SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2010/02/28

Iruinea, febrero de 2010

Iñigo Saldise Alda
Presente y futuro
Soberanía de Navarra

Los patriotas nabarros de la actualidad debemos tener muy presente la figura de Blas de Beaumont-un soberanista auténtico que conoce y ama profundamente la tierra de Nabarra, valiente y constante en la lucha, a pesar de las calumnias y falsedades vertidas por diferentes agentes colonizadores y también, tristemente hay que decirlo, por algunos agentes colonizados que incluso se autodenominan soberanistas- para encabezar la delegación nabarra que debe negociar el traspaso de competencias entre las actuales metrópolis española y francesa, y nuestro futuro Estado soberano, ya que es la persona adecuada, no solo por ser el Regente de Nabarra, sino por ser la única autoridad reconocida internacionalmente y autorizada, valga la redundancia, para ponerse al frente de este largo litigio existente, el cual llevamos afrontando los nabarros frente a la política imperial, impositora y colonizadora franco-española, desde hace ya muchos siglos.

Realmente para los intereses soberanistas del Pueblo nabarro, la estirpe política actual nunca ha poseído, ni poseerá utilidad y derecho alguno, pues el interés de quienes la forman no se encamina al bien supremo para el Pueblo de Nabarra, que es alcanzar la independencia y la libertad. Si nos paramos a pensar un poco y realizamos un análisis rápido de la actual y triste situación de subordinación que padecemos, podemos comprobar sin discusión alguna, la torpeza en todas las acciones llevadas a cabo por esos agentes seudo políticos, al menos en materia soberanista que es lo que nos concierne en este escrito, a pesar de manifestar a los cuatro vientos que a ellos solo les mueve un sentimiento independentista, últimamente soberanista o al menos eso dicen, algo ciertamente inalcanzable desde el supuesto marco democrático impuesto desde las instituciones de los colonizadores españoles y franceses en este bello País, como podemos comprobar al leer sus blindadas constituciones.

Por ello debemos tener muy presente, un día más, que el principio de la transición de colonia a Estado soberano-o del colonialismo a la libertad-debe producirse este mismo año, pues el 31 de diciembre concluye el segundo y último decenio establecido para este fin por el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas. Un proceso que, una vez iniciado, conducirá sin remisión alguna a la celebración de unas elecciones efectivamente libres, con el fin de formar un Parlamento constituyente amparado por el Derecho Pirenaico, de cara a la realización de un plebiscito, obligado y necesario, con el cual el Pueblo nabarro decidirá finalmente su estructura Estatal.

A día de hoy, debido a lo expuesto anteriormente, los patriotas nabarros debemos limar asperezas y aparcar nuestras pequeñas e insulsas disputas, que merman nuestra capacidad de acción y derivan en estúpidas trifulcas e insultos que nos alejan de nuestro noble, leal y común objetivo, la recuperación de la plena soberanía para el Estado de Nabarra. Este paso ineludible hacia nuestra libertad, servirá también para ir descolonizando nuestras mentes en materia política, haciéndonos más personas al respetar los pensamientos personales y partidistas de nuestros compatriotas, que nos ayudará en gran medida a preparar un futuro propio, descontaminándonos paulatinamente de la política española y francesa, las cuales están basadas en el insulto, la calumnia, la falsedad, la mentira, la prevaricación, etc.

Nuestra futura Nación debe y tiene que estar basada en un Estado honrado, ejemplar y sin dudarlo verdaderamente democrático, libremente de la decisión final del Pueblo nabarro respecto a la estructuración política del mismo-bien Reino o bien República-donde todos sus habitantes sean indudablemente iguales, sin importar para nada su sexo, ideología, religión, la región en la que hayan nacido o en la que vivan, etc. ¿A cuenta de qué tenemos que aguantar a don Juan Carlos de Borbón como nuestro rey y/o al señor Sarkozy como nuestro presidente de la república? ¿Por qué tienen que ser los nabarros súbditos del reino de España y/o de la república de Francia?

Para dejar de estar subordinados y alcanzar un futuro prometedor y excelente, la Nación Nabarra debe ejercer en soberanía desde este preciso momento, uniéndose a través de la Comisión Soberanista de Nabarra a la Demanda de Descolonización interpuesta en las Naciones Unidas por la Casa Real de Nabarra, único estamento institucional propio que nos queda, no lo olvidemos o menospreciemos, que ha manifestado públicamente y de forma reiterada, su sola y exclusiva voluntad de liberar a la Nación Nabarra, aceptando sin ningún tipo de exigencia o imposición la decisión final que tome el Pueblo nabarro sobre la estructuración Estatal, ya en independencia y libertad, como así nos auxilia nuestro Derecho Pirenaico.

2010/02/25

Ideología de la Comisión Soberanista de Nabarra

Nabarrako Burujabetza Komisioa
Ideología de la Comisión Soberanista de Nabarra
NBK

Tras la rueda de prensa realizada por la Comisión Soberanista de Nabarra para dar a conocer la demanda interpuesta ante la O.N.U. para la descolonización del Estado de Nabarra para que éste vuelva a ser gobernado por el Pueblo Nabarro, y tras algunas reuniones con diferentes grupos sociales, creemos que es importante reflejar la postura ideológica de esta Comisión, con el fin de evitar malas interpretaciones o malentendidos, buscando así que nadie se sienta confuso ante la línea que seguimos para lograr la Soberanía de Nabarra.

La Comisión Soberanista de Nabarra NO es ni será una formación política, porque su única finalidad es la recuperación del Estado de Nabarra. Una vez recuperado, esta Comisión no tendrá razón de ser, ya que se habrá reinstaurado el Parlamento de Nabarra y los ciudadanos nabarros podrán elegir de nuevo a sus representantes, teniendo como marco jurídico el DERECHO PIRENAICO. Así pues, la Comisión Soberanista de Nabarra solo tiene una ideología, NABARRA. No se decanta ni por la república ni por la monarquía, ni por las izquierdas ni por las derechas, etc. Cada persona que pertenece, colabora o se suma a la Comisión tiene su ideología particular en esos aspectos secundarios, pero ésta queda totalmente al margen, hasta la consecución del ÚNICO objetivo común: la RECUPERACIÓN DE LA PLENA SOBERANÍA PARA EL ESTADO DE NABARRA.

La Comisión Soberanista de Nabarra NO está a favor de la autodeterminación de Nabarra, porque ya nos instauramos como Estado independiente entre los siglos VI y IX, hasta que nos secuestraron nuestra soberanía tras la última ocupación militar en el siglo XVII, situación que actualmente perdura. Lo único que pretendemos desde esta Comisión es RECUPERAR nuestro ESTADO. Nuestra intención no es solicitar a los estados ocupantes que nos dejen autodeterminarnos, sino ejercer nuestro derecho a recuperar lo que ya nos pertenece. No tenemos que pedir permiso a nadie. Simplemente lo ejecutamos. Por ello, la Comisión Soberanista de Nabarra es crítica y contraria a la participación de los ciudadanos nabarros en las elecciones españolas y francesas, ya sea inscribiéndose como partido político o ya sea votando. La razón es porque con esas actitudes están legitimando todas las actuaciones de los dos estados ocupantes. Por la misma razón que un ciudadano andorrano no vota en España ni en Francia, puesto que no pertenece a ninguno de esos países, un nabarro tampoco lo hace.

La Comisión Soberanista de Nabarra NO obliga a nadie a definirse como NABARRO.

Ser nabarro es una cuestión de identidad política que engloba otras muchas identidades culturales. Se es nabarro a la vez que vizcaíno, riojano, bearnés… Por tanto, es una cuestión de nacionalidad compatible con el sentir cultural de cada uno de los habitantes de nuestro Estado. Pero, a día de hoy, no se nos olvide, es la única definición legal, reconocida internacionalmente, para todas aquellas personas que viven dentro del territorio ocupado del Estado de Nabarra y que no se sienten españolas ni francesas. Nuestra intención es sumarnos, unirnos, nunca dividirnos ni restar aspectos de nuestra riqueza cultural.

PRO LIBERTATE PATRIA, GENS LIBERA STATE.

Nabarrako Estatua, eta aniztasuna

J.M.Unzueta
Nabarrako Estatua, eta aniztasuna
Nabarrako Burujabetasuna

Wikipedia hiztegiaren arabera, aniztasun itza, ondorengo esanahiak ditu:

Politikan, aniztasuna expresio tendentzia baimendu eta onartzea da, iritzi desberdinen zabalkuntza eta antolakuntza, baita gobernutarren aurka badago ere, gizarte demokratikoen dinamikan.

Filosofian, aniztasuna munduko esentzial oinarriak defendatzenduen posizioa da, eta gehiago dira. Hau monismoaren aurka dago.

Terminologi hau, Fratzia-Espainia inperialistak maiz erabiltzen dute eta gainera trakets xamar, asmo garrantzi batekin, nahastu, mehatxatu eta zatitzeko, bederen.argi eta garbi dago herri anitza garela, munduko guztiak dira, eta gainera gomendagarria da honela izatera, izugarrizko aberastasuna ezartzendu era guztian, aniztasun berak kontsenzusko egitasmo amankomunak, arlo guztietako zientzia eta kultura exponentzial aurrerakuntza ekarri du. Adibideak hain ukigarriak dira ez dute aipatzerik ere merezi.

Nabarrako Burujabetza Komisioak azkenengo idatzian IDEOLOGIA eta POLITIKA deritzon idatzian eta bere blogean http://nbk2012blogspot.com/ azaldu dena, bertan argi eta garbi agertzenda zer ulertzen dugun nabarrako burujabetasunaren kideak aniztasunaz.

Nabarrako Baskoi Estatuaren Burujabetza lortzeko oinarrizko premisa, gizartearen aniztasunak gure benetako historioa onartzea.Hau da Espainia eta Frantzia Batikanoen laguntza bereziaren bitartez konkistatu genozidioki gintuztela. Ez dago munduan herririk bere oinarrizko historia kontuan eduki gabe burujabetza lortu duenik, eta ez badu izan harri azpian bada ere zeozer argitokodu. Horregatik entzun dutenean zenbait politiko eta agente sozial abertzale bezala azaltzen direnak hau guztia bazterrean husten dute, otzean pentsatu eta nere buruari esatendiot, ez bakarrik daude kolonizatuak baita ere anafabeto historikoak direla, eta zenbait lilurakide urrunago doazela hau da, politika eta gestioren mertzenario hutsak bihurtu dira.

Idatzi hau askoz gehiago aberasteko, gure nabartzaleren bloga Alava Estado de Navarra tik hartutakozenbat idatzi zati mailegatu ditut eta honela dio: Gure legeak herriaren gaindik datoz, auzo laneko usadio eta ohitura zaharretatik datozenak, komunal lurretik, oinordezko eskubiderik gabeko agintariak , milurteko udaletxeak, betidanik justizi babestuan egindako lege bilketan, euskaldun askorentzat ezezagun diren “Piriniotako Zuzenbide barnean” Erromatarren Eskubidearen erabat desberdinetan, gaur dominatzen eta gobernatzen gaituen eskubide juridikoa, Frantzia eta Espainiaren estatuen babes kolonialistaren pean.

“Pirineotako Eskubide hau” Nabarrako herrian noizbait praktikan jartzen bada, erakutsiko du baskoi herriaren milurteko eskubideak Monarkia eta Errepublika, liberalismoa, Kontserbadorea, Sozialismoa, anarkismoa, komunismoa edo faszismoaren gainetik gaudela.

Nabarrako herriak bakarrik, Nabarrako Gortetan ordezkatuta, bere legearen zilegitasuna eta jabea da, erakunde eta Nabarrako herrialde guztiena, Burujabetza herrikoien gainetik ez dago ez erakunde politiko edo antzekorik, ez ekonomi sistemarik Piriniotako Eskubiden barruan ordezkatuta diren herritarrak dira danen gainetk daudenak.

