SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2014/08/31

Los Marischales de Nabarra (VII)

Los Marischales de Nabarra (VII)
Iñigo Saldise Alda

Pedro II de Nabarra, VII Mariscal de Nabarra

“Yo no soy español, ni súbdito de España.”

Heráldica: Escudo de plata con tres fajas de gules que son de Eusa, mantelado de azur dos leones afrontados propios del linaje, brochante sobre la partición un cabrio combado de gules cargado de un filete pomelado de oro que trae de Nabarra, el todo bajo un jefe de gules con medio carbunclo de oro cerrado y pomelado naciente que es de Nabarra.

Pedro de Nabarra y Lacarra, heredó los títulos familiares y fue nombrado Mariscal del Reino, tras el asesinato a lanzadas de su hermano Felipe, el cual fue llevado a cabo por Luis III de Beaumont, conde de Lerin. Asumió de manera inmediata la jefatura del bando agramontés, el cual apoyaba a Francisco de Foix, conocido como Febus, I de Nabarra, conde de Foix, conde de Bigorre y vizconde de Bearne.

Pedro de Nabarra y Lacarra fue ratificado o sancionado como Mariscal del Reino, legalmente, tras el juramento a los Fueros realizado por Catalina de Foix y Juan de Albret. Esto ocurrió antes de la representación misma de la coronación como reyes de Nabarra llevada a cabo en la Catedral Santa María la Real de Pamplona.

En el año 1498 casó con la castellana Mayor de la Cueva, hija del duque Beltrán de Albuquerque. Un poco antes y estando en soltería, tuvo un hijo de suelta con una doncella de los Huarte de Tafalla, que se llamó Francisco. Por el matrimonio el Mariscal de Nabarra recició de los reyes Catalina de Foix, I de Nabarra y de Juan de Albret, III de Nabarra por matrimonio, la cantidad de 3.000 escudos de oro.

El Mariscal de Nabarra, el 28 de abril del año 1504, fue el padrino del infante Enrique de Albret y Foix, llevándolo hasta la pila bautismal situalda en la Catedral Santa María la Real de Pamplona. Entre los cincuenta nobles y caballeros de la comitiva, destacaba también la presencia del Consejero Real, Juan de Jaso. A los pocos día Enrique de Albret era designado príncipe de Biana y por consiguiente heredero al trono del Reino de Nabarra, siendo prometido en matrimonio con Isabel, hija de Juana de Castilla y León, princesa de Asturias, y de Felipe de Habsburgo, archiduque de Austria, duque de Borgoña y Brabante, y conde de Flandes.

En el año 1511, Pedro de Nabarra y Lacarra poseía mediante la fórmula de compra, la pecha de los labradores del lugar de Murugarren. También contó, por donación Real, de las pechas de Legaria, Muez, Cabrega, Mirafuentes, Ubago, Mendaza, Asarta y Anzin. 

En el año 1512 los ejércitos españoles de Fernando II de Aragón, Granada, Nápoles y Sicilia, además de regente de Castilla y León, invaden el Reino neutral de Nabarra, con la excusa de combatir al cismático rey de Francia. El Mariscal de Nabarra se hace cargo de la escolta de los reyes de Nabarra que se refugian en el vizcondado de Bearne.

El Mariscal de Nabarra partió como delegado y diplomático de los reyes de Nabarra hasta Logroño. Donde, tras mostrarle la primera Bula Pontificia, fue obligado por el rey español Fernando II de Aragón, el falsario y uñas largas, a rendirle juramento de fidelidad bajo la pena de ser excomulgado al igual que los reyes de Nabarra, Catalina I y Juan III.

Pero Pedro de Nabarra y Lacarra, tras huir de Logroño, se desdijo de un juramento no querido, y participó de forma activa en el primer intento de liberación del Reino de Nabarra llevado a cabo en el año 1512, extendiendo el fuego sagrado de la libertad entre las gentes de Nabarra. Pero la ofensiva libertaria fracasó y nuevamente se retiró al vizcondado del Bearne, concretamente a la ciudad de Pau, donde se instaló la legal y legítima Corte del Reino de Nabarra.

El Mariscal de Nabarra volvió a la senda diplomática por mandato de los reyes Catalina I y Juan III de Nabarra. Al frente de una delegación nabarra, se presentó ante el nuevo señor de Roma nombrado en el año 1513, León X, buscando con ello lograr un veredicto papal, con el cual se llegase a restituir las tierras ocupadas por los españoles a sus legítimos dueños, los reyes de Nabarra. Pero una vez más, el Estado Vaticano dio largas a los nabarros defiendo a los españoles.

A la muerte de Fernando II de Aragón, el falsario, Pedro de Nabarra y Lacarra se encontraba totalmente preparado al frente de 2000 soldados en el vizcondado de Laburdi, concretamente frente a la costa de Gipuzkoa. Estuvo a la espera de la orden del rey Juan III de Nabarra, para volver a las tierras ocupadas por los españoles e intentar liberarlas, pero la orden finalmente no llegó y se replegó al vizcondado de Bearne, donde se encontraba el cuartel general del ejército libertador nabarro.

Ese mismo año 1516, finalmente se llevó a cabo un segundo intento de recuperación y liberación del Reino de Nabarra. En dicha intentona Pedro de Nabarra y Lacarra fue el encargado de juntar a los Agramont y formar el ejército nabarro. El Mariscal de Nabarra pasó desde la Baja Nabarra con 1.200 hombres de armas, entre caballeros y soldados. Pese a sufrir la deserción de 600 hombres, entró por el valle del Roncal donde se le unieron 120 roncaleses con su capitán Pedro Sánchez a la cabeza. Sin embargo en aquellos desfiladeros las tropas españolas comandadas por coronel Villalba, se hicieron rápidamente con los valles de Salazar y Aezkua.

