SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2013/07/26

Abuztuak 15: Askatasunaren Eguna


Arrano beltza

Arrano beltza
Iñigo Saldise Alda

El Arrano beltza (Águila de sable o negra) en la actualidad es un símbolo Nacional para muchos nabarros estatalistas, legitimistas, soberanistas e independentistas. Dicho emblema fue rescatado a finales del siglo XX por el político nacionalista Telesforo Monzón y es considerado actualmente por la masa libertaria del País, como un antiguo símbolo vascón del soberano Reino de Nabarra.

Telesforo Monzón, en una interpretación personal, crea una bandera con el Arrano beltza. Esta es de color oro o amarillo estando estampado el Arrano beltza sobre ella. Personalmente desconozco cual pudo ser el pensamiento de Telesforo Monzón para otorgar dicho color amarillo a ese estandarte. Según el historiador Erlantz Urtasun Anzano, esto pudo corresponder más bien al inicial tejido de lino que se torna en dicho color con el paso del tiempo. Es decir, el color amarillento es debido al envejecido por el humo de las velas y por el paso de los siglos, del papel (de lino) donde aparece la silueta del águila que tomó como referencia Telesforo Monzón.

Mirando aún más al pasado, concretamente al siglo XVII, vemos la primera referencia historicista de este símbolo, la cual fue realizada por el padre Moret en su obra Annales de Reyno de Navarra. En dicha obra nos dice que el Arrano Beltza era utilizado a modo personal por los reyes de Nabarra, incluso los anteriores a Sancho VII, siendo estampado siempre sobre un fondo de gules o rojo. Es de suponer que un actual político nacionalista, Patxi Zabaleta, se basara en esta información, incluso ampliándola con su particular apreciación, para afirmar lo siguiente:

“El arrano beltza es el emblema de los reyes navarros desde Iñigo Arista hasta Sancho VII el Fuerte. Por lo tanto, de los ocho siglos que pervivió el reino como tal, contando los setenta años en los que fue un reino independiente en Iparralde, durante cuatro fue el símbolo de Navarra”.

Esta potente afirmación no es compartida por la inmensa mayoría de historiadores, heraldistas y estudioso de la simbología del Estado de Nabarra, incluso por los que son autóctonos del País, ya que solo existe constancia de que el Arrano beltza fuera la firma personal y Real de Sancho VII el Fuerte, ya que la Ciencia de la Heráldica no comenzó hasta el siglo XII y tuvo lugar en la Normandia.

Esto ha llevado al heraldista español  Menéndez Pidal de Navascués, para muchos bajo numerosos prejuicios nacionalistas historiográficos y planteamientos escasamente científicos, a afirmar que el origen del escudo del monarca nabarro se encuentra en el emblema parlante del linaje de la nobleza normanda de los de l'Aigle, Casa a la que pertenecía la abuela de Sancho VII, Marguerite. Esta interpretación es compartida por el legitimista nabarro Blas de Beaumont Garrido, Duque de Beaumont-Evreux y Delegado Regio de la Casa Real de Nabarra en la actualidad.

Bien, sea cual fuera el origen del escudo de Sancho VII de Nabarra, estoy convencido que nuestro color es gules o rojo. Me niego a aceptar que estuviera sobre fondo de oro o amarillo, como si lo está el águila negra bicéfala de la actual comuna francesa de L'Aingle, Casa de la cual toma nombre y dicho emblema. Además, como he podido comprobar en alguno de mis viajes y a través de bastantes documentales, el águila de sable o negra sobre fondo de oro o amarillo, ha servido y sirve para representar anacrónicamente a  Carlomagno, aquel que quemó Iruñea matando y violando a sus habitantes, el cual fue derrotado finalmente por nuestros antepasados los vascones libres o nabarros, un 15 de agosto del año 778.

Además dicho distintivo Real de Sancho VII de Nabarra, en la mayoría de los casos no era de color sable o negro, como nos lo ha demostrado perfectamente el heraldista nabarro Jaime Albillos Arnaiz en sus numerosos trabajos, al presentarnos de una forma correcta y didáctica como aparece el símbolo personal de Sancho VII el Fuerte en diferentes papeles oficiales del Estado de Nabarra, concretamente en los referidos a Fueros a villas y ciudades del Reino.

Dicho esto y para terminar ya, agradecer el trabajo que realizan esos compatriotas nabarros que han recogido la labor realizada por los Telesforo Monzón y demás, realizando una hermosa bandera de gules con el Arrano beltza sobre ella, la cual debe ondear a los cuatro vientos y en libertad, en todas las partes de nuestra extensa geografía plena, junto a otras banderas libertarias existentes en nuestro País, destacando entre todas ellas nuestra bandera Estatal. La cual también es de gules (roja) con el escudo de armas del mismo color al centro. Por supuesto sin cadenas que nos esclavicen y con ese precioso carbunclo cerrado pomelado de oro (amarillo), con una esmeralda de sinople (verde) en forma de losange en abismo.





2013/07/25

Iruñea, 25 de julio de 1512

Iruñea, 25 de julio de 1512
Patxi Albasolo López, 1512-2012 Nafarroa Bizirik!

En julio de 1512, Fernando de Aragón envió al duque de Alba hacia Pamplona, acompañado de un ejército dotado de abundante artillería y 12.000 soldados. Los invasores llegaron pronto a los alrededores de la capital. Se detuvieron primero en Arazuri, en un palacio de un familiar del conde de Lerín y, más tarde, el 24 de julio en la Taconera, a las puertas de la ciudad. Pamplona intentó ganar tiempo e incluso pretendió pactar condiciones para preservar las libertades de las que habían gozado hasta ese momento. La respuesta que recibieron del jefe de las tropas españolas, el Duque de Alba, es una de las expresiones más clarificadoras de la verdadera naturaleza de la conquista de Navarra:

“No son los vencidos quienes imponen leyes a los vencedores, sino que las reciben de éstos. Marchad pues y comunicad a vuestros convecinos que, o se entreguen sin condición alguna, poniendo en mis manos todos los bienes eclesiásticos y públicos –en cuyo caso disfrutarán de absoluta libertad y de sus haciendas-, o si no les placen estas condiciones, sepan que han de pasar por todo lo que acontece en el asedio de las ciudades: matanzas, sin respetar edad ni sexo; incendio de las haciendas, tanto eclesiásticas como privadas, y saqueo de toda clase bienes.”

Pamplona hubo de capitular y, el 25 de julio, fiesta católica de Santiago, las tropas españolas entraron en la ciudad con alarde de su potencia militar y altanería colonialista. Y con la espada, la cruz, en una invasión que, desde un primer momento, adquirió naturaleza de Cruzada.

Valles, pueblos, villas y ciudades fueron cayendo, si bien Lizarra y sobre todo Tutera resistieron todavía algún tiempo. Las tropas españolas cruzaron los Pirineos, saquearon Garazi, y desataron una campaña de incendios, saqueos y matanzas. Algunas localidades fueron arrasadas. Los españoles sembraron el terror en Navarra y uno de sus jefes, el coronel Villalba, el sanguinario matarife de la ciudad de Niebla, llegó a afirmar que este comportamiento criminal era preciso para “imponer a los pueblos un saludable temor”.

   Así, gracias al terror, Fernando se hizo con Navarra en muy poco tiempo. Las tropas aragonesas obligaron a los tudelanos a rendirse, no sin antes pedir permiso a los propios reyes navarros, que se lo concedieron, como había ocurrido en Gasteiz en 1200, para evitar alargar el sufrimiento a sus súbditos.

