con la territorialidad “desde Atapuerca hasta Foix (Andorra) y desde Burdeos hasta el Moncayo” y el modelo legislador del “Derecho Pirenaico con su principio de antes “leyes que reyes” de esta manera volveremos a ser libres en un estado independiente y solidario único reconocido en Europa y en el mundo.

2010/05/10

Charla: El estado como institución suprema


Estado de Nabarra, prólogo

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra, Prólogo
Soberanía de Navarra

Prólogo del libro “NABARRA reflexiones de un patriota” realizado por nuestro compatriota y estatalista Nabarro, Jose Rafael Recio Luque

Cuando el autor de la obra que tienes en tus manos, me ofreció realizar el prólogo de este libro, sentí brotar en ese preciso instante, toda la emoción y pasión, que he podido ir acumulando durante estos dos años y medio, del descubrimiento por mi parte, de la patria que si tuvieron los vascos.

En mis primeros días de búsqueda intensa a través de la red, de artículos y noticias que tuvieran que ver con Nabarra, me tope por primera vez con el autor. A partir de ahí, diariamente he ido consultando los escritos que Iñigo Saldise ha colocado en su blog y siempre tras terminar la posterior lectura, el sentimiento de rabia y satisfacción se juntaban irremediablemente. Rabia por ver como los mejores años de mi vida, en los que mi mente se estaba desarrollando, fui bombardeado, en esas casposas clases de historia española, por encimas de intoxicación en forma de mentiras.

Mi gran capacidad de imaginación, me hacia retener sin mayores problemas, aquellas apestosas gestas del Cid Campeador, o el milagro que supuso para España aquel matrimonio sagrado con el nombre de Católico o el descubrimiento divino que supuso aquel nuevo continente. La bona ventura de haber podido tener nuestro Caudillo liberador, fue el remate ante la denunciante manipulación que sufrimos los niños de los años 60.

La satisfacción viene porque se reafirma, que después de aquel adiestramiento histórico y patriótico, la incredulidad ante toda versión oficial que ha dirigido inconscientemente mi vida, ha sido el mejor camino elegido y ciertamente el verdadero.

El trabajo que vas a tener la oportunidad de leer, es la investigación de muchos, muchos años resumida en unas pocas páginas. Son muchas horas de incesante actividad, de comparación con la “versión oficial”. Impulsos diarios incontrolados, que han llevado al autor a buscar el silencio de la madrugada, para romper las murallas que rodean Iruñea. Cuando nadie le ve, va horadando piedra a piedra con sus artículos la muralla de la historia española, y quitando la tierra que fue arrojada contra nuestra historia para ocultarla y que nadie supiera.

Como la ciudad de Pompeya, Nabarra está resurgiendo de esas cenizas de volcán imperialista español, que llevan ocho siglos tapando nuestra patria. Poco a poco las columnas de nuestro pasado vuelven a erigirse en el presente, con la fortaleza que tuvieron durante milenios. De entre esas ruinas a las que han intentado convertir a este pueblo, salen los escritos de otro Eneko más para la historia, que trasmiten las sensaciones de irreductibilidad que este pueblo lleva innato en su personalidad.

Date una oportunidad, a la posibilidad de comparar, con lo que hasta ahora te han contado. No cierres tu mente a esteriotipos marcados con fuego, a fronteras que se diseñaron con el filo de una espada, a leyes que aparentado respeto pero se escribieron para dominar. Encontraras en este libro la voz de la Nabarra que nunca murió, de un estado que sorprendió al mundo y que todavía no ha dicho la última palabra, como pretenden los conquistadores.

Este libro es una oportunidad para la cultura de la humanidad, para que la Historia se reivindique como justa y se aparte definitivamente de las versiones que siempre impone los poderosos. Nabarra no morirá nunca, mientras haya un nabarro enarbolando la bandera de la dignidad y este prologo que estás leyendo y el libro que a continuación te presentamos, es fiel reflejo de que no han podido acabar, con nuestro orgullo.

