SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2012/09/29

Navarrae: Utrinque roditur


Gibraltar vs Nabarra

Gibraltar vs Nabarra
Iñigo Saldise Alda, Secretario General de NBK-CSN
http://nbk2012.blogspot.com.es/2012/09/gibraltar-vs-nabarra.html

Esta semana, concretamente el martes, la Asamblea General de las Naciones Unidas, sitas en New York, tuvo que atender tolerablemente el susodicho discurso del Sr. Rajoy, presidente del Gobierno colonialista español representando a la Corona de España. Ya sabíamos lo que iba a decir, pues desde siempre el Gobierno metropolitano de Madrid, cuando tiene problemas interiores de todo tipo, saca la conocida cantinela que ya enarbolaba el franquismo y la Falange con la cuestión de Gibraltar.

El Gobierno colonial español tiene en estos días graves problemas sociales y políticos. En las televisiones y en la prensa del mundo entero, se han comprobado en estos días los perennes horrores de la intervención de las fuerzas de policía española contra los manifestantes, especialmente contra aquellos que salieron a las calles de Madrid. Tiene también problemas en la metrópoli con el despertar de los Pueblos canario y catalán, que indudablemente luchan de manera justa por su autodeterminación e independencia, que les pertenece por Derecho propio y que deseamos que obtengan en pocos años.

En unos momentos donde la Corona española atraviesa una grave situación interna, a la vuelta de la esquina está ya el rescate por los disparates económicos de mandatos anteriores, socialistas e incluso de la actual derecha, que han tenido que sacar para despistar nuevamente lo de Gibraltar, cuando los anticolonialistas pensábamos, desde nuestra nobleza, que por fin la Corona española iba a reconocer ante la ONU que se aprestara a descolonizar, mediante un calendario a establecer, los territorios que ocupa desde hace siglos: la Nabarra surpirenaica, Islas Canarias, Ceuta, Melilla, Perejil, islas Chafarinas, islotes de Vélez de la Gomera, Alhucemas,…

El Sr. Rajoy, como todos los políticos de la Corona española, ignora con conocimiento de causa lo que dice el tratado en el que España cedió el peñón:

Tratado de Utrecht. Cesión de Gibraltar a Inglaterra. Artículo X. 13 de julio de 1713:

"El Rey Católico, por sí y por sus herederos y sucesores, cede por este tratado a la Corona de la Gran Bretaña la plena y entera propiedad de la ciudad y castillos de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas que le pertenecen, dando la dicha propiedad absolutamente para que la tenga y goce con entero derecho y para siempre, sin excepción ni impedimento alguno".

Por haber firmado este tratado, España recuperó la isla de Menorca, ocupada por los ingleses con motivo de la guerra de sucesión y abandonó por cesión y para siempre Gibraltar. Luego esto no es un caso de colonialismo ni Gibraltar una colonia. Lo que sucedió es que cuando se formaron las Naciones Unidas se pidió a todos los países que dieran el nombre de sus colonias y territorios, pero como Gibraltar los ingleses lo denominaban colonia, como otros territorios, se puso por error en la lista de la IV Comisión o Comité de Descolonización. Cuando entró el gobierno de Franco, le pidieron que diera la lista de colonias, y Madrid respondió que no tenía ninguna colonia, sino provincias de ultramar; por eso no se incluyó Canarias, Guinea, el Sahara, la Nabarra surpirenaica,…

La Corona española sabe cabalmente que cuando se programe oficialmente el caso de Nabarra ante la ONU, como se estaba preparando en el año 2006, las Naciones Unidas demandarán a la Corona española un calendario de descolonización. Pero es necesario saber que la posibilidad de que la demanda Nabarra prospere, depende de las necesarias movilizaciones populares, por supuesto unitarias entorno a la bandera colorada, que podamos organizar en Nabarra los patriotas, a favor de la independencia y en pro de la recuperación total de la plena soberanía.

Mirando nuestra situación actual, el hecho de que Nabarra siga dominada por la Corona española, ha supuesto la cesión de las Bardenas para polígono de tiro, como consecuencia del pacto de la OTAN. Como es nomotético, existen en esta colonia subdivida o fragmentada, unos denominados Gobiernos autónomos y/o forales, que desde luego no han protestado, sino como buenas instituciones colonialistas han hecho todo lo contrario. Esos dirigentes autonómicos y/ forales, solo se muestran interesados en los beneficios que han podido y puede seguir sacado, con la presencia de las naves y aviones de la OTAN, sus tripulaciones y negocios a instalado en los alrededores.
 
Los gobiernos y países demócratas y anticolonialistas existentes en las Naciones Unidas deben sopesar si es mejor que Nabarra siga siendo una colonia española y francesa o que se constituyan en un Estado independiente como ya lo era en el pasado, en una Nación soberana, es decir, lo que preconizamos los patriotas de la Comisión Soberanista de Nabarra (NBK-CSN), a ser posible como una República Federativa, de carácter Laico y regida por el igualitario Derecho Pirenaico, cuyo lema internacional ha sido y debe ser la neutralidad positiva y el respeto a todas las creencias, y cuya bandera es la bandera roja histórica del Estado de Nabarra.

En base a estos principios, la Comisión Soberanista de Nabarra (NBK-CSN) reconoce y representa los diversos movimientos revolucionarios de innegable carácter anticolonialista existentes en el ya siglo XXI. Un siglo que debe ser el de la recuperación de las identidades de los Pueblos sometidos y sojuzgados en todos los continentes y servir finalmente para su liberación.

Por otro lado y volviendo al tema de la Asamblea General de las Naciones Unidas, no nos extraña el comportamiento dado por el representante de la Corona española, a la cual echaron los Pueblos sometidos en América y Oceanía, junto a la mayoría de África. Por lo tanto, es tarea de los nabarros ahora de echarlos de esta parte que aún colonizan, ya que la Corona de los Borbones de Anjou jamás se sentará por las buenas con los representantes independentistas y soberanistas existentes en esta colonia para establecer un calendario de descolonización, sobre todo cuando se siente arropada y protegida no solo por los grandes partidos políticos españoles PP y PSOE, sino por todos aquellos que la legitiman de manera consciente o inconsciente, pues finalmente apoyan a la monarquía, al centralismo y al colonialismo español.

Para concluir, debemos recordarnos a nosotros los nabarros y al resto del Mundo, que tanto los franceses como los españoles son centralistas y que nunca han comprendido, ni han querido comprender, el levantamiento de los Pueblos sometidos a su brutal imperialismo y al colonialismo en general.

2012/09/26

Castillos que defendieron un reino

Castillos que defendieron un reino
Fernando Sánchez Aranaz

Álava conserva importantes restos de sus defensas fronterizas, al igual que otras mugas que pertenecieron a la corona navarra.

Araba atesora restos importantes de castillos que constituyeron las defensas fronterizas de la Corona navarra y cuya demolición en el siglo XVI está dando mucho que hablar entre historiadores, a propósito de la celebración del quinto centenario de la conquista de Navarra, una simbólica efeméride que compromete también a territorios que, hasta poco antes, habían pertenecido al Reino vascón.

Las mugas del Reino de Navarra dibujan, en este sentido una frontera histórica que acumula un importante patrimonio cultural. Esta frontera de los castillos navarros se extiende desde los de Cueto y Cudeyo -junto a la bahía de Santander-, pasando por los de Colindres, Ruesga y Soba -en el valle del río Asón- y hasta los de Bricia y Arreba, en la actual provincia de Burgos, donde existen dos poblaciones llamadas Báscones y Villabáscones, a unos 45 kilómetros de la Peña Amaia, término que encierra el simbólico significado de final o confín. Más al sur se encuentran los de Urbeltz, Ubierna -al norte de la ciudad de Burgos- y Arlanzón, en los Montes de Oka. Más allá, los de Pazuengos y Viguera, ya en Rioja, entre otros.

Muchos de estos castillos respondían a la idea que hoy tenemos de un edificio con ese nombre, pero la mayoría no pasaban de ser poco más que torres o atalayas fortificadas. Esto es debido a que, en la mayor parte de los casos, su función no era defensiva, aunque en caso de invasión pudieran de servir de distracción a las tropas atacantes, a quienes no les convenía dejar enemigos en su retaguardia. Para un país sin ambiciones expansivas como era Navarra, por lo tanto con un ejército pequeño, resultaba primordial la rapidez de la información. Estos castillos tejían una red sobre el territorio, capaz de hacer llegar a su centro, la Iruña de Pamplona, por diversos medios -como juegos de espejos, luces, fuegos, palomas mensajeras u otros- noticias sobre los acontecimientos que sucedieran en cualquier lugar del reino.

cadena de comunicación De esa manera si, por ejemplo, se observasen movimientos inusuales de tropas en la zona de Atapuerca, el aviso correría desde el castillo de Arlanzón al de Alba, de allí a Belorado, Ibrillos, Cerezo, Valluercanes, Cellorigo, Portilla -ya en Álava-, Treviño, Zaldiaran, Vitoria, Henaio, en Alegría-Dulantzi, Agurain, Murutegi, sobre Araia, Irurita, sobre Urdiain, Etxarri, Orraregi, en la cima del monte que hoy se llama Gaztelu, sobre Irurtzun, y de allí, ya a la vista, Pamplona. Todos estos castillos están conectados visualmente, de manera que en menos de tres horas un aviso podía recorrer está distancia.