Ya era Semana Santa y las tierras nabarras estaban todavía nevadas, pero toda la población aclamaba la entrada de las tropas de liberación al grito de:

 ¡La resurrección y el Mariscal llegan al mismo tiempo!

Pero los soldados del siniestro coronel español Villalba, junto algunos traidores a su condición de nabarros como Donamaría, tendieron a los libertadores nabarros una emboscada. Esta se saldó con el apresamiento del Mariscal de Nabarra y otros jefes agramonteses, dejando en libertad a la soldadesca.

Pedro de Nabarra y Lacarra, junto a los líderes agramonteses fueron apresados y maltratados por el coronel español. A continuación, por mandato del cardenal Cisceros, fueron conducidos y encarcelados en el castillo-fortaleza de Atienza en tierras valencianas.

Dos años después, el Mariscal de Nabarra recibió la primera oferta de “perdón” de manos españolas. Esta sería oficializada por parte del Reino de España a cambio de jurar fidelidad al Rey Carlos I de España y V de Alemania. El mariscal rechazó de forma culta y cortesa dicha oferta de perdón, mediante las siguientes palabras:

“Una vez más suplico, con toda humildad posible a su Majestad, se sirva demostrar conmigo la magnificencia que ha de esperarse de semejante Majestad, devolviéndome la libertad entera y el permiso de ir servir a quien estoy obligado. La fidelidad, la limpieza que su Alteza quiere y estima de sus servidores, yo podré guardarla a los míos, y por ello me tornaré cautivo y esclavo de su servicio”

Esta negativa le supuso su traslado a la prisión-fortaleza de Simancas en tierras castellanas, donde finalmente fue asesinado a cuchillo por los españoles. El 24 de noviembre del año 1522 apareció su cadáver asesinado tras haber manteniendo su fidelidad al Estado de Nabarra, su Patria y a sus legítimos gobernantes. La muerte del Mariscal de Nabarra fue ocultada hasta el año siguiente, presentándola además como un suicidio.

Pedro de Nabarra y Lacarra fue considerado el único líder que podría unir a todos los nabarros. Además de un ferviente patriota nabarro, fue el último Mariscal de Nabarra, ateniéndonos como patriotas nabarros a la legitimidad y legalidad propia de nuestra Nación, siguiendo el Ordenamiento Jurídico propio del Estado de Nabarra, y en base a nuestro ancestral Derecho Vascón o Pirenaico.

BIBLIOGRAFÍA

Annales del Reyno de Navarra, José de Moret y Francisco de Aleson.
Diccionario de antigüedades del Reino de Navarra, José Yanguas y Miranda.
El Ilmo. y Rvmo. Señor Don Francisco de Navarra, de la Orden de San Agustín, Mariano Arigita y Lasa.
El suicidio del mariscal Pedro de Navarra, Pedro Esarte, digital.
Guerreros, historias de mil años, Jesús Javier Corpas Mauleón.
Historia de Pamplona y sus lenguas, José María Jimeno Jurio.
Homenaje al Mariscal Pedro de Nabarra, 1512-2012 Nafarroa Bizirik!, digital.
La Casa de los Navarra, la Casa de los Mariscales, Historia Medieval del Reyno de Navarra, Carlos Sánchez-Marcos, digital.
La muerte del mariscal de Nabarra, Arturo Campión, digital.
Nabarra en su vida histórica, Arturo Campión.
Nabarra o cuando los vascos tenían reyes, Pierre Narbaitz.
Nabarra. Reflexiones de un patriota, Iñigo Saldise Alda.
Navarra 1212, 1512, 2012, Gobierno de Navarra, digital.
Lo que todo nabarro debe saber, VV.AA.
Pedro de Navarra, Bernando Estornés Lasa, Auñamendi Eusko Entziklopedia, digital.
Pedro II de Navarra, Genealogía Familiar, linaje Ordoñez en Navarra, digital.
Pedro II de Navarra, Geneanet, digital.
Sucinta biografía de Enrique II de Albret, “el sangüesino”, Rey de Navarra, último Príncipe de Viana, (Sangüesa, 1503-Hagetmau 1555), Francisco Javier Beúnza Arboniés.


HERÁLDICA

Libro de Armería del Reino de Nabarra. Notas de sellos.

2014/08/30

Los Marischales de Nabarra (VI)

Los Marischales de Nabarra (VI)
Iñigo Saldise Alda

Felipe II de Nabarra, VI Mariscal de Nabarra

Heráldica: Escudo partido, de gules un carbunclo de oro que es de Nabarra, de plata con tres fajas de gules que es de la Casa de Eusa mantelado de azur con dos leones de plata afrontados que son propios del linaje.

Tras el asesinato de su padre, Felipe II de Nabarra y Lacarra fue hecho prisionero por los hombres de armas del II conde de Lerin, estando cautivo durante cuatro años en la fortaleza de Luis III de Beaumont, ya claramente posicionado a favor de Fernando II de Aragón, rey consorte de Castilla y León. Tras liberarse, regreso a su Casa de Eusa, donde la princesa Gobernadora de Nabarra, Leonor de Trastámara y Evreux, le empleó en el cargo de Mariscal del Reino al igual que lo había sido su padre.

La primera acción militar que llevó a cabo fue la de tomar por sorpresa el castillo de Biana. Esta plaza tradicionalmente beaumontesa, estaba bajo la tenencia de un caballero de la Casa de Góngora, fiel vasallo del II conde de Lerin. Para ello actuó con inteligencia con los vecinos que estaban descontentos con el II conde de Lerin por sus desafectos con el rey Juan II el usurpador y por el recargo de las pechas a los labradores. Felipe II de Nabarra y Lacarra contó además con el apoyo de Lope de Dicastillo y otros caballeros agromonteses. Luis III de Beaumont juró públicamente vengarse del Mariscal de Nabarra.