Conquistados pero nunca dominados.

Extraido del libro “NABARRA, Reflexiones de un patriota” Iñigo Saldise Alda 2010

2010/05/08

Iruinea, mayo de 2010

Iñigo Saldise Alda
La bandera del Estado de Nabarra
Soberanía de Navarra

"(…) en la delantera trescientos hombres de armas a pie con una bandera colorada con ciertas bandas de oro en ella a la cual todos aguardaban y juraron de no la desamparar…". Luís Correa, cronista español del duque de Alba. La Conquista del Reyno de Navarra, libro publicado en el año 1513.

Uno de los mayores problemas que acarrea para el imaginario político de una nación, es el asentamiento de un poder imperialista extranjero. Más aún además, si este es debido a una invasión militar y por consiguiente amparada exclusivamente en la violenta y la ilegalidad, ya que a continuación la maquinaria imperialista comienza con una brutal colonización de la nación derrotada. Así, el ocupante cruel y colonizador, entre otras muchas tareas impositivas que comienza a desarrollar, ni que decir tiene que todas ellas van encaminadas indudablemente a busca la sumisión de los vencidos, comienza sin demora alguna, un continuado ejercicio de eliminación de los símbolos, enseñas, escudos, blasones, estandartes, pendones, banderas y demás, que han representado y representan a la nación recientemente sojuzgada, llegando incluso el colonizador, a modificar y cambiar dichos símbolos en post de su único y exclusivo beneficio imperial.

La Nación Nabarra, lleva muchos siglos sufriendo la maquinaria impositiva española y francesa. Ambos imperios además, han contado con un gran colaborador en estas tareas. Este colaborador necesario ha sido y es el imperio del estado Pontificio. De tal forma que la imposición es absoluta, tanto militar como clerical, del territorio de los nabarros y la reducción del mismo a lo que conocemos a día de hoy como Comunidad Foral de Navarra.

La bandera del Estado de Nabarra dejó de ondear en los pocos castillos que se salvaron de la destrucción ordenada por el cardenal Cisneros español y genocida donde los hubiere. Es más, tras la rendición de la plaza Nabarra de Hondarribia en el año 1524, el estandarte colorado del Reino de Nabarra, desapareció de todos los lugares nabarros del sur de los Pirineos.

Ante el resurgir de un sentimiento propio entre los nabarros de finales del siglo XIX y principios del XX, en el año 1910, Arturo Campión junto a sus compañeros de la Asociación Euskara de Nabarra, Hermilio de Oloriz y Altadill, diseñan siguiendo las directrices y enseñanzas de las normas heráldicas, la actual bandera para la Navarra reducida y sometida, siendo esta aprobada ese mismo año por la Diputación Foral de la provincia española de Navarra. Esta bandera fue reinstituida posteriormente en el año 1982, al establecerse en la Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de la provincia española de Navarra, con la especificación de que la bandera de la Navarra reducida y sometida, es roja con el escudo en el centro.

A pesar de seguir las normas de la heráldica, estos importantes nabarros tomaron de manera equivocada para el escudo, las legendarias cadenas de la batalla de las Navas de Tolosa, año 1212, coronado por la corona de la casa de los Borbón; la cual, aprovechando que el Arga pasa por Iruñea, no tiene ninguna legitimidad o derecho, sobre el trono del Reino de Nabarra. La leyenda dice que el rey de Nabarra, Sancho VII el Fuerte, tras romper las cadenas que ataban a los esclavos africanos entorno a la tienda de jefe árabe Miramamolim, las cuales ciertamente servían para evitar su huida, siendo abligados a combatir a las tropas cristianas. Tras la victoria cristiana propiciada por la acción de el Fuerte, el valeroso rey nabarro cogió las cadenas y se las llevó como botín, incluyéndolas desde entonces en el escudo del Reino soberano de Nabarra, siempre si hacemos caso a la leyenda. Lo cierto es que las cadenas aparecen en el escudo del ocupado Reino de Navarra varios siglos después, concretamente con la inquisitorial e impositiva Contrarreforma católica, que portaba bajo la manga el estilo barroco, todo ello cuando transcurría ya avanzado el siglo XVI y en el Reino soberano de Nabarra florecía el renacimiento humanista del nabarrismo integral.