La rapidez de la primera conquista de julio-agosto de 1512 ha sido utilizada para defender la idea de que no hubo resistencia navarra. Nos hallamos ante otra mentira propagandística desmentida rotundamente por los hechos. Tanto es así que los españoles necesitaron muchos años para domar esa resistencia a pesar de las medidas represivas y amenazas con las que quisieron amordazar a la población.

Cuando decimos que necesitamos recuperar la memoria histórica, estamos afirmando que este Pueblo oprimido ha de superar el proceso de invisibilización al que se ha visto sometido históricamente. En primer lugar, clarificando lo que realmente sucedió, una conquista militar, reconociendo que perdió su soberanía de una forma violenta. En segundo lugar, recuperando la memoria de las vencidas, es decir, sacar del anonimato todos aquellos nombres y apellidos de quienes, por no rendirse ante el invasor, tuvieron que sufrir todo tipo de experiencias traumáticas:Pedro de Rada de Murillo, torturado hasta la muerte en el otoño de 1512, el capitán Joanicot, responsable del Castillo de Garazi, asesinado en 1521, el Mariscal Pedro, muerto en la cárcel de Simancas en 1522, Belaz de Medrano y su hijo Luis, envenenados en la cárcel de Pamplona,Martin Bertiz… y todas las mujeres que sufrieron procesos de brujería, tan sólo por seguir viviendo según lo habían hecho desde tiempos inmemoriables, como Juana Botin, Joana Bereterra,Graciana Iribarren, Joana Garro…

No obstante, oficialmente, desde el momento en que el ejército invasor entró en Navarra, todas esas gentes irredentas dejarían de existir, para convertirse en “franceses”, “brujas”, “traidores”, “ladronas”, “herejes” y “salteadores de caminos”, según la historiografía española y francesa. No lo eran para sus coetáneos, como dejó escrito el propio embajador de Venecia en su carta dirigida al emperador Carlos I. Según sus palabras, pese a la existencia de dos bandos, “universalmente, todos los de este reino tienen odio a los españoles y desean su rey natural”.

Así describió un coetáneo el estado de los navarros tras caer el Castillo de Amaiur en 1522:”como ovejas sin pastor […] padecieron sus casas y haciendas y parientes, grandes infortunios por la dura gobernación y mala conciencia de Castilla y por falsas acusaciones, unos vivieron en destierro, otros fueron degollados a gran sin razón, otros muy maltratados y atormentados, en especial en tiempo de la gobernación del regidor conde de Miranda, el cual fue destruidor de sus parientes [los agramonteses], todo esto por sostener su lealtad, puesto que los castellanos a todos los que hicieron su parte, llamaban leales y a los que hasta la muerte siguió y siguieron, traidores”.

De aquella mitad del siglo XVI nos llegan las primeras noticias de torturas a naturales del país para la obtención de información política. Los agramonteses seguían conspirando con la dinastía Navarra, y el propio virrey informó de la detención de varios navarros que “tras habérseles dado tormento confesaron actos en deservicio de su Majestad”. Y, posteriormente, la construcción de la Ciudadela, esa primera gran comisaría navarra que, además de vigilar los Pirineos, tuvo la función de “sujetar la voluntad de los naturales”, como dejaron escrito sus promotores. Los Virreyes impuestos por la Conquista pasarían, tres y cuatro siglos más tarde, a ser los Jefes Políticos y Gobernadores Civiles, hoy Delegados de Gobierno de unos territorios siempre bajo sospecha. Y durante cinco largos siglos, una constante sangría generacional con la marcha forzada de miles de jóvenes navarros para evitar alistarse en levas y servicios militares obligatorios.

El proceso de aculturación que hoy sufrimos es fruto directo de esa situación de sometimiento, proceso que nos empuja y obliga a abrazar una cultura impuesta. Al borrarse nuestra memoria histórica, muchos ciudadanos vascos han dejado de sentir como suya la historia de Navarra. Hoy, 25 de julio de 2013 se cumplen 501 años. Cinco siglos desde que fuimos invadidos por las tropas españolas. 501 años sin libertad, sin Estado, ocupadas violentamente, sin posibilidad de decidir nuestro futuro. En definitiva, cinco siglos conquistados. En estos cinco siglos han querido someternos, han intentado borrar nuestra identidad y ocultar qué fuimos y qué somos. Utilizaron la violencia, y siguen haciéndolo para que no seamos dueños de nuestro destino.

Hoy hace un año que dejamos bien claro que las conquistas son para denunciarlas, divulgando lo que realmente sucedió, y gritando bien alto que perder nuestra estatalidad supuso una auténtica tragedia. Porque hoy, ya en el siglo XXI, seguimos echando en falta la soberanía que nos fue arrebatada hace ya 501 años.*


* Adaptación del artículo que escribí en nombre de Nafarroa Bizirik ekimena para el 25 de julio de 2012, publicado en Gara.

Descolonización e independencia, consigna libertaria para la colonia de Nabarra

Descolonización e independencia, consigna libertaria para la colonia de Nabarra
J.J. Labiano, Arazuri-Nabarra

Nabarra no es un territorio autónomo ya que se encuentra fragmentado por divisiones impuestas por los imperiales Estados de España y Francia. Tanto el Reino de España como la República de Francia engañaron en su día a las Naciones Unidas con el recurso de que no tenían o poseían colonias sino provincias, tanto en el continente Europeo como en ultramar; todo un engaño hacia la libertad de los Pueblos a los que someten y a la Comunidad Política Internacional.
  
La Resolución 1514 (XV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas acerca de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los Países y Pueblos coloniales, definió el ejercicio del Derecho a la libre determinación en la independencia. De acuerdo con los términos que aparecen en dicha Declaración, las colonias tenían Derecho a decidir si desean convertirse en Estados soberanos e independientes, para lo cual se debe consultar a su población autóctona, nativa u originaria.

Por su parte otra Resolución, la 1541 (XV), adoptada sucesivamente por la misma Asamblea en una estratagema auspiciada por los viejos y caducos imperios colonialistas, entre los que se encuentran por supuesto España y Francia, altera los términos de la anterior Resolución al proponer una lectura mucho más conservadora y vigilante del Derecho de libre determinación de los Pueblos colonizados, al contemplar que en su ejercicio la población de las colonias escogerá entre la independencia, o las alternativas de la asociación a un Estado independiente y soberano ya existente, o la integración y unión en otro Estado. Ha de repararse en que esta interpretación manipulada del originario Derecho de libre determinación, se consolida finalmente con la capital Resolución 2625 (XXV) que sancionó la variedad de formas en el ejercicio del Derecho de libre determinación. Ya se sabe, ¡quien hace la ley, hace la trampa!

Para ello las Resoluciones 1654 (XVI) y 1810 (XVII) crearon un eficaz aparato Institucional. Este es el denominado vulgarmente como Comité de los veinticuatro, encargado de examinar y reconocer las situaciones coloniales y a vez de cuidar por la aplicación de las Resoluciones descolonizadoras.

Hasta aquí hemos explicado la más importante y también grave situación colonial. Un territorio habitado que está ocupado y administrado por un País o Países-caso de Nabarra-situado originariamente fuera de sus fronteras y del que depende en los planos militar, político, económico, cultural y jurídico.  Es decir, un territorio habitado que está sometido militarmente, a su vez esclavizado políticamente, expoliado económicamente, esterilizado culturalmente y sojuzgado judicialmente.