Álava, como territorio constituyente del Reino de Navarra, formaba parte de esta red de castillos. Algunos de ellos aún presentan sus altivas ruinas en pie, como testigos de nuestra memoria histórica. Así, podemos enumerar los castillos de de San Vicente, Buradón, Toloño, Ferrera, Guardia, Asa y Labraza en la Sonsierra de Navarra -hoy llamada Rioja Alavesa-; los de Subijana-Morillas, Lantarón, Añana y Astulez en los valles occidentales; el de Zaitegi en Zuia, los de Toro, Bernedo, Arluzea, Atauri y Korres en la Montaña, por sólo citar los más importantes.

La mayor parte de estos castillos, por tanto, no eran más que torres -con su aljibe para hacer acopio del agua de lluvia y su muro defensivo- situadas en lugares altamente estratégicos, como se puede comprobar en los casos de Aitzorrotz, sobre el valle de Leintz, o de Zaitegi en la comarca alavesa de Zuia. De estos dos castillos, que el arqueólogo Iñaki Sagredo ha excavado recientemente, se desprende su importancia de que ambos fueran sede de sendas tenencias del Reino de Navarra hasta la conquista castellana del año 1200. Ambos han quedado transformados con el tiempo en ermitas -San Víctor en Zaitegi-, actualmente en ruinas, en lo alto de enhiestos peñascos, aunque conserven parte de sus muros y de sus escaleras de piedra, así como sus aljibes, señal infalible de la existencia de un antiguo castillo. Las excavaciones han revelado las antiguas estructuras, así como múltiples objetos de la vida cotidiana de la época.

Recientemente algunas asociaciones y grupos de vecinos de la Montaña Alavesa, en Izki y el Alto Ega, se han movilizado para sacar a la luz los restos del castillo de Korres, en el municipio de Maestu, situado como suele ser habitual en lo alto de un inaccesible peñasco. La iniciativa pretende, en una primera fase, limpiar y consolidar los restos existentes y luego, realizar un estudio arqueológico.

Incomprensiblemente, esta iniciativa no ha tenido el eco esperado en los estamentos oficiales, pero sus promotores no arrojan la toalla, perseverando en sus propósitos para rehabilitar este importante recuerdo de la historia del país.

castillos de la llanada Los lugares que formaron parte de esta red de castillos que defendieron el Reino de Navarra en la Llanada Alavesa son Vitoria-Gasteiz, de cuyo castillo se pueden observar restos en la actual iglesia de San Vicente; Zaldiaran, en la cumbre donde hoy se alza un repetidor; en el cerro de Alegria-Dulantzi donde se encuentra el centro de interpretación del Castro de Henaio, que aún es llamado el Monte del Castillo; en Gebara, que fue un monumental castillo destruido en 1839 por las tropas del Gobierno español; en Araia, en la peña de Marutegi o Murutegi, y por supuesto conservamos la villa amurallada de Salvatierra, cuyo recinto defensivo ha sido excelentemente consolidado en los últimos años.

El pasado domingo se clausuró en Pamplona la tercera edición del congreso de historiadores organizado por el colectivo Nabarralde Kultur Ekimenak. Con motivo de la conmemoración este año del quinto centenario del inicio de la conquista del Reino de Navarra por parte de España en 1512, las ponencias y comunicaciones versaron sobre las consecuencias de esa conquista vistas desde diferentes perspectivas, tales como el retroceso y la pérdida del euskara o la partición territorial del país por la llamada frontera de malhechores.

Una de las sesiones del citado congreso se centró en la destrucción de los castillos que defendieron el Reino de Navarra, con la intervención de Juantxo Agirre Mauleon y Javier Buces, miembros de la sociedad de ciencias Aranzadi, que hablaron sobre el emblemático castillo de Amaiur y sobre las excavaciones de Irulegi, respectivamente, y el historiador Peio Gerra disertó acerca del castillo de Legin. A continuación tuvo lugar una mesa redonda en la que participaron los historiadores Joseba Asiron, Pello Iraizoz y Jokin del Valle.

Asimismo, el arqueólogo guipuzcoano Iñaki Sagredo, autor de la obra Castillos que defendieron el Reino, de Laguardia a Foix y del Moncayo a Goierri, explica que "Navarra fue humillada, rebajada a lo mínimo, y cuesta explicar qué debió suponer para los navarros ver por los suelos los muros que construyeron sus antepasados, una consecuencia más de la definida como pacífica anexión".

Los castillos del Reino navarro, así como muchas casas torre y recintos amurallados, fueron derruidos entre 1512 y 1522 por orden del Cardenal Cisneros, regente de Castilla.

Sagredo dentro de su exhaustivo estudio, ha elaborado un mapa de los castillos de Navarra que obviamente no se limita al territorio de la actual Comunidad Foral, sino que contempla la totalidad del territorio de la Vasconia histórica.

http://www.noticiasdealava.com/2012/09/26/ocio-y-cultura/cultura/castillos-que-defendieron-un-reino

Lo que todo nabarro debe saber.

 
 

Este trabajo ha sido realizado por cinco miembros de Nabartzale bilduma desde el prisma patriótico que otorga el nabarrismo auténtico, en contraposición de un anterior trabajo realizado desde el entorno del nacionalespañolismo existente en la Comunidad Foral de Navarra. Consta en su totalidad de 96 páginas frente a las 14 del panfleto colonialista español. Su precio es de 8€.

A continuación os presentamos la introducción.
 
INTRODUCCIÓN

En el año 1977, cuando incluso alguno de los miembros de Nabartzale bilduma no habían nacido, se publicó un folleto, carente de firma en forma de cuestionario, el cual llevaba por ocurrente titulo, LO QUE DEBE SABER TODO NAVARRO. Ya en el año 1980 fue editado en papel, teniendo un total de 16 páginas; nosotros nos hemos extendido más. Su portada era una serigrafía de Sancho VII el Fuerte obtenida del tapiz existente en el colonial Palacio de Navarra, siendo su autor el dibujante J. Arguinániz.

Este panfleto, según el entorno del imperialismo colonial español, demostraba desde dentro de su fanático ideario colonialista nacionalespañolista, que su autor (o autores) tenía(n) una gran erudición sobre la historia de Navarra con la latina v, “of course”.

Persistentemente desde ese prisma-ajeno de manera indudable a la realidad histórica, política y cultural del Estado de Nabarra-esa persona o personas tenían un amplio conocimiento del contexto de nuestra tierra.

No cabe duda que debido al gran grado de colonización política y mental existente entre el Pueblo-Nación de Nabarra en esa etapa histórica del posfranquismo, ese libelo propagandístico imperial español tuvo una gran difusión, además de contribuir a imponer o mejor dicho a mantener, la nacionalidad española a los nabarros del sur del Pirineo, junto a cimentar sus artificiales divisiones políticas impuestas y sojuzgadas desde la metrópoli de Madrid, de las tierras nabarras del sur del Pirineo.

Con una ideología originaria asentada, plausible y claramente en la ideología franquista, con el indudable y claro objetivo primordial de contrarrestar al nacionalismo vasco originado a finales del siglo XIX, el cual estaba en pleno apogeo en ese periodo convulso en el Estado español, se realizo dicha obra. Pero no debemos pasar por alto los nabartzales o nabarrista auténticos, patriotas nabarros en definitiva, que el imaginario del nacionalismo vasco estaba y está tristemente hoy día equivocado en lo concerniente a la base histórica y territorial, siendo el mayor ejemplo de su permanente error el eslogan, ampliamente difundido por ellos a finales del siglo XX: Nafarroa Euskadi da.

En este trabajo los diferentes autores anónimos, patriotas nabarros de Nabartzale bilduma, ofrecemos nuevas contestaciones desde una enseñanza histórico-política propia, por supuesto descolonizada mentalmente además de autodidacta, frente a ese opúsculo de corte indudablemente nacionalismo imperial y colonial español, del cual, inicialmente, hemos cogido sus dirigidas e intencionadas preguntas nacionalespañolistas. A pesar del tiempo transcurrido, este panfleto propagandístico español sigue estando vigente en los enemigos de Nabarra como dogma de fe. Esta es un arma más con la cual alcanzar los españoles sus antidemocráticos objetivos, que han sido siempre en el pasado y son, el total y definitivo sometimiento de los nabarros surpirenaicos, algo altamente perjudicial para la libertad de nabarros y nabarras; en definitiva, nocivos para nuestra amada Patria Nabarra.

 Muchas gracias.

2012/09/25

Orreaga Taldea...Hamaika Telebista


Las cruces en la historia

Las cruces en la historia
Iñigo Saldise Alda

La historia, esa a la cual le llaman oficial, la cuentan siempre los vencedores. Esta es una prerrogativa e indudablemente un privilegio, que van unidos al vencedor. Así pues, el vencido nunca ha tenido voz propia en la historia, ya que su voz quedaba acallada en la derrota y en muchos casos en la muerte. Por ello, no dudo en afirmar que la historia es el relato de diversos acontecimientos pasados, eso sí, contados de forma interesada por el interés nacionalista del vencedor, junto a la omisión de aquellos hechos que no les son interesantes y sobre todo, beneficiosos a sus particulares intereses políticos, los cuales siempre son de indudable signo imperialista y colonialista.

Por otro lado, entre los descendientes de los vencidos, la rememoración de la historia debería ser la mejor medicina para curar viejas heridas, y así no volver a repetir aquellos errores pasados que nos mantendrán siempre encadenados. Esclavos de aquellos imperios que invadieron y ocuparon nuestras tierras, cuyas soldadescas violaron a nuestras mujeres y mataron desde niños a mayores.

