SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2014/06/27

Lo que cuenta el escudo de Aragón

Lo que cuenta el escudo de Aragón
Iñigo Saldise Alda

WIKIPEDIA: La heráldica es la ciencia del blasón (según la RAE, «blasón» se define como el «arte de explicar y describir los escudos de armas de cada linaje, ciudad o persona»). Es también un campo de expresión artística, un elemento del derecho medieval y de las dinastías reales hasta nuestros días. Más recientemente, ha sido admitida dentro de las ciencias anexas de la historia junto con la diplomática, la falerística, la sigilografía y la vexilología.

El Escudo actual de Aragón es un escudo cuartelado y cuenta con una antigüedad  de 515 años. Apareció en la primera historia oficial del Reino de Aragón del año 1499, realizadas por el monje cistercense, soldado y escritor, Gauberto Fabricio de Vagad; quien fue alférez de don Alonso de Aragón, Arzobispo de Zaragoza y lugarteniente del Reino en nombre de su hermano, Fernando 'El Católico', del cual Guaberto Vagad fue su Cronista Mayor tras participar de forma activa en la ilegal invasión militar del Reino de Nabarra del año 1512.

En la cubierta de esta “Crónica de Aragón” aparece por primera vez el grabado de éste blasón de Aragón. En tiempos más recientes, opinó en su favor la Real Academia de la Historia  en el año 1921 y fue asumido  en el año 1987 por la Diputación General de Aragón desde el momento mismo de su renacimiento constitucional en pleno proceso de la denominada transición española.

Pero lo que llama la atención, al menos a mí, un leal patriota nabarro, no es solo la composición de los cuartes y a qué o quién representan, sino la aceptación de los mismos por parte de los aragoneses, que ha llevado incluso a una pequeña manipulación del origen de los mismos, tanto por heraldistas como historiadores nacionalespañolistas.

Volviendo a la esencia de este escrito, el escudo de Aragón, podemos observar en primer lugar una inexistencia cronológica, a pesar del anacronismo de los escudos de los cuadrantes 1º,2º y 3º, ya que el único cuadrante que posee un escudo representativo, bien de una persona y su estatus medieval o bien de una estructuración medieval de un territorio, es el del 4º cuadrante.

1. Escudo de Sobrarbe: La semejanza de este escudo es casi idéntica al emblema que identificaba a la Orden Militar más antigua del Mundo, la Orden de la Encina o del Roble1, creada por el rey nabarro de Pamplona y Aragón-entre otras tierras-García Iñiguez. Este emblema era una encina o un roble de sinople, sobre un medallón de oro, y una cruz ancorada de gules. Esta Orden la creo el nabarro para combatir a los musulmanes situados en las tierras vasconas de Aragón y Sobrarbe.

También tiene un significado más intrínseco a la cultura política pirenaica, más concretamente vascona, donde el árbol es el símbolo representativo de nuestras libertades y fueros, resumidos en la frase “antes leyes que reyes”.

2. Escudo de Iñigo Arista, Ennico Ariça  o Eneko Haritza. Este escudo es en campo de azur, una cruz patada y apuntada en su parte inferior, siendo su color de plata y situada en el franco-cuartel. Si nos atenemos a la cronología histórica debería encontrarse en el primer cuadrante. Al igual que el escudo de Sobrarbe, su creación siglos después de la existencia del primer rey de Pamplona y Aragón, nos sirve para rememorar las continuadas luchas contra francos y como no, también contra los musulmanes hispanos.

Asimismo dentro de ese particular histórico-político, sirve para enseñarnos la ancestral unidad pirenaica existente entre aragoneses y pamploneses, principalmente porque todos ellos eran vascones de finales del siglo VIII y principios del siglo IX.

3. Escudo de Alfonso I de Pamplona, Aragón, Gascuña y Nájera: También se atribuye por algunos heraldistas e historiadores a Pedro I de Pamplona y Aragón. La semejanza del mismo con el emblema de la Orden Militar y Religiosa de San Salvador de Monreal (Teruel)2 es más que asombrosa. Una cruz de gules sobre campo de plata, con la posterior introducción de cuatro cabezas de moros de sable y entintadas de plata.

Los tres cuadrantes del escudo de Aragón mencionados, nos indican de forma plausible la unidad política de aragoneses y pamploneses en los albores de su historia independiente y en libertad, algo que se vio interrumpido como nos indica el cuarto cuadrante.

4.  Escudo del conde de Barcelona: Sobre fondo de oro cuatro barras de gules. Solamente para destacar que el templario Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, participo en la defensa de la plaza musulmana de Fraga, donde murió Alfonso I el Batallador intentando liberarla. Su alianza con el autotitulado emperador Alfonso VII de León y Castilla, quien invadió Nájera, facilitó las labores del conde de Barcelona y con ello la partición territorial de Aragón y Pamplona, en definitiva, el desmembramiento del Estado de Nabarra. Algo que pretendía evitar el rey nabarro García que pretendía mantener la unidad política de Aragón, Nájera, Gascuña y Pamplona mediante la restauración de la situación anterior al testamento de el Batallador, lo que le valió el sobrenombre de el Restaurador3

En definitiva, el escudo de Aragón es un viaje a través de la historia de esas tierras pirenaicas y vasconas, hasta que fueron separadas de forma violenta e ilegal del resto del Estado de Nabarra.