Tras la muerte de Leonor I de Nabarra y la entrada del príncipe Francisco Febo de Foix, conde de Foix, conde de Bigorre y vizconde de Bearne, para su coronación como rey de Nabarra, provocó un estallido de júbilo entre toda la población llana de Nabarra, esperando que ello conllevaría la paz entre las facciones agramontesa y beaumontesa.

Antes de su coronación, la regencia fue asumida por su madre la princesa Magdalena de Francia, que contó con la colaboración del Cardenal infante Pedro de Foix. Estos intentaron alcanzar la paz llegando a prestar juramente a los lugartenientes del Reino en las Cortes de Tafalla del año 1479, donde estuvo presente el bando agramontés con el Mariscal de Nabarra a la cabeza, mientras que la ausencia del bando beaumontes fue absoluta por orden del II conde de Lerin.

Si estuvo presente como invitado Fernando II de Aragón, consorte de Castilla y León, quien cuando se abordó el tema de la no presencia beaumontesa, propuso un acuerdo para subsanar las diferencias entre los bandos. El español recomendaría al conde de Lerin sumisión a la persona del rey de Nabarra, siempre y cuando los gobernadores de Biana, Zangoza, Tafalla y Tutera, que eran agramonteses, deberían rendir vasallaje al rey consorte de Castilla y León. El Mariscal de Nabarra y otros caballeros agramonteses desaconsejaron al Niño Rey y a su madre Regente dicha opción.

Finalmente se logró alcanzar la paz mediante la denominada tregua de Aoiz, mediante un acuerdo con los Beaumont que lograron la totalidad de sus exigencias, sin oposición palpable del jefe de la facción agramontesa, el Mariscal de Nabarra.

Pero la tregua fue corta, ya que apenas duró seis meses. La reanudación de la guerra entre agramonteses y beaumonteses fue aún más violenta que en el pasado. En ese contexto, el Viernes Santo del año 1480, a instancias de un monje dominicano llamado Abarca de Jaca, se concertó el matrimonio de Felipe II de Nabarra y Lacarra con la hija del II conde de Lerin.

Al día siguiente el Mariscal de Nabarra se dirigió de Zangoza a Villafranca, con una pequeña escolta al estar confiado tras alcanzar una nueva tregua. En eso que apareció el cortejo amenazante de Luis III de Beaumont.

El Mariscal de Nabarra se sintió en peligro y dio media vuelta, pero su caballo hizo un mal movimiento descabalgando a Felipe II de Nabarra y Lacarra, dejándolo a los pies del II conde de Lerin, al cual saludó cortésmente:

-¡Ah! Señor primo, que Dios esté con usted.

-Y con usted y en Biana, innoble caballero.”

Le contestó Luis III de Beaumont mientras insertaba su lanza en el cuerpo del Mariscal de Nabarra, de forma reiterada hasta matarlo.

BIBLIOGRAFÍA

Annales del Reyno de Navarra, José de Moret y Francisco de Aleson.
Diccionario de antigüedades del Reino de Navarra, José Yanguas y Miranda.
El Ilmo. y Rvmo. Señor Don Francisco de Navarra, de la Orden de San Agustín, Mariano Arigita y Lasa.
Felipe II de Navarra, Genealogía Familiar, linaje Ordoñez en Navarra, digital.
Felipe II de Navarra, Geneanet, digital.
Guerreros, historias de mil años, Jesús Javier Corpas Mauleón.
Historia de Pamplona y sus lenguas, José María Jimeno Jurio.
La Casa de los Navarra, la Casa de los Mariscales, Historia Medieval del Reyno de Navarra, Carlos Sánchez-Marcos, digital.
Nabarra en su vida histórica, Arturo Campión.
Nabarra o cuando los vascos tenían reyes, Pierre Narbaitz.
Lo que todo nabarro debe saber, VV.AA.

HERÁLDICA

Libro de Armería del Reino de Nabarra. Notas de sellos.

2014/08/29

Los Marischales de Nabarra (V)

Los Marischales de Nabarra (V)
Iñigo Saldise Alda

Pedro I de Nabarra, V Mariscal de Nabarra

Heráldica: escudo cortado, de gules trae carbunclo de oro que es de Nabarra, partido de plata con tres fajas de gules que es de la Casa de Eusa y de azur dos leones de plata afrontados propios del linaje.

Pedro de Nabarra y Peralta, tras la muerte de su padre, le sucedió a éste en el cargo o empleo de Mariscal del Reino. Heredó los títulos de vizconde de Muruzabal y del señorío de Val de Izarbe, poseyendo la casa palaciega de Eusa, donde estuvieron situados tres sepulcros de la familia.

Fue el primer jefe del bando agramontés que se posicionó a favor del usurpador Juan de Trastámara tras la muerte en el año 1441 de la reina de Nabarra, Blanca de Evreux. Junto a su padre Felipe I de Nabarra tomaron partido por el usurpador Juan II de Nabarra, pero esto no fue por oposición al legítimo heredero Carlos de Trastámara y Evreux, sino por oposición al Condestable de Nabarra y I conde de Lerin, Luis II de Beaumont, junto a la Casa que éste encabezaba.

Esto provocó que en el año 1455 le fueran confiscados todos sus bienes por mandata del legítimo heredero, Carlos de Biana. El príncipe de Nabarra a continuación se los entregó a su caballerizo mayor, Carlos de Cortes, afirmando en su sentencia que el Mariscal se encontraba en rebeldía. Todos los títulos y posesiones señoriales le fueron restituidos posteriormente.

Tras la muertes de los príncipes Carlos y Blanca de Trastámara y Evreux, el V Mariscal de Nabarra defiende la causa de la hermana de estos, Leonor de Trastámara y Evreux. Esta, desde el año 1457, era princesa Gobernadora y Lugarteniente General del Reino. Esto provocó de inmediato las iras del II conde de Lerín, Luis III de Beaumont.