A las puertas del último trimestre del año 2012, año en el que se han cumplido ya 500 años del expolio realizado por el Reino de España al Estado de Nabarra, los nabarros estamos demostrando una inmensa capacidad de supervivencia y superación. La revisión en la memoria colectiva y su transmisión a nuestro compatriotas ha sido extraordinaria y digna de alabar. Desde diversos colectivos culturales y políticos, empresas e incluso particulares, hemos tenido una más que interesante presencia en los diversos medios de comunicación y en foros de todo tipo, multiplicándose con ello una exposición real de la historia propia a la sociedad de este País, esa que dicen no oficial los invasores y ocupantes extranjeros.

Es el momento de marcar una nueva cruz en nuestra historia para alimentar nuestro orgullo maltrecho. Todos, desde nuestras grandes limitaciones, hemos sido artífices del resurgir del auténtico nabarrismo, pero eso no debe significar una relajación cuando acabe el año. Aun queda mucho trabajo de divulgación por realizar, con el fin de seguir alimentando al patriotismo nabarro, el cual debe desembocar irremediablemente en la creación de una organización política propia, llámese Asamblea Nacional de Nabarra, Gobierno provisional del Estado de Nabarra o como nosotros queramos, que no solo nos represente ante los invasores extranjeros y el resto de la Humanidad, sino que trate con ellos de igual a igual de nuevo.

Es el momento de coger el calendario y marcar una fecha próxima que tenga como objetivo la recuperación de la plena soberanía del Estado de Nabarra, realizando una declaración unilateral de independencia, por ejemplo. No nos damos cuenta, pero estamos en una ocasión única con la cual recuperar la libertad, además nuestros descendientes nos juzgaran en un futuro próximo marcando cruces en la historia. Yo deseo que lo hagan desde la más absoluta independencia, desde la condición de ser ciudadanos libres en el Estado soberano de Nabarra.

2012/09/24

Arrano beltzak hegan dirau

Arrano beltzak hegan dirau
Kepa Alberdi Egaña 

Dela urte asko bazen Europan Nafarroa izeneko erresuma bat, bere muga, aduana, bandera, txanpon eta hizkuntza propioekin. Europako lehen Estatu modernoa izan zen eta zuzenbide pirenaikoan oinarritutako instituzioak ondo garatuak zituen, bere enbaxadoreak ere Europako gorteetan bananduak zituelarik. Baskoiek lehenik Iruñeko erreinua eratu zuten 824. urtean, beste herri batzuetatik zetozen presio eta indarkeria etengabeek bultzatuta. Ondoren lurralde horrek Nafar Estatuari bide emango zion. Erreinu bezala egitaratutako Estatu honetan, garaiko besteak bezala, baskoiak libreak ziren eta herri bezala elkartuta iraun zuten, historiako aldi desberdinetan armen indarrez hartu eta menderatuak izan ziren arte, beren nortasun garapen askea deuseztatuz. Nafarroak bere burujabetasuna izan zuen mendetan zehar, eta garai haietarako herri aurreratua zen, erregeak zuen boterea bera ere herriak bermatzen zuelarik. Gogoratu dezagun Obanosko Infantzoiek zuten lema: «Pro libertate patriae gens libera state» (Libreak izan zaitezte aberria librea izan dadin ). Gaztela agertu baino askoz lehenago Nafarroa Estatu independente eta askea zen eta lehenak eraso zuenean hemen ez zegoen tradizio militarrik, herri baketsua zen eta bakarrik kanpotik eraso eginez gero altxatzen zen armekin bere lurraldea eta herritarrak defendatzeko. Nafarroak hasieratik jasan izan zuen bere mugaz bestaldetik zeuden bi potentzi handien erasoa, lur, bide eta portu lapurretak pairatuz beste hainbat gehiegikerien artean. Horrela 1054an Gaztelarrek, gaur egun Errioxako probintziaz ezagutzen den eta orduan Nafarroako estatuaren administraziopean zegoen lur eremua indarrez bereganatu zuten. Handik mende eta erdira, 1200ean, egun Gipuzkoa, Araba eta Bizkaia izenekin ezagutzen ditugun lur eremuak menderatu zituzten. Ondoren, egun Nafarroa izenarekin ezagutzen dugun lur zailaren konkista bortitza etorriko zen, 1512. urtean. Eta azkenik, Luis XIII.ak iparraldeko isurialdea Frantziako Koroari lotu zion, nafarrek onartu gabeko ediktu baten bitartez. Gaztelako Koroak, bere pentsaera espantsionistarekin erlijioa indarka inposatuz, kulturak suntsituz eta milioika indigena erailez Ameriketako genozidioa gauzatu zuen berak, Nafarroaren aurka eraso zuen, beti ere Elizaren eta Aitasantutzaren babesarekin. Asko idatzi izan da inbasioaren ondorioaz: torturak, erbesteratzeak, hilketak, ondasunen konfiskazioak, gazteluen suntsiketak, eta aldi berean Inkisizioaren ezarpena. Inkisizioa, Nafarroako polizia politikoa izan zen eta inposatutako botere berriaren aurka altxatzen zen edonor zuen jomugan. Gizarte osoa izututa zeukan instituzio hura, erlijioari begira baino gehiago, inposatutako egoera politikoari beldurraren eta herritarren arteko salaketa bitartez eusteko antolatu zen. Hau guztia nahikoa ez eta orain herri oso bat birrindu zuten ondorengoak sarraski hura ospatzera etorri dira. Dela egun batzuk, Nafarroako Gobernuak gonbidatuta, Felipe eta Letizia Asturiasko eta Vianako printze-printzesak Leireko Monasterioan egon dira “Vianako Printzea” Saria eman eta Nafarroako errege-erreginei omenaldia egiteko. Antzerki honekin, Nafarroa, Espainia Bat eta Handiaren beste probintzi bat besterik ez dela adierazi nahi dute, Gaztelarrek Albako dukearen tropekin Nafarroa subiranoa konkistatu zutela 500 urte betetzear daudenean. Hau guztiaren adierazle, hor printze espainiarrak Leiren jaurti duena, «hace ahora 500 años Navarra continuó el destino hispánico que simpre estuvo desde antiguo». Lotsarik ez du Borboiak, dela 500 urte euskal erresuma independentea izan zena Gaztelako Koroak edo Erregetzak garaiko legeen kontra indarrez bereganatu zuela oroitu beharrean historia desitxuratu eta manipulatuz, nafarren borondatezko bat egitearena zabaltzen duenean. Urtebetetze honi efemeride folkloriko baten itxura ematea besterik ez dute nahi, eta bitartean mendetan zehar ondo planifikatua duten asimilazio prozesua bultzatzen dute. Nafarroak ez du hauentzat berezko historiarik eta zatituta eta bananduta nahi dute beste euskal herrialdeetatik. Horretan dabiltza buru-belarri, batik bat azken hamarkadetan, eta ez dute atsedenik hartuko handik eta euskal nortasunaren aztarna eta zantzu guztiak suntsitu eta ezereztu arte. Muga berrien desegokitasuna azpimarratzen dute, unibertsaltasuna eta aniztasuna bezalako hitz ponposoekin ahoak betez, erretorika faltsuak tarteko, beren ahalegin bakarra konkista eta hankaperatzearen bitartez lortutako mugak finkatu eta kontsolidatzea denean. Atari zakurrak, behin eta berriro, beste alde batera begiratuz, entzungor eginez, agerikoa ukatu nahian ari dira, pasarte ilunak ospakizun bihurtu nahian. Eta errealitatea oso bestelakoa da oraindik badiren arren dena irensten dutenak. Historia idazteko bertsio ofizialetatik hartutako datuetan bakarrik oinarritzeak egiari bizkar ematera garamatza, gure kondaira azpi-mintzoz desitxuratzera. Historiaren pasarterik basatiena saihestu nahi dute, berauen tresneria bikaina erabiliz gertakari haiek makilatzeko. Horrekin bat datoz Beotibar eta San Martzial bezalako batailak goresteak edo handiesteak, garaiko agintarien komenentzian asmatutako legenda moldatuak izanik, beraiei dagozkien sinbologia eta ideologia elikatzeko. Sarriren gogoetak ondo dioen bezala «diktadura ororen lehen pausua memoria historikoa ezabatzea da», eta guk, ezkutatu nahi diguten historia ezagutzeko eskubidea dugu. Alferrik ari zarete, mendez mende herriari bere memoria historikoa lapurtzen ahalegindu arren, akulturazioa sustatu eta manipulatutako historia ofiziala aldarrikatu eta inposatu arren, euskaldunok libreak izan ginen Nafarroako erresuma independentearen barruan eta geure Estatu propioa izan genuen Gaztelak eta gero Espainiak indarrez gure subiranotasuna deuseztatu badute ere. Geroztik zauri ugari eta mina nonahi, hona hauts haien gaurko errautsak. Isildu nahi dituzten ahotsak gara eta, jakin badakigu, oroimenaren konkista tarteko, gezurrezko errealitate baten bizi garela eta aspalditik nahi dutela herri zahar honen agoni kanpaia entzun. Hormarik gabe utzi ziguten etxea, baina historiak erakusten du inoiz ez garela izan asimilazioa bereganatu duen herri bat, etsi duen herri bat. Eta herriak herri izatea nahi badu nortasunari helduz denboran irautea da garrantzitsuena. Herri honek zauri zaharrak ditu, mendez mende ereindako sufrimenduaren testigu, baina zuhaitz eder eta sustrai sendokoak ditu, ukazioaren garaietan bizi bagara ere. Bat bateko librakuntzaz ezin da sinetsi baina zapaldu orok amesten du herri honek bere bidea badaukala. Guk geure lekua nahi dugu beste herrien artean, herri gisa bizi, hesiak hesi, euskaldunak izatearen errugabetasuna adierazi, arnasa hartzen jarraituko badugu. Orain aro berria dator eta aukera berria dugu abertzale guztiok elkarrekin gure Estatu Nafarra, Euskal Herria, aldarrikatzeko. Urtzi Urrutikoetxeak zioen moduan, beharrezkoa denean batzeko gai den herriak baino ez du irabazten.