NOTAS:

3.http://soberaniadenavarra.blogspot.com.es/2009_02_01_archive.html

Nota de prensa de la Asociación Nabarra Aurrera Elkartea



Ante las noticias que se han difundido en prensa, en el diario ABC de Aragón (06-06-2014) [1], la nota de prensa del diputado Manuel Blasco del PAR en las Cortes de Aragón [2][3], y lo publicado en la web del Colectivo Identitario de Aragón [4], acerca de NABARRA AURRERA, esta Asociación quiere expresar lo siguiente: 

NABARRA AURRERA quiere dejar claro que no pertenece a ningún partido político. Es una asociación cultural que se dedica a difundir los símbolos y la historia, incluida la territorialidad de lo que en diversos momentos fue Vasconia y posteriormente el Reino de Pamplona o de Navarra.  

Difundir la historia, no es reivindicar nada, como se ha leído en los anteriores sitios mencionados. 

No hay más que mirar para atrás para ver que Aragón y Navarra durante siglos tuvieron una bonita historia en común, desde el vascón Enneco Aresta hasta Alfonso I "el Batallador", rey "de los aragoneses, de los pamploneses y de todos los navarros" pasando por Sancho III "el Mayor" y su nieto Sancho V Ramírez, quien concedió en 1076 el fuero a Sangüesa, Estella y Jaca. 

Tras la muerte en 1134 del "Batallador", los reinos de Aragón y Navarra se separaron, y a partir de ahí, Aragón y Navarra, hicieron cada uno su historia por su cuenta. 

NABARRA AURRERA no reivindica, ni tiene pretensiones anexionistas de territorios del antiguo reino de Aragón, ni tiene la intención de usurpar su identidad. Los aragoneses serán lo que ellos decidan en libertad.

NABARRA AURRERA no quiere que se manipule lo que pone en la web cuando dice que nace con la firme voluntad de dar a conocer la realidad de Navarra, ni que se mezcle con ideologías políticas con las que no se siente identificada. Esto queda claro en el Manifiesto de Tudela del que esta asociación es promotora.

NABARRA AURRERA apoya el Derecho a Decidir pero no por ello hay que identificarlo necesariamente con la ideología de otras personas o grupos que también lo defiendan. 

Dar a conocer la realidad, desde el punto de vista histórico no es ni reivindicar ni usurpar. Al menos no es esa la intención. 

Para terminar la asociación quiere pedir disculpas a quien se haya sentido ofendido por alguna de sus publicaciones, y a su vez, le invita y anima a conocer nuestra propia historia, y en nuestro caso, el Reino de Navarra, anteriormente Reino de Pamplona y Vasconia; y si lo desean, estará encantada de aclarar cualquier duda, debatir, en definitiva conversar en total libertad.

Asociación NABARRA AURRERA Elkartea.



Enlaces:.

2014/06/22

Noain 2014: Descolonización e independencia

Noain 2014: Descolonización e independencia
Iñigo Saldise Alda

Un año más, dentro de la situación de esclavitud en la que la Nación nabarra vive, llega el 30 de junio. Ese día es la efeméride de la batalla de Noain. Un día que a pesar de su tristeza, sencillamente debido a la derrota nabarra sufrida a manos del imperial ejército español, es un día obligado en nuestra memoria, tanto histórica como política, en el cual debemos rendir honores a aquellos patriotas nabarros que dieron su vida por Nabarra y por la libertad.

Pero tampoco podemos olvidar la labor traidora que aquellos autóctonos, que colaboraron activamente para masacrar a los lealistas nabarros en el campo de batalla y facilitaron el encadenamiento del resto de nuestro Pueblo sito al sur del Pirineo, por unas migajas de poder, el cual quedo supeditado a los designios de la metrópoli de Madrid.

Hoy día, la situación no ha cambio y para más tristeza muchos ven con orgullo unas cadenas impuestas, incluso en el escudo de la residual Navarra, reducida a una mera provincia y comunidad española.

Son muchos los gritos de independencia, repetidos hasta la saciedad en las últimas décadas, pero solo se quedan en eso… en meros gritos que suben la autoestima hasta el siguiente pataleo, marcha, manifestación o convocatoria, en la cual algunos sacan beneficios a costa del espíritu libertario de los nabarros y nabarras.

Positivamente, suponemos que para la mayoría de legitimistas, soberanistas, independentistas y estatalistas nabarros y nabarras del presente, es un honor y una obligación recordar los valores patrióticos de esos patriotas nabarros que dieron sus vidas por la libertad; una “suelta” que nosotros y nosotras todavía no hemos conocido. 

Este recuerdo permanece muy presente y vivo en nuestro recuerdo, en nuestra memoria histórica que facilita nuestra descolonización mental, paso obligado para lograr la descolonización colectiva de nuestra Nación, sirviendo finalmente esta, como un instrumento más de aquellos que tenemos a nuestras manos, para adquirir la libertad que tanto ansia el ser humano en general y el nabarro en particular, mediante la recuperación de la independencia y soberanía del Estado de Nabarra.