Intentzio guztiak, ekintzak, expresio eta egintzak alderdikeriaren bidetik edo pertsonala, aberastasuna edo botere itunak Nabarrako herriaren onespenik gabe, eskubide guztiarekin baliogabetuta gelditzen dira, zeren herriaren ongarri orokorra, lehentasunezko helburua bihurtzenda.

Horregatik Nabarrako Erret Etxea izan denez Frantzia eta Espainia Estatuei eskaeraren eta tartekapenaren egilea, ezin digu distraitu ez baimendu barruko elkarrizketa antzuetan erortzen, ez dezatela gure aurkariak

ezta ere planteatu, ikusi bestela espainiar errepublikar eta monarkikoek zer maitemindurik dauden, beraien lurraldetasuna batasunari buruz.

Baskoinak Nabarra izeneko estatua dugu, eta bizirik dauden erakundeak gure burujabetasunaren bermatzaileak. Nabarrako Erresuma da internazional zilegitasuna eta guk herria, Estatua zilegitasunez berrezarri behar da.

Izan gaitezen taktikoak.eta ez sentimentalak, Nabarrako Estatua (Nabarrako Erresuma) gaurko egunez onartua da eskariari esker aportazio eta froga historikoen gaitik Europako Monarkiakoak diren, Holanda, Belgika, Luxemburgo eta Monako, baita ere NBE ko Deskolonizazio Komitea eta Hayako Auzitegia. Askoren helburua Euskal Herriaren objetiboa bada, hemen dugu Europako erakunderik ezagunena eta zaharrena.

Nabarrako Herriak behin eta betiko falta duena da, nabartzaletasun ekitaldia, bere historiak eskatzen diona, adimen eta beharrezko gaitasuna, historioa eta erakundeak erabiltzea askatasunera bidean eraman gaitzala.

Estado de Nabarra, y el pluralismo
Soberanía de Navarra

Según le diccionario de Wikipedia, el término pluralismo tiene los siguientes significados:

En política, el pluralismo es una tendencia a reconocer y permitir la expresión, organización y difusión de diferentes opiniones, incluso las opositoras a las gubernamentales, en la dinámica de las sociedades democráticas.

En filosofía, el pluralismo es la posición que defiende que los principios constitutivos del mundo son varios. Se opone al monismo.

Esta terminología, el imperialismo franco-español la utiliza permanente y torticeramente con el solo objeto de confundir, amenazar y dividir. Evidentemente que somos un País plural, todos los del mundo lo son, y además es muy recomendable por la gran riqueza de todo tipo que eso aporta, pero esa misma pluralidad es la que ha hecho con un proyecto consensuado y común, avanzar su estado exponencialmente en todos los ámbitos de la cultura y la ciencia. Los ejemplos son tan palpables que no se necesito enumerarlos.

En el último escrito titulado IDEOLOGIA POLITICA y que ha sido editado por la Comisión Soberanista de Nabarra en su blog http://nbk2012blogspot.com/ en ella se refleja perfectamente lo que los soberanistas nabarros entendemos por pluralidad.

Una premisa básica para la recuperación de la Soberanía del Estado Baskón de Nabarra, es que la pluralidad de la sociedad acepte la historia real de nuestro pueblo. Esto es: “El que fuimos conquistados genocidamente por los Estados de Francia y España, con la colaboración meritoria del Emperador del Vaticano”. No hay pueblo en el mundo que haya alcanzado su soberanía sin tener en cuenta las premisas históricas, y si no las ha tenido las rebusca debajo de las piedras. Por ello cuando escucho a ciertos políticos y agentes sociales llamados abertzales dejar de lado esto, pienso fríamente que no solo están colonizados, sino que también son unos analfabetos históricos, e incluso ciertos cautivadores incluso van más allá, son vulgares mercenarios de la política y su gestión.

Para enriquecer más este escrito he tomado prestado algunos párrafos de nuestros nabartzales del blog “Alava Estado de Navarra” que dice así: Nuestras leyes vienen del pueblo, de nuestros usos y costumbres milenarias, del auzolan, de las tierras comunales, de los tenentes sin derecho hereditario, de los concejos milenarios, en definitiva de unas leyes y justicias amparadas y recogidas en el desconocido para casi todos los vascos “derecho Pirenaico” diferente totalmente al “derecho romano” que es el derecho jurídico que nos gobiernan y domina, bajo la tutela colonialista de los estados de Francia y España.

Este “derecho Pirenaico” si alguna vez logramos el pueblo Navarro ponerlo en practica, demostrará, que estos derechos milenarios del pueblo baskón, están por encima de Monarquías y Republicas, liberalismos, conservadurismos, socialismos, anarquismos, comunismos o fascismos.

Solo el pueblo nabarro, representado en sus Cortes de Nabarra, es el legítimo poseedor de las leyes, las instituciones y los territorios de Nabarra, Ninguna organización política o de carácter y régimen político, ni sistema económico, está por encima de la soberanía popular representada en el Derecho Pirenaico.

Todas las intenciones, acciones, expresiones y actos que vayan en el camino partidista o personal, buscando el enriquecimiento o cuotas de poder pactado sin la aprobación del pueblo Nabarro, quedan anuladas por derecho, puesto que el bien general y del pueblo, se convierten en el objetivo prioritario.

Por lo tanto, el hecho de que haya sido la Casa Real de Nabarra, la autora de la demanda interpuesta contra los estados de Francia y España, no nos debe distraer ni permitir que caigamos en debates internos y estériles, que nuestros enemigos ni tan siquiera se plantean; véase sino la relación tan idílica que mantienen los republicanos y monárquicos españoles, respecto a la unidad de su patria.

Los vascos tenemos ya un estado llamado Nabarra y unas instituciones vivas que son las garantes de nuestra soberanía. El Reino de Nabarra es la legitimación internacional y nosotros el pueblo, la legitimidad de reinstaurar el Estado.

Seamos tácticos y no sentimentales, el Estado de Nabarra ( Reino de Nabarra ) es reconocido a día de hoy, gracias a la demanda y a las pruebas históricas aportadas por las Monarquías europeas de Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Mónaco, así como por el Comité de Descolonización de la ONU y el Tribunal de la Haya. Si el objetivo de muchos es el reconocimiento del pueblo Vasco, aquí tenemos a su Institución más antigua reconocida.

Falta que el pueblo Nabarro realice de una vez por todas, el ejercicio de patriotismo que su historia le demanda y tenga la inteligencia y habilidad necesaria, para utilizar esta institución que la historia le brinda y que le puede llevar hacia la libertad.

“Burujabetasuna = Baskoinak x Nabar Paradigma”

2010/02/24

ESPAÑA NO EXISTE

ESPAÑA NO EXISTE
Alots Gezuraga, Errigoiti (Nabarra)

Los griegos llamaban “Iberia” al accidente geográfico o península al Sur de los Pirineos, el nombre viene del río “Iberia”, que sería alguno de los ríos de la actual provincia de Huelva y no el río Ebro como a veces se ha creído por error siguiendo al historiador romano del siglo I d.C. Plinio “el viejo”(1).

La palabra “(H)ispania” es posterior y de origen cartaginés, su significado es “Tierra de conejos” (Enciclopedia Larousse de Historia). En el libro “La Península ibérica en los comienzos de su historia”, el arqueólogo e historiador Antonio García y Bellido(2) , asegura también el origen cartaginés de la palabra “Hispania” con ése significado, palabra que la podrían haber tomado de los comerciantes fenicios de origen libanés (Asia) que habitaban la costa de Hispania (valle del Guadiana, Huelva) y que sobre el siglo II A.C. fundaron Cartago (Túnez, África), en cuyo idioma significaba “Costa o isla de conejos”.

Cuando el cartaginés Aníbal decidió marchar sobre Roma, desembarcó con su ejército en la Península hispánica, atravesando el Ebro en el 218 A. C. El desembarco de Aníbal en la colonia griega de Ampurias, fundada en el s.VII A.C. (Girona), atrajo las miradas de Roma a la Península Ibérica, siendo la “Hispania” cartaginesa la primera conquista de Roma fuera de la Península Itálica y el primer sitio donde empezó a hablarse latín fuera de la misma.

Todavía con el emperador romano de origen hispano Adriano, en el siglo II D.C., el símbolo de Hispania era el conejo, el cual llevaban en sus estandartes y que, al parecer, no se conocía en el resto de Europa donde existía un animal similar, la liebre, pero más alargada y de diferentes costumbres. Por tanto la palabra “hispano”, de donde viene “español”, haría mención, simplemente, a los “conejos” que serían los primeros españoles.

Wikipedia: “Hispania (con) el significado de "tierra abundante en conejos", un uso recogido por Cicerón, César, Plinio el Viejo, Catón, Tito Livio y, en particular, Cátulo, que se refiere a Hispania como península cuniculosa (en algunas monedas acuñadas en la época de Adriano figuraban personificaciones de Hispania como una dama sentada y con un conejo a sus pies)”. Cinuculosa o “conejera”.

Bajo el Imperio romano era la península de Hispania un territorio dividido en diferentes provincias (tuvo hasta siete y aun más “conventos” o subdivisiones administrativas internas) que finalmente incluía el norte africano o Mauritania-Tingitana, sin ser en ningún momento una unidad administrativa, menos cultural (fuera de la propia romana) o de otro tipo.

Como deja bien claro Julio Caro Baroja en su libro “Sobre la lengua vasca”: “(...) la palabra hispano, como íbero, tienen un sentido geográfico y no otro”.

San Isidoro de Sevilla (s.VI-VII) pretendía en su obra “Historia Gothorum” que los invasores godos que acabaron con el Imperio Romano (entre otros bárbaros), sucedieron en realidad de forma natural a los romanos en el siglo V, así Suintila sería rey de "totius Spaniae". El prólogo de “Historia Gothorum” es el conocido “De laude Spaniae” (Acerca de la alabanza a Spaniae) y en él trata a Spaniae como nación goda.

Esta “nación goda” no pasó de ser una aspiración personal de los reyes godos, alejada de la realidad, pues los godos nunca ocuparon Baskonia y tuvieron en años a los suevos en Galicia, a los Exarcados del Imperio Romano Oriental (Bizancio) en el Sur (s. VI) y a los francos en los Pirineos Occidentales y centrales, por lo que el obispo sevillano Isidoro sólo hablaba en un plano erudito, alejado de la realidad social y política como señala, y veremos, Ortega y Gasset (Madrid 1893-1955). Pese a esta elucubración episcopal lejos de la realidad del siglo VII, desde el romanticismo español se proclama, aún hoy, esta falsa unidad bajo un gobierno peninsular por unos invasores de origen germánico (sur de Suecia) que suponían uno de cada 60 habitantes de la península (1/60), la cual no llegaron a gobernar en su totalidad. Los restos arqueológicos godos peninsulares son muy escasos, su influencia fue sin duda epidérmica, los restos en la lengua castellana también son contados (media docena de palabras y algunos antropónimos) y en la cultura de toda la península inexistentes.

Esta mentira está recogida incluso en la Wikipedia: “La primera idea de Hispania/España como país se materializa con la monarquía visigoda. Los visigodos aspiraban a la unidad territorial de toda Hispania y la consiguieron con las sucesivas derrotas a los suevos, vascones y bizantinos. La unidad religiosa vendría con la reconciliación de católicos y arrianos y con los concilios de la Iglesia Visigoda”. La palabra clave es “aspiraban”, también “aspiraron” a ocupar las Galias de donde los expulsaron, casi de inmediato, en el año 507 los francos.

