SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2017/08/25

TRASTAMARA-ARAGOI


Nabarra sin miedo

Navarre sans peur
Anne Goitisolo *

A finales del siglo pasado, concretamente en el año 1997, el 5º regimiento de infantería del ejército de la república de Francia procedió  a disolverse. No creo que a nosotras y nosotros, los nabarros y nabarras, nos importe mucho que éste regimiento de infantería francesa haya desaparecido. A decir verdad, es de suponer que la mayoría de los franceses y francesas ni siquiera se habrán percatado de ello, es más, no habría sido merecedor de mención por nuestra parte, de no ser por el nombre del mismo: Navarre.

Antes de formar parte del ejército francés, este cuerpo militar fue realmente el ejército de los reyes legítimos del Reino soberano de Nabarra; eso sí, ya de forma exclusiva al norte del Pirineo, al estar nuestra Patria nabarra , en los territorios surpirenaicos, ocupada ilegalmente por las tropas invasoras españoles, algo que aun tristemente padecemos.

Así pues, volviendo al tema, el primer jefe de dicho ejército nabarro, del cual se tiene constancia desde el año 1556, fue el rey consorte de Nabarra Antonio de Borbón, marido de la reina titular de Nabarra, la magnífica Juana III de Albret.

Pero para encontrar cuando es la gestación y formación de un ejército profesional en el Reino o Estado de Nabarra, debemos remontarnos hasta el año 1512; concretamente esto tuvo lugar tras la invasión y ocupación militar e ilegítima del Reino de Nabarra por parte de las tropas españolas de duque de Alba y del desnaturalizado en su condición de nabarro, al igual que del traidor de  su padre y familiares, Luis de Beaumont y Aragón-Álvarez.

Ese mismo año el rey consorte de Nabarra Juan de Albret (III en Nabarra, IV en Albret), organizó la resistencia y preparó un ejército formado por vasco(ne)s, bearneses y gascones, teniendo todos ellos como estatus político el de nabarros.

Los soberanos nabarros formaron una alianza con el Reino de Francia, buscando con ello expulsar al sanguinario y criminal ejército español que ocupaba el viejo Reino pirenaico. El primer intento de reconquista fue en el año 1512, pocos meses de la brutal invasión española. El rey nabarro dispuso un gran contingente de tropas nabarras, a los que se sumaron algunos caballeros franceses, más varios mercenarios alemanes y albaneses. Una parte de estas tropas nabarras estaba comandada por el vizconde de Lautrec, Odet de Foix, mientras que la otra era capitaneada por el mariscal Pedro de Nabarra.

En el año 1515, Francisco I de Francia preparó junto a sus aliados venecianos, el asalto al Milanesado en poder de los suizos. Los 30.000 hombres de armas que estaban bajo las órdenes del rey de Francia, estaba formado por caballeros franceses, lansquenetes alemanes y mercenarios de los Países Bajos, pero también se encontraron tropas de su aliado el Reino de Nabarra, bajo las órdenes de Odet de Foix, quien un año después sería nombrado gobernador del Milanesado.

Éste ejército nabarro, se puede considerar que aún estaba en formación en el año 1521 y era capitaneado por Andrés de Foix, señor de Asparros, llegando incluso a liberar el Reino de Nabarra con la inestimable colaboración de los nabarros que soportaban y sufrían la ocupación extranjera española, y que finalmente se sublevaron contra la tiranía colonial e imperial española.

Aunque fue por poco tiempo la recuperación de la libertad de las nabarras y nabarros, ya que el señor de Asparros licenció a la mayoría de las tropas , sufriendo por ello tras una nueva invasión extranjera o española, donde los nabarros fueron derrotados  nuevamente, concretamente en la batalla de Noain, donde murieron al rededor de 5.000 patriotas del ejército nabarro.

Durante las guerras de Italia, concretamente en la batalla de Pavía del año 1525, las tropas nabarras capitaneadas por Enrique II de Nabarra, entraron en combate junto a sus aliados franceses, enfrentándose a las tropas imperiales españolas de Carlos I de España. Tanto el rey francés, como el soberano nabarro, cayeron presos en las garras imperiales españolas, alzándose Carlos I de España con la victoria en el campo de batalla. Tuvieron que pasar dos años hasta que Enrique II de Nabarra consiguiera huir del cautiverio español, gracias a una nueva fuga preparada por los nabarros.

Tras coronarse reyes de Nabarra Juana III de Albret y Antonio de Borbón, formaron un nuevo ejército nabarro para intentar recuperar todas las tierras nabarras surpirenaicas ocupadas militar e ilegalmente por los invasores españoles, presentándose incluso ante la frontera impuesta por los invasores españoles.