A nosotros los nabarros y nabarras de hoy, nos deshonra que muchos de nuestros compatriotas, hombres y mujeres, no conozcan lo sucedido ese fatídico día del año 1521 y su principal consecuencia política en el presente, la inexistencia de libertad para los nabarros y nabarras de todas las tierras surpirenacias de nuestro Estado, las cuales se encuentran en una situación de sojuzgamiento y sometimiento colonial español.

A pesar de la actual y más que meritoria labor en materia de recuperación de la memoria histórica, bien a través de empresas, grupos culturales y/o asociaciones diversas de nuestro País, esta finalmente no sirve de nada si no alcanzamos la independencia.

Es triste y desesperante ver como nuestra sociedad de nuestro País, continúa narcotizada y por ende subyugada por la perenne labor colonizadora del Reino de España y también de la República de Francia debido a su imperial maquinaria política, jurídica, económica y demás. Pero si algo es es una auténtica vergüenza para los patriotas nabarros y nabarras, es la ocultación de este importantísimo acto por medio de los gobernantes de la colonial Comunidad Foral y española de Navarra.

Una ocultación clara, patentemente politizada y ciertamente reflexionada desde el imperio de España, buscando únicamente mantener el actual sometimiento, desunión y subordinación del Pueblo Nabarro. Un sometimiento que no hay que cansarse en recordar para activar nuestras mentes y libarse del virus colonial, que es militar, político, jurídico, económico, religioso, lingüístico y cultural, llevado al cabo de forma continuada, para así esclavizar totalmente a los nabarros y nabarras que aún mantenemos nuestro espíritu libertario.

Aunque estos agentes extranjeros, imperialistas y colonizadores intenten ocultar nuestro trabajo independiente, realizado de forma continuada y en la mayor libertad que puede tener un esclavo, nosotros y nosotras seguimos recordando a nuestros antepasados, aquellos y aquellas que físicamente vivieron en libertad y que conocieron la auténtica autonomía, la efectiva independencia y la verdadera soberanía que ello significa.

Aunque esos nombrados como navarreros o erróneamente como nabarristas que no son, sino más bien son navurros hispaniarum, menosprecien aquella valiente acción de nuestros bravos antepasados, deben saber que para los realmente nabarros y nabarras su lucha no fue en balde. Para nosotros y nosotras son un ejemplo de patriotismo y por eso no solo debemos recordarles, sino que hay que honrarles con nuestro trabajo.

A la vez que nos forzamos a mantener viva su memoria para las generaciones venideras, es nuestra obligación patriótica realizar un verdadero esfuerzo libertario en todas nuestras acciones. Ya sean estas a nivel Estatal, es decir en Nabarra, como a nivel diplomático y a través de unos continuos actos innegablemente independientes, ajenos a las instituciones coloniales y colonialista impuestas en nuestra Nación, con una actitud ciertamente soberana ante las impositoras políticas emanadas desde los imperios del Reino de España y de la República de Francia.

Pese a la derrota del año 1521 en la batalla de Noain y sus lamentables consecuencias político-históricas para nuestro Pueblo, debemos aprender la lección y ver que ir de la mano de españoles es nefasto para la libertad de nuestra Nación.  De lo contrario, mientras pensemos que debemos pedirla a los imperios de España y Francia, participando en sus “democráticas” instituciones, demostraremos una incapacidad política absoluta en materia independentista debido a un altísimo nivel de colonización, tanto mental como física como política.

Nuestro ejercicio de descolonización debe resumirse en la que independencia se alcanza desde el ejercicio mismo de la independencia, pues esa es la única manera de recuperar nuestra soberanía y libertad.

2014/06/11

Monarquía-República

Monarquía-República
José Martínez

Según Joseba Asiron y muchos más, la monarquía es una institución caduca y antidemocrática. Puedo estar de acuerdo aunque, evidentemente, hay otros países democráticos europeos que no comparten su idea. El título de Príncipe de Viana lo instituyó Carlos III para su nieto Carlos que un día debería ser rey de Navarra, y no para el futuro rey de la Corona española. Por cierto, los agramonteses, defensores de la supuesta monarquía legítima, lo impidieron apoyando a su padre Juan de Aragón. Hoy, tras la abdicación del rey, todos pedimos poder decidir. Supongamos que quisiéramos recuperar el viejo reino como estado independiente. ¿Quién cree que sería el candidato con más derechos? Independientemente de la respuesta, y puesto que su opinión sobre todo tipo de monarquías está clara, habría que pensar que sería algo más propio del siglo XXI, quizás una primera república independiente de Navarra-Nafarroa. ¿O quizá esto tampoco sería moderno?

2014/06/07

freedom made in Navarre since 824 ASKATASUNA


Colonialism made by France since 1063


Lo que la fachada esconde

Lo que la fachada esconde
J.J. Labiano, Arazuri-Nabarra

El nacionalismo vasco y más concretamente el que se encuentra en la colonia española de Nabarra, ese en cuya fachada lucen engalanados sus balcones el Derecho a decidir, por fin ha abierto sus puertas, las cuales nos permiten ver su verdadero ser español, eso sí, republicano él.