Como dice Julio Caro Baroja en su libro “problemas vascos de ayer y de hoy”: “no hay formas de origen visigodo, es decir, esa idea del aislamiento del País (vasco) frente a los visigodos es una realidad que la toponimia confirma. Mientras por ejemplo en Castilla las formas de villa se dan en la época visigótica creando nombres como Villafáfila, Villarramiel, Villarramirelli y se usan los nombres visigodos en toda Castilla la Vieja, en Álava no hay restos”. Ocurre lo mismo en Bizkaia y en el resto de país, la frontera goda era prácticamente la misma que la frontera musulmana, de Olite-Tafalla-Conchas de Haro al sur y sin llegar a la costa vasca.

Los godos desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos en el año 711 a manos de las tropas musulmanas (que ni siquiera fueron muy numerosas), la población peninsular se desentendió de los invasores godos, de su élite guerrera y de sus reyes, godos o visigodos que apenas llegaron a influir entre la población peninsular durante esos 200 años de dominio, población que siguió una evolución natural desde la cultura romana y latina que sí poseía, con la excepción de Baskonia, donde la caída del Imperio Romano supuso el alzamiento del pueblo ante las invasiones bárbaras, imponiéndose la cultura prerromana anterior que había logrado subsistir agazapada tras las legiones y las oppidum romanas -aunque muy influida por el mundo romano-.

Durante la Alta Edad Media y desde principios del siglo VIII, los “hispanos” eran en realidad los musulmanes que habitaban casi toda la península hispánica, los cuales no llegaron de ninguna parte -salvo una élite de gobernantes y guerreros-, sino que era la población romana anterior sobre la cual se extendió la cultura musulmana, fue así en toda la península menos en una estrecha franja cristiana e incluso pagana al Norte(3) , sobre las actuales Asturias-Cantabria y el ducado de Baskonia, después reino de Pamplona-Nabarra. Así, desde las primeras crónicas mozárabes, el nombre de “rey de Hispania” era para el rey de los musulmanes desde Abderramán I (Damasco 731-Córdoba 788).

La Baja Edad Media peninsular (s.XI en adelante) fue la época de la “reconquista” o expansión de la religión católica mediante los reinos que aceptaron el catolicismo como su principal o incluso como única religión -tras una ardua labor por parte de la Inquisición y el emperador de Roma-, tomándose después esta variante de la religión cristiana como símbolo identitario de España, lo cual ha sido así hasta finales del siglo XX, cuando se fue imponiendo poco a poco el laicismo estatal. Incluso se toma en la historiografía española esa inexistente unidad de reinos católicos partiendo desde Asturias -que sería supuestamente el único núcleo no cristiano peninsular- y la inexistente Batalla de Covadonga contra los musulmanes como origen de la actual España.

Asturias no llegó más allá del río Baias en Alaba y de Sopuerta-Karranza en Bizkaia (Oeste y entonces fuera del señorío): “Alabanque, Bizcai, Alaone et Urdunia, a suis reperitur semper esse possessas, sicut Pampilona, Deeius est atque Berroza.” Crónica asturiana de Alfonso III el Magno (866-909), llamada también de Don Sebastián, pero que se refiere a Alfonso II el Casto (789-842) (http://www.nabarlur.blogspot.com/).

De esta forma, la literatura romántica y nacionalista española a hecho correr ríos de tinta sobre la figura del Cid(4) (1043 Vivar –Burgos-, 1099 Valencia), pero Ortega y Gasset explica a la perfección el significado de la figura del Cid y de España en esa época de cruentas guerras entre católicos e hispano-musulmanes en su libro “La rebelión de las masas”: “Suele afirmarse que en tiempos del Cid era ya España –Spania- una idea nacional, y para superfetar la tesis se añade que siglos antes ya San Isidoro hablaba de la “madre España”. A mi juicio, es esto un error craso de perspectiva histórica. En tiempos del Cid es estaba empezando a urdir el Estado León-Castilla, y esta unidad leonesa-castellana era Spania, en cambio, era una idea principalmente erudita; en todo caso, una de tantas ideas fecundas que dejó sembradas en Occidente el Imperio romano. (…) Pero esta noción geográfico-administrativa era pura recepción, íntima inspiración, y en modo alguno aspiración”.

Por tanto, “Hispania” en la Baja Edad Media pasa a deformarse en “Spania” en referencia única y exclusivamente a Castilla-León, no hay proyecto común de los reinos católicos fuera de la cruzada contra el musulmán impuesta por el emperador de Roma para quedarse con el territorio de aquellos. Cada reino peninsular era diferente en todo fuera de la religión común (y común a toda Europa, la cual participó activamente con numerosos mercenarios en aquellas cruzadas), y su aspiración durante toda la Edad Media jamás fue la de ser una unidad política: no existe documento alguno en tal sentido ni nada de lo que se pueda deducir intención semejante y nunca estuvo cerca de conseguirse(5).

Tras la expulsión de los musulmanes de los territorios del norte y centro peninsular, los cronistas de la época llamaban “hispanos” a todos los Estados al sur de los montes de Oca (hoy territorio de Burgos, delimitado por la sierra de la Demanda y de la Bureba, por el Oeste La Rioja), no así a los nabarros soberanos en su reino. El resumen de las fronteras del reino de Nabarra con “Hispania” lo deja escrito en el siglo XII el viajero franco del Camino de Santiago Aymeric Picaud: “(…) desde la ciudad de Bayona hasta los montes de Oca (…) en los montes que hay entre Nájera, Pamplona y Bayona es decir a lo largo de la costa marítima que hay en tierras de Vizcaya y Álava”. Luego señala: “Más allá de sus tierras, y pasados los montes de Oca, es decir en la dirección de Burgos, continúa el territorio de los Hispanos, es decir Castilla”.

Otro ejemplo nos lo da el rey Alfonso I el Batallador, rey de Nabarra y conde de Aragón (1104-1134), el cual dice en sus documentos que él “reina en Pamplona, Aragón, Sobrarbe y Ribagorza", y cuando en 1126 hace una expedición a Málaga añade que "fue a las tierras de España (Hispania)" (Wikipedia). Por tanto, para la sociedad medieval, Nabarra no entraba dentro del concepto geográfico y con origen administrativo romano de las provincias de la península de Hispania por el que se conocían aún a los habitantes al sur de los montes de Oca. Parece que se identifica “hispano” con el peninsular romanzado o que hablaba el latín vulgar que había evolucionado hasta convertirse en diferentes idiomas, por lo que el reino baskón, con su “lingua navarrorum”, quedaba fuera.

Fernando II el Falsario, rey de Aragón y Sicilia y consorte de Castilla, tras la conquista del reino de Granada (1492) comenzó a titularse rey de España. Es por tanto “España” la voz romanzada, latín corrupto o vulgar, como se llamaba entonces a dos reinos de las antiguas provincias romanas de Hispania unidos bajo una misma corona. Todavía faltarían 20 años para la invasión de la Nabarra reducida y un siglo para invadir Portugal.

Por tanto, hablar de algo que se llame España como Estado(s) o ente político (siquiera como aspiración a tal) y no como accidente geográfico (península hispánica) antes de esa fecha, es un absurdo histórico de un romanticismo nacionalista trasnochado que no tiene fundamento histórico alguno. Lo que es ya anacrónico del todo, es buscar una unión “nacional” en lo que era solamente una unión familiar de las coronas castellana y aragonesa que tardó muchos años en ser un solo Estado y más en ser una única nación.

Como hemos visto, los textos históricos son esclarecedores de donde empieza Hispania o España en la Edad Media, pero también durante el Renacimiento, pues en numerosos textos hasta el siglo XVI se llama así al territorio de la Península Ibérica fuera de las fronteras naturales de Nabarra y donde empezaba a oírse el idioma romance, la frontera sonora de Hispania, ahora España o “Las Españas”, Estados de Aragón y de Castilla-León unidos por una corona, pero Hispania-España seguía siendo también un término geográfico que incluía Portugal, pues el poeta portugués del siglo XVI Camões dice en una de sus obras: “...castellanos y portugueses, porque españoles lo somos todos”. Por tanto, España siguía siendo un accidente geográfico a principios del siglo XVI de diferentes Estados donde no está Nabarra.

Podemos dar muchos más ejemplos. Entre los vascos que fueron con Castilla a la conquista del Nuevo Mundo, ha pasado a la historia la forma brutal de ser del banderizo gipuzkoano del siglo XVI Lope de Agirre, con su visión medieval (y sin duda también actual) del “más valer”. En una carta al rey Felipe II, Lope de Aguirre le hace saber que: “Dios tiene el cielo para quien le sirva, y la tierra para quien más pueda; que muestre el Rey de Castilla el testamento de Adán, si le había dejando a él esta tierra de las Indias”. El mismo Simón Bolívar, libertador de América, considera esta carta de Lope de Agirre como la “primera declaración de independencia” de América. Lope de Aguirre comentaba: “Si algunos de los soldados nos llaman traidores, hay que reprenderles, porque hacer la guerra a D. Felipe, rey de Castilla, no es sino de generosos y de gran ánimo”. Es decir, para los soldados de Felipe II su rey lo era de Castilla, no de España. Por tanto, es con el rey de Castilla con el que se conquista América y no hay una unidad estatal a la que se pueda llamar aún España (los súbditos de la corona aragonesa no podían participar de la rapiña americana).

Las provincias romanas de la península de Hispania nunca fueron una unidad administrativa (menos cultural o idiomática al subsistir, cuando menos, los pueblos baskones), y fueron de nuevo unidas políticamente bajo el germánico de padre y portugués de madre, el vallisoletano de nacimiento Felipe II de Austria o Habsburgo (1527-1598, el hijo de Carlos de Gante V de Alemania e Isabel de Portugal), durante un período muy breve en el siglo XVI al ocupar Portugal y Algarve (1580). Pero Felipe II también fue rey de Nápoles, Sicilia, Países Bajos y de Inglaterra, Duque de la Borgoña y Milán, además de todos los condados, ducados, señoríos y reinos sometidos a esas coronas como el reino de Nabarra al sur de los Pirineos. Con la ocupación efímera de Portugal, una única corona mandaba sobre los diferentes reinos de la península de Hispania desde el Imperio Romano, pero seguía sin ser una unidad administrativa (cada reino tenía sus Fueros o leyes, tenía sus Cortes diferenciadas o emitía diferentes monedas) y menos cultural, idiomática, y es un absurdo pensar en una unidad nacional, además la unidad territorial de Hispania no era total del todo, pues no incluía el Estado de Andorra, el cual era un coprincipado entre el obispo de la Seu de Urgell y el rey de Nabarra (conde de Foix), reino baskón que siguió independiente al norte de los Pirineos hasta 1620.

Felipe III y Felipe IV (su enumeración hace referencia siempre y significativamente sólo a la corona de Castilla) endurecieron las condiciones de los lusos, impusieron nuevas leyes, impuestos etc., por ello, ese período de la historia de Portugal con reyes ajenos e imposiciones continuas sobre el pueblo luso (como hoy padecemos los nabarros), se conoce como los "60 años de cautiverio".

“Las Españas” como se llamaban entonces, eran varios reinos del accidente geográfico conocido también como Península Ibérica, de ahí el plural, pero ninguno de los reinos se limitaba entonces sólo a la península y en realidad era el lugar donde vivía el emperador de origen germánico-portugués de la familia de los Austrias que tenía bajo su cetro un total de 17 coronas o reinos con territorios por todo el mundo, Estados y naciones diferentes entre ellos en todo: leyes, parlamentos, costumbres, cultura, idiomas, historia o gentes, al estilo del Imperio de Alejandro Magno, el Imperio Mongol o más recientemente el Imperio austro-húngaro o la URSS.