En el año 1471 la princesa de Nabarra, Leonor de Trastámara y Evreux, que contaba con el apoyo del bando agramontés, quiso entrar en Iruinea-Pamplona, feudo de la facción beaumontesa que estaba en poder de Felipe de Beaumont y por tanto, en obediencia total al hermano de éste, el II conde de Lerín. La comitiva de la princesa fue encabezada por el Mariscal del Reino, Pedro I de Nabarra y Peralta, accediendo a la ciudad por el portal de la Zapatería.

Pero la comitiva Real fue traicionada por Nicolás de Urraga, regidor de la ciudad, por lo que el séquito tuvo que refugiarse en la Torre del Rey, donde la Cámara de Comptos. En aquella terrible noche el Mariscal de Nabarra fue inhumanamente asesinado a puñaladas en el patio de la Cámara de Comptos por Felipe de Beaumont, hermano del II conde de Lerin. La princesa Leonor de Nabarra fue humillada y tuvo que huir abochornada, mientras que todos los soldados de la escolta fueron sacrificados en una brutal carnicería.

Este acto violento sellaría de forma definitiva la enemistas entre los agramonteses y los beaumonteses. Y desde ese día las gentes de la ciudad de Pamplona, a la puerta de la Zapatería la nombraron como la puerta de la Traición.

BIBLIOGRAFÍA

Annales del Reyno de Navarra, José de Moret y Francisco de Aleson.
Diccionario de antigüedades del Reino de Navarra, José Yanguas y Miranda.
El Ilmo. y Rvmo. Señor Don Francisco de Navarra, de la Orden de San Agustín, Mariano Arigita y Lasa.
Guerreros, historias de mil años, Jesús Javier Corpas Mauleón.
Historia de Pamplona y sus lenguas, José María Jimeno Jurio.
La Casa de los Navarra, la Casa de los Mariscales, Historia Medieval del Reyno de Navarra, Carlos Sánchez-Marcos, digital.
Nabarra en su vida histórica, Arturo Campión.
Lo que todo nabarro debe saber, VV.AA.
Pedro I de Navarra, Genealogía Familiar, linaje Ordoñez en Navarra, digital.
Pedro I de Navarra, Geneanet, digital.

HERÁLDICA

Libro de Armería del Reino de Nabarra. Notas de sellos.

2014/08/28

Los Marischales de Nabarra (IV)

Los Marischales de Nabarra (IV)
Iñigo Saldise Alda

Felipe I de Nabarra, IV Mariscal de Nabarra

Heráldica: escudo cortado, de gules trae carbunclo de oro que es de Nabarra y de azur trae dos leones de plata afrontados propios del linaje.

Fue hijo de suelta o en soltería de Leonel de Nabarra, siendo este a su vez hijo natural en las mismas circunstancias o de la misma condición, del rey de Nabarra de la Casa de Evreux, Carlos II. Heredó de su padre el título de vizconde de Muruzabal de Andion, tras intercesión de Carlos III de Nabarra, ya que Leonel de Nabarra murió sin heredero legítimo en el año 1413.

En el año 1414, es el propio Carlos III de Nabarra quien le donó las pechas de Lizarraga, Idoate y varios collazos en Góngora. En las Cortes de Nabarra reunidas en Tafalla, donde Felipe de Nabarra tenía su residencia habitual, se confirmaron todas las donaciones junto al título de vizconde, siendo este ya en herencia y a perpetuo, es decir, para sus legítimos herederos. El motivo haber sido siempre leal y fiel a Carlos III de Nabarra.

En el año 1424, recibió también a perpetuo el señorío de los lugares de Val de Izarbe. Todo esto lo confirmó el usurpador Juan de Trastámara en el año 1425.  Ya en el año 1428 le titula a Felipe de Nabarra como Mariscal del Reino.

Tras su matrimonio con Juana de Peralta, recibió 3500 florines y las pechas de Murillo el Fruto, Santacara y Pitillas, después de los días de Beltrán de Nabarra, el cual, a la sazón, los poseyó con anterioridad, pues también fue Mariscal del Reino hasta el año de su muerte en 1443.

Antes de que la muerte le alcanzase, logró poseer la fortaleza de Góngora, siendo esta de un importantísimo calado estratégico en materia defensiva frente al Reino de Castilla y León. Esto lo logró mediante una permuta llevada a cabo con el monasterio de Iranzu.

Murió en la ciudad de Lizarra, lugar donde además fue enterrado. Concretamente en el denominado sepulcro de los Mariscales existentes en la iglesia de San Pedro de la Rúa.

BIBLIOGRAFÍA

Annales del Reyno de Navarra, José de Moret y Francisco de Aleson.
Diccionario de antigüedades del Reino de Navarra, José Yanguas y Miranda.
La Casa de los Navarra, la Casa de los Mariscales, Historia Medieval del Reyno de Navarra, Carlos Sánchez_Marcos, digital.
Lo que todo nabarro debe saber, VV.AA.


HERÁLDICA

Libro de Armería del Reino de Nabarra. Notas de sellos.

2014/08/27

Los Marischales de Nabarra (III)

Los Marischales de Nabarra (III)
Iñigo Saldise Alda

Beltrán de Lacarra, II Mariscal de Nabarra

Señor de Ablitas y Mariscal de Nabarra. Tanto el señorío como el cargo de Mariscal de Nabarra los heredó en el año 1410 a la muerte de su padre Martín Enríquez de Lacarra. Dicho título de Mariscal lo ostentó hasta su muerte, aunque fue sustituido de sus funciones en el año 1412, en beneficio de Godofre de Nabarra, hijo bastardo o natural de Carlos III de Evreux.

Juan de Trastámara, el usurpador, le nombró Maestre Hostal de la reina Blanca I de Nabarra en el año 1434, donándole además las tierras despobladas de Lor.