Ya era un decepción para el independentismo y soberanismo de este nuestro País, Nabarra, ver como colaboraban con el Reino de España, legitimando con su presencia en las urnas la aberrante violación de la libertad de la sociedad y del Estado de Nabarra, aceptando la esclavitud de la primera y la destrucción del único ente político nacional, originario y propio de los vascos.

Puede que igual les haya pillado a traspiés la abdicación del rey de los españoles, pero no se han cortado ni siquiera una micra de segundo, en lanzarse cual cruzada, a la petición de un referéndum a realizar en la totalidad del imperio español, incluida Nabarra y otras colonias:

"la Casa Real es heredera directa del Franquismo y es el símbolo más directo de la negación del derecho a decidir de los pueblos y de las naciones del Estado español". "Reivindicando el derecho de los pueblos del Estado a poner decidir su futuro y es algo que la Casa Real niega". Bakartxo Ruiz, EH Bildu.

"El paso democrático único sería que la sociedad pudiera hablar y darle la voz al pueblo sobre la forma de Estado dentro del ámbito del derecho a decidir". Patxi Zabaleta, Aralar-NaBai (hoy ya en EH Bildu)

En ambos casos, cuando estas personas mencionan al Estado, se están refiriendo siempre al Estado de España.

Con ello, tanto Bakartxo como Patxi, manifiestan la total aceptación del actual marco político que sojuzga y subyuga a los nabarros, mediante la aceptación las reglas del Estado imperial y colonial español. Estas palabras no solo nos muestran una plena colonización de ambas personas por lo que dicen, sino que son un ejercicio activo para continuar la política y labor imperialista y colonizadora, española en este caso.

Su adhesión personal a cualquier manifestación que exija un referéndum para que se elija República o Monarquía para el Estado de España, legitima explícitamente las fronteras españolas donde tácitamente incluyen a la colonia de Nabarra, también la adhesión de su coalicióno de cualquier persona, partido político que esgrime como objetivo político la independencia mediante el cacareado Derecho a decidir, está cometiendo un acto incongruente con el ideario independentista y soberanista, ya que es un ejercicio de colonización.

Pero Patxi no solo se quedó en el comentario anterior, sino como “perro viejo” en la política española y del sentir de la sociedad nabarra, nos dejó, dentro del mismo “huracán político” que ha significado la abdicación de un monarca español, una frase que pasará a la historia como otra perla política del nacionalismo vasco.

"Soy favorable a la idea republicana y antes de cualquier otra concreción me posiciono a favor de una república vasca, pero respeto a la república española y a las repúblicas del mundo". Patxi Zabaleta.

¡Ah! Bueno, me dejo colonizar, que el apoyo a la Constitución de una República en el Estado de España, es un paso “obligado” para que así alcancemos la tan ansiada libertad como Pueblo y Nación, los vascos de esta parte de Europa o Nabarra; vamos, como lo que lograron los vascos durante la II República sin ir más lejos…¿qué fue? Seguir siendo españoles y morir como tales defendiendo una República ajena a nuestro único Estado y que mantuvo cual monarquía española anterior, una brutal colonización sobre su sociedad, la nabarra.

Doña Bakartxo, don Patxi, y demás doñas y dones que actúan como los mencionados, “no se puede nadar y guardar la ropa”. Es decir, no se puede ser independentista y mantener el modus vivendi en cualquier estructura política española, ya sea en una República o en un Reino.

Vosotros ya habéis decidido seguir siendo españoles, eso sí republicanos. Espero y deseo que aquellos que os tiene a vosotros como referentes para alcanzar la independencia y libertad, habrán los ojos y comiencen a descolonizarse, ya que, no alguno, sino todos vosotros os habéis dedicado a pintar de rojo, amarillo y morado español, los trozos del jarrón roto que indicaba Telesforo Monzón.

2014/06/06

Colonialism made by Spain since 1054


No es casualidad

No es casualidad
J.X. Mauleon, Cadreita-Nabarra

El rey de España, o sí lo preferimos su Jefe de Estado, abdicó en su hijo el príncipe de Asturias y Gerona, el primer día de la semana que coincidía con la visita de este último al hermoso paraje Pirenaico de Leire. Diversas opiniones españolas, intentan hacernos creer que esto es una mera casualidad, pero para los vascos que ya decidimos en su día ser nabarros, no lo vemos como tal.

Dentro de la Nabarra residual y reducida, en los últimos tiempos, se ha ido generando una corriente de carácter verdaderamente nabarro, la cual desprecia y denuncia a aquellos agentes colonizadores toda clase de atropellos sociales, jurídicos y económicos. También, a su vez, se procura intenta hacer ver a aquellos que padecen el síndrome del colonizado a causa de tener unas mentes colonizadas por los invasores españoles y por ideología errónea con respeto a Nabarra.

Bien volviendo a la Casa que ostenta la Jefatura de Estado en España, la Casa de Borbón, hay que dejar manifiesto que no tienen legitimad para la ostentación de título nabarro alguno y este es el debate que como nabarros debemos exponer.