Lo que hoy se llama España, es por tanto, fruto de las conquistas de sus reyes y la posterior represión en torno a uno sólo de sus reinos: Castilla, no hay nada divino en ello. En su libro “España Invertebrada” Ortega y Gasset sentencia con tino: “no se le dé más vueltas: España es una cosa hecha por Castilla”.

Es más, se podría concretar diciendo que España es una cosa hecha por los reyes de Castilla, de arriba hacia abajo, extendiendo las características principales del pueblo castellano al resto de pueblos conquistados, empezando por el idioma, y que no se equivoque nadie, no hay nada de natural en ello y menos un desarrollo pacífico de acontecimientos, tal y como lo explican dos de los pensadores españoles más influyentes del siglo pasado:

“España tenía dominios allende los mares, predominó y debió predominar Castilla, el pueblo central, el más unitario y más impositivo, sí, pero el menos egoísta. Gran generosidad implica el ir a salvar almas, aunque sea a tizonazos”. Miguel de Unamuno.

Ortega y Gasset, en su famoso libro “La rebelión de las masas”: “Para explicarnos cómo se han formado Francia y España, suponen que Francia y España preexistían como unidades en el fondo de las almas francesas y españolas. ¡Como si existiesen franceses y españoles originariamente antes que Francia y España existiesen! ¡Como si el francés y el español no fuesen, simplemente, cosas que hubo que forjar en dos mil años de faena!”(…).

El francés Felipe V rey de las Españas (que así lo escribía, en plural, rey de varios de los reinos al sur de los Pirineos, s.XVIII), nieto del “rey Sol” francés el cual le ayuda a llegar al trono, no oculta su “deseo de reducir todos mis reinos de España a la uniformidad de unas mismas leyes, usos, costumbres y tribunales, gobernándose Igualmente todos por las leyes de Castilla” (Novísima Recopilación de España 3,3,1), uniformización que también intentaba hacer su abuelo en la Francia absolutista. Este texto es bien claro de que España era, todavía en el siglo XVIII, un lugar geográfico de una serie de reinos donde Castilla era el principal.

Felipe V fue el rey que suprimió los Fueros aragoneses y sus coaligados catalanes mediante el Decreto de Nueva Planta, Fueros basados también en el derecho pirenaico debido a sus inicios como condado nabarro en el alto Aragón (aran+goi), derecho pirenaico que hoy aún pervive en los derechos sucesorios de gran parte del territorio nabarro, pero sobre todo y plenamente, en la Constitución de Andorra (otro Estado de nombre euskérico como señaló J. Corominas).

José Ortega y Gasset era tremendamente crítico con el intento que desde comienzos del siglo XVIII se está llevando a cabo de crear una “España” al estilo de un Estado-nación totalitario con las naciones que quedaban para entonces de la corona de los Austrias (en manos de los franceses Borbones desde 1705 como hemos dicho), donde en realidad había y hay varios Estados o reinos y varias naciones(6), intento violento al extremo con varias guerras en los siglos XVIII-XIX-XX y una represión continuada sobre la población incompatible con cualquier intento de democracia, idea unitaria hoy extendida y casi única en la política e identidad española, que empezaron por la lengua desde muy temprano.

La nación española

El término “hispano” derivó en “espaignol” en lengua provenzal (hablado en el sur de Francia), de donde pasó transformado al castellano como “español”, y distaba entonces de lo que entendemos hoy por tal, simplemente era el gentilicio locativo de los habitantes de diferentes naciones y Estados que siguieron a las diferentes provincias romanas de la península que no incluía a aquellos no romanzados o que no hablaban los dialectos en los que estalló el latín tras venirse abajo el Estado o Imperio que lo sustentaba, y que por tanto, no abarcaba a los nabarros.

Wikipedia: “Otra teoría afirma que Spaniolus (literalmente hispanito, españolito) procede del occitano espaignol”

La nación española como tal es en realidad una idea muy reciente que nació sobre un papel, pues fue un parto de las Cortes de Cádiz de 1812, aunque pasarían años y varias cruentas guerras antes de que se pudiera hablar de una nación española como tal.

Wikipedia: “El pueblo, que hasta entonces se reconocía como "vasallo del Rey de España", comienza a identificarse como "español". En las Cortes de Cádiz, los términos de "reino" y "monarquía" fueron sustituidos por "nación", "patria" y "pueblo". Como declaró el diputado asturiano Agustín Argüelles al presentar la Constitución de 1812, «españoles, ya tenéis patria».

Las Cortes de Cádiz mandaban realmente en un territorio que iba poco más allá de la capital gaditana, pero lo que en ella se decidió, determinará todo el siglo XIX en la península ibérica. En esta Constitución, conocida como la “Pepa” por ser promulgada el día de San José(7), se recoge la igualdad administrativa de todo el territorio de la corona española, por tanto se eliminaban los Fueros nabarros, aunque era menos "progresista" que éstos en la mayoría de sus puntos.

En el año 1822 la Diputación Foral de (Alta) Navarra se opuso a la Constitución de Cádiz, lo primero porque las leyes de Nabarra, el sistema foral, ya era “democrático y constitucional”.

Las Cortes de Cádiz llegaron a proponer nuevas demarcaciones administrativas que hicieran olvidar los antiguos reinos y señoríos, así, la Nabarra Occidental, tendría el genérico nombre de “Vitoria”, evitando siempre el uso de la palabra “vasco”: la limpieza cultural y política continuaba, ya no se pretendía que no pudiéremos usar el nombre de nabarros, sino tampoco el de vascos.

Decía esta segunda Constitución española en su Capítulo I del Título I:

Art.1: De la nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios.

Art.2: La nación española es libre e independiente, y no puede ser patrimonio de ninguna familia o persona.

Art.3: La soberanía reside esencialmente en la Nación, y por lo mismo pertenece a ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales.

De estos artículos se desprende que la nación española ha menguado de forma considerable hasta quedarse en una parte muy reducida de ésta su primera definición (art. 1).

Que la nación española hasta entonces no existía, que España era simplemente el patrimonio de sus reyes (art. 2).

Que “España” trataba de imitar el modelo que surgió de la Revolución Francesa y su constitución de 1791, así, esa nación española totalitaria y de nuevo cuño, era la única que podía crear (imponer) leyes, empleando para ello toda la violencia armada que se requiriese (art. 3), negando la pluralidad de los reinos conquistados por los diferentes reyes castellanos y después castellano-aragoneses, lo que chocaba frontalmente contra los Fueros nabarros y aragoneses (que llegaban hasta Catalunya y con ella al levante). En realidad, las leyes no las creará esa nación española, sino los señoritos de la España caciquil, los únicos que tenían derecho a votar, pues sólo el 1% de la población adulta de los hombres más ricos en ese siglo tuvieron derecho al voto(8). En la Constitución de Cádiz, la segunda que tuvo España después de la de Baiona (Lapurdi) de 1808 dada por Francia, se hablaba aún de “Las Españas” en plural.

España(s), como proyecto político brutal y fundamentalista de un Estado-nación, sigue siendo un proyecto inconcluso que nació hace menos de 200 años. Es el punto de inicio para crear el actual Estado del imaginario español, buscado una coincidencia de España (territorio de un único Estado y no de una corona de varios Estados) con una única nación (de base castellana), que no había existido hasta entonces y ni existe aún hoy, aplastando para lograrlo y con todos los medios a su alcance incluidas las armas, las diferencias entre las naciones, Estados y territorios que conformaban hasta entonces aquel Imperio castellano que se había impuesto a Aragón, a imitación de lo que estaba pasando en Francia.

Es el comienzo del nacionalismo español, sobre mitos como el absurdo origen godo y una unidad que jamás se dio durante el Imperio Romano (ni siquiera las provincias de Hispania eran finalmente sinónimo de Península Ibérica al abarcar territorios norte africanos), mitos de cruzada católica contra los musulmanes encabezadas por Santiago “matamoros” o batallas inexistentes como la de Clavijo o Covadonga, fabulosas apariciones marianas sobre un “pilar” en Aragón, cuando en la Alta Edad Media los “hispanos” era en realidad un gentilicio aplicado a los habitantes del territorio musulmán, con sus califas o reyes. La unión entre Isabel de Castilla y Fernando de Aragón a finales del siglo XV, no supuso, en los primeros siglos, unión de pueblos, ni de idioma, ni de leyes, sino que ello fue algo creado en “mil años de de faena(s)”.

La humillación de ver el Imperio castellano ocupado por los franceses y tropas napoleónicas, y sus explotadas y más importantes colonias autodeterminadas e independientes, removió conciencias y creó adhesiones, los paganos de todo aquel naciente fervor patrio fuimos otros. Esa nueva nación o patria española, se impuso aprovechando la Guerra de Sucesión en la corona de Aragón (s.XVIII) durante el absolutismo, y tras las Guerras Carlistas en la corona Nabarra (s.XIX) en la etapa “liberal” y centralizadora: a sangre y fuego.

La unión idiomática

Casi todos los habitantes de la Península Ibérica fuera del reino castellano en la época de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, “el Falsario”, desconocían el castellano, fue entonces cuando se unieron bajo una corona los reinos hispanos de Castilla-Aragón (finales del s. XV), matrimonio que se considera el comienzo de un único y nuevo Imperio al que acabará llamándose España, pero que entonces no se vislumbraba(9), y no era más que una unión entre familias reales como tantas en la época, siendo la hija del matrimonio la primera monarca de ambas coronas, Juana la Loca.

En la Península Ibérica había entonces monolingües árabes (el reino de Granada fue invadido en 1492), catalanes, hablaban euskera los nabarros occidentales, había gascón-araneses, gentes que sólo hablaban el romance nabarro-aragonés, mozárabes o gentes que sólo se expresaban en bable cuando menos y entre otros romances que iban surgiendo, sin olvidarnos de los portugueses fuera de la corona y sus hermanos gallegos, además seguían libres del totalitarismo imperialista castellano-aragonés la reducida corona de Nabarra hasta 1512 en su parte sur, monolingüe en “lingua navarrorun” o euskera (más del 80%(10)), hablado junto con el romance nabarro o nabarro-aragonés en el caso de la Ribera y el gascón o el árabe en alguna villa, que no el castellano pues no era lengua de nuestro reino.

Antonio de Nebrija señalaba en un escrito tras la conquista de Alta Nabarra que “casi todos sus habitantes son baskones” (euskaldunes), e incluye como baskonas a ciudades que fueron conquistadas en el siglo XII, incluyendo a las riojanas Calahorra o Nájera.

El sevillano Nebrija dedicó su libro “Gramática Castellana” a la reina Isabel I, esposa del Falsario, la cual le dijo:

- ¿Por qué querría yo un trabajo como este, si ya conozco la lengua?
. A lo que el andaluz respondió:
- Su alteza, la lengua es el instrumento del Imperio.

Se entiende muy bien la política castellana y española después respecto a los idiomas del Imperio castellano en el siguiente texto de 1492 del libro mencionado, escrito por mandato de Isabel I de Castilla a Antonio de Nebrija, donde se trataba de unificar la gramática del castellano, en el prólogo del libro aparece este texto revelador que dice: “...el reverendo padre Obispo de Ávila me arrebató la respuesta; y, respondiendo por mí, dixo que su iugo muchos pueblos bárbaros y naciones de peregrinas lenguas, y con el vencimiento aquellos tenían necessidad de recibir las leies quel vencedor pone al vencido, y con ellas nuestra lengua”. Fue la política castellana en América como en el reino de Nabarra según se fue conquistando y subyugando.