Por ello, en base a lo expuesto anteriormente, es fácil concebir que se pueden aplicar diferentes métodos para descolonizar un territorio. Uno de ellos es la consulta libre y democrática a la población nativa mediante operaciones controladas y garantizadas por Naciones Unidas, para así decidir sobre la creación de un nuevo Estado independiente, en nuestro caso recuperar la plena soberanía del Estado de Nabarra, mediante un referéndum de Autodeterminación, el cual consiste básicamente en preguntarle a un esclavo si quiere ser libre sin tener en cuenta que los esclavos han sido desautorizados y narcotizados por el mismo colonialismo emanado desde Madrid y Paris, por lo que pudiera suceder que los esclavos en vez de indicar que quieren ser libres expusieran que no, que quieren seguir siendo esclavos como ocurre en algunos casos en la naturaleza.  

La Resolución 2353 (XXII) también de las Naciones Unidas, mantiene que toda situación colonial que quebrante parcial o totalmente la unidad nacional y la integridad territorial de un País es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, y específicamente con el párrafo 6 de la Resolución 1514 (XV) de la Asamblea General. En otras palabras, no procede en esta situación particular un Derecho de la población nabarra a decidir su propio destino al estar incapacitada por la labor diplomática del colonialismo español y francés.

También en un ejercicio de interiorista y de autocrítica, debemos reconocernos como una sociedad en la cual se padece en un alto porcentaje el síndrome del colonizado, el cual facilita la labor imperial de España y Francia.

A pesar de lo expuesto, hay que saber que Nabarra tiene el Derecho de recuperar su total integridad territorial, donde se incluyen sus aguas y su espacio aéreo, a recobrar su independencia de forma unilateral, esa que le fue arrebatada por España y Francia mediante la ilegal fuerza de las armas, junto a su integridad territorial amputada por España y Francia. A esta particular situación colonial corresponde también un personal método descolonizador: la reposición del territorio a la soberanía del Estado cuya integridad territorial ha sido violada, al Estado Nabarro.

Por lo expuesto, yo defiendo la Liberación Nacional de nuestro Pueblo, de nuestra Nación, mediante la aplicación de la Descolonización e Independencia de Nabarra. Eso sí, sin coquetear con ninguna de las trampas, timos y engaños de los Países colonizadores. Ni siquiera con la realización de un referéndum de Autodeterminación, por muchas garantías que dé el Comité de los veinticuatro de las Naciones Unidas, sugiriendo además a dicho Comité ante el caso de dominación y sometimiento colonial que padecemos, proceder de causa y sin más sufrimiento para los habitantes de las colonias, a su Descolonización e Independencia sin dilatar el proceso mediante innecesarias consultas de Autodeterminación.

Conclusión

La Descolonización se realiza teóricamente mediante tres supuestos:

1. Mediante la Independencia.
2. Mediante la integración dentro de un poder administrativo o dentro de otro Estado.
3. Mediante el establecimiento de un estatus de libre asociación.

Es fácil darse cuenta de que los dos últimos supuestos no conducen realmente a la Descolonización, sino a otro subterfugio más de dominación colonial. Erradicar el colonialismo en el Mundo personifica proceder a la Descolonización, siendo este posible en nuestro caso mediante la recuperación de la Independencia de Nabarra. Está en nuestras manos compatriotas.

2013/07/24

NBK-CSN: ASKATASUNAREN EGUNA 2013


La ignominia del sistema colonial que padecemos

La ignominia del sistema colonial que padecemos
J.X. Mauleon, Cadreita-Nabarra

Lo que están haciendo con la colonia de Nabarra, tanto el Gobierno de España como el Gobierno de Francia, es una política infame, indigna y vergonzosa. El trato que está recibiendo la Nación Nabarra no es propio de Países civilizados y mucho menos de Naciones que pretender ser europeas. Mientras otros Estados europeos han sabido darle un trato justo a sus diferentes colonias, España y Francia siguen arrasando a nuestra tierra más de seis siglos después de que se produjese una conquista ilegal, violenta y genocida. Los gobernantes españoles y franceses se han propuesto acabar con lo que queda de esta colonia y por desgracia para el Pueblo nabarro lo están consiguiendo.

La crisis en las que nos vemos inmersos desde el primer día de sufrir la invasión española y francesa, la seguimos padeciendo y está provocada por el colonialismo español y francés, pero también por los pseudogobernantes existentes en las diferentes divisiones geopolíticas a las que se ha visto obligado nuestro País, sin el consentimiento de nativos o autóctonos. Todos estos gobiernuchos regionales, autónomos o departamentales están finalmente supeditados a las directrices coloniales de Madrid y Paris; esa es la cruda verdad.

Nabarra con independencia y sin la esclavitud colonial, a su vez libres de esos pseudogobernantes  y sus tiranías políticas basadas en la infamia del cortijo privado, el Estado de Nabarra sería uno de los países más ricos del Mundo. Esta es una verdad como un templo aunque muchos nabarros sigan sin creérsela definitivamente porque los españoles y franceses los han narcotizado desde su infancia. Durante siglos les han hecho creer a este Pueblo, a esta Nación de naturaleza hacendosa y emprendedora -como lo ha demostrado allí donde han tenido que emigrar sus hijos-, que no podría vivir sin la tutela bien de España o bien de Francia, algo que es mentira como nuestra historia soberana de aproximadamente 8 siglos nos demuestra.

Incluso hay gentes de nuestra Nación que apelan a la comprensión de los políticos españoles y franceses, para que de una vez por todas tengan un gesto con esta tierra, yo no, pues ahí tenemos la historia política. A pesar de ello, esto supondría, si realmente son demócratas españoles y franceses, una decisión que algunos pueden considerar como generosa, que los exoneraría en parte del atroz, salvaje y violento crimen cometido por sus sanguinarios antepasados. Una actitud que no puede ser otra que la iniciación desde Madrid y Paris del proceso para la descolonización de Nabarra, como lo hizo en su momento Portugal con Angola, Mozambique y Cabo Verde; claro está, para eso hay que ser demócratas y aceptar a la Jurisprudencia Internacional.

Sabiendo que el párrafo anterior no es más que la ilusión de personas soñadoras pertenecientes a nuestra Nación, debemos gritar bien alto que somos nabarros; somos naturales del Pirineo, del Ebro y del Atlántico, por lo tanto somos europeos.

Tantos cientos de años de injustificable esclavitud colonial y del robo sistemático de nuestros recursos Nacionales y personales, llevados a cabo tanto por parte del Reino de España como de la República de Francia, son más que suficientes. Ya está bien de tanta represión infame.

No cabe duda de que España y Francia son unos Países moralmente decadentes. Una decadencia que nos trasladan a Nabarra mediante las cadenas coloniales, que para colmo nos las impusieron en nuestro escudo tras sus ilegales ocupaciones de nuestra tierra, que acabaron con la soberanía de nuestro Estado.

Los nabarros deseamos recuperar la independencia y a través de ella mantener relaciones políticas y comerciales con España, Francia, Europa y el resto del Mundo, pero eso sí, en igualdad de condiciones. Relaciones entre Naciones libres, no entre el amo de la plantación y su esclavo, el cual siempre ha de arrodillarse a sus pies, como sucede en la actualidad.

Nuestra aspiración libertaria como Nación, es sistemáticamente perseguida por los imperialistas que nos colonizan y sojuzgan. El que los nabarros busquemos ser libres de nuevo, para que así podamos vivir con nuestra propia identidad y además con dignidad, es motivo de delito para las imperialistas Constituciones española y francesa. Pero también son muchos los que nos critican e inclusive censuran a nosotros, estatalistas, soberanistas, legitimistas e independentistas nabarros, de forma lamentable, incluidos miembros de nuestro propio Pueblo. Que tristeza.