Ya en varios trabajos realizados por nuestros compatriotas Aitzol Altuna e Iñigo Saldise, queda patente y documentado la ilegitimidad plena de la Casa de Borbón y de una de sus ramas que ejerce la Jefatura de Estado en España, la carencia de las mismas en poseer títulos que finalmente recaen en la sociedad nabarra, según el Derecho Pirenaico.

La presencia de Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia, en el monasterio de Leire, usurpando el título de príncipe de Biana, es una demostración más de la importancia que es para el Imperio español la sujeción bajo sus afiladas garras de esta tierra y de sus gentes, a los cuales ha colonizado y continua esclavizando.

Los aplausos recibidos por esta persona en el histórico enclave nabarro, no fueron realizados por nabarro alguno, sino sencilla y llanamente por españoles, indiscutibles agentes colonizadores que son capaces de mantener del modo que sea, la narcolepsia que padece la sociedad en la Nabarra reducida y residual, asegurándose así la esclavitud mental y física de la misma.

Pero por otro lado, el nacionalismo español de vertiente republicana, no ha tardado en aprovechar la ocasión dentro de una España revuelta, cabreada con sus “democráticas” instituciones, con la nefasta labor de sus políticos en todas las escalas y hasta con su situación económica dentro del marco de la Comunidad Europea, para montar una manifestación pidiendo la instauración de la III de República para el Estado de España, en la capital histórica del Estado de Nabarra.

Ambas realidades son ejercicios imperialistas españoles de colonización. El primero siempre ha estado a la vista, mientras el otro, agazapado y escondido, surge cuando la integridad española está nuevamente en peligro. Un a integridad territorial que se coge con pinzas, al estar basada en la violencia armada de una invasión y ocupación del Estado de Nabarra e incluso otras tierras e islas esclavizadas por la metrópoli de Madrid.

Mirando a unos, los monárquicos españoles, y a otros, los republicanos de su misma nacionalidad, podemos ver claramente con nombres y siglas sociales, políticas y sindicales, en Ayuntamientos y manifestaciones, quienes todos los todos agentes colonizadores, aunque en algunos casos es más que probable que algunos, tal vez bastantes, sufran cual enfermedad política y nacional, el síndrome del colonizado.

Incluso, me atrevo aventurar, que en esa manifestación nacionalista española de pensamiento político republicano, lamentablemente se verán banderas del Estado de Nabarra. Entendería desde el punto humanista y solidario, que esto ocurriese si fuera para apoyar el ideal republicano existente en la sociedad del Estado vecino, España, pero siempre desde la libertad que nos otorgaría el poder de ejercicio libertario en el Estado pleno, independiente y soberano de Nabarra.

2014/06/05

Un árbol, un jarrón, la cruz y un perro (II)

Un árbol, un jarrón, la cruz y un perro (II)
Iñigo Saldise Alda

Una vez ya creadas las conocidísimas en la actualidad Órdenes del Santo Sepulcro de Jerusalén (1099) y del Temple (1120), el Batallador rey nabarro Alfonso I, crea la única Orden Militar y de Caballería perteneciente al Estado de Nabarra, bajo los verdaderos criterios de Cruzada, siendo una verdadera Militia Christi, además de contar con unos objetivos muy similares a los que poseían esas dos Ordenes creadas en Palestina y que fueron sancionadas en el Estado Pontificio de Roma.

La Orden de San Salvador de Monreal:

Es en el año 1124 cuando el Batallador monarca de Nabarra funda esta Orden Militar, también religiosa, de Caballería en Monreal de las tierras de Teruel. En esta Orden se integró la Cofradía de Belchite, la cual había sido fundada dos años antes por el mismo rey vascón.

En el acto fundacional estuvieron presentes varias figuras eclesiásticas, abades y prelados de al menos tres Estados (Nabarra, Papado, Castilla y León), entre las me gustaría mencionar al legado del Papa y abad de la Grasse, al arzobispo de Auch y el abad de San Salvador de Leire.

Fue el gascón arzobispo de Auch el encargado de redactar la carta fundacional. En ella, se pueden ven todavía, claros y firmes, los objetivos que tuvo la Orden. Estos eran, primordialmente, someter a los sarracenos y abrir un camino a Jerusalén pasando el mar Mediterráneo.

Sus miembros y bienhechores recibieron beneficios de cruzada. La Orden tuvo su primera base en Belchite y posteriormente en Monreal, recibiendo una zona de influencia por parte del rey de Nabarra comprendida en el área del Jiloca y Teruel, hasta Segorbe.

Posteriormente y debido a la muerte de Alfonso I de Nabarra la Orden fue disuelta o mejor dicho adsorbida por otra.

Alfonso I murió como consecuencia de las heridas sufridas tras la derrota en la batalla de la ciudad de Fraga, la cual estaba defendida por “los moros” y su aliado el templario Berenguer IV, conde de Barcelona, Gerona, Osona y Cerdeña. Hay que saber que solo diez caballeros cristianos salvarían la vida, entre ellos el señor de Monzón, Logroño y Tudela, Garcia Ramirez, futuro rey de Nabarra conocido como el Restaurador.

La alianza entre Castilla y León con Barcelona, supuso la pérdida de las tierras vasconas de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza, junto a las recientemente reconquistadas a los musulmanes en las tierras de Zaragoza y Teruel. Así pues  fue el emperador Alfonso VII de Castilla y León en el año 1136, quien llama a la Orden, de origen nabarro, San Salvador de Monreal, como Militia Caesaraugustana.