Breve historia de los Fueros nabarros

http://www.lulu.com/content/libro-tapa-blanda/breve-historia-de-los-fueros-nabarros/13230901

Pequeño trabajo de nuestro compañero Iñigo Saldise Alda sobre la historia de las Leyes nabarras.

2012/09/21

Un solo Derecho Pirenaico en todo el Reino de Nabarra

Un solo Derecho Pirenaico en todo el Reino de Nabarra
Aitzol Altuna Enzunza. Galdakao, Bizkaia-Nabarra

Adrián Celaya Ibarra (Barakaldo 1917), catedrático de Derecho Foral en la universidad de Deusto y considerado el máximo conocedor del derecho foral bizkaíno: “Yo digo que hay un derecho pirenaico, y dentro de ese derecho hay derechos diferentes, pero con grandes similitudes”.

El historiador artajonés Jimeno Jurio dejó escrito: “La extraordinaria semejanza que se da en las instituciones públicas y privadas de los 6 territorios vascos obedece ciertamente a la unidad básica de civilización de todo el ámbito euscaro; el embrión germinal del sistema evolucionó y se consolidó en sus líneas fundamentales cuando toda Euskal Herria –el verdadero reyno de Navarra- estaba unificado bajo el poder de los reyes de Pamplona”.

El uso y la costumbre como fuente principal del derecho es la característica esencial que distingue al Derecho Pirenaico o Fueros de los demás “frente” a la ley:

RAE: Ley:

1. Regla y norma constante e invariable de las cosas, nacida de la causa primera o de las cualidades y condiciones de las mismas.
2. Cada una de las relaciones existentes entre los diversos elementos que intervienen en un fenómeno.
3. Precepto dictado por la autoridad competente, en que se manda o prohíbe algo en consonancia con la justicia y para el bien de los gobernados.

Frente a la ley está el Fuero, como explica Adrián Celaya en “Derecho foral y Autonómico vasco”: “Fuero no equivale a ley, porque lo característico del Fuero es precisamente que no es ley creada por un legislador prepotente, ni siquiera impuesta por una mayoría ocasional, sino norma que nace de repetidas experiencias de ámbito popular:

1. Lo foral está en la antítesis de las posiciones de escuela, es el espíritu de los pueblos no contaminados por los prejuicios de los doctores.
2. El sistema foral no es legalista y su posición es antidogmática.
3. El verdadero sentido de lo foral consiste en que las normas jurídicas son auténticamente populares, y se acomodan en cada momento a la vida social.
4. Las normas forales son, casi siempre, de origen consuetudinario, dando primacía a la costumbre sobre la Ley, pero esto no quita el que se legislara de forma renovadora, como aparece repetidas veces en el Fuero Nuevo de Vizcaya.
5. El derecho foral se concilia perfectamente con las concepciones democráticas.

Ahondando sobre la singularidad del Derecho Pirenaico frente a otros derechos, comenta la baionesa Maite Lafourcade (1934), titular de los Estudios superiores de Derecho privado y de Historia del derecho por la Universidad de París(1):

“El centro de la sociedad era la casa y la concepción era colectiva; no conocían la propiedad privada como nosotros actualmente o como la reconoce el Derecho Romano. En realidad, el Derecho Romano no había penetrado en el País Vasco. La propiedad era siempre colectiva. Existían tierras no cultivadas que eran propiedad de todos los habitantes de la comunidad (el comunal y el trabajo en auzolan). El patrimonio familiar era propiedad de toda la familia, no de una sola persona”.

Del mismo modo, en Hegoalde, el Derecho Romano apenas había penetrado según Maite Lafourcade: “En (Alta) Navarra, sí, pero en el piedemonte; en los valles de montaña, no. En Álava también entró (tras desaparecer la Cofradía de Arriaga en 1332, al claudicar ante la presión del rey de Castilla), aunque no en la región de Amurrio, en el señorío de Aiala, que entonces era parte de Bizkaia (sic.). Allá no había penetrado.”.

El Derecho Romano reconocía la incorporación por “rendición o asalto” o por pacto (foedus y “foederate”). Éste último podía ser en igualdad “aequs” o en “maiestas” cuando el vencido reconocía la superioridad romana. Las poblaciones se regían según el pacto alcanzado con Roma. Pero, según Plinio en el siglo II, sólo una cuarta parte de las ciudades del gran Imperio Romano se regía por el derecho romano y ¾ partes por el indígena anterior.

Comenta el abogado Tomás Urzainqui -experto en este tema- en una entrevista para el libro “La pelota vasca”: “había un ius gentium, un derecho de los pueblos que no era ni propiamente romano ni de esos pueblos en particular, pero que facilitaba las relaciones entre todos ellos. Roma permitía que se hablase la lengua propia y que se desarrollaran también los derechos propios a niveles de derecho privado, de derecho de familia, de derecho municipal; lo que facilitó que, tras la caída de Roma a fines del siglo V, los vascones quisieran seguir manteniendo esa misma estructura”.

El Derecho Pirenaico no es impermeable a otros ordenamientos, ningún ordenamiento lo es. Así toma del Derecho Romano elementos como las donaciones “propter nuptias” por el que el caserío -la casa con sus tierras, animales y enseres- pasa al primogénito al casarse (y no tras la muerte de los padres) o la libertad de testar por la que se puede dejar a otro hijo que no sea el primogénito todos los bienes patrimoniales (incluidas las hijas). Del Derecho Germánico toma el Derecho Pirenaico elementos como “las arras”, los bienes gananciales del matrimonio o las ordalías del hierro y del agua caliente (éstas últimas desaparecieron en el siglo XIII). De otros derechos, como el Derecho Canónigo, toma elementos referentes al matrimonio, tal y como recoge el ex catedrático en derecho foral J. L. Orella Unzue en su libro “Historia de Euskal Herria”. Todo ello no es menoscabo para afirmar que el Derecho Pirenaico es un derecho diferente a cualquier otro con elementos propios y creado por los baskones desde nuestros usos y costumbres.

Maite Lafourcade, la mayor estudiosa del Derecho Pirenaico en Iparralde, señala que “Las mayores similitudes de (los Fueros de) Iparralde (Lapurdi) eran con Bizkaia. Cuando hablé por primera vez con el catedrático de Derecho Foral Adrián Celaya quedamos impresionados: eran iguales. Y de Gipuzkoa no podemos saberlo porque ellos no redactaron los Fueros”.

Esta similitud de los Fueros de Lapurdi con los de Bizkaia, demuestra la unidad anterior de todos los Fueros dentro del Estado de Nabarra, donde se habrían terminado de formar sus puntos fundamentales –y donde se escribieron por primera vez-, al ser Bizkaia y Lapurdi territorios sin frontera común y parte territorial del reino baskón .

Es más, la frontera administrativa impuesta por los imperialistas que invadieron el reino baskón de Nabarra, según Maite Lafourcade, no ha supuesto una barrera entre el norte y el sur para la transmisión de usos y costumbres hechos norma o Fuero, sobre todo en el nexo común que son los valles del Pirineo, regazo natural del Derecho Pirenaico: “No, porque ha habido relaciones y acuerdos entre los valles del norte y el sur sin participación de los Estados, tanto durante la guerra como durante la paz. Y hacían todo lo que querían. Eran, sobre todo, acuerdos e intercambios sobre pastos. También relaciones matrimoniales... Todo eso ha contribuido a mantener normas comunes pero, sobre todo, en los valles de montaña”.

(1)Extracto del artículo del periódico GARA de febrero del 2011

2012/09/19

La urgente independencia

La urgente independencia
Eneko Urliaga

Es clásica la distinción entre lo que es importante y lo que es urgente. Muchas veces se ha reflexionado sobre la importancia de lograr un Estado propio para poder consolidar políticamente los principales anhelos de nuestra sociedad. Es evidente para muchos de nosotros la importancia que tiene un Estado para lograr la normalización de una lengua, Ya sabemos que con eso no basta, pero también que es condición necesaria. Otro tanto puede decirse sobre la enseñanza de la historia, la transmisión, la ubicación de los lugares de memoria de una sociedad. En una frase, en el afianzamiento y proyección de su identidad a futuro.

De lo que no se ha debatido es de su urgencia. En el momento presente hay dos motivos por los que la independencia se ha convertido en urgente. La primera es necesidad de solucionar el gravísimo problema de los presos y exiliados. Hoy en día no se percibe en nuestra sociedad la capacidad de ejercer una fuerza suficiente sobre los estados español y francés para cambiar su política en este sentido. Un Estado vasco soberano e independiente dentro de Europa tendría una capacidad de negociar este problema con España y Francia varios órdenes de magnitud superior que los movimientos y presión que ejerce nuestra inerme sociedad actual frente a las losas de sus legislaciones, judicaturas y ejecutivos. Un Estado vasco tendría capacidad para negociar soluciones, resolver extradiciones, recuperar a sus exiliados, etc.

Hay otro motivo que provoca la urgencia de lograr un Estado propio que aúna dos circunstancias que se están produciendo simultáneamente, no por casualidad, en nuestro entorno más próximo. Una es la marcha imparable de Cataluña hacia su independencia. Los años de ninguneo, expolio económico, persecución de su lengua y cultura y, en suma, de humillaciones sin cuento, han conducido a que la sociedad civil catalana se haya puesto en marcha, haya iniciado un proceso muy claro y, previsiblemente, rápido hacia el Estado propio y haya arrastrado en el mismo (un millón y medio de manifestantes se dice pronto…) a sus políticos catalanistas más tibios.