Si quienes están llamados a luchar, pacíficamente por supuesto, para que Nabarra sea nuevamente una Nación soberana no lo hacen, ¿quién lo va a hacer pues? Lo más triste de esas personas y sus compinches, no es que solo hagan dejación de sus obligaciones patrias, sino que también persigan constantemente a los diversos grupos, comisiones, como se estructuren o llamen y demás, todos ellos reales entes políticos de carácter Nacional nabarro, por abanderar la obtención de esa libertad que les fue arrebatada a nuestros antepasados mediante la violencia armada. Una libertad a la que finalmente renuncian claramente ellos, porque prefieren ser colonos dominados y subordinados, vamos como el tío Tom de la novela de Harriet Beecher Stowe, que hombres libres y orgullosos de su identidad Nabarra.

"Hemen ez dira BI alderdi baizik: zapaltzaileena eta zanpatuena"




"Aquí no hay más que DOS bandos: los opresores y los oprimidos"

Arturo Campión  (Iruina,1854 - Donostia,1937)

Haserako irudia / Imagen inicial:


2013/07/21

ORREAGA 2013, nuestro momento

ORREAGA 2013, nuestro momento
NBK-CSN
http://nbk2012.blogspot.com.es/2013/07/orreaga-2013-nuestro-momento.html

Orreaga, ese lugar tan especial y entrañable para los patriotas nabarros y nabarras. En el se expresa la tan elegante sensibilidad en el ejercicio de la Libertad de nuestros antepasados vascones, nabarros, además de facilitar la plena identificación con nuestro pasado independiente y soberano.

Ciertamente, el 15 de agosto es una fecha tan importante para la Nación Nabarra, que invita a la realización de un recorrido por nuestra memoria histórica. Sin embargo esta vez, desde la Comisión Soberanista de Nabarra intentaremos superar tan fácil acicate, entre otras cosas porque damos por hecho el conocimiento básico y necesario de tal hazaña bélica llevada a cabo por los nabarros en el año 778. Además hay numerosos especialistas en la materia que ya lo han hecho, lo están haciendo y lo harán mucho mejor que nosotros y nosotras, siempre en favor de todos los ciudadanos y ciudadanas de buena voluntad de Nabarra.

Así pues, nuestra única intención es por tanto la reafirmación de una serie de sensaciones y nociones que se emanan del grandioso éxito de nuestros antepasados, cuyo momento puntual recordamos siempre emocionados. Conceptos y principios que no por insistir en ellos pierden valor; sino al contrario, lo ganan por cuanto refuerzan decididamente la autoestima colectiva y nuestras ansias de Libertad... Porque queridos y queridas compatriotas, la Libertad ha sido, es y será el don más querido por los ciudadanos y ciudadanas de los Pueblos del Mundo...incluido el nuestro, el Pueblo nabarro.

Es por ello, con la seguridad de considerarnos poseedores de la razón, al menos de nuestra razón, denunciamos ante el mundo esa especie de miseria y desgracia suburbana con la que se intenta ridiculizar continuadamente la magnífica gesta de nuestro Pueblo, de nuestra Nación, de nuestra Patria Nabarra.

Son muchos los que han pretendido e intentan menospreciar la capacidad del Pueblo, de la Nación nabarra, considerando la gesta de Orreaga como la de unos testarudos pastores que, de noche, apilando unas vulgares piedras en las cimas de los montes, asaltaron la retaguardia del ejército más poderoso de la época y luego huyeron rápidamente como vulgares cobardes ladrones para volver a su vida arcaica y bárbara.

Los nabarros y nabarras que mantenemos la mente descolonizada y trabajamos en independencia, hacemos una lectura muy diferencia:

“Sólo un Pueblo inmensamente bien organizado, una Nación poseedora de la mayor tecnología militar de la época de toda Europa y con una acertada estrategia política propia y exageradamente clara, podía salir victorioso frente al ejército supuestamente más poderoso del continente”.

Que esto fue así es tan indiscutible que tan sólo unos años más tarde, en el año 824, nuestros antepasados fueron capaces de constituir un Estado, el Estado Europeo de Nabarra, objetivo político imposible de alcanzar sin contar con un sublime nivel de desarrollo en todas las disposiciones y dictámenes. Con ello, estamparon formalmente el territorio donde habían vivido sus ascendencias y ratificaron su decisión de seguir habitando en él, así como sus descendientes hasta nuestros días, quienes altivamente hemos recogido el testigo de la Libertad.

Durante muchos siglos perfeccionaron las Instituciones del Estado creado, tanto culturales, lingüísticas, económicas, políticas, etc..., así como las relaciones con los Estados europeos, logrando con ello el prestigio y el respeto internacional, por tanto, el reconocimiento de la mayoría de los Pueblos organizados e incluso, de los no organizados.

Sólo así, con aquella organización, con aquella institucionalización palpablemente moderna y constantemente actualizada, se puede comprender que todavía exista el Pueblo-Nación de Nabarra, que no haya desaparecido su ancestral cultura y su “Lingua Navarrorum”, aunque la verdad sea dicha que están muy tocadas, pero todavía se mantienen vivas.

Debemos saber que no todos nos respetaban, ni nos respetan. Hemos tenido y seguimos teniendo los peores vecinos que nos podían tocar. Es el imperialismo colonial del Reino de España y de la República de Francia con todas sus malas artes, trifulcas, maniobras e intrigas de todo tipo, que como bien sabemos fueron rematadas por unas ilegales invasiones militares, quienes han ocupado nuestro territorio, reduciéndonos a la condición de inquilinos subordinados, claramente en precario y con la pretensión de anular nuestra autoestima, de nuestra voluntad, además de colonizarnos, exigirnos, por si todo esto fuera poco, la colaboración necesaria para consumar sus perversas estrategias junto a la absoluta sumisión, que nos llevaran a la total desaparición del Pueblo Nabarro.

Sacarnos de la historia y de los actuales mapas políticos, negando e impidiendo que nos representemos ante las demás Naciones del mundo. Desgraciadamente hasta hoy con buenos resultados para sus intereses imperialistas y coloniales, como es bien patente en todos los foros políticos mundiales.

Con esta claridad de la triste realidad, desde la Comisión Soberanista de Nabarra tenemos decidido seguir viviendo en esta tierra, con esta Nación, con un Pueblo participando en su gobernación propia, autóctona. No porque sea grande o pequeña, bonita o fea, sino sencilla y llanamente por ser nuestra y en ella disfrutar de la Libertad. Es decir, imitando a nuestros antepasados del año 778, del año 824 y de los siglos siguientes de soberanía nabarra, porque quienes estamos imbuidos de aquel espíritu patriótico y libertario nos establecemos inexorablemente en futuro de nuestro Pueblo, de nuestra Nación.

Con este bagaje, queremos que el día 15 de agosto no sea un día más en el calendario, sino que por el contrario se anote en el almanaque patriótico del mayor número de nabarros y nabarras como fiesta Nacional. Bien como el día de la Libertad, o como el día mismo de la Patria Nabarra, o quizás como el día de la Autodeterminación e Independencia de Nabarra, etc., indistintamente del lugar donde se halle y de las circunstancias particulares que soporte cada uno o una.

Sobre todo creemos necesario elevar esta efeméride patriótica al nivel de su verdadera y merecida categoría, fiesta Nacional, huyendo de cualquier circunspección simplificadora al uso de la divulgación colonial de España y de Francia. La queremos así por ser un activo político vital en el actual marco colonial que sufrimos, además de considerarlo como decisivo para el futuro en Soberanía, Independencia y Libertad de nuestro País nabarro.