Posteriormente a ello, la Orden Militar-Religiosa originaria de Nabarra, llega a un acuerdo con el templario Ramón Belenguer IV, conde de Barcelona y ya titulado como príncipe de Sobrarbe y Ribagorza, además de prínceps o primus inter pares (el primero entre iguales) de Aragón, quedando incorporada la Orden de San Salvador de Monreal dentro de la Orden del Temple en el año 1343, siendo este acto ratificado por el Papa Eugenio III en el año 1150.

La divisa original de la Orden de San Salvador de Monreal, fue una cruz ancorada de gules sobre un manto de plata. Tras las ilegitimas acciones castellanoleonesas y barcelonesas, junto a su “forzada” incorporación a la Orden del Temple, se le añade en el centro de la divisa una M dentro de un círculo, pudiendo ser ésta bien de Monreal o bien de Militia.
Orden del Lebrel Blanco y de la Buena Fe:

Esta Orden del Lebrel Blanco, más que Orden militar fue de caballería, fue fundada en el año 1391. La creó el rey de Nabarra Carlos III de Evreux, imitando casi plenamente en estatutos y demás, a diversas Órdenes francesas. De carácter puramente honorífico para sus miembros, también fue titulada como de la Bonne Foi, aunque hay quien afirma que fueron dos Órdenes diferentes. Su desaparición ocurre en el año 1425 coincidiendo con la muerte de su fundador.

Pese a su carácter primordialmente honorifico, en el año 1393, 56 caballeros de la Orden del Lebrel Blanco, fueron enviados por el monarca nabarro Carlos III el Noble a la villa Cherburgo, para recuperarla primero y organizar su defensa después. Todo ello tuvo momo conclusión la devolución de Cherburgo por parte del rey de Inglaterra a Nabarra, en el año siguiente.

En el año 1403, otros caballeros de esta misma Orden, acompañaron al rey del Estado de Nabarra durante dos años, en unos viajes que sirvieron para gestionar la cesión del castillo y de la villa de Cherburgo, junto a los condados de Champagne y Evreux al rey de Francia, a cambio de una cuantiosa cantidad de dinero, junto al ducado de Nemours.

El primer príncipe de Biana y legítimo heredero al trono de Nabarra, Carlos de Trastámara y Evreux, fue miembro de la misma a la temprana edad de los dos años. Ya de adulto, en una de sus innumerables divisas personales, complicada y de carácter paraherádico ella, aparecía un lebrel blanco, junto a unas hojas con fruto del castaño, además del trifolio o tripe lazo junto a la letra K (Karolus).

Bien, así pues, la divisa de la Orden era un lebrel blanco. Los caballeros portaban un manto largo y los callares de la Orden eran tanto de oro como de plata, resaltando unas hojas de castaño en su encadenado, de donde colgaba indistintamente en todos ellos un lebrel blanco. El estandarte de la misma era un lebrel blanco sobre fondo rojo, color de Nabarra.

Como los borbones no son reyes de Nabarra ni príncipes de Biana

Como los borbones no son reyes de Nabarra ni príncipes de Biana
Aitzol Altuna Enzunza, Galdakao-Nabarra
http://arturorojillo.blogspot.com.es/2014/06/como-los-borbones-no-son-reyes-de.html

El testamento de Enrique III de Nabarra y IV de Francia, está en los archivos de Versalles. En él, el bearnés deja bien claro que el Reino de Nabarra es de sus mayores y lo diferencia en el mismo, yendo la sucesión legítima a Isabel de Albret y Foix, hermana de Enrique II el Sangüesino. Información facilitada por Valentín Ciaurriz.

Manifiesto del rey Enrique III de Nabarra y IV de Francia: 
En el año 1607, según un documento del Parlament de Paris.A.N. Registre X1A-8646 Fº 43, Enrique III de Nabarra y IV de Francia decide no incorporar Nabarra, Bearne, Donezan y Flandes a la Corona francesa.

“(…) Y sin embargo la sincera afección que nosotros portamos hace nuestra muy querida y amada única, y el cuidado de pagar a nuestros acreedores a los cuales nosotros y nuestro predecesores reyes de Nabarra y duques de Vedome habíamos vendido e hipotecado varias partes y porciones del patrimonio para poseer nuestra casa y futuro particular nosotros hemos retenido declarar esta unión; al contrario por nuestras cartas patentes del 13 de abril de 1590 hemos ordenado que nuestro dominio antiguo tanto de nuestro reino de Nabarra, soberanía de Bearne y de Donezan, país bajo de Flandes que nuestros ducados, condados, vizcondados, tierras y señorías enclavadas en este reino fuese y permaneciese desunido, distraído y separado de nuestra corona de Francia sin poder entrar comprendido ni mezclado si no es ordenado más tarde, o que Dios nos halla hecho esta gracia de darnos linaje y quisiéramos poder y a este fin para no cambiar el orden y formas observadas en a conducta y mantenimiento de el nuestro dominio habíamos declarado nuestra intención que fuese llevado y administrado por personas distintas, así que como había estado antes de nuestro advenimiento a la Corona. Y sobre las dificultades que nuestra corte del Parlamento de París hacía de proceder a la verificación de dichas cartas.”