El otro es la debilidad total del Estado español. La crisis mundial se ha cebado en sus eslabones más débiles (¡quién se lo iba a decir a Lenin!). España es uno de ellos y no el menor. En mi opinión la efervescencia catalana no es ajena a este hecho. Su ventaja es que se han colocado dentro de la tendencia general (Québec, Escocia, Flandes…) y han sabido aprovechar el quebranto de España.

Nosotros deberíamos ser capaces de aprovechar todas las olas, la internacional, la propia derrota de España, el aliento catalán, la urgencia que requiere el problema de nuestros presos y exiliados y la necesidad de ser independientes para seguir existiendo en el mundo con una cierta tranquilidad, aun dentro de sus convulsiones y problemas. En un mundo en el que los agentes políticos siguen siendo los estados, ser sujeto exige tener uno propio. Ya que no se puede vivir al margen de un Estado, en lugar de depender de dos que nos son hostiles es mejor hacerlo de uno propio. No solucionará todos los problemas de inmediato, pero los hará más sencillos y con una solución más próxima.

Opino que el momento de la declaración unilateral no puede ser diferido. Por eso me resulta extraño que en ninguna de los programas electorales para la próxima convocatoria de la CAV aparezcan referencias a la independencia, ya no sólo a su necesidad, algo obvio, sino, sobre todo, a su imperiosa urgencia.

Pienso también que el nuevo Estado debe recoger en su primera declaración de independencia y en sus bases jurídicas internacionales la soberanía arrebatada injustamente al Estado de los vascos, Navarra. Más todavía, su legitimidad internacional sigue viva y creo que es el momento de ejercerla.

2012/09/18

La libertad de expresión y los nabarros

La libertad de expresión y los nabarros
Iñigo Saldise Alda

"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión." Artículo 19 de la Declaración de los Derechos Humanos, 1948.

La libertad de expresión fue uno de los pilares esenciales durante la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos y también de la Revolución francesa. Estos sucesos históricos de importancia mundial, removieron las Cortes de los demás Estados occidentales. La libertad de expresión está reconocida como un Derecho fundamental del ser humano, pues de ella deriva la denominada libertad de imprenta o prensa. El Derecho a la libertad de expresión está especificado en la Jurisprudencia Internacional, como un medio necesario para la libre difusión de las ideas, pues así fue concebido durante el periodo histórico de la Ilustración. Filósofos como Montesquieu, Voltaire, Rousseau y Pach, vieron en la posibilidad del desacuerdo y la discordia, una fuente de impulso en el avance de las artes y las ciencias, siendo especialmente importante para una auténtica participación política.


Pero por otro lado, la libertad de expresión siempre se ha visto coartada por aquellos sistemas políticos totalitarios, imperialistas y colonizadores, además en innumerables casos por creencias religiosas, porque el ejercicio de la misma puede llegar a suponerles el cambio definitivo de sus respectivos sistemas políticos y religiosos.


Debemos saber que el ejercicio total y absoluto de la libertad de expresión, es indiscutiblemente beneficioso para el ser humano, ya que supone que cualquier individuo valore cuales ideas son verdaderas o falsas o relativas, siempre y cuando todo ser humano tenga el acceso a los medios para exponer sus ideas, pues de lo contrario, aquellos que posean más capacidad en los medios de comunicación, impondrán sus ideas y estas, innegablemente pasaran a ser totalitarias o fascistas.

Incluso, si alcanzáramos a tener la absoluta certeza de la verdad en cualquier opinión, la existencia de otras opiniones discrepantes, contrarias y/o disidentes, provoca que nuestra idea tiene la cabida de ser puesta a prueba, salvaguardándola viva, pues esa idea está fundamentada en una afirmación verdadera, que a su vez evita gracias a la libertad de expresión, que se convierta en un dogma o credo absolutista.


Actualmente y debido a la continuada acción colonizadora llevada a cabo desde los Imperios de España y Francia, el ejercicio de la censura está firmemente asentado en la Colonia de Nabarra. La censura y con ella la quimera de una efectiva libertad de opinión, es un lastre penoso para los interés libertarios de nuestra sociedad. La falta de libertad de expresión en materia soberanista o independentista es lamentablemente evidente. Esto es debido  al impulso de la censura llevado a cabo desde las metrópolis de Madrid y París. Mustiamente dicha censura es ejecutada por los diferentes agentes y empresas existentes dentro de las fronteras de nuestro País, que podemos certificar que sufren y padecen el denominado síndrome del colonizado.


Por tanto, todo aquel que esté dentro del movimiento legitimista, estatalista, soberanista e independentista nabarro, debe hacerse ser consciente y realizarse así mismo un examen de sus acciones pasadas en la materia del respeto y aplicación de la libertad expresión u opinión. Además, es ineludible que tenga presente y sea consecuente en la necesidad del total ejercicio de la misma entre todos nuestros compatriotas, pues ésta debe ser uno de pilares básicos y más importantes para nuestra insigne causa patriótica, ya que solo con su total cumplimiento y práctica se facilitará no solo nuestra descolonización mental, sino que finalmente nos impulsará de forma irreversible a la liberación total y absoluta del Estado de Nabarra.

2012/09/17

La insurgencia nabarra ante la colonización mental


La insurgencia nabarra ante la colonización mental
*

La insurgencia nabarra se ha alzado de manera continuada y a lo largo de los siglos contra los invasores españoles y franceses, dentro de las fronteras naturales de nuestro País. Debemos conocer que cada levantamiento ha sido de una forma específica, dependiendo siempre del contexto histórico-político de la época en los que tuvieron lugar. Colocando aún lado en este escrito, de forma intencionada, los diferentes enfrentamientos militares y por tanto violentos, que como todos los producidos en este mundo han causado dolor y muerte, comprobamos que lo más importante para nuestro futuro en soberanía ha sido la insurgencia intelectual político-histórica.


Esta forma de insurgencia o lucha ideológica, siempre ha buscado transmitir al Pueblo-Nación de Nabarra su verdadera historia política en el transcurso de los siglos pasados. Una historia que se nos ha ido ocultando de forma sistemática, eternizada más bien, desde las instituciones “educativas”, indudablemente coloniales, que los Estados de España y Francia han ido situando a lo largo y ancho de nuestra geografía plena.

Insistentemente estos insurgentes intelectuales existentes en todas las épocas de nuestra negra historia sojuzgada o sometida, nos han emplazado a indagar y rebuscar en nuestra memoria colectiva, para así no estar aletargados, narcotizados, colonizados mentalmente y por consiguiente totalmente dominados.

Continuadamente nos estimulan con la sana y patriótica intención, de que no nos veamos a nosotros mismos con unos ojos dogmáticamente extraños, que a las claras conceptúan nuestras vidas alienadas en una sociedad extraña y ajena a la históricamente propia, que nos ha sido impuesta por esos imperios colonialistas, el español y el francés concretamente, los cuales siempre han contado con el incondicional apoyo el emperador de Roma de turno o Papa.


La insurgencia patriótica e intelectual  nabarra actual nos indica que vivimos en una sociedad verdaderamente forzada y enclaustrada por unas Constituciones forasteras, donde no hay justicia posible y viable para nosotros, los nabarros. Tal vez por todo esto, los diferentes y continuos insurgentes históricos nos han regalado distintos textos donde se armonizan la historia de nuestro Estado, con la política, la cultura, la economía, la lengua y la filosofía, adaptados a los tiempos que les tocó vivir.

Todos los insurgentes nabarros, bien sean estos historiadores, cronistas, escritores, políticos, filósofos, lingüistas, etc., siempre se  mostraron con un espíritu incansable; por cierto, el mismo espíritu que presentan a día de hoy sus herederos intelectuales. Éstos están de nuevo destapando el asfixiante modelo de una vida hegemónica e imperial, con la cual nuestros enemigos tienen como objetivo el aniquilamiento diario, tanto de los nabarros del norte del Pirineo, como de los que nos encontramos al sur del mismo.


Estos seres humanos son de ese tipo de personas que nos enamoran a primera vista, como se suele dice, con sus brillantes palabras y sus profundas, intensas y sabias reflexiones, las cuales cuentan con un profundo pensamiento patriótico, innegablemente correcto.  Pero claro, también hay un pero. En abundantes de esos casos no nos muestran claramente cual es el camino más viable y factible con el cual alcanzar al fin, la tan ansiada libertad. Una libertad, no lo olvidemos, que les fue arrebatada a nuestros mayores por la fuerza de las armas de los Estados español y francés, que ha producido muchas generaciones de nabarros que no hemos conocido la independencia de nuestro Estado.

Por tanto, es preciso, de manera ecuánime, ineludible y necesaria para nuestra Patria, incluso por el bien del afianzado actualmente Movimiento Soberanista de Nabarra, por llamarlo de alguna manera, que muchos de estos insurgentes nabarros del presente, que palpablemente poseen grandes conocimientos históricos, políticos, contando muchos de ellos con ligeras y brillantes plumas, además de la capacidad de acceso a determinados foros que a otros se nos niegan, estudien seria y detenidamente la posibilidad de crear una Asamblea Nacional de Nabarra, de carácter constituyente, plural y provisional, la cual cuente con el objetivo claro y primordial de la plena recuperación de la soberanía de nuestra Patria, Nabarra.