Desde la Comisión Soberanista de Nabarra vemos claro que ya es hora de un potente cambio de timón entre la política independentista de nuestro País. No solo nosotros y nosotras nos hemos preocupado por la solución de estos problemas, otros e importantes agentes políticos de nuestra Nación lo han y están haciendo. Todos nosotros sabemos que el único camino es la Política propia.

Así pues para recuperar la Libertad, Independencia y Soberanía de Nabarra y sus habitantes, debemos exigirnos y aceptar un proceso unitario de las diversas aportaciones culturales, económicas, mediáticas, diplomáticas a nivel internacional, etc... y por supuesto de una estrategia política común y a nivel general que lo hagan posible. Y para que así sea, lo primero es la definición de un objetivo estratégico sobre el que se vuelquen todos los medios citados. Si no se da una unidad estructural de fines y medios, que es lo que define una estrategia de la que no es, todo queda en papel mojado.

Si este Pueblo, esta Nación Nabarra está comprometida en su afirmación Nacional en clave soberanista, esto representa asumir algunas pautas y compromisos. El resto de las discusiones creemos que son palabras falsas y huecas, que nos llevan una y otra vez al fracaso y al crecimiento de alimento del colaboracionismo con los Estados imperialistas que nos someten colonialmente.

Es prioridad estratégica imprescindible poner en marcha el Estado Nabarro, el que siempre hemos tenido.
Por ello llamamos patrióticamente bien a la realización y o bien a la aceptación de una Constitución propia existente. A la creación de una Asamblea Nacional Nabarra, Legislativa y Provisional, desvinculada de la política colonial de españoles y franceses, que desemboque si es menester en un Gobierno Soberano Nabarro. Tanto a la Asamblea Nacional como al Gobierno Soberano, se pondrá a su servicio la Comisión Soberanista de Nabarra.

¡¡¡GORA NABARRA OSOA!!!
¡¡¡GORA NABARRA ASKATUTA!!!
¡¡¡GORA NABARRAKO ESTATUA!!!

2013/07/19

Los marinos baskones

Los marinos baskones 
Aitzol Altuna Enzunza, Galdakao-Nabarra 

Los marinos nabarros ya navegaban por todo el mundo conocido antes de la conquista inglesa y castellana de la Nabarra marítima, como lo demuestran diferentes libros comerciales de Brujas de 1200 y los barcos en el puerto egipcio de Alejandría descritos por Benjamín de Tudela.

Para ese siglo XII, cuando toda la Nabarra marítima fue ocupada militarmente por Inglaterra (1174-1193) y Castilla (1199-1200), la flota nabarra era hegemónica en el Cantábrico, y la armada la componían marineros voluntarios de Lapurdi, Gipuzkoa, Bizkaia y Castro Urdiales-Laredo-Santoña.

El rey invasor, Alfonso VIII, desde Burgos, sustituyó la originaria soberanía Nabarra por la castellana en San Sebastián el 16 de agosto de 1202 y en Hondarribia en 1203 (después hará lo propio con el resto de villas gipuzkoanas y bizkainas), cambiando su Carta Puebla de villa nabarra por la castellana, siempre bajo la violencia armada del ejército invasor, dejando bien claro que: “si alguien actuare contra este mandato incurre en la regia indignación y pague 400 aureos (1.000 en el caso de San Sebastián)”.

Sancho VII el Fuerte a comienzos del siglo XIII firmó un acuerdo con Baiona para que fuera el puerto de salida de las mercancías del cercenado reino de Nabarra. Pese a todo, Baiona alternó este puesto con Hondarribia.

Los marinos nabarros peninsulares, perdida ya su independencia, alcanzaron el canal de Zwin y el mar del Norte en 1230. En la Publicación “Bertan” de la Diputación de Gipuzkoa se dice: “En el Archivo Nacional de París se halla la impronta en cera del sello del concejo de San Sebastián, adherida a un documento del año 1297. Representa el tipo de nave más importante en la Europa atlántica del siglo XIII, que permitió el inicio de la expansión de su comercio marítimo. Esta tipología naval era utilizada también por otros reinos con los que los baskones comerciaban, como ocurría especialmente con Inglaterra. Por otro lado, este tipo de embarcaciones fueron empleadas por los reinos cristianos en sus campañas militares, como en la conquista de Sevilla en 1248, en la que la participación de las naves vascas y cántabras fue determinante para forzar las defensas en el río Guadalquivir”.

Los navegantes baskones, durante esos siglos, monopolizaban el mercado marítimo según las “Crónicas de Flandes”: transportaban hierro, aperos, utillaje, saín y vino propios, lana, hilados, badana y lona de la parte aún independiente del reino (Alta y Baja Nabarra), azafrán y arroz de Aragón, cereales, cuero, cera, azogue, hilados y sebo de Castilla y de Andalucía aceite de oliva, miel, azúcar y frutos secos, a cambio de paños y tejidos de lana y seda de Monpelier, Rouen, Gante, Brujas e Inglaterra.

Flotas vascas y cántabras fueron las que tomaron Sevilla a los musulmanes españoles o hispanos (1248), Cádiz poco después y también Gibraltar (1309, desde hace 300 años inglés[i]) o las que llevaron a tierra africana a los últimos hispano-musulmanes de Granada en 1492, con Muley Boabdil a la cabeza del bermeano Iñigo de Artieta. Iñigo de Arteta o Artieta, con Amezketas y Loiolas, llevaron a 6.320 hispano-musulmanes a África en el año 1493.

En 1395, en las “Crónicas de Enrique III”, se consigna que la primera expedición europea a Canarias fue realizada por naves gipuzkoanas y bizkainas. Antes, en 1393, bizkaínos, gipuzkoanos participaron junto con sevillanos en el reconocimiento de las costas de las Islas Canarias y prepararon su posterior invasión.

En 1439 Carlos VII de Francia creó las compañías reales de ordenanza formados por caballero y soldados de infantería pagados con el dinero de los impuestos, es el origen del moderno ejército de occidente. La corona española no tendrá, según Caro Baroja, una armada o marina de guerra hasta Felipe V (principios del s. XVIII).

En el aspecto puramente comercial, en 1296, las conocidas hoy como “Cuatro Villas Cántabras” de Santander, San Vicente de La Barquera, junto con los puertos nabarros de Laredo y Castro Urdiales (finalmente expulsado del señorío de Bizkaia por Bilbao en 1471[ii]), crearon la “Hermandad de las Marismas de Castilla”, con las poblaciones de la Nabarra marítima de Hondarribia, San Sebastián, Getaria, Bermeo[iii] y la villa irredenta interior de Vitoria-Gasteiz[iv]. La Hermandad funcionaba con total soberanía, ajena a los mandatos reales a los que aplicaba su propio “pase foral”, “se acata pero no se obedece”.

La Liga Hanseánica teutona (Bremen, Lubec, Hamburgo, Munster etc.), se fundó poco antes que la de las Marismas, en 1241, con su “Roles de Olorón”, para guardar su comercio básicamente de los baskones y cántabros que eran los que controlaban el “mar exterior”, el Atlántico. Los baskones comerciaban con los puertos teutones, así como con Brujas, La Rochelle, Burdeos y en el mediterráneo con Venecia y Génova, las grandes ciudades marítimas.

En 1348, en Brujas, se inauguró el consulado “de Vizcaya y de Guipuzcoa” para dirimir disputas y agilizar relaciones comerciales, consulado independiente del de Castilla. Hoy la plaza donde se alzaba ese consulado se llama “Biscaye Platz”[v].