Negativa indiscutible de Louis de Bourbon (Luis XIII de Francia e hijo Enrique III “el bearnés” o el “nabarro”): 
El día 19 de septiembre del año 1610, Louis de Bourbon efectúa públicamente en el parlamento de Nabarra-Bearne, su negativa incuestionable e irrefutable, de aceptar el rango de príncipe de Biana. Dicho acto, le hizo perder a él y sus descendientes, el derecho a posterior de ser monarcas de Nabarra.

Por ello, “(…) Viéndose y cumplido las leyes emanadas por la monarquía Nabarra, el rango de Príncipe de Biana queda en la dinastía de los Albret. Es demostrable, que el rango de Príncipe de Biana obtenido por el monarca Enrique III de Nabarra, lo fue por herencia de su madre Juana de Albret, titular de la monarquía Nabarra”. Internacional Court of Justice; The Hague, Netherlands, 9 page, May 2005.

El llamado Tratado de Paz de los Pirineos se produjo después de 24 conferencias llevadas a cabo entre Luis de Haro (familia de los traidores a Nabarra) y el Cardenal italiano Mazarino en 1659 (que era la persona que realmente mandaba esos años en Francia, la primera potencia mundial para entonces); el Tratado fue ratificado por el compromiso matrimonial contraído entre el rey Luis XIV de Francia, “el rey Sol” (nieto de Enrique III “el bearnés”), y la infanta española Mª Teresa hija del rey Felipe IV de España (primo-hermano suyo por doble línea).

Fue Monseñor de Olce el obispo que ofició la boda en la iglesia de Donibane Lohitzune o San Juan de Luz -en poder de Francia-, cuya puerta de salida se tapió para que nadie más pasara por ella. Para sellar el pacto-boda, se celebró por poderes en la Iglesia de Hondarribia -en poder de España- una segunda ceremonia. 

En el mismo tratado, el rey de Francia, que también lo era, supuestamente, de Nabarra, renunció a sus derechos sobre el viejo reino y aceptó la actual frontera pirenaica, pero siguió usando el título de “rey de Francia y Nabarra” hasta casi la Revolución Francesa. 

El primer Borbón en gobernar España, Felipe V de Anjou tras una lucha por lo corona, en el Tratado de Utrecht de 1714 que puso fin a la sucesión dinástica, renunció ante su abuelo el rey Luis XIV de Francia a sus posibles derechos sobre las coronas de Francia y Nabarra para ser reconocido como rey de “las Españas”, aunque estos supuestos derechos eran inexistentes en el caso de Nabarra, separados ambos reinos por su tatarabuelo Enrique III “el bearnés”, siendo la soberanía francesa como la española una simple invasión y colonización para ambos reyes, que no les daba derecho sucesorio alguno.

2014/06/04

Un árbol, un jarrón, la cruz y un perro (I)

Un árbol, un jarrón, la cruz y un perro (I)
Iñigo Saldise Alda

Dos seres vivos y dos objetos creados por los humanos, son unos símbolos de fuerte importancia dentro de la historia soberana del Reino de Nabarra. Lo son, porque forman parte principal de los emblemas que portaron cada una de las cuatro Órdenes Militares y de Caballería que se constituyeron en el Estado nabarro, todo ellas bajo la exclusiva protección de monarca nabarro de turno.

Antes de hablar de dichas Órdenes nabarras, debemos conocer brevemente que eran en origen, las Órdenes Militares y de Caballería.

Normalmente se considera que estas órdenes tuvieron su origen y fueron de carácter religioso-militares, siendo creadas en el contexto de las Cruzadas como sociedades de caballeros cristianos, conocidos en latín como miles Christi. Supuesta e Inicialmente su cometido era la defensa de los Santos Lugares  y posteriormente se dedicaron a la propagación o la defensa de la fe cristiana y protección de los caminos de peregrinación, ya fuera en Tierra Santa o en otros lugares. Estos caballeros de las órdenes militares estaban sometidos a los votos canónicos de las órdenes religiosas correspondientes, considerados como mitad monjes, mitad soldados. Todas ellas debían ser ratificadas por el Estado Pontificio mediante una bula, es decir, debían ser sancionadas por el emperador cristiano de turno. Posteriormente muchas de éstas órdenes se secularizaron.

Pero como la mayoría de las historias dentro del marco de la Cristiandad, el origen de las Órdenes Militares y de Caballería también tuvo su inicio en una leyenda. Así pues la primera Orden Militar se creó en el año 312 de nuestra era. El emperador Constantino el Grande, en vísperas de la batalla contra Majencio en puente Milvio, vio una cruz en el cielo con el lema In Hoc Signo Vinces (Bajo este signo vencerás). Constantino hizo caso, llevando el signo a batalla. Tras la victoria dio libre culto a los cristianos, y armó a los primeros cincuenta caballeros, que formarían la Caballería Aurata Constantiniana, que llevaban por emblema el lábaro.