Ya en el año 1560, la reina Juana III de Albret se convierte al calvinismo y posteriormente lo introduce en el Reino de Nabarra. La soberana de Nabarra se unió a los protestantes franceses, los llamados hugonotes, dando comienzo las denominadas guerras de religión. 


Inicialmente, en el año 1562, el ejército del Reino de Nabarra estaba totalmente organizado y su capitán general era el rey consorte de Nabarra, Antonio I de Borbón, quien posteriormente traicionó nuevamente a su esposa y se conviertó en un general de los católicos franceses. De todas formas el ejército nabarro no llegó a entrar en combate en la primera guerra de religión del Reino de Francia.

La reina de Nabarra durante la segunda guerra de religión mandó a su hijo Enrique de Borbón y Albret, príncipe de Biana, que se hiciera cargo del ejército nabarro con apenas 15 años, teniendo como orden socorrer a la sede protestante de La Rochelle. Durante la tercera guerra de religión el ejército del Reino de Nabarra continuó comandado por el príncipe de Biana.

Es en el año 1573 cuando el ya rey Enrique III de Nabarra era obligado a permanecer en la corte de París, ciudad donde un año antes se había casado con Margarita de Valois. Tras la fuga del soberano nabarro de la corte francesa, éste volvió a abrazar el protestantismo y se puso otra vez al frente del ejército del Reino de Nabarra, consiguiendo importantes victorias, no definitivas, en la guerra denominada como de los tres Enriques. Dicha guerra era por la sucesión del trono francés.

Luis XIII de Francia en el año 1620, realizó de forma ilegal e ilegítima según las leyes y costumbres del Reino de Nabarra, el denominado por los franceses como el decreto de la unión. En él, el Reino de Nabarra era unido de forma falsificada al Reino de Francia y con ello el ejército nabarro se fusionaba coactivamente con el ejército francés. Eso sí, supeditado desde entonces a los mandos militares franceses. Por ello, el ejército nabarro se va transformando paulatinamente, pero durante más de un siglo siguió manteniendo la procedencia de los soldados, todos nabarros, es decir, gascones, vasco(ne)s y bearneses.

La revolución francesa del año 1789, se encargó de completar la labor comenzada por el rey Luís XIII de Francia, consiguiendo que el ejército del Reino de Nabarra se transformara en un simple batallón de infantería francesa, el cual combatió en la mayoría de las campañas europeas realizadas por el Estado de Francia, siendo realmente significativas las llevadas a cabo por Napoleón Bonaparte. Por supuesto, todas estas acciones militares estaban muy lejos de las tierras del antiguo Reino de Nabarra.

El 5º regimiento de infantería francesa o regimiento Navarre como lo denominaron los franceses, también participó en las dos guerras mundiales que asolaron Europa en el siglo XX, siendo concretamente la última campaña bélica en la que participaron en las mismas entrañas de la Alemania nazi en el año 1945.

Hasta su disolución en el año 1997, éste batallón no volvió a participar en ningún conflicto bélico. Pese a ser desde hace varios siglos un simple batallón de infantería francés, en su escudo pueden verse varios escudos de Nabarra en su forma colonial católica de cadenas tras su forzada absorción en el ejército católico francés, eso sí, junto al lema del batallón, el cual fue introducido por un rey nabarro, concretamente Enrique III  de Nabarra y que dice así:

“Nabarra sin miedo”


*Basado en un escrito de Iñigo Saldise Alda

EVREUX


2017/08/10

Iñigo Saldise Alda a Blas de Beaumont

Nuestro colaborador Iñigo Saldise Alda, sin ningún tipo de imposición... nos ha pedido que pongamos esto en nuestro blog. Eres grande Iñigo.

Amigo, señor, etc. de gilipolleces...Blas de Beaumont, duque de Beaumont-Evreux, he recibido tu carta, bueno las tres.... no voy a cambiar nada del blog SOBERANÍA DE NABARRA, pues ya no lo controlo, y esto es lo que es al respecto. Si los tumores en la cabeza no te dejan comprender, haz como tu señor Pierre-Robert de la Motte y claudica... decirte que todo el trabajo hasta hace 6 años, que tú, amigo mío, realiceste ha sido increible y que la COMISIÓN SOBERANISTA DE NABARRA tiene buena nota de ello. Descansa, disfruta de tú jubilación, y claudica el tema señorial como lo ha hecho tú rey... pues si lo fuera de todos y todas las nabarras, no habría renunciado en favor del REINO DE ESPAÑA Y LA REPÚBLICA DE FRANCIA. Con cariño, atentamente IÑIGO SALDISE ALDA. Con respeto, pero la política es la política.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011