Por el leal servicio realizado por su padre, el usurpador Juan de Trastámara le donó a él, a su esposa Isabel y a los sucesores legítimos del contrato matrimonial, la pecha ordinaria de Echauri, Echarri, Ciriza, Arraiza, Ubani, Paternain, Oderiz y Artazcoz.

Portó el mismo escudo que su padre hasta su muerte en el año 1443.

Godofre de Nabarra, III Mariscal de Nabarra

Heráldica: Escudo cuartelado. 1º y 4º de gules carbunclo de oro que son de Nabarra, 2º y 3 º de azur tres cabrios de oro (otros invierten los esmaltes, otros de oro y tres cabrios de sable, otros sin especificar esmalte) 

Este fue hijo bastardo o natural de Carlos de Evreux, III de Nabarra. Estudió en la Corte de Nabarra gramática junto a Tristán y Mattin, los dos eran bastardos también, concretamente del Alférez del Reino Carlos de Beaumont, y de Mosén Pierres de Peralta.

Tras los estudios fue orientado para estar al servicio de su padre y señor natural, en funciones políticas y militares.

En el año 1410 fue destinado para su primera misión importante. A la muerte del rey de Aragón Martín el humano, sin descendencia, el Compromiso de Caspe eligió como nuevo rey a Fernando de Antequera. Esta elección no fue del agrado del candidato al trono aragonés, el conde de Urgel, que no acató dicha elección. Por ello, Se puso en pie de guerra haciéndose fuerte en el castillo de Balaguer. Godofre de Nabarra fue enviado por Carlos III de Nabarra en apoyo del nuevo rey.

Es en el año 1412 cuando fue armado caballero y nombrado Mariscal de Nabarra, haciéndose cargo de las funciones del cargo, pero coincidiendo en titulación con Beltrán de Lacarra, que también ostentaba dicho título.

Así pues, su primera función como Mariscal de Nabarra fue la de acudir en apoyo de Carlos VI de Francia al Langedoc, al mando de 200 soldados de a pie y 200 ballesteros, estos últimos del valle del Roncal.

Ese mismo año recibe como premio las rentas y demás pechas de un lugar de Buñuel. De la misma forma se le donó también en otro lugar del término de Ribaforada, junto al Soto del rey y todas las islas del Ebro, concretamente desde el término de Fontellas hasta el de Novillas.

En el año 1414, su padre y rey de Nabarra le concede el título de marqués de Cortes, junto a la villa y paraje del mismo nombre, además de un lugar de Carcar. Ese mismo año acude a la coronación como rey I de Aragón de Fernando de Antequera, estando incluso al frente de la comitiva diplomática de Nabarra.

Un año después estuvo al mando de las tropas nabarras que acudieron en apoyo del conde Foix, en el marco de las luchas que mantenía este contra su homónimo de Armañac.

En el año 1425 muere Carlos III de Nabarra, lo que facilita la subida al trono a su hermanastra Blanca de Evreux. Godofre no apoyó la nueva política de Blanca I de Nabarra y de su marido Juan el usurpador, más concretamente en lo relativo a agredir al Reino de Castilla y León.  Esto le supuso ser desposeído de sus títulos, incluido el de Mariscal del Reino, de la totalidad de sus bienes y además fue desnaturalizado de su condición política de nabarro, bajo acusación de lesa majestad.

Realmente el crimen de Godofre de Nabarra consistió en no seguir el plan de guerra urdido por el usurpador Juan de Trastámara contra Castilla y León. Por ello, tras la confiscación firme de sus bienes en el año 1429, se asentó “definitivamente” en el Reino de Castilla y León, colaborando además, de forma más que activa, en las guerras contra el Reino musulmán de Granada.

En el año 1439, la reina Blanca I de Nabarra, realizó su testamento. En él, perdonaba a su hermano natural de padre, Godofre, e inclusive encargó a su hijo el príncipe de Biana que le perdonara también, siempre y en cuando Godofre lo pidiera. Además le indicó que si llegase el caso, como reparación del perdido condado de Cortes, se le diera el condado de Monfort y el ducado de Nemours.

“(…) et por esto nos queriendo auer piedat et compassion  del dicto mosen Godofre, a eill perdonamos e remetemos e qiactamos  todos los crimenes et delictos (...)”

Godofre llegó incluso a apoyar a Carlos de Trastámara y Evreux en su legítima causa como verdadero heredero al trono de Nabarra, lo que le valió únicamente el amor del príncipe.

“(…) honores et enterrorio de la fija de nuestro amado tío Mosen Godofre de Nabarra, por tiempo conte de Cortes. (…)”

BIBLIOGRAFÍA

Annales del Reyno de Navarra, José de Moret y Francisco de Aleson.
Diccionario de antigüedades del Reino de Navarra, José Yanguas y Miranda.
Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones en Ultramar, Pascual Madoz.
Godrofe de Navarra, Bernardo Estórnes Lasa, Auñamendi Eusko Entziklopedia, digital.
Navarra o cuando los vascos tenían reyes, Pierre Narbaitz.
Lo que todo nabarro debe saber, VV.AA.

HERÁLDICA

Libro de Armería del Reino de Nabarra. Notas de sellos.
Diccionario Heráldico y Nobiliario de los Reinos de España, Fernando González-Doria.

2014/08/26

Los Marischales del Reino de Nabarra (II)

Los Marischales del Reino de Nabarra (II)

La falta de continuidad en el título de Mariscal de Nabarra, tras la renuncia de Juan Ramírez de Arellano y la destrucción de los archivos existentes en el castillo palaciego de Tiebas, depósito principal del Archivo de la Cámara de Comptos y del Archivo Real de Nabarra de la época, provocó una gran pérdida de información, inclusive en lo referente a la existencia de un Mariscal de Nabarra hasta el año 1389.