Bien dicho esto y basándonos en documentos históricos de la humanidad y no en leyendas religiosas, el Reino de Nabarra o Reino de Pamplona, Aragón, Nájera, Gascuña, etc.,  puede presumir o en su defecto avergonzarse, de haber creado las dos Órdenes Militares y de Caballería más antiguas de la historia europea y mundial.

La Orden de la Encina o del Roble:

Esta Orden de filosofía cristiana y pese a ser corta en existencia, puede presumir de ser la Orden Militar más antigua de Europa y del mundo. Según diversos autores, la Orden fue creada por Garcia Iñiguez (852-882) para combatir a los musulmanes situados en las tierras vasconas de Aragón y Sobrarbe. Como es tradición en la mayoría de las Órdenes Militares y de Caballería existentes en Europa, también cuenta con su propia leyenda.

Cuentan las crónicas que tras preparar sus huestes para caer sobre los musulmanes en la villa de Ainsa, al elevar la vista al cielo para implorar la ayuda divina, vio sobre una encina enorme el símbolo de la cruz que era adorado por muchos ángeles. El rey creyó que aquello era la señal de la victoria y puso la cruz sobre su pecho y ordenó a las tropas que hicieran lo mismo y triunfaron. Tras sucesivas victorias logró expulsar a los mahometanos de esa villa y las colindantes tierras nabarras.

Su divisa fue una encina o un roble de sinople, sobre un medallón de oro, y una cruz ancorada de gules. Este emblema fue transmitido al escudo de Sobrarbe siglos posteriores, con alguna alteración, más o menos consecuente, en su adecuación heráldica.
Orden de la Jarra o de la Terraza o de las Azucenas:

Esta es la segunda Orden militar creada en el Reino vascón y también la segunda creada si miramos el resto de Europa, según la documentación existente. Esta Orden fue creada en Nájera y la mayoría de historiadores nos informan que fue en torno al año 1040, para rendir honor a la imagen de Santa María La Real.

Fue una Orden para caballeros favorecidos y los hijos de Garcia Sanchez III el de Nájera. Así pues, a parte de sus cinco hijos, recibieron el collar con la divisa de la Orden importantes tenentes del Estado nabarro, incluidos el señor de Bizkaia y sus dos hijos en el año 1046.

Como no podía ser menos para los cronistas de la época, la creación de la Orden de la Jarra va unida a una leyenda, siendo esta la misma que para la construcción del Monasterio Real de Nájera.

Según cuenta la leyenda, desde que se encontró, Garcia Sanchez III se encontraba de caza con su halcón, el cual se lanzó a perseguir una paloma. Ambas aves se pararan a la entrada de una cueva bajo una imagen de la Virgen, la cual estaba junto a un jarrón de azucenas. Por ello, Garcia Sanchez III decidió construir un monasterio cercano a la cueva, que sería el Monasterio de Santa María la Real de Nájera y crear la Orden de la Jarra.

Esta Orden nabarra desaparición tras el asesinato del hijo de su fundador, el cual también fue asesinado en la invasión castellana del año 1054, concretamente en la batalla de Atapuerca, en la que estuvieron presentes los caballeros nabarros de la Orden de la Jarra.  Así pues su segundo y último gran maestre fue Sancho Garces IV el de Peñalen que murió asesinado a manos de un complot castellano en alianza obligada con los musulmanes de Zaragoza. Esta muerte facilito la ilegal invasión y ocupación de la tierra vascona de la Rioja por las tropas castellano-leonesas.

Como curiosidad, los caballeros de la Orden del Temple, cien años más tarde, de una forma u otra, evocaron, nombraron e incluso se identificaron de alguna manera, con esta Orden Militar y de Caballería de Nabarra.

Esta Orden de origen nabarro no debe confundirse con la Orden española de la Jarra y el Grifo, creada por el infante castellano Fernando de Antequera en el año 1403.

La divisa de la Orden nabarra es una jarra con azucenas, encontrándonos entre tres y siete flores dependiendo de la pluma que nos lo indique. Las cadenas junto a los colgantes del jarrón de azucenas de collares, estaban tanto hechos de oro como de plata. Con la entrada de la heráldica a las tierras vasconas incluido el escudo del Monasterio de Nájera, también pasaron a formar partes de los escudos de diferentes familias e incluso me parece reseñable están presentes en el escudo de Begoña-Bilbao, siendo el jarrón y las azcucenas de oro o plata indistintamente y mayoritariamente se encuentran sobre campo de gules o azur, incluso junto a otros elementos heráldicos, flores de lys, Báculo, etc., y contando en algunos casos, aquellos que tienen el campo de azur, con una bordura de gules y una cadena pomelada distintiva de Nabarra, la cual pasó posteriormente a ser una cadena de eslabones.

Estas dos Órdenes Militares y de Caballería nabarras, son anteriores a las Cruzadas y pudieron servir como ejemplo a todas las demás Órdenes que se crearon, no solo las otros dos que se fundaron en el Estado de Nabarra, sino especialmente entorno a las generadas Estado Pontificio de Roma y la importancia espiritual de Tierra Santa, pues cabe reseñar que la siguiente Orden que apareció fue en el año 1099, siendo esta la famosa Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén, conocida tanto a nivel Europeo como Mundial.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011