Los barcos bizkaínos llegaron a Brujas en el siglo XII, tenían una casa de contratación desde el siglo XIV y consulado de la “nación vizcaína” desde 1455. Incluso navegaron bizkaínos y gipuzkoanos bajo bandera portuguesa, así en la armada de 1415 su presencia era numerosa y eran considerados por los cronistas portugueses como “superiores en la navegación a las demás naciones” (“Navegación y comercio en el golfo de Vizcaya”, Suárez 1959). La Hansa alemana contrató las naves de la Nabarra marítima para su flota del Báltico en Bilbao en 1428. En ese siglo XV Bilbao y Nantes tenía barcos comunes en la “Cofradía de la contratación”, según narra Teófilo Guiard en la “historia de la noble villa de Bilbao, 1300-1876).

La Hermandad de las Marismas llegó a pactar de forma unilateral (sin depender del rey castellano) su participación en guerras o en acuerdos comerciales. Tenían además “patente de corso” para atacar barcos de otras coronas a cambio del “quinto real” (el 20% de lo robado era para las arcas reales castellanas).

En las Guerra de los 100 entre Inglaterra y Francia (siglos XIV-XV básicamente), los labortanos eran contratados a sueldo por los ingleses de los que eran súbditos y los bizkaínos y gipuzkoanos como mercenarios por los franceses, por tanto se veían abocados a luchar entre ellos siendo las principales flotas de esas coronas.

Del mismo modo y de forma unilateral, firmaron los marinos nabarros una tregua con el rey de Inglaterra Eduardo I en 1306. En Gran Bretaña se habían instalado los baskones para secar el pescado que capturaban en la zona, por lo que surgieron disputas con los marineros británicos (Ducan Haws). El propio rey de Inglaterra no se fiaba de ellos y tenía 58 naves y 1.140 hombres para combatirlos (piratearlos).

El peor enfrentamiento entre vasco-cántabros e ingleses se produjo en 1350 cuando 26 de los 40 barcos de mercancías que iban a Flandes fueron hundidos por los ingleses en lo que ellos llamaron la “Batalla de Winchelsea”, pero el relato parece fantasioso pues no existían cañones y las batallas era cuerpo a cuerpo, por lo que era muy difícil hundir un barco.

Tras esta batalla los ingleses acuñaron monedas con el lema “El rey del mar”. Pero la venganza de la marina nabarra debió de ser importante pues el rey de Inglaterra, a la sazón Eduardo III, expidió ese mismo año un breve en Retherter dirigido al arzobispo de Canterbury y de York invitándoles a que en su diócesis se hagan rogativas para aplacar la ira de Dios e imperar la protección contra los vascos que hostigaban sus costas y el comercio rezando de éste modo: "Líbranos, Señor, de la peste de los vascos".

Al año siguiente, la Hermandad de las Marismas y el rey inglés, firmaron en la Torre de Londres 20 años de paz y el primer acuerdo comercial para faenar en aguas británicas, por el cual Inglaterra dejaba mercadear en sus puertos a los vascos a cambio de que éstos no atacaran sus naves. Por tanto parece que la marina de la costa nabarra era mucho más importante que toda la marina inglesa en ese siglo. Todavía en 1482 la Junta de Usarraga firmaba un Tratado con Inglaterra donde se disponía que Gipuzkoa permaneciera neutral en una guerra contra Castilla.

La Nabarra libre siguió protegiendo Lapurdi ante la política expansionista castellana y la lejanía de Inglaterra, teniendo señores de Lapurdi tierras en Alta o Baja Nabarra y viceversa, hasta que, sobre el año 1449-1450, después de la Guerra de los 100 Años y tras la conquista de Gastón IV de Foix, Vizconde del Verán[vi], del castillo de Senpere, pasó Lapurdi a manos bearnesas. Del mismo modo este vizconde independiente de Francia conquistó el castillo de Maule en Zuberoa. Gastón IV estaba casado con la reina de Nabarra desde 1441, convirtiéndose por tanto en rey consorte, uniendo de nuevo el vizcondado de Beárn (Lapurdi y Zuberoa incluidos) a Nabarra, lo que devuelve tierras costeras al reino basko(n)[vii].

Los labortanos destacaban sobre manera en las artes marinas sobre cualquier otra región de la corona inglesa, lo mismo que los gipuzkanos sobre otras tierras costeras del imperio castellano.

Por parte de la ocupación castellana, Fernando de Aragón o el Falsario, rey consorte al casarse con su prima Isabel, llamado por la Iglesia romana “el Católico”, solicitó a Gipuzkoa en 1481 barcos para crear una armada contra los turcos, a lo que éstos se negaron por “contrafuero”. Finalmente llegaron a un acuerdo con el rey aragonés y 60 de las 70 naves de aquellas batallas fueron gipuzkoanas. Voltaire en su obra “Ensayo sobre las costumbres”, llama a Fernando de Aragón “el furtivo”.

En 1484 se firmó, sin embargo, un acuerdo desastroso con el rey falsario, los nabarros costeros de Gipuzkoa y Bizkaia se sometieron a levas forzosas “contrafuero”, a cambio de nuevos caladeros y puertos comerciales, pues se encontraban constreñidos ante tanta hostilidad al libre comercio que interesaba a los vascos y que se recogía en el régimen foral, pues las leyes peculiares y originariamente consuetudinarias del reino de Nabarra o Fueros, se mantuvieron en la Nabarra Marítima pese a la conquista. Las aduanas estaban en el interior con Castilla, en lo que se llamó el “Cordón del Ebro”.

Este acuerdo arruinó la costa vasca para finales del siglo XVI debido a las numerosas guerras en las que los españoles acostumbran, aún hoy, a tomar parte.

Tal y como la anglo-canadiese Salma Huxley de Barkham escribe: “Los viajes transatlánticos apenas supusieron problemas para los vascos, debido a su avanzada experiencia previamente adquirida en el armamento y aprovisionamiento de viajes durante el siglo XV. No únicamente los viajes a Chester, Bristol, Cornualles e Irlanda, sino también a los de Flandes, Mediterráneo y Canarias. Navíos al mando de maestres eran capaces de surcar el Golfo de Vizcaya, bordear las islas de Oesasant y surcar las traidoras aguas del “Canal inglés”, debían ser igualmente capaces de atravesar el Atlántico. La brillante habilidad mostrada por Juan Sebastián Elcano en su circunnavegación del Mundo fue fruto de una larga tradición marinera vasca y su hazaña no fue un mero fenómeno aislado”.

En el siglo XVI el 90% de los barcos a América eran vascos y el 100% de los de Flandes, siendo la vasca la principal flota europea. En el siglo XVII la construcción naval pasa a ser encargo de la corona española. Las carracas aparecieron en el siglo XV y las naos en el XVI, los galeones vinieron después.

[i] Es racionalmente contradictoria la diferencia que se hace en la política española y/o su la visión de la historia,) por la que se pueden reclamar soberanías sobre territorios colonizados hace 300 años y no hace 500 años u 800.

[ii] Municipios y villas como los de Castro Urdiales, Colindres o Limpias, se regían por el Fuero de Bizkaia. Castro Urdiales fue ocupado y dada su carta de villa por el propio Alfonso VIII. Perteneció a Bizkaia hasta el 4 de marzo 1471 cuando el Señor de Bizkaia ordena que se separe, ocupaba hasta entonces asiento en Juntas, y tratará de volver a entrar en el Señorío hasta el siglo XVIII, pero Bilbao veía en él a un posible competidor y se negó constantemente. A pesar de ello, el 10 de marzo de 1799, la hoy población cántabra, fue admitida por la Junta de Merindades de Bizkaia. En su escudo municipal aparece, todavía hoy, el árbol de Gernika.