Martín Henríquez de Lacarra, I Mariscal de Nabarra

Heráldica del Alférez Mayor: Escudo partido, 1º de gules trae carbunclo de oro que es de Nabarra. 2º de plata trae león de azur que es de Lacarra.

La Casa de  Lacarra  tiene su origen en la Baja Nabarra de la Tierra de Ultrapuertos o de Vascos. Se establecieron en la Merindad de Tutera-Tudela en el s. XIV, gracias a la persona de Martín Henríquez de Lacarra padre, el cual se distinguió al servicio de Carlos II de Nabarra. Por ello fue nombrado Alférez Mayor, siendo este título el primer cargo del Reino.

Heráldica del Mariscal: Escudo cuartelado. 1º y 4º de gules trae carblunclo de oro que son de Nabarra. 2º y 3º de plata trae león de azur que son de Lacarra.

Su hijo del mismo nombre, Martín Henríquez de Lacarra es quien fue nombra Mariscal de Nabarra en el año 1389, ya gobernando en Nabarra Carlos III de Evreux.

Dicho rey le ordenó ir a tomar posesión de la plaza de Cherburgo en el año 1394 junto a otros caballeros nabarros, tras ser restituida la ciudad al Reino de Nabarra por parte del Reino de Inglaterra. Residió en Cherburgo hasta que dicha plaza fuera cedida al Reino de Francia por parte de Carlos III de Nabarra.

Como pago, dicho monarca le otorgó la donación de la villa de Ablitas con el título de señor en el año 1405, junto a numerosos honores y prerrogativas, para él, sus legítimos herederos y a perpetuidad.

Un año después, Martín Henríque de Lacarra, señor de Ablitas, Sartaguda y Mariscal de Nabarra, fue nombrado merino para la Merindad de Tutera-Tudela, además de guarda del castillo y de la torre del homenaje de la ciudad del mismo nombre.

Los historiadores consideran a Martín Henríquez de Lacarra como el primer Mariscal de Nabarra, y no seré yo quien les lleve la contraria.

Vivió durante una época que se puede considerar como placida para todos los habitantes del Estado de Nabarra, muriendo a comienzos del año 1410.

BIBLIOGRAFÍA

Annales del Reyno de Navarra, José de Moret y Francisco de Aleson.
Diccionario de las antigüedades del Reino de Navarra, José Yanguas y Miranda.
El genio de Nabarra, Arturo Campión.
Lacarra, los señores de… Bernardo Estórnes Lasa, Auñamendi Eusko Entziklopedia, digital.
Lo que todo nabarro debe saber, VV.AA.
Martín Enríquez de Lacarra, Genealogía familiar, digital.
Mosén Martín Enríquez de Lacarra y Lizasoain, sr. de Ablitas, GENi, digital.

HERÁLDICA

Libro de Armería del Reino de Nabarra. Notas de sellos.

2014/08/25

Los Marischales de Nabarra (I)

Los Marischales de Nabarra (I)
Iñigo Saldise Alda

 “El Mariscal era un oficial de alta graduación en las antiguas milicias de Europa”. Wikipedia

Juan Ramírez de Arellano, el protomariscal

Ya en el año 1360 se tiene fehacientes noticias, siguiendo los documentos de nuestra Nación, de la existencia de un Ricohombre con el título de Mariscal de Nabarra. Este título recayó inicialmente en la Casa de Arellano, natural de la Merindad de Lizarra-Estella. A pesar de ello, la mayoría de historiadores no lo incluyen en la lista definitiva de los nabarros que ostentaron dicho título, por lo que solo podemos considerarlo como un protomariscal. Este sería Juan Ramírez de Arellano.

Sus antepasados tienen su origen a raíz del matrimonio de García Ramírez con Juana de Arellano, hija de Mosén Juan de Arellano. Su hijo Ramiro Sánchez de Arellano se hace cargo de la herencia familiar, ostentando los títulos de señor de la Casa de Arellano, reinando en Nabarra Carlos II de Evreux. Además fue alcalde de Lizarra-Estella, señor del Palacio de Montonia, de la Solana, de Subiça, de la Sonsierra y de la Casa de Vidaorreta entre  otros. Contrajo matrimonio con doña Elvira Aznárez, quien era Ricahembra de Aragón, señora de Verdún, de Castilnovo y de Nobales.

El hijo de estos, Juan Ramírez de Arellano, fue el noble nabarro que ostentó y gozó por primera vez del título de Mariscal del Nabarra.  Ateniéndonos a nuestra propia documentación Nacional de la época en la que reinaba en Nabarra Carlos II de Evreux. Ciertamente, este personaje ostentó una posición privilegiada y destacada en la Corte del Reino de Nabarra, de ahí su titulación como Mariscal del Reino.

Heráldica: Escudo partido de gules y plata plenos.

Juan Ramírez de Arellano fue inicialmente Ricohombre de Nabarra. Al igual que su padre, Ramiro Sánchez de Arellano, también fue alcalde de Lizarra-Estella. Poseyó los títulos de señor del Palacio de Montonia y señor de Arellano, todo hasta su desnaturalización del Reino de Nabarra, acto que fue llevado a cabo en el año 1362.

Este importantísimo título dentro de la nobleza nabarra de la Edad Media, no lo llegó a poseer mucho tiempo, ya que en una carta fechada el 12 de diciembre del año 1362 y firmada por el propio Juan Ramírez de Arellano, da fe de mutuo propio que se desnaturalizaba del rey y del Reino de Nabarra. Y esto fue junto a sus parientes, criados y vasallos, pasando así a ser vasallo del rey Aragón, de donde era Ricahembra su madre Elvira Aznárez. Pese a todo lo expuesto por Juan Ramírez de Arellano en su carta, algunos de sus familiares siguieron fieles a su naturaleza nabarra.