De vuelta a finales del siglo XX, en el DECRETO FORAL 206/1985, de 31 de octubre del B.O. de la Comunidad Foral de Navarra, nº 140, se realiza la aprobación de un nuevo diseño para un logotipo, que no escudo, para la C.F. de Navarra. Este diseño es realizado por el señor Ricardo Bermejo, propietario de la empresa con C.I.F. español, R. Bermejo Comunicación S.L. Este logotipo es muy utilizado en la actualidad por los diferentes organismos públicos existentes en la Comunidad Foral de Navarra. Eso si, dicho logotipo no es utilizado de manera oficial en la bandera de esta uní provincial provincia española.

Este logotipo, ha servido de inspiración para una bandera de Nabarra, la cual sin ninguna duda, podríamos encuadrarla dentro del movimiento soberanista. Lo cual no quita para afirmar, que no sigue la normativa de la heráldica mundial y además, asimila de manera inconsciente la imposición de las cadenas, aunque estas queden disimuladas tras la aceptación del logo realizado por el señor Ricardo Bermejo. También podemos comprobar, la existencia de otra bandera dentro del ámbito del nabarrismo integral actual, la cual podríamos enmarcar dentro del arte minimalista. Esta es la fabricada por la empresa Nabarralde, S.L. Al igual que la anterior, la bandera creada por dicha empresa, no tiene ningún rigor heráldico e incluso me atrevo a afirmar sin ningún pudor, que tampoco cuenta con rigor histórico-político, algo que tal vez si tenía la primera bandera fabricada por dicha empresa.

Yo como seguidor acérrimo del Paradigma Nabarro, también del nabarrismo integral y amante de la historia de nuestra Nación y Estado de Nabarra, con este escrito intento mantener la memoria viva de aquella bandera colorada que aquellos trescientos valientes patriotas nabarros, en el año 1512, juraron no desamparar. Además debo decir con sinceridad, que poseo todas las banderas consideradas o encuadradas, dentro del Movimiento Soberanista de Nabarra, con cadenas, basadas en logotipos y demás; pero eso no quita para seguir las enseñanzas del mejor heraldista existente en la actualidad dentro las reales fronteras del Estado de Nabarra, Jaime Albillos, siendo así roja la bandera real y oficial del Estado de Nabarra, con su escudo o armas blasonadas de gules (rojo), carbunclo cerrado pomelado en oro (amarillo), con una esmeralda verde en forma de losange en abismo.

2010/05/06

NBK. IDEOLOGI POLITIKOA

NABARRAKO BURUJABETZA KOMISIOA
IDEOLOGI POLITIKOA


Nabarrako Burajabetza Komisioak egindako prentsa agerpenaren ondoren eta ezagutaratze NBE ren tartekapen eskaria Nabarrako Estatuaren deskolonizazioari buruz, eta bera Herri Nabarra ren bitartez gobernatzeko, eta bilera batzuek egin ondoren sozial talde desberdinekin garrantzitsua dela uste dugu Komisio honen ideologi jarrera islatu, ulerkuntza txarrak edo uler gaiztoak baztertuz, inor ez dezala sentitu nahasi Nabarrako Burujabetasuna lortzeko darama- gun bidea.