[iii] Bermeo era la capital de Bizkaia y donde estaba el alcázar de su Señor y el castillo nabarro de control de entrada a su puerto, Gaztelugatxe, que a su vez vigilaba el comercio de uno de los Caminos de Santiago que discurrían por la costa bizkaina, con la ermita románica de San Pelaio de Bakio como el mejor vestigio arquitectónico nabarro conservado.

[iv] Probablemente todas ella ya eran villas con Nabarra, aunque de Getaria y Bermeo no se han conservados los fueros que les otorgaría Sancho VI el Sabio, tal y como afirma Orella Unzue en el caso de Getaria.

[v] Mikel Laburu, “De mare Vasconum”, de donde se han tomado otros datos de este artículo. Edit, Pamiela.

[vi] Gastón era a su vez Teniente Mayor del rey de Francia Carlos VII, pero la casa de los Foix era independiente de Francia, lo mismo que su reino y condado de Nabarra y Beárn, pese a tener numerosas posesiones en Francia, independencia que incluso fue ratificada por el parlamento francés en el año 1516. En concreto, Beárn era independiente desde Gastón III Febo (1343-1391), según el historiador francés Pierre Tucoo-Chala.


[vii] En 1514 se confirman en Burdeos los Fueros de Lapurdi y Baiona. El vizcondado del Beárn y el reino de Nabarra en Baja Nabarra terminan siendo integrados a la fuerza en Francia en 1620.

2013/07/18

SF 2013; más que una bandera

SF 2013; más que una bandera
Iñigo Saldise Alda

El imputado por presuntos delitos de corrupción con respeto a los sucesos acaecidos con la CAN y la auto imposición de dietas múltiples y continuas con las cuales un parado o parada puede subsistir incluso más de un año, solo ha encontrado tres problemas a corregir para los San Fermines del año 2014. Estos son la introducción, nuevamente y esta vez de una forma impresionante, de la bandera de la etnia cultural vasca la cual es oficial de la Comunidad Autónoma Vasca, las quejas y represalias lingüísticas hacia su persona y a sus compañeros y compañeras de presuntas fechorías durante el acto de la procesión del día 7, junto a la falta de seguridad en el encierro; concretamente esto último en lo referente al acceso al coso pamplonés.

Desde mi punto de vista, como irunsheme que es uno y con mi derecho a la libre opinión, creo que ha habido más problemas. Podemos comenzar a enumerar dichos problemas por las más que vergonzosas, despreciables y mezquinas agresiones sexistas realizadas durante la espera al lanzamiento del txupinazo en la plaza Consistorial, que han sido permitidas por el entorno y la misma persona del imputado que incluso quiere ocultarlas al mundo llamando a practicar la censura o autocensura en los medios de comunicación, pero no llevar a cabo las pertinentes denuncias y sanciones como es necesario y debido. Además todo esto ocurría mientras agentes de la Policía Foral y Municipal boicoteaban e impedían a base de porrazos y agresivos modos, el acceso a personas que portaban la bandera de la etnia cultural vasca, por mandato de ese señor imputado y su entorno presuntamente criminal, tanto de extrema derecha como de la falsa izquierda, eso sí, todos ellos y ellas constitucionalistas españoles que odian y no respetan institucionalemente la bandera de la Comunidad vecina, la cual es legal para su propia Constitución.

El retaso del lanzamiento del txupinazo también fue un problema desde mi punto de vista, ya que ante el numerosísimo público que se agolpaba en la plaza Consistorial pudo haber provocado numerosos heridos por el golpe de calor y la masificación. Además, personalmente creo que ese retraso fue injustificado, ya que la bandera desplegada frente a la balconada municipal no impedía de modo alguno dicho lanzamiento, ya que hay otras cuatro banderas más próximas a donde se prende la mecha del cohete y nunca han sido retiradas por seguridad. Personalmente creo que dicho imputado y su entorno, presuntamente criminal, que mantienen la Casa de los pamploneses y de las pamplonesas como un cortijo privado y particular, se mostraron contrariados ante la imposibilidad de salir por la TV y en las fotos. Su injustificable protagonismo y su odio visceral a lo vasco les jugaron, siempre desde mi parecer, una mala y antidemocrática pasada, incluso desde dentro de su marco Constitucional.

Por otro lado, durante el mismo txupinazo se produjo otro incidente, a mi parecer grave como pamplonés, que gracias al capotico de San Fermín como no se cansas de repetir mucha gente a lo largo de las fiestas de Iruñea, pudo haber ocasionado varios heridos al caer descontrolado sobre el gentío uno de los cohetes que se lanzaron tras las 12 y 19, no lo olvidemos, del pasado día 6 de julio.

Durante la procesión dicho imputado y su entorno supuestamente criminal, recibieron el reproche verbal de gran parte de la ciudadanía pamplonesa y del resto de la Comunidad Foral ante sus supuestos delitos, los cuales están bien definidos y aclarados con diversas y firmes pruebas periciales. Así pues, si hubiese dimitido dicho imputado y su entorno, como es menester en cualquier sociedad verdaderamente democrática, estoy convencido que dicho ¿ataque? vale acepto pulpo como animal de compañía, no se hubiera producido.

Antes de llegar al encierro hay que recordar que ha habido innumerables hurtos, sustracciones y robos, de los cuales normalmente siempre esos delincuentes, también presuntos como el imputado y su entorno, salen bien parados al estar preocupadas la Policía Municipal y la Policía Foral en otros detalles; valga de ejemplo la continuada vigilancia que los números o agentes de la Policía Foral llevaron a cabo durante todas las fiestas de los tendidos de sol, esos donde se posicionan las peñas de esta bella ciudad, ante la posibilidad de que apareciesen esa odiada y perseguida bandera.

Ni que hablar de la suciedad generalizada, olor a orina incluido y demás, que lamentablemente sufrimos y padecemos durante esos nueve días festivos.

El peligro del encierro, como hemos podido ver por la TV, aparte del que ocasionan naturalmente unos bichicos de más de 500 kg, fue propulsado en gran medida por las policías Municipal y Foral, las cuales cumplían nuevamente órdenes del imputado, la futura imputada y su entorno. El mismo día del terrorífico montón, mi aita me comentaba que no entendía los tapones que realizaba la Policía Municipal, ya que era preferible dejarles entrar al coso taurino, pues no son corredores. Incluso tras el gravísimo incidente, comentamos que no entendíamos como estaban las puertas entreabiertas, mientras a los comercios y portales del recorrido les exigen, por seguridad, estar bien cerrados.

Así pues, para finalizar, creo que gracias a la irresponsabilidad manifiesta de las policías encargadas de la seguridad en el encierro y en el resto de la ciudad, tanto la que está bajo el mando del imputado, la Municipal, como la Foral que está bajo el mando de una de sus más ilustres compañeras en las presuntas estafas a la ciudadanía pamplonesa y al resto de la Comunidad Foral de Navarra, más que posible también en un futuro estará imputada, sean producido graves incidentes y problemas para la integridad de la mujer por agresiones sexistas, indudablemente también para los corredores del encierro y para la ciudadanía en general que convivimos en Iruñea desde el 6 a las 12 y 19, esta vez, hasta la medianoche del día 14 de julio.


¡Ah! Mi enhorabuena al Colectivo 15 de julio por recuperar esa esencia cachonda y siempre festiva del encierro de la Villavesa; grandes “Indurain y su entorno siempre jotero”. Por cierto, un encierro sin incidentes ante la ausencia policial en este evento; mira, aquí ha estado bien el imputado y su entorno presuntamente criminal. En fin, una de cal entre tanta arena.