«Seynnor, yo he entendido et so çierto, que uos auedes algunas presumiciones escuentra mi, de los qoales yo so ynnoçent et sen culpa, pero es mi entencon et voluntat de me espidir e desnaturar de uos o de vuestro regno et del Infante don Karlos, vuestro fijo et de non seer mas uuestro natural, ni vuestro vassayllo.» Extracto de la carta de Juan Ramírez de Arellano, 12/12/1362.

Muchos historiadores indican que no hubo motivos en la acusación del rey nabarro que provocó la reacción del estellés, pero lo cierto es que Juan Ramírez de Arellano sirvió a Pedro IV de Aragón y a Carlos II de Nabarra de forma simultánea. Para más inri, esto ocurrió durante un periodo de guerra entre ambos Reinos durante el año 1362. A pesar de todo, Juan Ramírez de Arellano tuvo buena relación con su natural soberano, Carlos de Evreux, II de Nabarra.

Posteriormente y en gran medida por su disposición pro Nabarra y también pro Aragón, fue elegido por ambos monarcas para asesinar a Enrique de Trastamara. Pero tras llevar a cabo una decisiva traición al Estado de Nabarra por negarse a matar al pretendiente al trono castellanoleonés, fue definitivamente despojado de su natural condición de nacionalidad nabarra. Esta sentencia no fue sola para él,  sino también para sus herederos directos.

Aun así existen documentos nabarros posteriores, como por ejemplo una carta del propio Carlos II de Nabarra del año 1365, donde al parecer el monarca nabarro buscaba un retorno de Juan Ramírez de Arellano a su naturaleza nabarra. Incluso, en dicho escrito, todavía le titula como Mariscal del Reino y Ricohombre de Nabarra.

Pero ya no había vuelta atrás y un año después, Enrique de Trastamara durante su coronación como rey de Castilla y León, el 8 de abril del año 1366, le concede el Señorío de los Cameros y el de Aguilar, por su lealtad manifiesta.

Ya en el año 1367 pese a estar encarcelado tras la batalla de Nájera, un alcaide designado por Juan Ramírez de Arellano estuvo al mando del castillo de Burandón bajo la bandera de Castilla y León, impidiendo dicho alcaide la liberación de ese castillo que intentaron las tropas nabarras, las cuales iban bajo el estandarte colorado. Esto le valió nuevas donaciones por parte de Enrique II de Castilla y León, todas ellas dadas a perpetuidad para él y sus descendientes.

Incluso, Juan Ramírez de Baquedano  acompañó al infante Juan de Castilla y León, hijo de Enrique, en su ilegal invasión de Nabarra del año 1378, incluso fuentes españolas indican que fue el primero de las tropas castellanoleonesas que entro en Nabarra en pie de guerra. De dicha campaña cabe destacar, entre todas las acciones bélicas castellanoleonesas, la quema y destrucción por parte del invasor del castillo palaciego de Tiebas.

Ese mismo año moría, en octubre, en Soria y fue enterrado en la iglesia catedral de Calahorra.

BIBLIOGRAFÍA

Arellano. Pueblo, linaje Ramírez de Arellano, señorío de Cameros. Estella.com.es, digital.
Historia general de Navarra, Ignacio del Burgo Torres.
Navarra o cuando los vascos tenían reyes, Pierre Narbaitz.
Un noble entre tres reinos en la España del siglo XIV: Juan Ramírez de Arellano, Máximo Diego Hernando.

HERÁLDICA

Ramírez de Arellano. Blasones hispanos, armas primitivas.

2014/08/24

Antonio Carrillo de Peralta y de Velasco e hijo

Antonio Carrillo de Peralta y de Velasco e hijo
Iñigo Saldise Alda

Heráldica: De gules grifo de oro armado y alado de azur, con mantelado unido de Nabarra. Bordura de azur con aspas de oro.

Este noble nabarro ostentó el título de Condestable del Reino de Nabarra de forma legítima, desde el año 1513 hasta el año 1524. Esto fue debido a que mientras su padre Alonso Carrillo de Peralta se posicionó a favor de los invasores españoles, él se mantuvo fiel a los verdaderos reyes de Nabarra, Catalina I y Juan III. Tras la muerte de la reina Catalina de Foix, siguió fiel a Enrique de Albret y Foix, II de Nabarra, conocido con el sobrenombre de el sangüesino.

Participó como Condestable de Nabarra de forma activa en el intento de recuperación del Reino de Nabarra del año 1521, que se saldó con éxito, aunque la libertad duró poco por una nueva invasión española y la fatídica batalla de Noain, donde Antonio defendió los intereses libertarios de Nabarra.  También está documentado su presencia en la resistencia legitimista de los nabarros en el casillo de Amaiur y también, posteriormente, en el castillo de Hondarribia.

En el año 1524 fue excluido de la primera “amnistía” de Carlos I de España y V de Alemania, pero finalmente y por el bien de asentar el dominio extranjero español en la Nabarra surpirenaica, fue “perdonado” por el emperador. Esto le valió, finalmente manifestada su traición a Nabarra en el año 1529 en Burgos, para heredar los títulos familiares a la muerte de su padre, incluido el escudo del marqués de Falces.

Antonio Carrillo de Peralta y de Velasco se casó con Ana de Bosquet, que fue dama de honor de Catalina I de Nabarra y señora de  Tournay, en el Vizcondado de Bearne, Estado de Nabarra.

Murió  en el año 1545, heredando sus tierras y títulos su hijo Gastón de Peralta, el cual, a pesar de haber nacido en la Corte libre de Nabarra situada en Pau, Vizcondado de Bearne, acabó como valido de Felipe II de España. Éste le nombró, entre otras cosas, Virrey de México, gobernador de Nueva España, capitán general y presidente de la Real Audiencia. Todo ello estando ya muy lejos, tanto física como ideológicamente en el plano nacional, del Estado de Nabarra.