Nabarrako Burujabetza Komisioa EZ da, eta izango ere, formazio politiko bat, bere egin behar bakarra Nabarrako Estatua berreskuratzea delako. Behin berreskuratuta gero, Komisio honek ez du zer eginik izango, zeren berrezarrita izangoda Nabarrako Parlamentua eta nabarrako herritarrak berriro aukeratuko dituzte beraien ordezkariak, PIRINIOTAKO ESKUBIDEAK legedi juridikoan. Honela izanik Nabarrako Burujabetza Komisioak NABARRA du ideologi bakarra. Ez da inoren alde jartzen ez errepublika eta ez monarkia, ezta ere ezkerra edo eskubira eta abar. Dagokion pertsona bakoitza, Komisiora sumatzenda kolaboratzeko bakoitzak bere ideologi partikularra du, itxura hoiek bigarrenezkoak dira, hori era bat kanpoan geratzenda, helburu amankomuna BAKARRA da NABARRA ESTATUKO BURUJABETZA OSOA lortzea.

Nabarrako Burujabetza Komisioa EZ dago Nabarrako autodeterminaziaren alde, zeren Estatu independiente bezala ezarri ginelako VI eta IX mende bitartean, burujabetza bahitu ziguten arte XVII garren mendean azkenengo atzemate militarren bidez. Komisio honetatik bakarra nahi duguna gure ESTATUA BERRESKURATZEA da. Gure intentzioa ez da estatu okupatzailei autodeterminatzen utz gaituztela, baizik gure eskubideak gureak direnak erabili.

Ez dugu baimenik inori eskatu behar. Soilki gauzatu. Horregatik Nabarrako Burujabetza Komisioa kritikoa eta aurkaria da, hauteskunde frantses edo espainoletan nabarrako herritarrak parte hartzera, bai partidu politiko bezala inskribatuz edo botoa enanez. Arrazoina da jokabide horrekin bi estatu okupatzailen jarrerari zilegitasuna ematen hari gara. Era berean Andorrako herritar batek ez du ematen botorik Espainian edo Frantzian, zeren ez dagokio ezerrez bi herri hauei, nabar batiere ez.

Nabarrako Burujabetza Komisioak EZ du inor NABARROA bezala definitzera derrigortzen, nabarroa izatera identitate politiko auzi bat da, beste identitate kultural multzo bat bateratzenditu, nabarroa da berdin bizkaitarra, errioxarra edo biarnotarra… Horregatik nazio auzi bateragarria da, gure Estatuaren herritar bakoitzaren sentibera kulturala. Baina gaur egun ez gaitezen ahaztu definizio legal bakarra da, intenazionalki onartua okupatua dagoen Nabarrako Estatu barruan bizi diren pertsona eta ez direnak sentitzen ez frantsezak edo espainiarrak. Gure asmoa gehi eta batzea da, inoiz zatitzea edo kentzea gure aberastasun kulturalaren ikuspegiari.

PRO LIBERTATE PATRIA, GENS LIBERA STATE.

COMISION SOBERANISTA DE NABARRA
IDEOLOGÍA POLÍTICA


Tras la rueda de prensa realizada por la Comisión Soberanista de Nabarra para dar a conocer la demanda interpuesta ante la O.N.U. para la descolonización del Estado de Nabarra para que éste vuelva a ser gobernado por el Pueblo Nabarro, y tras algunas reuniones con diferentes grupos sociales, creemos que es importante reflejar la postura ideológica de esta Comisión, con el fin de evitar malas interpretaciones o malentendidos, buscando así que nadie se sienta confuso ante la línea que seguimos para lograr la Soberanía de Nabarra.

La Comisión Soberanista de Nabarra NO es ni será una formación política, porque su única finalidad es la recuperación del Estado de Nabarra. Una vez recuperado, esta Comisión no tendrá razón de ser, ya que se habrá reinstaurado el Parlamento de Nabarra y los ciudadanos nabarros podrán elegir de nuevo a sus representantes, teniendo como marco jurídico el DERECHO PIRENAICO. Así pues, la Comisión Soberanista de Nabarra solo tiene una ideología, NABARRA. No se decanta ni por la república ni por la monarquía, ni por las izquierdas ni por las derechas, etc. Cada persona que pertenece, colabora o se suma a la Comisión tiene su ideología particular en esos aspectos secundarios, pero ésta queda totalmente al margen, hasta la consecución del ÚNICO objetivo común: la RECUPERACIÓN DE LA PLENA SOBERANÍA PARA EL ESTADO DE NABARRA.