2013/07/08

La ikurriña, la bandera del 6 de julio

La ikurriña, la bandera del 6 de julio
Irunsheme bat
Desde que tengo uso de razón, la ikurriña, bandera oficial que actualmente personifica a la Comunidad Autónoma Vasca existente dentro del Reino de España, no ha parado de tener protagonismo los 6 de julio en Iruñea, ciudad que me vio nacer hace ya 41 años. Desde su eliminación oficial en las diversas instituciones de la provincia española de Navarra, los intentos de que luzca la enseña vasca en la Plaza del Ayuntamiento de Iruñea, bien en el mismo edificio oficial como en la calle, no han tenido ni un año de descanso el entrañable día del txupinazo.

La ikurriña, a decir verdad, está ciertamente asimilada por la mayoría de la etnia cultural vasca, por no decir en su totalidad. Su aceptación es amplia y fue llevada rápidamente. Incluso muchos arriesgaron sus vidas en el pasado al colocarla en montañas, grúas, paredes, farolas…  Pues bien, este pasado 6 de julio, también hubo personas que arriesgaron sus vidas al colocarla desde los tejados colindantes al Ayuntamiento de Iruñea.

Esta bandera, que nunca ha representado a un Estado y que en actualidad pertenece a una comunidad interna del Reino de España, no solo la reconoce la etnia cultural vasca como un símbolo propio, sino incluso los “enemigos de los vasco”, realmente consagrados en un incipiente odio racistas por dicha etnia cultural vasca, escenificados o representados ante el Mundo desde el Ayuntamiento de Iruñea con las siglas de varios partidos, son indiscutiblemente defensores de los invasores, conquistadores y colonizadores españoles que acabaron con la libertad de los nabarros y nabarras e incluso, son descendientes de los mismos.

El odio mostrado hacia la enseña vasca creada por los hermanos Arana por estos tipos y tipas, que indiscutiblemente nunca se les puede calificar como nabarros y nabarras si nos estamos refiriendo como políticamente nabarros y nabarras a los del Reino de Nabarra con su historia independiente y soberana, es excesivo e incluso podemos afirmar que es enfermizo. Pero también, ante lo acaecido el pasado 6 de julio, las diferentes respuestas desde las mentes colonizadas que incluso pertenecen a la etnia cultural vasca, las cuales se pueden calificar de al menos, en más de un caso, como lamentables.

La continuada prohibición y persecución de la ikurriña en la residual y reducida Navarra, junto al odio mostrado a este símbolo identitario para toda la etnia cultural vasca indistintamente de su nacionalidad política, es un ejercicio de racismo contra una etnia indiscutiblemente autóctona de Europa y a su vez, fundadora realmente del Reino de Nabarra, además de indignante.

Por otro lado, la adhesión de una forma u otra a las manifestaciones realizadas por los colonialistas españoles, es un acto achacable solo al síndrome del colonizado, el cual tristemente sufren muchos de los miembros de la etnia cultural vasc(on)a que todavía residen en la actual colonia española y francesa de Nabarra.

Pero bueno, dentro de poco esto ya no importará, pues tras las fiestas todo se olvidará y a este paso el año que viene otra vez el día 6 de julio volverá a ser el día de la ikurriña debido al odio de unos y al deseo de libertad de otros, aunque esa no sea la bandera del Estado de Nabarra, aquel que nos hizo libres e independientes.


2013/07/03

Ha llegado la hora de intentarlo

Ha llegado la hora de intentarlo
Estatalistas nabarros

Parece que con la desaparición de los protagonismos personales de la escena política soberanista nabarra, está sirviendo para que comiencen a darse los pasos seguros, firmes y necesarios en post de la tan ansiada unión del verdadero y auténtico nacionalismo nabarro, el cual solo es consustancial con el independentismo. Otra cosa es la ocupación de ese espacio político por los pseudonacionalistas y pseudoreginalistas, con el beneplácito de los gobernantes de las metrópolis del Reino de España y de la República de Francia, de la que son necesarios colaboracionistas los diferentes poseedores, de diversos colores políticos, en sus cortijos personales y partidistas repartidos por todo el territorio de Nabarra.

Ahora, hay que olvidarse de los fracasos de múltiples reuniones anteriores, donde prevalecían los personalismos, los liderazgos autoproclamados, con un incomestible caldo de siglas y donde los asistentes se enzarzaban en un estéril y disgregador debate político, el cual ciertamente no tocaba, y que incluso algunas veces terminaba con nefastos enfrentamientos y discusiones bizantinas.

Es la hora aparcar malos royos entre nosotros y de celebrar una Cumbre donde se procure que estén representados todos los Legitimistas, Estatalista, Soberanista e Independentista de Nabarra. Es el momento, en este otoño próximo, de intentar una unión verdaderamente sólida y consistente del espectro nacionalista nabarro o nabarrista.

En dicha cumbre, las diversas organizaciones políticas-culturales del ámbito soberanista nabarro deberán reunirse para establecer los puntos de confluencia que propicie una Unidad de Acción que acelere la Descolonización e Independencia del Estado de Nabarra. La necesidad de la convocatoria de dicha Cumbre estriba en la situación de emergencia social que está sufriendo nuestro Pueblo-Nación de Nabarra, debido a la secular y perenne colonización que desde hace seis siglos vienen ejerciendo los Estados español y francés en la globalidad de Baskonia.

Dicha colonización está siendo agudizada por la crisis capitalista mundial. Esto está generando en la sociedad nabarra alarmantes índices de pobreza, marginación y desesperación que deben ser aprovechados para poner en marcha, de una vez por todas, la Liberación Nacional, Social y Psicológica de nuestro pueblo que dé paso al renacimiento del tan ansiado Estado Democrático de Nabarra, con una soberanía e independencia suficientes como para gobernar en pro de los Derechos Nacionales de nuestro Pueblo-Nación.

Por ejemplo, en dicha Cumbre Independentista Nabarra, las diferentes organizaciones políticas y culturales asistentes, deben estar dispuestas a declarar ante el colonizado Pueblo de Nabarra, su compromiso formal de dotarse de los instrumentos político-jurídicos necesarios y de contribuir al funcionamiento del Consejo para la Descolonización y la Transición Nacional de Nabarra que promueva:

1) El necesario proceso de unidad de acción entre los mismos.

2) El establecimiento de relaciones amistosas, formales, regulares y fluidas entre las organizaciones asistentes a esta Cumbre y las que se incorporen en el futuro.

3) La creación y puesta en marcha de un Servicio Jurídico que defienda tanto a la militancia legitimista, estatalistas, independentista y soberanista nabarra como a la sociedad del País en general, que sea objeto de represión colonial en el proceso de la lucha de emancipación de los Estados de España y Francia.

4) El avance decidido hacia la Descolonización e Independencia de Nabarra, que permita cuanto antes el renacimiento del “nuevo” Estado Democrático de Nabarra, regido bajo el Derecho Pirenaico, el cual debe actualizarse a las necesidades de nuestro tiempo.

5) Etc.

Esto debe de servir, mediante la firma de esta Declaración de (el lugar donde se realice), para reafirmarnos en nuestro compromiso irrenunciable en pro de la Descolonización e Independencia como única solución de los problemas actuales del Pueblo-Nación de Nabarra y la constitución del Estado Libre, Democrático y Soberano Nabarro.

Es el momento de aparcar inútiles protagonismos pasados y de que todos nos involucremos seria y abiertamente en la Independencia de Nabarra.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011