Historiadores, pensadores, filósofos, políticos, lingüistas, etc., es decir, los insurgentes intelectuales nabarros en general, debemos analizar esta grandísima oportunidad que tenemos en el presente ante la convulsa actualidad política y económica mundial, en su justa medida. Es el momento de no aparcarla o desecharla de ante mano como se llegó hacer en el pasado, debido en gran medida a unas mentes que podíamos considerar que estaban todavía colonizadas. Unas mentes colonizada por los enemigos de nuestra libertad, tengámoslo presente, con sus Constituciones, urnas y demás.


Para concluir, sabed que todos somos necesarios en este largo y dificultoso camino hacia nuestra emancipación. Por ello debemos y tenemos que aparcar los siempre dañinos egocéntricos protagonismos personales y como no, también partidistas, trabajando físicamente como un bloque sólido. Juntos exclusivamente como nabarros, indistintamente de nuestra secundaria ideología y por tanto, descolonizando nuestras mentes partidistas, uniéndonos así de forma real y verdadera ante los verdaderos enemigos de nuestra amada Patria Nabarra, los cuales son el Reino de España y la República de Francia con sus distintas pero semejantes instituciones imperialistas y colonialistas.


*El autor ha preferido guardar su anonimato por amor a la Patria de Nabarra. Pues al parecer según él, es más importante el mensaje que se da, que aquel que lo da.

Jeanne d'Albret, Queen Of Navarre

Jeanne d'Albret, Queen Of Navarre
GIO, History geek, avid reader and art lover.
 

On 16th November 1528, Marguerite of Angouleme gave birth to a baby girl named Jeanne in Saint-Germain-en-Laye. Her husband was Henry II of Navarre, ruler of a small kingdom situated between France and Spain. The kingdom was also a refuge for French Huguenots persecuted in their home country. Jeanne too was a Protestant. Despite being educated in Catholic France, she was raised by a father who didn't care which religion he practiced and a mother who was symphatetic to the Reformers. And as an adult, this princess who when born, seemed only destined to marry and beget an hair, would become a leader of the Huguenot party. A short and frail woman, with light eyes and thin lips, she had an enormous inner strength and a deep faith in God, on whom she relied when things seemed hopeless. Jeanne was also very intelligent, brave and austere. She could be very vehement and sarcastic when she spoke.

In 1541, when Jeanne was only 12 years old, she was forced to marry William, Duke of Jülich-Cleves-Berg and brother of Anne of Cleves. This marriage was against her will, and Jeanne, a stubborn and high-spirited princess, kept protesting until her wedding day, when she had to be bodily carried to the altar! The marriage, however, doesn't seem to have been consummated and, four years later, when the alliance with Germany was no longer necessary, it was annulled. It was now time to find her another husband and the choice fell upon Antoine de Bourbon, a French prince. Antoine was goodlooking, charming, a good soldier and could become King of the country if the ruling dynasty of Valois didn't produce any male heirs. This union seemed to be much happier, at least at first. Although her husband had extramarital affairs, Jeanne cared for him and gave him 5 children. Only two of them, Henry, future King of France, and Catherine, survived childhood.


The problems started when, in 1555, Henry II died and Jeanne and her husband became joint rulers of Navarre. On Christmas Day 1560 her conversion to Calvinism, which was now declared the official religion of the kingdom, was announced. Catholicism was banned, its clergy banished and its churches destroyed. However, those who didn't embrace the new faith weren't punished, unless they rebelled. At first, her husband seemed to accept her decision but when the French Wars of religion broke out in 1562, and the Spanish King hinted that he could receive the Kingdom of Sardinia if he chose to support the Catholics, he changed sides and threatened to repudiate his wife. The couple separated but later that year Antoine was killed at the siege of Rouen. Her son Henri, who would one day convert to Catholicism uttering the words "Paris is well worth a mass", was now in line to the throne.

Jeanne instead kept fighting for the Huguenots throughout the three civil wars and her contribution was invaluable especially in the third one, which broke out in 1568. She asked for aids to foreign sovereigns, offered her jewels to raise money, wrote manifestos and took care of the refugees and even inspected the troops during fights. Finally, peace was reached in 1570 and, thanks to Jeanne's negotiations, the Huguenots were granted several liberties including being able to practice their religion in France, except in Paris or near the court, and be eligible for public offices. To further cement the alliance, it was also decided that Henry would marry Marguerite, daughter of Catherine de Medici and sister of the French King Charles IX. But on 9 June 1572, two months before the wedding was due to take place, Jeanne unexpectedly died. Although she died of tubercolosis, it was rumoured she was poisoned by Catherine de Medici who wanted everyone in the kingdom to be Catholic.

Further reading:
Doomed Queens by Kris Waldherr
Queen of Navarre: Jeanne d'Albret, 1528-1572 by Nancy Lyman Roelker
Wikipedia

2012/09/10

NAFARROA BIZIRIK TUTERA 2012



Nabargorri

La reconquista de Tudela

La reconquista de Tudela
Fermín Pérez-Nievas. Tutera-Nabarra.
   http://www.noticiasdenavarra.com/2012/09/10/vecinos/tudela-y-ribera/la-reconquista-de-tudela

Unas 600 personas recordaron la rendición de la ciudad y la conquista de Navarra en 1512

Carteles con las localidades riberas y banderas de Navarra, en la plaza de los Fueros.
Carteles con las localidades riberas y banderas de Navarra, en la plaza de los Fueros

Tal día como ayer hace 500 años Tudela abría sus puertas al extranjero que había sitiado uno de los castillos más fuertes de Navarra. Las tropas castellanas de Fernando cruzaron el puente sobre el Ebro al mismo tiempo que a los reyes Juan y Catalina llegaba la carta de los tudelanos pidiendo el auxilio de las tropas navarras, "quieran vuestras altezas hallar más poblada esta su ciudad de nuestros hijos que no de extranjeros", concluía la misiva.
 
Para recordar esta fecha, más de 600 personas se dieron cita ayer en la capital ribera bajo los lemas La Ribera no se rinde y Conquistados, pero no vencidos. Con aire festivo, recorrieron el Casco Viejo de Tudela entonando diversas canciones en euskera y bajos los gritos de "Independentzia" o "Nafarroa bizirik". La kalejira iba acompañada por un grupo de zanpanzar y otro de dantzaris de Fustiñana, además de diversas banderas de Navarra con el nombre de las localidades riberas. El recorrido se inició en la plaza del Liceo y recorrió puntos claves como la plaza Vieja (junto a la catedral), la plaza de Los Fueros, Castel Ruiz o la plaza de San Nicolás.

Junto al kiosco de la plaza de Los Fueros el tudelano Santi Lorente leyó un comunicado en el que recordó que los acontecimientos vividos hace 500 años "han marcado y marcan nuestra historia" pese a que "algunos insistan en esconder la verdadera naturaleza de la conquista armada". Lorente indicó que "nuestra españolidad fue impuesta" y apuntó que "fueron sometidos bajo sangre y fuego por los ejércitos invasores, torturados, asesinados, violaron a sus mujeres, las llamaron brujas" por lo que apuntó "queremos restituir la dignidad arrebatada a todas aquellas víctimas". Los participantes reclamaron "nuestra soberanía como navarros" y aseguraron mantenerse "fieles a la defensa de Navarra, de su libertad y verdaderos fueros. Ni nos rendimos, ni nos rendiremos hasta ver libre esta tierra de ejércitos y gobiernos extranjeros", concluyeron.

Una vez concluida la kalejira, alrededor de 550 personas procedentes de Navarra, Guipuzkoa e Iparralde se dieron cita en la plaza del Liceo para degustar una comida compuesta de pochas, ternera guisada, helado y café.

Esta actividad ha contado durante la semana con diversas conferencias históricas y ha sido organizada por colectivos culturales de la Ribera, además han colaborado varios ayuntamientos riberos como el de Tudela

2012/09/08

Asterix y Obelix en Tudela

Asterix y Obelix en Tudela
Floren Aoiz
http://www.gara.net/paperezkoa/20120908/361059/es/Asterix-Obelix-Tudela
 
Frente a quienes disfrazan de navarrismo su españolismo, la memoria de la conquista y la resistencia abre la puerta a nuevos debates. Tudela desentierra algunos de sus días más memorables. Y lo hace mirando al futuro, por fortuna. Zorionak Tutera!

Sí, he recurrido a un título trampa, que diría el inimitable Mayor Oreja, del que por cierto, algún día puede que nos animemos a contar cositas que desdibujarían su imagen de duro entre los duros.
 
Pero, no nos distraigamos. Hoy toca hablar de Tudela. A fin de cuentas, el título solo hace trampa en parte. Tudela no era ni hace 500 años, cuando los españoles entraron en Nafarroa a sangre y fuego, ni es ahora, una aldea gala. No la habitaban gentes cuyos nombres acabaran en ix, como Asterix, Obelix, Panoramix... Pero, aunque no encaje con muchos tópicos actuales, fue allí donde la resistencia a la primera invasión de julio de 1512 fue más duradera. La ciudad resistió pese a la desproporción de fuerzas y solo ante la evidencia de la imposibilidad de llevar adelante su actitud aceptó la rendición, no sin antes recabar el consejo de los reyes navarros, que habían tenido que salir huyendo del ataque.

Hace 500 años, en los primeros días de septiembre, una sola ciudad se mantenía firme frente a los ocupantes. Entre sus habitantes, gentes que habían profesado las religiones musulmana y judía.

Sabían muy bien cómo las gastaban los españoles. Con ellos iba a llegar la Inquisición y un clima asfixiante desconocido hasta entonces. Nafarroa no era un paraíso, no nos engañemos, pero los españoles traían algo mucho peor. También los demás pobladores lo intuían: Tudela estaba y está cerca de la frontera, peligrosamente cerca, como se ha puesto de manifiesto a lo largo de la historia. Por eso resistieron, por eso se sublevaron más tarde cuando tuvieron ocasión.