La Comisión Soberanista de Nabarra NO está a favor de la autodeterminación de Nabarra, porque ya nos instauramos como Estado independiente entre los siglos VI y IX, hasta que nos secuestraron nuestra soberanía tras la última ocupación militar en el siglo XVII, situación que actualmente perdura. Lo único que pretendemos desde esta Comisión es RECUPERAR nuestro ESTADO. Nuestra intención no es solicitar a los estados ocupantes que nos dejen autodeterminarnos, sino ejercer nuestro derecho a recuperar lo que ya nos pertenece. No tenemos que pedir permiso a nadie. Simplemente lo ejecutamos. Por ello, la Comisión Soberanista de Nabarra es crítica y contraria a la participación de los ciudadanos nabarros en las elecciones españolas y francesas, ya sea inscribiéndose como partido político o ya sea votando. La razón es porque con esas actitudes están legitimando todas las actuaciones de los dos estados ocupantes. Por la misma razón que un ciudadano andorrano no vota en España ni en Francia, puesto que no pertenece a ninguno de esos países, un nabarro tampoco lo hace.

La Comisión Soberanista de Nabarra NO obliga a nadie a definirse como NABARRO. Ser nabarro es una cuestión de identidad política que engloba otras muchas identidades culturales. Se es nabarro a la vez que vizcaíno, riojano, bearnés… Por tanto, es una cuestión de nacionalidad compatible con el sentir cultural de cada uno de los habitantes de nuestro Estado. Pero, a día de hoy, no se nos olvide, es la única definición legal, reconocida internacionalmente, para todas aquellas personas que viven dentro del territorio ocupado del Estado de Nabarra y que no se sienten españolas ni francesas. Nuestra intención es sumarnos, unirnos, nunca dividirnos ni restar aspectos de nuestra riqueza cultural.

PRO LIBERTATE PATRIA, GENS LIBERA STATE.

2010/05/05

Estado de Nabarra, la mediocridad

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra, la mediocridad
Soberanía de Navarra

“Mientras los hombres sean libres para preguntar lo que deben; libres para decir lo que piensan; libres para pensar lo que quieran; la libertad nunca se perderá y la ciencia nunca retrocederá.” Julius Robert Oppenheimer, Físico estadounidense

"No he conocido nunca una España más mediocre que ésta. Sí más injusta, más despreciable, más resignada, más sangrante... Ahora es mediocre aquí la economía, la política, el Gobierno, la oposición, la justicia, la televisión, el arte, las posiciones y oposiciones nacional e internacional... Todo, menos el paro. Hasta la mediocridad es mediocre. Y en ella conviven el hambre y el esnobismo, la carencia total y el derroche total... Que, al final de mi lucha y de mi vida, me vea rodeado, agasajado o insultado, por lo que me desdeñó es demasiado fuerte. He luchado, me han agredido, me han encarcelado... pero quedaba la esperanza. Ahora el aire lleva mentiras, contubernio, chantaje, podredumbre, un egoísmo atroz y una absoluta falta de solidaridad. ¿Es que nos dirigimos otra vez a la náusea de donde veníamos? Hoy sólo queda, para alguien que desee seguir haciendo su obra personal, el desentendimiento. Apagar los escaparates, echar los cierres, tirar la llave al mar, esconderse para que la mediocridad no lo contagie... O quizá lo mejor sea dejar de respirar." Antonio Gala, Escritor español

"España es sinónimo de prohibición y negación política, y un lastre en lo económico" Jose Egibar, Dirigente político abertzale