En ese documento se dice también: “...I cierto así es que no solamente los enemigos de nuestra fe, que tienen la necesidad de saber el lenguaje castellano, más los vizcaínos (se refiere a todos los navarros marítimos), navarros (de la Nabarra reducida y libre que no sabían nada de castellano), franceses, italianos y todos los otros que tienen algún trato y conversación en España y necessidad de nuestra lengua...”.

En el texto, el propio Nebrija no incluye a los súbditos de la corona aragonesa que hablaban otros idiomas romances (nabarro-aragonés, catalán y aranés-gascón, además de sus colonias en Italia por ejemplo), sólo habla de la corona castellana, en ello se ve que la unión política castellano-aragonesa no supuso una inmediata unión idiomática, cultural, administrativa y mucho menos una unión nacional como se pretende desde el nacionalismo español actual (romanticismo trasnochado), sino algo que, tal y como escribió Ortega y Gasset, se tuvo que “forjar en dos mil años de faena(s)”.

Además, Nébrija, dejó escrito sobre los altos nabarros, en lo que será una constante en los posteriores siglos en las sucesivas “leyes paccionadas” no pactadas y “amejoramientos” que no mejoraron nada (más bien al contrario): “prestaron juramento formulario de que en adelante serían españoles y estarían sometidos a los príncipes hispanos”. Por tanto, los alto nabarros no eran españoles y los reyes nabarros tampoco eran “príncipes hispanos”.

No hay nación común cuando existe una invasión, no es algo automático, sólo cabe si bien se acepta por los invadidos y se renuncia a su propia identidad, o bien si los invasores aplican el rodillo y hacen desaparecer la nación de los Estados que ocupan, y en esto último están:

“Cuando los Estados que se conquistan, como hemos dicho, están acostumbrados a vivir en libertad y a tener sus propias leyes, hay tres formas de conservarlos: la primera es destruirlos, la segunda ir a vivir allí personalmente y la tercera dejar que sigan viviendo con sus leyes cobrándoles un tributo y creando en su interior gobiernos oligárquicos que los mantengan fieles a ti. Porque dichos gobiernos saben que, al haber sido creados por el príncipe, no pueden subsistir sin su poder y su amistad (…)” lo escribió Nicolás Maquiavelo en “El príncipe”, s.XV-XVI.

En la actual Constitución española de 1978 en el Artículo 3 se sigue imponiendo el idioma castellano como el único obligatorio, pues se sabe que de otra forma habría muchos que lo perderían al ser un idioma impuesto y no natural, recuérdese que el último euskaldun monolingüe murió a finales del siglo XX: “El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”.

El pensador español Ortega y Gasset lo expone así en su libro “España invertebrada”: “Entorpece la inteligencia de lo histórico suponer que cuando de los núcleos inferiores se ha formado la unidad superior nacional, dejan aquellos de existir como elementos activamente diferenciados. Lleva esta errónea idea a presumir, por ejemplo, que cuando Castilla reduce a unidad española Aragón, Cataluña y Vasconia (Nabarra), pierden estos pueblos su carácter de pueblos distintos entre sí y del todo que forman. Nada de esto: sometimiento, unificación, incorporación, no significan muerte de los grupos; la fuerza de independencia que hay en ellos perdura, bien que sometida (…)”.

CONCLUSIONES:

España es por tanto un proyecto de Estado-nación totalitario sobre la base castellana, justificado el imperialismo en mentiras históricas:

La primera es la inexistencia de una unidad administrativa romana de la península de Hispania, sino que eran finalmente siete y numerosos “conventos” o subdivisiones administrativas que abarcaban incluso el norte de África o Hispania Tingitana.

La segunda es una falsa unidad política peninsular en torno al poder de los bárbaros godos y su imperio toledano, los cuales nunca llegaron a dominar a los baskones por ejemplo, y fue un Imperio efímero en el tiempo y epidérmico en el pueblo.

La tercera es una falsa “reconquista” desde Asturias: “Asturias es España y el resto tierra conquistada” (a los hispano-musulmanes), pues los musulmanes no ocuparon Baskonia ni Asturias llegó a invadir el territorio baskón.

La cuarta es una falsa voluntaria unión entre los Estados católicos peninsulares, los cuales surgieron tras la entrada de los musulmanes en Europa: los Estados cristianos de Portugal y de Nabarra (que ya existía como Estado de Baskonia desde el siglo anterior y cuya costa fue mayoritariamente pagana hasta el siglo XI) fueron conquistados por Castilla, por suerte para Portugal, su “cautiverio” duró 60 años, es más, en el caso de Nabarra, sólo fue ocupado por Castilla el Sur, el Norte sufre el Imperialismo francés, e incluso cambió de religión junto con sus reinas renacentistas en los siglos XVI-XVII. Quedó siempre fuera de esa “unidad católica” el Estado andorrano y luego está el “grano” de Gibraltar, inglés desde hace tres siglos.

Hablar de España antes del matrimonio de los “reyes católicos” es un dislate histórico. Es más, el matrimonio entre Isabel de Castilla y Fernando de Aragón “el Falsario”, supuso la unión de esas coronas, pero con leyes, idiomas y pueblos diferentes, las cuales terminaron abarcaron medio mundo y 17 coronas en total sobre sus cabezas ya con su nieto y biznieto. Estos reyes católicos, acabaron de expulsar a los musulmanes de la península con la toma de Granada en 1492, pero Fernando el Falsario (muerta ya Isabel y casado con Germana de Foix), no ocupó Alta Nabarra hasta 1512, de forma brutal y teniendo que huir los reyes de Nabarra a la Nabarra de “Ultrapuertos” donde el reino siguió libre un siglo más.

La nación española no fue algo que surgiera de forma espontánea tras el matrimonio de los conocidos como “reyes católicos” (título otorgado por el emperador del Vaticano), sino que fue algo que se tuvo que forjar “en mil años de faena”. El primer paso fue el del idioma, aunque se tardaron cinco siglos de represión en ello, pues el castellano no terminó de imponerse en toda la península hasta finales del siglo XX, cuando murieron los últimos euskaldunes y catalanes monolingües tras una última y genocida represión nacional-española con el fascismo franquista. Las fases y métodos de implantación del idioma castellano fueron brutales (represión escolar, religiosa y sobre todo política) y similares a cualquier proceso de colonización.

La corona española no logró un dominio y uniformización total de su territorio hasta después de varias guerras que casi barrieron la resistencia al nuevo Estado-nación o España y que tuvieron lugar durante los siglos XVIII-XIX-XX, en los cuales la corona de Aragón primero (coaligada con los catalanes desde su génesis como reino) y la de Nabarra después, perdieron sus Fueros, ambos basados en el derecho pirenaico al ser Aragón en su origen un condado nabarro, y casi su ser.

La nación española se definió por primera vez en 1812 en las Cortes de Cádiz y ha mermado considerablemente desde entonces pues abarcaba todas sus colonias europeas, asiáticas y africanas. No cabe hablar antes de esa fecha de una nación española, pues no sería más que pura especulación, y no cabe pensar que ese sentimiento nacional fuera desde el principio uniforme ni abarcara todos los territorios de la corona castellano-aragonesa sin resistencia. “El pueblo, que hasta entonces se reconocía como "vasallo del Rey de España", comienza a identificarse como "español". (Wikipedia)

Por tanto, podemos concluir que: España hoy, siglo XXI, no existe ni ha existido jamás, aunque los españoles tratan de imponer su proyecto fundamentalista y su nueva nación. Nación española creada por sus sucesivos gobernantes mediante sus ejércitos: un Estado-nación totalitario, el imperialismo es especie del totalitarismo. Para conseguir llevar a cabo su proyecto fundamentalista, deberíamos de renunciar a nuestro propio ser las naciones colonizadas por Castilla -forjadora de España-, o bien lograr los españoles-su gobierno-su ejército y demás aparatos del Estado, eliminar de forma violenta (único método empleado hasta el presente), las naciones que se les están atragantando en éste su proyecto totalitario: la nación catalana y la nación nabarra.

NOTAS

1. “La Península ibérica en los comienzos de su historia” Antonio García y Bellido.

2. “Antonio García y Bellido (Villanueva de los Infantes, Ciudad Real, 10 de febrero de 1903 - Madrid, 26 de septiembre de 1972), fue un arqueólogo español, considerado el más influyente del s. XX. Realizó investigaciones en algunos de los más importantes yacimientos de la Península Ibérica” Widipedia.

3. Las actuales Bizkaia o Gipuzkoa carecen de restos cristianos hasta el siglo IX (dudosos) y no se cristianizan plenamente hasta la introducción del estilo arquitectónico llamado después románico por el rey nabarro Sancho III el Mayor desde Leire junto con la orden cluniense.

4. Del árabe “Sid” o “Sayyid” (señor).

5. Resulta irrisorio el planteamiento de parte de la historiografía española de querer ver una unidad de los reinos hispanos en Sancho III el Mayor de Nabarra (s.XI). El medievalista Aitor Pescador junto a Roldán Jimeno publicaron en el año 2004 la “Colección Documental de Sancho III el Mayor”; los datos dejan a cada cual en su sitio. La cita a Sancho el Mayor como «rey de los vascones» proviene de una crónica musulmana coetánea, reconocida por todos los grandes investigadores (Duby, Lacarra, etc). Por el contrario todas las citas que hacen referencia documental a «Sancho el Mayor, rey de las Españas» (en realidad “rege Hyspaniarum”) se resumen en una sola cosa: son falsas, nunca Sancho III se tituló así ni ningún coetáneo suyo lo hizo. Sí aparece una única referencia como “rege iberico”, y es en una carta del abad Oliba, obispo de Vich (por tanto no era un documento oficial), el cual solicita a su amigo el rey Sancho, ayuda económica para la construcción de la iglesia de Ripoll; esta denominación sólo es posible tras la entrada de Sancho III en Castilla en nombre de su mujer y muy probablemente tras su intervención en León. La referencia de “rege iberico” es, por su puesto, geográfica lo mismo que la mención del rey de Francia Roberto II (970-1031) a Sancho III como “rex Navarrae Hispaniarum”. El propio Sancho III dejó escrito en el único documento que se conserva: “Yo Sancho rey que tengo la cumbre de mi poder en Aragón, en Pamplona, en Sobrarbe y en Ribagorza, en Nájera y en Castilla y en Álava, y el conde Sancho Guillermo en Gascuña, y Berenguer, conde en Barcelona, y el emperador don Bermudo en Galicia”.

6. Se puede leer al respecto el artículo de Alots Gezuraga “EL ORIGEN DE LA NACIÓN ESPAÑOLA “ en www.osoa.net/articulos
, donde se destaca que la aparición de la nación española no es anterior a la ocupación francesa de la península ibérica a comienzos del siglo XIX.

7. P.P., es como se llamaba al padre de Jesús de Nazaret, José, -Padre Putativo-.

8. Hasta la Constitución de 1890 que votarán todos los hombres mayores de edad y las mujeres tuvieron que esperar a la Segunda República, al año 1931.

9. Ni había experiencias en tal sentido de crear una nación donde había varias o un único Estado de varios con un único parlamento, así los aragoneses mantuvieron sus leyes y poder independiente que fue mermándose hasta acabar en 1705 con la llegada de los franceses a la corona de las Españas y se completará siglos más a la llegada de las ideas Estado-Nación de la Revolución francesa. Ver la nota anterior.

10. En 1870 de 700.000 nabarros occidentales, 650.000 sabían euskera (Patxi Noblia).

2010/02/23

Iruinea, febrero de 2010

Iñigo Saldise Alda
Colonia vs Patria
Soberanía de Navarra

“No se adquiere la propiedad de los pueblos conquistados ni aún con la prescripción de siglos”. Pi y Margall.