Tudela la resistente ante los españoles. Tudela, junto al Ebro, ciudad que no quiso ser española. Sus gentes sufrieron, como tantas otras, aquella tragedia, provocada por el maldito expansionismo español que regó de sangre medio mundo. La persecución a la disidencia fue terrible. La gente sufrió el cambio y la rabia se desató en la sublevación de 1521, uno de cuyos objetivos fueron los inquisidores.

Tudela ha cambiado desde entonces. La verdad es que cuesta reconocer en ella a la rebelde ciudad que cercada por los españoles no quería dar el brazo a torcer. Si estar cerca de la muga fue duro, que esa frontera dejara de ser el límite entre estados independientes, fue una catástrofe. El precio pagado ha sido muy elevado, en esa tierra a veces dura, pero agradecida y fructífera.

Las gentes peleonas de la Ribera van a recordar lo ocurrido en 1512. No es que les haya dado un ataque de nostalgia, simplemente quieren recuperar un pasado que ha sido ocultado y distorsionado. La historia da vueltas y lo que la conquista trajo puede llevárselo la desconquista.

El reto está sobre la mesa y solo puede afrontarse al modo de la Ribera, donde las recetas de otros lugares han dado resultados muy limitados, cuando no han sido poco menos que contraproducentes. Ahora, frente a quienes disfrazan de navarrismo su españolismo, la memoria de la conquista y la resistencia abre la puerta a nuevos debates. Tudela desentierra algunos de sus días más memorables. Y lo hace mirando al futuro, por fortuna. Zorionak Tutera!

Leyes antes que reyes

Leyes antes que reyes
Aitzol Altuna Enzunza. Galdakano, Bizkaia-NABARRA

“El Fuero contiene la parte sustancial y permanente, que no cambia con el tiempo ni las circunstancias, como la defensa del ciudadano con instituciones que les protegen ante las autoridades arbitrarias” Bernardo Estornés Lasa.

Los Fueros no son más que las leyes consuetudinarias basadas en la costumbre como fuente principal de derecho que nos dimos los baskones para nuestra convivencia y que terminaron de desarrollarse bajo el amparo del Estado baskón o reino de Nabarra: es el conocido como derecho pirenaico, que bien se puede llamar nabarro.1

Los Fueros durante siglos se mantuvieron de forma oral. El pamplonés J.J. Otamendi Rodríguez en 1982 señaló que fueron escritos por primera vez con el rey Sancho VI “el Sabio” (1150-1194), aunque son los que mandó escribir el rey Thibault o Teobaldo I de Champagne los Fueros escritos más antiguos que conocemos, cuando este rey francés accedió al trono en 1234 tras la muerte sin descendencia de su tío el rey de Nabarra Sancho VII “el Fuerte” (1194-1234). La conocida como “Casa Real Pirenaica” había dado para entonces 17 reyes en 410 años de soberanía.

Como extranjero, Teobaldo desconocía el contenido de los Fueros por lo que en 1238 mandó escribirlos en romance nabarro a 10 ricos-hombres, 20 caballeros, 10 representantes reales y al obispo de Pamplona. El texto definitivo del Fuero General se redactó en el año 1266. Así, en el Reino de Pamplona, existía un código de derecho propio escrito cuando en Europa aún se empleaba el derecho romano. El derecho pirenaico, el derecho nabarro del Fuero General, desarrolla los principios del derecho constitucional moderno y proclama la superioridad de la comunidad política, el pueblo nabarro, sobre el monarca.

Comenta al respecto el historiador estellés José María Lacarra en el libro “Historia del Reino de Navarra en la Edad Media”: “Los distintos estamentos sociales tienen clara conciencia de que actúan en nombre de todo el pueblo de Navarra (desde el Fuero Antiguo y también en el Fuero General, s. XIII y s. XVI) y de que las cosas juradas no eran cesiones o privilegios revocables, sino que formaban parte de la misma constitución política del reino. (…) En su conjunto este juramento era la concesión más amplia y profunda hecha en esta época por ningún soberano de Occidente”.

Teobaldo fue obligado a jurar por la Cortes la Constitución o los Fueros del reino antes de ser coronado como rey por los nabarros, tal y como marcaba el artículo primero de los mismos, un hecho insólito en la Europa Medieval. Teobaldo llegó a apelar al papa para no tener que jurar los Fueros y buscó también el apoyo de su suegro el rey de Francia San Luis IX, sin éxito. Cuando Teobaldo exigió lealtad hacia su persona a las nobles villas y a la aristocracia nabarra, éstos juraron con la clara advertencia de que lo hacían “salvo nuestros buenos Fueros e nuestras costumbres” (Estella 1255), ponían por tanto las leyes o Fueros por encima de los reyes: “leyes antes que reyes”.

Del mismo modo, tampoco prosperó una bula del papa Urbano IV para disolver las Juntas de Infanzones nabarros contra las que también cargó Teobaldo. Las Juntas de los Infanzones nabarros nacieron a finales del siglo XII con Sancho VII “el Fuerte” y alcanzaron entre 1283-1328 su máximo esplendor. Fueron llamados a veces de Obanos al ser este pueblo cercano a la iglesia de Eunate su habitual punto de reunión. Existían figuras similares al menos en Baja Navarra, Gipuzkoa y Alaba (Cofradía de Arriaga), con un “Sobrejuntero” o buruzagi para dirigirlas. Su principal función era controlar los atropellos o contrafueros del rey y de los ricohombres nabarros, así como ejercer la justicia en el reino. Los infanzones funcionaban en “Hermandad” con las “buenas villas” contra los malhechores.

Según el párroco de Aldaba “las Juntas nacieron reinando Sancho el Fuerte para defenderse infanzones, labradores y eclesiásticos de los atropellos del rico hombre”. Iñigo Martínez de Sunbiza comenta que “con la autorización del propio rey, eran los hombres pobres defendidos et la tierra estaba en paz”.

Su lema era: “Pro libertate Patria, gens libera state”. Señala Tomás Urzainqui en su libro “Navarra Estado europeo” que: “El concepto de patria es de tradición greco-romana, para hacer después referencia al conjunto formado por Roma, el territorio, el Estado y el pueblo romano (…) Es un concepto distinto al de nación y gens. La idea de patria se refiere al Estado, no por ser los dos iguales, sino por formar el segundo el ser jurídico que encarna la primera. Por eso la evolución histórica de la patria es la misma que la evolución del Estado”.

El historiador alabés Fernando Sánchez Aranaz, añade respecto al lema de los infanzones nabarros: “Que el vocablo latino gens puede traducirse también como familia, linaje, pueblo, nación. Que el verbo latino sto-steti-statum viene a significar la actitud de un guerrero que defiende una posición a pie firme, también se aplica al que persevera o es fiel a sus compromisos. Aquí el caso se aplica sobre el conjunto Libertas nabarra, siendo nabarra adjetivo calificativo y el caso a aplicar el ablativo (nominativo libertas, ablativo libertate). Esto implica que lo sustantivo es la libertad (…). Esto me parece importante, porque implica que aquellas personas se planteaban lograr una patria libre, dando por hecho que su patria era Nabarra, que era un Estado independiente, no se trataba de liberar Nabarra (la patria o el Estado), sino de hacerla un país libre para los nabarros”.

Fuero de alzar al rey

La preponderancia de los Fueros sobre el rey se representaba con el "Fuero de Alzar al rey", el cual consistía en que, antes de proclamar nuevo rey, un consejo de “12 ricos hombres o 12 de los más ancianos sabios de la tierra” debía de repartir los cargos administrativos del reino y sólo entonces se alzaba sobre un escudo al que hasta ese momento era el candidato a la corona, siendo aclamado tres veces a la voz de: "real, real, real". Entre los límites que marcaba el Fuero General al poder del rey, estaba que éste no podía convocar las Cortes, hacer la guerra o la paz sin el consejo de los ricos hombres, ni nombrar más de 5 funcionarios extranjeros. Las atribuciones principales asignadas al rey por el Fuero General, eran las de aprobar las leyes que dimanasen de las Cortes, nombrar altos cargos administrativos judiciales o comandar el ejército; además se administraba la justicia en su nombre. Los 12 ricos hombres o ancianos sabios del Fuero General era una forma de expresarse que en realidad se refería a las Cortes, donde estaban representados los tres estamentos (nobleza, clero y representantes de las villas y pueblos) y que eran los que elegían siempre al rey.

Explica Estornés Lasa en su libro “Lo que No nos enseñaron” que la proclamación del rey se hacía de la siguiente forma: “Entonces derrame su moneda sobre las gentes hasta 100 sueldos y se ciña el mismo la espada, que es a semejanza de cruz, en señal de que no se reconoce superior en la tierra” (…)".2

Así es como entre los baskones el rey no lo es por voluntad divina, sino por ser elegido como tal, respetando los Fueros y mejorándolos: es una monarquía pactista. La comunidad, sus usos y sus privilegios son norma jurídica, cualquier poder personal es posterior a los mismos y otorgado por el propio pueblo. Es con el rey García Ramírez "el Restaurador", infanzón alzado como rey tras la muerte sin descendencia de Alfonso I “el Batallador”, cuando se consta la existencia de este juramento en el año 1134 (era el padre de Sancho VII “el Sabio”). La Carta Magna inglesa, donde se reconocen derechos parecidos a sus nobles, derechos que el rey no puede infringir, es de 1215.