Un ser mediocre y colonizado es incapaz de usar su imaginación para concebir ideales que le propongan un futuro por el cual luchar. De ahí que se vuelva sumiso a toda rutina, a los prejuicios, a las domesticidades y así se vuelva parte de un rebaño o de la colectividad, cuyas acciones o motivos no cuestiona, sino que sigue ciegamente. El ser mediocre y colonizado es dócil, maleable, ignorante, vegetativo, carente de personalidad, contraria a la perfección, solidario y cómplice de los intereses creados que lo hacen borrego del rebaño social. Vive según las conveniencias y no logra aprender a amar. En su vida acomodaticia se vuelve vil y escéptico, cobarde. Los seres mediocres y colonizados no son genios, ni héroes, ni nada.

Un ser mediocre colonizado no acepta ideas distintas a las que ya ha recibido por tradición (aquí se ve en parte la idea positivista de la época, la persona como receptora y continuadora de la herencia biológica), sin darse cuenta de que justamente las creencias son relativas a quien las cree, pudiendo existir hombres o mujeres descolonizados con ideas totalmente contrarias al mismo tiempo. A su vez, el ser mediocre colonizado entra en una lucha contra el idealismo por envidia, intenta opacar desesperadamente toda acción noble, porque sabe que su existencia depende de que el idealista nunca sea reconocido y de que no se ponga por encima de sí.

El colofón del despropósito y la mediocridad del colonizado además de mercenario es lo que dice el Señor Gregorio Peces Barba "Sólo es justa la violencia racionalizada que monopoliza la fuerza legítima del poder político "democrático" que es además proporcionada y moderada. Las demás violencias, incluido el monopolio de la fuerza en otras formas de poder político no democrático no son legítimas. Son rechazables, denunciables y condenables". (Otro Canovas del Castillo)

Todo esto es lo que ofrece y representan los tres pilares del imperialismo franco-español-vaticanista, en especial los dos últimos. Mi pregunta es el ¿Qué pintamos los estatalistas nabarros dentro de semejante bodrio? Hago una llamada a la reflexión a todos los agentes que se sienten patriotas y progresistas, para que reconduzcan sus trayectorias en clave de Estado Baskón de Nabarra. El tiempo pasa y las oportunidades también. La mediocridad contaminante que transmite el imperio cutre, ya no se mide en gramos de CO2 por Km. sino en pestilencia masiva incuantificable..

Termino haciendo mío este párrafo de nuestro compatriota y estatalista nabarro Iñigo Saldise en la que dice: No dudemos que somos nosotros nuestros propios arquitectos o constructores. Nosotros indudablemente trazamos y establecemos nuestra propia manera de pensar. Solventamos por nosotros mismos la estrategia con la cual zanjar las acciones diarias, la manera de relacionarnos con los demás y palpablemente asumimos ante la sociedad nuestra propia responsabilidad. Todas las acciones conllevan unos valores y una capacidad de participar activamente o incluso de no hacerlo. ¡El poder y la fuerza de la libertad están en la responsabilidad! Por tanto, debemos llegar a la clara y sencilla deducción, que la recuperación de la plena libertad mediante la absoluta independencia y la total soberanía del Estado de Nabarra, pasan en primer lugar por el consciente y libre ejercicio de no votar en unas urnas impuestas por unos imperios claramente impositivos y colonizadores, como lo son la república de Francia y el reino de España.

Conclusión: Si queremos ser un País libre y soberano con la filosofía del físico Julius Robert Oppenheimer, deberemos recuperar por las vías pacíficas y sin concesiones la “SOBERANIA secuestrada manu militari” además de la capacidad de legislar con el “Derecho Pirenaico” cuyo uno de sus principios es el de “antes leyes que reyes” y con ella, restablecer en los mapas políticos al Estado Baskón de Nabarra, único conocido y reconocido en Europa y el resto del mundo.