Todos los políticos actuales que ejercen dentro de los marcos constituciones del reino de España y de la república de Francia, sólo nos hablan a la totalidad de la sociedad Nabarra, de la necesidad imperiosa de tener mayor cuota de autogobierno, solamente posible ésta, tras alcanzar el poder en las actuales instituciones regionales mediante unas urnas españolas y/o francesas. Incluso, nos llaman a la Nación Nabarra a votar en esas urnas impuestas mediante una arenga o alegato soberanista, sin explicarnos claramente que con ese ejercicio legitimista hacia los estados colonialistas, seguiremos limitados a los designios colonizadores procedentes desde los gobiernos español y francés.

En este continuado y cotidiano ejercicio, las consecuencias para la Nación Nabarra son ciertamente desastrosas, debido al deterioro total de la política propia, que acentúa la pérdida del referente político ajustado a nuestra historia, con la consternación perenne a sufrir un acentuado Nabparthied internacional, debidamente asistido desde los estados de España y Francia, sumado a un continuo, incontrolado y perpetuado expolio de nuestros bienes y territorio.

Necesitamos nosotros, el Pueblo Nabarro, que todos esos partidos políticos obligados a ejercer en España y Francia, en todos los ámbitos de nuestra variedad social, se estudie con detenimiento y de forma merecida, la acción y demanda soberanista Nabarra presente en los diferentes Tribunales, Organismos e Instituciones Internacionales, la cual está siendo llevada a cabo por la Comisión Soberanista de Nabarra y la Casa Real de Nabarra, recordando que ésta última es la única Institución propia, sobreviviente en la actualidad, tras la invasión, ocupación y colonización, tanto española como francesa.

A continuación, los partidos políticos que ejercen en la actualidad o incluso, siendo permisivos y mostrando un poco de talante, podríamos llegar a afirmar que se ven obligados a ejercer dentro de la imposición extranjera, no estaría demás que expliquen a sus bases y por supuesto sin ningún tipo de miedo, las enormes ventajas que traería a este País la libertad, pero y sobre todo, revelando sin exagerar, la necesidad y el derecho inalienable del Estado de Nabarra y de su Pueblo, brutalmente conquistado desde hace más de 500 años, a su justa y digna aspiración emancipadora.

Las Naciones Unidas dicen que los delitos por invasión sin previa declaración de guerra, supremacía de número, conquista con genocidio y colonización, no prescriben ni con el paso de los siglos; y además, tanto España como Francia son dos de esos países firmantes, pero que hipócritamente siguen manteniendo a Nabarra como Colonia.

Los estados español y francés, rompen conscientemente con todos los acuerdos internacionales de forma constante, ya que las Naciones Unidas ha revelado claramente que las colonias deben descolonizarse, directamente, sin pasar por referéndum alguno, algo que podemos comprobar con la lectura del punto 3 de las Resolución 1514/60: “(…) a una colonia no se le puede negar el derecho de la descolonización e independencia, aunque no esté preparada política, social o económicamente”.

Los que defendemos, fuera de las instituciones constitucionales españolas y francesas, el noble derecho de continuidad y conservación de nuestro Pueblo, sólo pedimos que se cumpla la legalidad internacional vigente, y que sea erradicado, de una vez por todas, todo tipo de colonialismo como vía para la recuperación de la plena soberanía del Estado de Nabarra.

La Declaración Universal de los derechos humanos del 10 de diciembre del año 1948, aprobada por las Naciones Unidas, dice en su artículo 6º: “(...) todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica”; pues bien, yo como nabarro colonizado sólo tengo derecho a que me llamen español y realmente no lo soy. El reino de España, junto a la república de Francia, son unas naciones que someten a Nabarra, mi Patria y como patriota Nabarro que soy, sólo puedo más que luchar por su descolonización.

El artículo 10 de dicha Declaración nos dice también lo siguiente: “(…) toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.” Esos Tribunales, para que sean imparciales solo pueden ser Internacionales, ya que los tribunales existentes en el territorio de Nabarra son impuestos y por tanto, están dando continua cobertura a los estados coloniales, que incumplen reiteradamente las Leyes Internacionales manteniendo por la fuerza sus colonias, en lugar de liberarlas.

Para concluir debemos tener claro la necesidad del ejercicio en la actualidad, procurando evitar que los agentes políticos colonizadores asuman todas las cuotas de poder; pero a su vez, no podemos olvidar ni ocultar la realidad. Esta es la imposibilidad manifiesta de alcanzar la tan ansiada y predicada plena soberanía para el Estado de Nabarra, dentro de los marcos impositivos y colonizadores de los imperios español y francés, que solo buscan subordinar y esclavizar a los nabarros; por ello, dentro del ámbito personal, dirigentes, afiliados y simpatizantes de los diferentes partidos políticos existentes en el actual marco impositivo, debe pensar seriamente en mostrar su apoyo y en trabajar junto a los demandantes nabarros en las Naciones Unidas.

Nafarrak nabetako herritarrak ote?

Jakobe Palazioberri*
Nafarrak nabetako herritarrak ote?
Bizkaia Nafarra da

Nafarroa euskaldunen estatua izan da hainbat mendez, euskaldunen lurraldearen izena eta jentilizioa ere izan da, bai Mendebaldeko Nafarroako lurraldeetan bizi izan diren herritarrentzat, bai eta Goi Nafarroan eta Ipar Nafarroan bizi izan direnentzat ere. Nafar Estatua handia izan da eta oraindik kontserbatzen du errege leinu berezkoa Blas de Beaumont erregeordearen bitartez.Nahiz eta azken 500 urte honetan populazio kopuruak asko aldatu diren Mendebaldeko nafarren nagusitasuna agerian utziz (Bizkaian, Araban eta Gipuzkoan), oraindik badago jenderik Nafarroa estatutzat duena herrialde eta eskualde guztietan. Pentsa dezagun, Goi Nafarroa konkistatutakoan, 1530. urtean, 322.000 herritar nafar bizi zirela egungo Hego Euskal Herrian eta populazio horren ia erdia (150.000) Goi Nafarroako herritar ziren(1). Zentralitatea, alta, amaitzen ari zen Gaztela eta Aragoiko konkistatzaileen sarraskien ondorioz, eta estatu nafarrak Pirinioetarik harantzago joan behar izan zuen abaroa bilatu nahian. Eta hori iragana izanik, egun nafarzaletasuna birpizten ari den honetan hainbat herritar irrikitan daude Nafarroaren inguruko testu eta ikerlanak kontsumitzeko (Nabarralde, Navarrate, Azpilikueta kultur elkarteak, kasurako).Estatu nafarra ezagutu arren, hainbat herritarrek ez dakite nondik datorren Nabarra-Nafarroa-Navarra toponimo eta nazio izena. Hori dela-eta, artikulu hau idaztea deliberatu dut dauden hiru hipotesiak azalduz.Nabarra toponimo eta herri izenaren inguruan idazle ospetsuek idatzi dute. Euskaldunen herriaren deitura horren etimologia eta misterioa argitzea lan ederra baitzen eta bada izan oraindik, orain mende batzuetara arte eskualdunen estuaren izena izan baita. Horrez gain, XXI. mendean, aurreko mendeko Ortueta eta Campionen nafarzaletasunaren pizkundeaz batera, berriz ere itzultzen gara Nafar eta Nafarroa hitzen etimologiaren gaira.José María Jimeno Jurío ikerlari goinafarrak dio gaztelaniaz (2), navarro toponimoa 800. urtearen inguruan agertzen dela lehenengoz frankoen literatur iturrietan Carlomagno-ren balentria goraipatuz (778), Iruñea oppidum Nauarrorum bezala kontsideratuz latinez. Kodize Kalixtinoak (liber V, VII. atala) dio nafarrak eta baskoak berdin-berdinak direla eta hizkuntza bera darabiltela, erabat barbaro eta arrotza dena. Hortaz, bistan da nafarrak eta baskoak berdinak zirela, enda berekoak eta euskara zutela hizkuntza.Ibon Sarasolaren Euskal Hiztegian, 1636an Etcheberri Ziburukoak idatzitako liburu bateko adibideetan oinarriturik, nafar izenlaguna ageri da, baita nafartar berba ere Nafarroakoa adiera emateko. Nafartar jentilizioa Ipar Nafarroako lurraldeetan erabiltzen da, Nafarroa penintsularrean, ostera, nafar eta napar usuago entzuten dira.Plácido Múgica Berrondo apez urnietarraren hiztegiak navarro sarreran napar, nafar edo napartar hitzak dakartza. Hiztegi berean, eta Nabarra/Nafarroa hitzaren etimologia ulertzeko gure intereseko hitz bi ageri dira: nabar eta naba. Naba sarrerak honako informazioa dakar gaztelaniaz: planicie, llanura próxima a los montes (adiera komun eta zabaldua); vertiente (zuberoeraz); barranco, hondonada, quiebra (zuberoeraz). Bestalde, nabar euskarazko hitzak 11 adiera ditu euskararen dialektoetan, pardo izanik adiera hedatuena. Gogoeta egindakoan, nabar hitza nahiko berezkoa delako ondorioa atera dezakegu, hots, euskaran berba komun eta aski zaharra. Baten batek pentsa dezake lautada hitza erabiltzen dela naba hitzarekin adierazten dena esan nahi izateko, baina horrek ez du kentzen hitzaren karga semantikoa. Nabar adjektiboa ere egokia izan daiteke zenbait pertsona edo gizatalde izendatzeko, bistan denez. Gainera, nabar hitza aspaldidanikoa da, hedatua eta aberatsa adierari dagokionez. Gauzak horrela, ondorioa erraz askoan atera dezakegu: nabar, napar edo nafarrak lautadetako herritarren izena izan daiteke; eta hori horrela izan ezean, nafarrak aspektu edo kolore horretako herritarren izena da. Beltza eta Baltza ere erabilia izan da euskal deituretan jendearen aspektua edo tankera izendatzeko, Gorria deiturarekin gertatu den bezala. Hortaz, nabar jentilizio bihurtzea giza talde bat izendatzeko ez litzateke harrigarria izango. Dena den, posibleago ikusten dut lehen hipotesia (nabetako herritarrena), horrela erakutsi ahal delako euskaldunen izendatzeko bi modu logikoak, non bizi diren kontutan harturik: nafarrak eta baskoak, agian lautadakoak eta baso ingurukoak bailiran. Behitiarrak eta goitiarrak, nolabait errateko.Honaino, bi hipotesi ikusi ditugu eta hirugarrena falta zaigu. Hirugarren hori Manuel de Lecuona apezak azaldu zuen Nafarroako Errioxako aldizkari batean eta geroago “Etimología de la voz Navarra” izenburupeko artikuluan. Lecuona ikerlariak judeo-arabierazko nahar (erreka, ibaialdea) hitzetik datorrela aipatzen du. Hipotesia abiarazteko Nafarroako lehen erregeen dokumentuetako esaldi batzuk aipatzen ditu apez oihartzundarrak, errege haiek “Nafarroan eta mendietan agintzen” utzi zutelako idatzirik. Nafarroa eta mendialdea banaturik agertzen dira eta horrek zer pentsa eman zion Lecuonari. Nahar hitz semitikotik nafar eta navar datozela esaten du, Nafarroa eta nafar romantzera pasatzen dira nabar edo napar forma ertainen bitartez. Baina horretan, nik zalantza bat ikusten dut, nabar eta napar formak navar frikatiboaren ordainak izan beharrean, alderantziz ere gerta zitekeelako. Nauarrorum formak duen u hori, bistan denez, v letraren ordaina da, baina hemen kontua honakoa da: f letra maiztasun txikikoa da euskal hiztegian eta zalantza gertatu ahal da datatzeko momentuan, nahiz eta antzinako denboretan agian b eta v soinuak bereiz zitezkeen Nafarroa Beherean kontserbatu den bezala. Batzuek esango dute antzinako euskaran sekula ez zirela bereiztuko bi soinu horiek, baina hipotesiak nolanahikoak izan daitezke eta zalantza plazaratzea ongarria izan ahal da.Bistan da naba hitzaren adiera, hau da, lautada, izan daitekeela nabar, navar edo nafar hitzaren etimologia. Hortaz, nabar edo naparrak lautadetako bizilagunak izendatzeko erabili zuten gure arbasoek -(t)ar atzizkia baliatuz. Hipotesi hori sinpleegitzat jo zuen Manuel de Lecuona Oihartzungo ikerlariak eta hipotesi bitxia argitaratu zuen nahar hitz semitikotik zetorrela esanez. Bakoitzak pentsa dezakeela logikoen edo posibleen iruditzen zaiona.Eta Nafarroa hitzak duen -oa bukaera nondik dator? Horra hor galdera, baten batek bere buruari egin diona. Nabarra ala Nafarroa esan behar ote den ez dute argi batzuek. Nik hemen azaltzen dudan hipotesian Nafarroa berbaren alde egiten dut eta -oa bukaera euskarazko atzizki zaharra dela adieraziko dut.Hainbat dira euskal deiturak -oa (-ua) bukaera dutenak, -ona forma zaharretik etor daitekeena. Hala nola, Mutiloa, Andrinua, Larrinoa, Larrona, Aranoa, Lekuona, Agirreoa, Laboa... Jaime de Querexetak dioen bezala (3), -oa eta -ona bukaera horiek lekutasuna adierazten dute. Egia esan, euskarak atzizki asko du lekutasuna adierazteko, eta batzuk forma bakarretik datoz; hala, -tza, -tzaga, -aga atzikizki beretik datoz aldakiak izanik eta landareekin usu erabiltzen direnak (artatza, gorostitzaga, gorostiaga, elortza...); horren parekoak dira -eta, -dui eta -di (amezketa, amezti, elordui...). Nafarroa hitzaren kasuan, bistakoa da -oa bukaera nondik etor daitekeen eta zergatik dagoen ondo formatua, antzinako euskal erara. Hipotesia den honi ez diot inoiz teoria deituko, batzuek hipotesiekin egin duten bezala, baina posibleena bezala ikusten dut nik. Bakoitzak atera dezala ondorioa eta guztionean bego nafarzaletasuna.