Heráldica Gastón de Peralta: De gules grifo de oro, con cuatro trozos de cadena de plata puestos en orden en los cantones diestro y siniestro del jefe y lo mismo en la punta. Bordura de gules con aspas de oro.

BIBLIOGRAFÍA

Antonio Carrillo de Peralta, Navarra 1512, conquista e incorporación, digital.
Antonio Carrillo de Peralta y de Velasco, 2nd Marquis of Falces, Wikipedia
El Linaje de los Peralta en los siglos XV y XVI, Blasones de la pinceladura del Castillo de Marcilla, Blanca y María José Sagasti Lacalle, 2001.
La Tizona, los Peralta, la casa de Falces y las cagadas de El País y sus "grandes" dilapidadores de España, La Casa de Europa, digital
Peralta, Gastón de. Marqués de Falces (1510-1580), la web de las biografías, digital.

HERÁLDICA

Marqués de Falces, Libro de Armería del Reino de Nabarra.
Reconciliándose con el pasado, el Virrey Gastón de Peralta, Heráldica mexicana y otras curiosidades, digital.

Alonso Carrillo de Peralta

Alonso Carrillo de Peralta 
Iñigo Saldise Alda

Heráldica: Escudo terciado. 1º Partido, de gules castillo de plata que trae de Carrillo, de oro cinco ordenadas de cuñas de azur que trae de Acuña. 2º De gules un carbunclo de oro que es de Nabarra, cargado de un escudete de gules con un grifo de oro, armado y alado de azur, con bordura de azur aspada en oro que es de Peralta. 3º Partido, en azur sembrado de flores de lis de oro que es de Francia, y en sable león de oro que es de Brabante. En todo bordura de plata cargada de cinco escudetes de las quinas, que es de Portugal.

Tras la muerte sin descendencia de Pierres de Peralta y Brabante, conocido como el menor, los títulos de éste adquiridos por su padre Pierres de Peralta el joven, pasaron a las manos de su hermana Juana de Peralta y Brabante. Posteriormente fueron a parar en su nieto Alonso Carrillo de Peralta, conde de Santisteban de Lerin y Rico-hombre de Nabarra.

Ostentó el título de Condestable de Nabarra durante dos periodos. El primero abarcó desde el año 1497 hasta el perdón otorgado por los reyes Catalina de Foix, I de Nabarra y su esposo Juan de Albret, III de Nabarra legitimado a modo de jure uxoris, al siempre díscolo y con sueños de ser el rey de Nabarra, Luis III de Beaumont. Esto ocurrió en  el año 1501.

Una nueva rebelión y/o traición de Luis III de Beaumont provocó el juicio de Baiona del año 1507, donde fue sancionado con la pérdida de su condición nacional de nabarro, desterrado y desposeído, junto a sus familiares y amigos más próximos, de sus tierras y títulos señoriales de origen nabarro, volviendo con ello el título de Condestable de Nabarra a Alonso Carrillo de Peralta.

En el año 1512, durante la invasión y ocupación del Reino de Nabarra por parte de los españoles, Alonso Carrillo de Peralta, figura importante dentro del bando agramontés, se posicionó de parte del invasor, llegando incluso a colaborar con las tropas invasoras.

Tras la falsaria escenificación del juramento a los Fueros de Nabarra, llevada a cabo en Valladolid por Fernando II de Aragón, Sicilia, III de Nápoles, Granada y regente de Castilla-León, donde fue Fernando V hasta la muerte de su esposa Isabel en el año 1507, Alonso Carrillo de Peralta prestó vasallaje y juramento de fidelidad al español. Por su ayuda en la invasión y por mostrar su fidelidad, el de Peralta recibiendo el título de marqués de Falces. Pero para ello, debió entregar a cambio el título de Condestable de Nabarra a un invasor carente, según la jurisprudencia de nuestro País, de la condición o nacionalidad nabarra. Así pues, este título volvió a la Casa de los Beaumont, concretamente a Luis IV de Beaumont, hijo del ser perturbador de la paz en el Estado de Nabarra ya mencionado anteriormente.

Heráldica como marqués de Falces: Escudo terciado. 1º partido. De gules, castillo de plata y un escudete de plata con dos bandas vibrantes de azur. (Otros dicen de púrpura castillo de plata, un escudete ¿?, en ambos se desconocen el esmalte del campo donde va el escudete) 2º De gules carbunclo de oro que es de Nabarra, cargado de un escudete de gules con grifo de oro armado y alado de azur que es de Peralta (otros dicen de gules grifo de oro membrado y alado de sinople, mantelado de las armas de Nabarra) 3º en fondo de oro tres tréboles de sinople ordenados y bordura componada de sinople; y en plata león de azur.

Sin embargo y ante las noticias de la destrucción de las fortalezas del Reino de Nabarra, Alonso Carrillo de Peralta se enemistó contra Fernando el falsario. Es en ese contexto don en el año 1516 y ya muerto el rey español Fernando II de Aragón, la esposa del de Peralta, Ana de Velasco, impidió el derribo del castillo de Marcilla al enfrentarse a las tropas españolas del coronel Villalva.

Tras evitarse el derribo del castillo de Marcilla, Alonso Carrillo de Peralta volvió a ser fiel a los invasores, los cuales ya fueron gobernados por el emperador Carlos de Habsburgo, I de España y V de Alemania, hasta su muerte en el año 1534.

BIBLIOGRAFÍA

Fernando II de Aragón, Wikipedia, digital.
Alonso Carrillo de Peralta, Navarra 1512, conquista e incorporación, digital.
Rincones singulares, Diario de Navarra, digital.
Alonso Carrillo de Peralta, 1er marqués de Falces, Geneall, digital.
La Tizona, los Peralta, la casa de Falces y las cagadas de El País y sus "grandes" dilapidadores de España, La Casa de Europa, digital.

HERÁLDICA

Marqués de Falces, Libro de Armería del Reino de Nabarra. Nota de un sello del año 1495.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011