2010/05/03

Iruinea, mayo de 2010

Iñigo Saldise Alda
Ejercicio de libertad
Soberanía de Navarra

Partiendo de la base que nuestra existencia debe estar marcada por nuestro derecho a ejercer nuestra libertad, siendo a su vez también responsables de cada una de nuestras acciones, llegamos rápida y claramente a la conclusión de que una persona libre no es quien hace lo que quiere, sino quien hace lo que debe hacer. No hay que confundir libertad con libertinaje, llegando a la conclusión de que la legítima libertad se manifiesta en aquel que hace lo que debe hacer.

El verdadero sentido de la libertad se logra a través de implicarse y comprometerse con lo que evidentemente se ama. Así, por ejemplo, una persona es libre de votar o no, pero si decide votar, asume automáticamente el compromiso primario de la aceptación de esas urnas en las que deposita su voto, legitimando así con su libre ejercicio el resultado que ello acarrea. Por supuesto se es libre para formar o simplemente pertenecer a un partido político o no, pero si finalmente se decide formarlo, tenerlo o pertenecer a él, se asume instantáneamente la aceptación del estado donde dicho partido quiera presentarse, sumado además a la responsabilidad de formar integralmente de dicho estado. Se es libre de decidir entrar a trabajar para tal o cual estado, pero si decidimos aceptar una nacionalidad, adquirimos de inmediato el compromiso de realizar una labor exclusiva, cuidadosa, efectiva y diligente por el bien de una sola nación.

La dimensión de nuestra libertad nos la da la responsabilidad y el compromiso con aquello que amamos o adoramos, y esto lo decidimos en nuestra diaria y personal labor política. Así pues, solamente quien es responsable de sus actos, puede llegar si quiere a identificar el verdadero sentido de la libertad. Todo dirigente político, bien de gobierno, bien un secretario de partido, bien un cabeza de organización o bien un miembro de una comisión, en el preciso instante en que se hace cargo de su puesto, debe asumir plenamente la responsabilidad que esto conlleva, de lo contrario, si sólo utiliza el poder que le otorga dicho cargo, sencillamente hay que recordarle que no ha entendido la enorme dimensión de su ocupación.

Hay que entender rápidamente que la auténtica libertad se ejerce participando, enlazándonos con lo que amamos, adoramos, queremos y respetamos. La libertad sin compromiso no existe, existe el libertinaje. También hay que saber, que todo ser humano lleva su propia e individual esencia de libertad. Nos pueden encarcelar por nuestros pensamientos políticos, privarnos con ello de nuestra libertad física, pero nadie podrá arrebatarnos nuestra libertad interior o nuestro mundo intelectual, político e incluso espiritual.

Debemos obligarnos a ejercer nuestra enorme capacidad de decisión. Defender con la vida misma, si es preciso, nuestro derecho incuestionable a la libertad, pues sin ella objetivamente no podríamos vivir o subsistir como individuos y como nación. Hay que asumir el compromiso real de lo que esto evidentemente significa. Trabajando consigo mismo en la realización de nuestro propio ser político, pues esto nos hará saber quien es el único responsable de lo que hacemos o dejemos de hacer, por lo que no podremos culpar a los demás de nuestros continuos fracasos en post de la soberanía e independencia.

No dudemos que somos nosotros nuestros propios arquitectos o constructores. Nosotros indudablemente trazamos y establecemos nuestra propia manera de pensar. Solventamos por nosotros mismos la estrategia con la cual zanjar las acciones diarias, la manera de relacionarnos con los demás y palpablemente asumimos ante la sociedad nuestra propia responsabilidad. Todas las acciones conllevan unos valores y una capacidad de participar activamente o incluso de no hacerlo. ¡El poder y la fuerza de la libertad están en la responsabilidad! Por tanto, debemos llegar a la clara y sencilla deducción, que la recuperación de la plena libertad mediante la absoluta independencia y la total soberanía del Estado de Nabarra, pasan en primer lugar por el consciente y libre ejercicio de no votar en unas urnas impuestas por unos imperios claramente impositivos y colonizadores, como lo son la república de Francia y el reino de España.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011