Oharrak

1- PAL idazle taldea. “Euskalherria, hombres, tierras, cultura”, Bilbao, Mensajero, 1981, 41 or.

2- Jimeno Jurío, José M. “Navarra. Historia del euskera”, Tafalla, Txalaparta, 1997.

3- Querexeta, Jaime de. "Diccionario Onomástico y Heráldico Vasco". Bilbao, Biblioteca de la Gran Enciclopedia Vasca, 1970.



Artikulu hau Creative Commons 3.0 (by-shlk, egilearen izenaren aipamena eta lizentzia bera mantentzea eratorritako lanean) lizentziaduna da.



*Jakobe Palazioberri, Getxo [Mendebaldeko Nafarroa]

2010/02/22

Iruinea, febrero de 2010

Iñigo Saldise Alda
Nacionalismo Nabarro
Soberanía de Navarra

El verdadero nacionalismo es el aquel que tiene bien claro el concepto de Nación. Para este escrito tomaremos la equidad o igualdad entre el término Nación, el término País y el término Estado. Así pues, en los territorios ocupados y colonizados de Baskonia, tras violentas y continuadas invasiones militares sin previas declaraciones de guerra, nos encontramos con tres tipos de nacionalismo, todos ellos totalmente contrapuestos entre si. Por un lado existen el nacionalismo español y el nacionalismo francés, que intentan mantener sus colonias y por otro deberíamos localizar al nacionalismo Nabarro, cuya obligación principal debe ser la de luchar por la descolonización de su Patria, el Estado de Nabarra.

Este concepto de nacionalismo, a pesar de ser muy claro, ha desconcertado y sigue desconcertando a la ciudadanía de este bello País, debido a erróneos planteamientos nacionalistas en el pasado, los cuales siguen vigentes hoy día y son aprovechados por los imperios colonizadores, tanto el español como el francés, para continuar imponiendo una subordinación aplastante a la Nación Nabarra. Curiosamente, en el territorio residual de la C.F. de Navarra, se habla de un nacionalismo-tal vez sería más apropiado denominarlo regionalismo- navarro institucional (español); es decir, está basado en un planteamiento engañoso y falsario para la ciudadanía de la Nabarra residual, ya que juega con las reglas de juego impuestas por el reino de España, buscando el enfrentamiento con los ciudadanos de otras comunidades españolas y también francesas, que antiguamente pertenecieron-y pertenecen-al Reino de Nabarra. Además, tras renegar e incluso enfrentarse a los orígenes de la Nación Nabarra, tienen representación parlamentaria en las cortes españolas y nunca habla de la necesidad de descolonización.

Por otro lado nos encontramos un nacionalismo francés más sibilino, que eliminó el término político de Nabarra tras la revolución francesa, que daba entrada a la I república de Francia. Debido a ello, la existencia del nacionalismo Nabarro al norte del Pirineo es ciertamente escasa, a pesar de contar con numerosos referentes histórico-políticos, que si se les puede considerar trabajadores incansables por los justos y legítimos derechos de libertad y soberanía para la Nación Nabarra.

Tanto en el reino de España como en la república de Francia, todos los partidos políticos que tienen, quieren o desean simplemente tener representación parlamentaria, juegan innegablemente con las reglas impuestas por ambos estados, pero siempre aparecerán en sus discursos la necesidad imperiosa, bien de autodeterminación, bien de independencia o bien incluso de soberanía para Nabarra, algo que es imposible alcanzar dentro del marco constitucional y jurídico que aceptan por motivos que realmente esconden a la totalidad de la ciudadanía de este País.

Por fortuna, se están creando una corriente de opinión soberanista, tras el conocimiento de la Demanda interpuesta por la Casa Real de Nabarra y la Comisión Soberanista de Nabarra, la cual además ha sido aceptada en las Naciones Unidas y que va dirigida contra los estados español y francés, ya que los delitos de las invasiones no prescriben ni con el paso de los siglos. Esto debería provocar una clara reacción en las bases de esos partidos políticos contra el posicionamiento reiteradamente inmovilista de sus dirigentes, que además se sienten más que cómodos siendo sumisos al mandato de españoles y/o franceses. Ciertamente., la verdadera fuerza de estos partidos constitucionalistas españoles y/o franceses, no nos engañemos porque realmente lo son, se encuentra en sus bases y depende de ellas, el final de la pasiva y negativa actitud de sus cabecillas con respecto a este importantísimo tema para nuestra Nación Nabarra.

Hay que comenzar a pedir explicaciones a esos líderes, por su falta de compromiso con la causa soberanista Nabarra, algo que podemos comprobar tras repasar detenidamente la trayectoria política ejercida por dichos partidos, la cual casi siempre ha ido en sentido contrario a la libertad. Es fundamental para la causa soberanista que las bases de dichos agentes políticos despierten y descolonicen sus mentes, comenzando con la necesaria e imperiosa labor del requerimiento de explicaciones a sus dirigentes. Esa es la única manera posible con la cual terminar con ese inmovilismo perenne, ¡ojo! que sólo favorece a esos seudo políticos que se encuentran en la cúspide, los cuales se preocupan exclusivamente de sus honorarios y de su continuidad en unos cargos existentes dentro de unas instituciones impuestas irrefutablemente en el Estado de Nabarra, que con las claras necesidades de todo el Pueblo Nabarro.

Nabarrako Estatua, eta eskolastika

J.M.Unzueta
Nabarrako Estatua, eta eskolastika
Nabarrako Burujabetasuna

Nabarran eskolastikak izanduen eraginen gaitik eta berak duen interesa, gogorapen egokia iruditu zait Wikipediatik hartutako zenbait zati azaltzera eta horren gogorapen ondorioak.

Eskolastika ( latinetik scholasticu,eta berau grekotik σχολαστικός (eskolari dagokiona))teologiko eta filosofiko mugimendua da, filosofi grekolatinoa erbiltzeko saiakera egin zuena eta kristautasun erligioa jakinarazia ulertzeko filosofi grekolatino klásikoa.

Katedralizi eskoletan eta orokor ikasketetan dominatu zuen, berak europear erdi aroko unibertsitatean, orokorki XI garren mende erdialdean eta XV garren mende erdialdean.

Bere prestakuntza,berriz oso heterogeneoa izan zen, bere barruan filosofi joera ez bakarrik grekolatinoak, baita ere arabeak eta judutarrak. honek sortu zuen mugimendu honetan funtsezko kezka, aintzinako tradizio filosofikoak kontraesanik gabe sortu asimilatu eta indartu, Beste aldetik seinalatu da eskolastikan dependentzi gehiegia dagoela autoritate argudioari eta zientzi enpirismoeri utzieraren alde.

Eskolastika izan zen ohiko erdi aroko teologiko-filosofiko pentsamolde dominantea, berant aintzina patristikaren ondoren eta bere izaera izanzen arrazoi eta fedearen koordinakuntza, edozein eratan beti suposatzen zuen arrazoi fedearen menpekotasunera, Bibliara, jakintzaren funtsezko iturriari,Jaunagandiko ordezkaritza zen; hori eta guzti eskolastika arrazonamendua eta espekulazioaren pizgarri izan zen, logika armazoi batean azpirartzea suposatzen zuen eta egitura eskema batean, gezurtapen diskurtso baten defentsan prestatzera.

Pentsamolde filosofico hain aurreratua, hurtu egitenda erromatar apostolikotasunekin kutxatzen denean, Konstantino Enperadorearen geroztik kistautasuna trebeki xurgatzen duen bere ondare politikoentzat.


Azkenean degeneratzenda “aginte eta agintza” eskubide erromano-germanikoaren autoritatean, eta honela heltzengara inkisizioraino, gizartean ondo tartekatuz. Nabarrako gure Estatuan konkista eta genozidioaren bidez kolonizatuz, baita ere.Honi deitzen diot nik “integrista erromatar eskolastika”.

Nabarran, Espainia eta Frantziaren konkista eta genozidioaren ondoren, eta baita Erromako Enperadore berezko kolaborazioaren bitartez erromako integrista eskolastikak, piriniotako eskubidea ordeztu zuen (lehen legeak gero erregeak) eta libre izateari utzi genion. Horren hondamendi ondorioak benetako militantzi kolonizatuak eta buruz iruzurtutako sortzailea izan da, martirien eta misiolari goi espirituekin.benetazko apostoluak.Hasieran harrigarria bada ere ezagutzen joangaren heinean, espezimen guzti hauek eta politikan sartu eta gero salbuespen batzueri esker galgarri izan dira eta dire gure herriarentzat.

Honen salbuespen bat gure nabartzalea zen Jesus Lezaun dugu, apaiza eta teologoa orain dela gutxi hil dena, Nabartzale honek behin eta berriz baita behin baino gehiagotan ekin zion Batikanoa tartekatu zezala Frantzia eta Espainiako Estatuaren aurrean bahitua duten gure burujabetza itzuli dezatela bere jabeari, hau da zilegitasuna daukan gure Herriari eta Nabarrako Estatuari.


Burujabetasuna barik, ez dago independetziarik!!


Estado de Nabarra, y la escolástica
Soberanía de Navarra

Por el interés y la repercusión que ha tenido la escolástica en Nabarra, he considerado oportuno reproducir una parte extraída de Wikipedia y a su vez considerar sus consecuencias

La escolástica (del latín scholasticus, y éste a su vez del griego σχολαστικός [aquel que pertenece a la escuela]), es el movimiento teológico y filosófico que intentó utilizar la filosofía grecolatina clásica para comprender la revelación religiosa del cristianismo.