El primer rey de Pamplona-Nabarra (s. IX), Eneko Aritza o Arista (latinizado como Iñigo), según la tradición, habría sido coronado de similar modo por una junta de infanzones en el valle del Ronkal, delante de la cueva de la peña de Ezkaurre. Precisamente el historiador ronkalés Bernando Estornés Lasa sobre esta leyenda en un artículo de prensa del año 2008 en Diario de Noticias, comentaba: “Dicen los historiadores, aunque en ello no acaben de ponerse de acuerdo, y lo dice también la tradición oral, que es en una cueva de la Peña de Ezkaurre, en Isaba, donde un grupo de trescientos nobles se agrupó en el siglo VIII ante el acoso de las tropas musulmanas, y en donde proclamaron a uno de ellos como caudillo. Eneko Arista, o Aritza, era su nombre; primer monarca del entonces denominado Reino de Pamplona”.

Los diferentes territorios en que se dividió la Nabarra Occidental tras su conquista, mantuvieron dentro del Imperio castellano sus Fueros nabarros hasta el siglo XIX. Así es como los bizkaínos reclamaban la jura previa de los Fueros al señor de Bizkaia para ser reconocido como tal (señor que además ostentaba el título de rey de Castilla desde 1379), si no juraba los Fueros (escritos en los s. XV-XVI), en la ley primera de los mismos se establecía que: “los vizcaínos, así de las villas como de la tierra llana de Vizcaya, como de las Encartaciones, como de Durango, que non deben responder al pedido (del señor de Bizkaia y rey de Castilla) ni al de su Tesorero ni Recaudador”.

Notas
1. No hay que confundir el fuero de villa que regulaba el comercio y la convivencia dentro de sus murallas (y poco más), con el Fuero General, que regulaba la vida en el reino de Nabarra y después en el señorío, equivalente a una Constitución y los diferentes códigos civiles o penales actuales.También existían otros “fueros” o leyes menores, por ejemplo el que regulaba la producción de hierro. Fuero en general equivaldría a “Ley”.
2. El origen de alzar al rey sobre un escudo, parece estar en el siglo IV en tiempos del Emperador romano Juliano (por tanto no es de origen germánico como algunos sostienen). En el reino de Pamplona-Nabarra, el alzamiento del rey era una ceremonia continuadora de la tradición romana que llevaban a cabo los duques y “princeps” baskones, de donde la toman sus sucesores los reyes nabarros.

2012/09/06

Atapuerca, 1 de Septiembre de 2012.

Atapuerca, 1 de Septiembre de 2012.
NAVARRATE TALDEA ETA MARTIN TTIPIA KULTUR ELKARTEA

Nafarroako lurraldetasunari buruzko zenbait gogoeta .

Declaración de MartinTtipia Kultur Elkartea y Navarrate Taldea en la visita que se realizó el pasado 1 de septiembre a las campas de Atapuerca, en recuerdo y homenaje a los navarros que lucharon en defensa de su Estado.

Ongi etorriak izan zaitezte Atapuerkara, Nafarroako leku maitagarri eta ahantzezin honetara.

Duela 958 urteko irailaren lehenengo egunean, hementxe bertan zorigaiztoko bataila gertatu zen, Nafarroako erregea eta hainbat nafar beren lurraldearn eta estaduaren defentsan borrokatu eta bizia eman zutelarik.

Garai hartako Nafarroa honaino iristen zen eta guzti honek denbora hobe batzuren aierupena dakarkiguke. Oraingo lurraldetasunarekin erkatuz, batetik CFN bestetik CAV, Trevino eta Turtzioz gaztelarrak izaten jarraitzen dutela kontutan izanik, tamalgarria , lotsagarria eta etsigarria da.

Hanbaterainoko txikitasunera, hanbaterainoko suntsiketara eta zatiketara , hanbaterainoko ipargalketara eta hondamenera etsaiak eraman gaitun! Atzar gaiten nafarrok!

Gaur Atapuerkara etorri gera hango batailan gure lurraldetasunaren defentsan erori zirenen aldeko omenaldi xume baino hunkigarria egitera.

Bihoa jarraian irakurriko deguna beren oroimenez eta omenez.


La época de Sancho III el Mayor fue importante porque en ella se alcanzan las fronteras naturales de Vasconia, aquellas que comprenden, teniendo como eje la cordillera pirenaica, desde el nacimiento del Ebro hasta el del Garona, con límite por el norte en el curso de este río y por el sur en la cordillera Ibérica.

Sancho III reinó en Pamplona entre los años 1004 y 1035. Por el oeste consolidó los límites de Vasconia, tras siglos de lucha contra visigodos y asturleoneses, en la línea del río Miera, la Peña Amaia, que como sabemos significa final o confín, y los Montes de Oka. Queda así delimitada con claridad la frontera entre el Reino de Pamplona y el condado de Castilla. No podemos olvidar que nuestro rey Sancho III era bisnieto del conde Fernán González y cuñado del conde García de Castilla y del rey Alfonso V de León. Navarra históricamente había mantenido, con gran habilidad política, al condado de Castilla como un estado tapón frente a las amenazas expansivas del Reino de León.

Por el sur, el reino de Pamplona abarca toda Rioja, hasta el cerro de Garrai, donde se ubicaba la antigua Numancia, quedando las tierras al sur del Duero para Castilla. La frontera con el Reino musulmán de Zaragoza se apoyaba en una sólida línea fortificada a lo largo del río Aragón, con Caparroso y Zaharragaztelu (Çarcastillo), y de allí por Uncastillo, Luesia, Biel, Agüero y Murillo de Gállego hasta Loarre. Por el Pirineo el Reino de Pamplona abarca Sobrarbe y Ribagorza hasta, como se ha dicho, las fuentes del Garona en la Val d’Aran. Al norte el ducado de Gascuña, regido por Sancho Guillermo, era vasallo del rey de Pamplona, con quien el duque estaba emparentado.

La frontera en los Montes de Oka venía señalada por el Olmo de Burgos o de Atapuerca, Ateburga, Puerta de Burgos, uno de los árboles malatos, al llegar a los cuales era costumbre, en cumplimiento del derecho pirenaico, que los vascones clavasen la espada o el hacha y renunciasen a seguir avanzando, pues consideraban que el territorio en adelante no les pertenecía.

Sancho III dispuso que a su muerte los territorios del Reino de Pamplona fuesen gobernados por sus hijos, siendo su sucesor, como rey, García, el mayor de sus hijos legítimos, que estableció su capital en Nájera. Su hijo mayor, natural y reconocido, hijo de Sancha de Aibar, recibió el gobierno de Aragón; Gonzalo, el tercer hijo, recibió el gobierno de Sobrarbe y Ribagorza; el segundo hijo, Fernando, había heredado de su madre en 1029 el Condado de Castilla en sus precisos límites, es decir, entre los ríos Arlanzón y Duero, hasta su cabecera por el este y hasta el río Cea por el oeste, y al norte hasta la Peña Amaia.

García apoyó a su hermano Fernando para recuperar los territorios entre los ríos Pisuerga y Cea, de los que se había apropiado el rey Bermudo III de León, cuñado del conde de Castilla. En el enfrentamiento, ocurrido en Tamarón, unos 15 kilómetros al oeste de Burgos, en 1037, Bermudo muere y Fernando es proclamado rey de León. Tras este suceso, Fernando reconoce a García su soberanía sobre los territorios antes citados.

El año 1054, Fernando se enfrentará a su hermano García por estos territorios. Al parecer fue instigado a ello por el clero castellano, ya que el rey García había hecho pasar los territorios occidentales de su reino, de la diócesis de Burgos a la de Nájera, suprimiendo la diócesis de Valpuesta.

El enfrentamiento se produjo el 1 de septiembre entre Atapuerca y Agés, resultando muerto el rey García. Sobre el mismo campo de batalla es proclamado rey su hijo Sancho, de catorce años de edad. El cuerpo del monarca es trasladado para su enterramiento a Nájera, pero se le extraen las entrañas para retardar la descomposición del cuerpo. Éstas se entierran en la entrada de la iglesia de Santa Eulalia de Agés.

Las fronteras permanecieron más o menos estables hasta la muerte del rey Fernando en 1065, excepto algunos territorios en los valles de los ríos Ubierna y Urbeltz que, influenciados por los monasterios, se pasan a Castilla. En estas circunstancias influyen también los deseos de los monjes de Oña por independizarse de los de San Millán. La paulatina conquista se materializó por la ambición de los señores de la zona, alentados a ello por la política del reino de León. Por otra parte, Fernando dejó establecido que, a su muerte, su hijo Alfonso heredase León y su hijo Sancho Castilla, lo que originó una guerra fratricida que acabó con la muerte de Sancho de Castilla en 1072.

El primer gran mordisco al Reino de Pamplona tendría lugar en 1076, con el asesinato del rey Sancho IV en Peñalén, debido a una conjura urdida por el rey de León y Castilla Alfonso VI, instrumentada por los hermanos del rey navarro, los traidores Ramón y Ermesinda.

Todo lo anterior es historia. Nuestra presencia este año entre Atapuerca y Agés, reivindica la realidad de un espacio natural, que no es otro que el de la antigua Vasconia, que la historia ha conocido como Navarra. Ante la descomposición tanto del sistema liberal-capitalista que nos ha sometido hasta ahora, como del ente político llamado España, fracasado desde sus inicios, nosotros reivindicamos la reinstauración del estado vascón de Navarra, con sus límites naturales consagrados por la historia, entre el Garona y el Ebro, en ambas vertientes del Pirineo, regido por los principios del derecho pirenaico. Eso es lo que nos exige la naturaleza de las cosas.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011