Dominó en las escuelas catedralicias y en los estudios generales que dieron lugar a las universidades medievales europeas, en especial entre mediados del siglo XI y mediados del XV.
Su formación fue, sin embargo, heterogénea, ya que acogió en su seno corrientes filosóficas no sólo grecolatinas, sino también
árabes y judaicas. Esto causó en este movimiento una fundamental preocupación por consolidar y crear grandes sistemas sin contradicción interna que asimilasen toda la tradición filosófica antigua. Por otra parte, se ha señalado en la escolástica una excesiva dependencia del argumento de autoridad y el abandono de las ciencias y el empirismo.

La escolástica fue la corriente teológico-filosófica dominante del pensamiento medieval, tras la patrística de la Antigüedad tardía, y se basó en la coordinación entre fe y razón, que en cualquier caso siempre suponía la clara sumisión de la razón a la fe, la filosofía es esclava de la teología. Pero también es un método de trabajo intelectual: todo pensamiento debía someterse al principio de autoridad (Magister dixit -lo dijo el Maestro-), y la enseñanza se podía limitar en principio a la repetición o glosa de los textos antiguos, y sobre todo de la Biblia, la principal fuente de conocimiento, pues representa la Revelación divina; a pesar de todo ello, la escolástica incentivó la especulación y el razonamiento, pues suponía someterse a un rígido armazón lógico y una estructura esquemática del discurso que debía exponerse a refutaciones y preparar defensas.

Una filosofía del pensamiento tan avanzada, se diluye en cuanto se impregna de lo apostólico y romano, a partir de que el Emperador Constantino hábilmente absorbe al cristianismo para sus fines políticos. Finalmente degenera en el “ordeno y mando” de la autoridad bajo el derecho romano germánico, y de esa forma hasta llegar a la inquisición, muy bién incrustada en la sociedad. En nuestro Estado Nabarro, vía conquista con genocidio incluido y colonización. A esto lo llamo yo la “escolástica integrista y romana”

En Nabarra a raíz de la conquista y genocidio por parte de España y Francia con la intrínseca colaboración del emperador de Roma, la escolástica integrista romana substituyó al derecho pirenaico (“antes leyes que reyes”) y dejamos de ser libres. Las consecuencias son catastróficas, ha generado verdaderos militantes colonizados y corruptos de mente, verdaderos apóstoles del martirio con alto espíritu misionero. En principio parece hasta sorprendente pero a medida que les hemos ido conociendo, la evolución de todos estos especimenes una vez que han entrado en la política salvo contadas excepciones, han sido y siguen siendo nefastas para nuestro País.

Una de esas contadas excepciones la tenemos, en nuestro nabartzale Jesús Lezaun sacerdote y teólogo recientemente fallecido, este nabartzale insistió en más de una ocasión ante el Vaticano para que interfiriese ante los Estados de Francia y España para que devolviesen la soberanía secuestrada a su dueño legítimo que no es otro que el pueblo del Estado Nabarro.

¡¡Sin soberania, no hay independencia!!

2010/02/19

Iruinea, febrero de 2010

Iñigo Saldise Alda
Descolonización mental, paso obligado hacia la soberanía
Soberanía de Navarra

Si algo hay que tener bien claro y presente todos nosotros, es que el actual status del Pueblo Nabarro en sus relaciones con el reino de España y la república de Francia, es sencillamente la de un pueblo colonizado, por consiguiente sometido y subordinado. Para que ese sangrante status cambie, el Pueblo Nabarro debe despertar de su letargo inducido y ejercer su pleno derecho a la soberanía y libertad. Estos nociones básicas, no pueden obviarse y menos aun ocultarse. No hay que perderse en improductivos disimulos, a base de juegos de palabras bonitas y expresiones vagas, que ciertamente no plantean ninguna alternativa para modificar el actual status políticos que nos vemos obligados a tener los nabarros a ambos lados del Pirineo.

Así bien, hay que interiorizar de una vez por todas, que lo primordial es reconocer y alegar con honradez e integridad, tanto patriótica como intelectual, que el primer movimiento para recuperar nuestra libertad y soberanía, pasa por tratar en su justa medida el problema de la colonización mental. Para ello hay que realizar, o mejor dicho seguir realizando, una necesaria y correcta información histórica, política e incluso jurídica, con las cuales ilustrar debidamente al Pueblo Nabarro de las particulares únicas y especiales de nuestro Estado Nabarro, siguiendo pública y diariamente, al pie de la letra, el Paradigma Nabarro. Todo ello, debe estar encauzado hacia la total e imperiosa descolonización mental, primero del individuo nabarro y después de la Nación Nabarra, ya que a inmediatamente a continuación nos facilitará alcanzar descolonización físico-política.

En lo referente a la larga historia del Reino de Nabarra, debemos interiorizar unas fronteras sin las limitaciones y divisiones impuestas por los imperios colonizadores, tanto el reino de España como por la república de Francia. Nuestra historia política estatal, nos demuestra la presencia del Reino de Nabarra en diferentes foros europeos, la existencia de diferentes Tratados fronterizos y el incumplimiento de los mismos por parte de los reinos vecinos, al realizar estos estados colindantes diferentes invasiones violentas, todas ellas sin previas declaraciones de guerra, con la posterior ocupación militar del territorio nabarro, más la conquista con genocidio y colonización.

A comienzos del año 2010, la colonización política es total. Todas las instituciones existentes en el territorio de los nabarros son extranjeras y por lo tanto impuestas a los mismos. El colonizador a base de falsedades y mentiras ha conseguido que gran parte del Pueblo Nabarro se crea, no solo que sus opciones ideológicas están representadas en las dichas instituciones, sino inclusive han conseguido que los nabarros crean que esas instituciones son suyas, además de conseguir del pueblo colonizado que se crea con la peripecia suficiente de gobernarse así mismos, libremente, algo que es totalmente falso, ya que ciertamente las decisiones finales se toman en las capitales de las metrópolis colonizadoras, es decir, se imponen a los nabarros desde Madrid y Paris.

Así pues, podemos llegar a manifestar sin ruborizarnos, hoy por hoy, que todos los partidos políticos que se estructuran dentro de los estados español y francés, presentándose a continuación a las urnas impuestas por esos estados colonizadores, que irrebatiblemente legitiman con dicho acto integrante a las constituciones blindadas de esos imperios concluyentemente intransigentes con los derechos de los nabarros, por lo que nos arrastran de forma consciente o inconsciente, pero ciertamente sin remisión a una brutal espiral negativa para el objetivo soberanista que actualmente predican y dicen defender, siendo colaboradores directos y necesarios en la esclavitud política de sufre a día de hoy el Pueblo Nabarro.

El correcto conocimiento de nuestra historia política, es decir la del Reino de Nabarra, sumado a un análisis profundo y crítico de la actual situación de subordinación en la que estamos abocados en este presente perenne, nos sanará en gran medida nuestras mentes colonizadas. Repasando detenidamente el caminar históricos del Pueblo Nabarro desde la pérdida de la soberanía e independencia de nuestro Estado, podemos comprobar y apreciar con certeza matemática, la continuada y total pérdida del Derecho Pirenaico con el cual se organizaron nuestros antepasados en tiempos de libertad, algo solamente alcanzable de nuevo lejos de las instituciones españolas y francesas, por lo que debemos recurrir a Tribunales y Organismos Internaciones acogiéndonos necesariamente al Ordenamiento Jurídico Internacional, tanto el antiguo como el moderno.

2010/02/18

Nabarrako Estatua, eta utzikeria

J.M.Unzueta
Nabarrako Estatua, eta utzikeria
Nabarrako burujabetasuna

"Egiarekin, zilegitasuna eta batasunarekin, amaituko dugu okupazioarekin". Beaumont ko Blas, Nafar Erret Etxeko oinordekoa.

Hizkuntz hiztegiaren arabera. Utzikeria esan nahi du. Lagapena, Etsipena, Ogasunak eta eskubiden utziera.

Garai honetanako egoeran Utzikeria itza, nahiko modan jarri da politikoen artean oso erabilia den itza da, TB an adibidez fatxa gehiengoen artean, oposizioa etengabe deskalifikatzeko modazko esaldi hau da: Fulanito eta menganitok ”X” aukerakoak, beraien eginkizunari utzikeria egiten diote.

Neri pertsonalki, inperioko politikoak eta beraien informazio kateak, inungo jaramonik ez didate egiten, arazoa da hain kolonizatuak eta sarrarazita gaude, beraz horrek nahasten gaitu Frantzia eta Espainiaren bilbadura juridikoan eta zuzen edo zeharka azkenean bere ondorena du.

Erlazio zuzena dago inkonszienteki kolonizatua dagoena eta utzikeriaren artean. Lurraldetasunetik hastenda eta Espainol edo Fratsez izaten amaitzen da. Kolonizatu inkonszientea dena akonplejatu eragile parametroetan kokatzenda beraz edozein inposaketaren aurrean esan dezagun inperiko ordezkari baten aurrean, gure kasuan negoziaketa político baten aurrean eta abar. Gure zuzendari politikoen tendentzia utzikeria da, eta okerrena irabazdunak bezala azaltzen dira eta gainera bere gezurra sinistu. Fenomeno honek ez du diskriminaziorik egiten sigla guztietako polítikoak gaitz honen jabe dira.

Kolonizatu konszientea dena bi eratako portaera du: Bata, Nabarrako kultura eta historioak duen terapia azeleratu bat ezarri norberan buruari ondo prestatuz, geroago tolerantziaz eta dialektikaz guda irabazi, eta neurri berean lagundu gure nabartzale guztiari minbizia baino okerragoa den gaitz hau sendatzen lagundu.

Eta kolonizatu konszientearen beste portaera da. Inperialismoari bere burua saldu, eta botere horrek ematendion ahalmen guztiak bere herriko nabartzale guztien aurka erabili

Ez dut izan nahi ezkorra eta erruak inori ggogoratu, baino bai zenbait lidergo politikoa humiltasun piska bat ez litzake gaizki etorriko, gure Herri honek ez du hau merezi, burura etortzen zait zenbat gogoeta hain nabartzale den Joseba Ariznabarretan zenbait gogoeta adi bidez Pueblo y poder bere liburuko pasarte batean datorrena, esaten duenean herri kontzientzia duen gizarte batek eta lidergoak bere herriarekin sinismee osoa badu, herri hori menperaezina da.


Estado de Nabarra, y la dejación
Soberanía de Navarra

"Con la verdad, la legitimidad y la unión, acabaremos con la ocupación". Blas de Beaumont, regente de la Casa Real de Nabarra.

Según el diccionario de la lengua. Dejación quiere decir lo siguiente: Cesión, desistimiento, abandono de bienes ó de un derecho.

En los tiempos que corren el término “Dejación” se ha puesto tristemente de moda, es una palabra constantemente utilizada en el argot político, cada vez que vemos la TV. sobre todo la más facha, una forma permanente de descalificar a la oposición es la frase de “Dejación de funciones de menganito o fulanito de la opción política “X”.

A mi personalmente lo que hagan o digan los políticos y las cadenas de información del imperio me la trae (sin cuidado), el problema es que estamos tan colonizados e imbuidos y nos implica tanto el estar integrados dentro del entramado jurídico de Francia y España, que al final también directa o indirectamente nos repercute.

Existe la relación directa entre la colonización inconsciente y la dejación. Se empieza por la territorialidad y se acaba siendo español o francés. El colonizado inconscientemente actúa en parámetros de acomplejamiento, ello le lleva ante cualquier grado de imposición por parte de algún representante del imperio, en nuestro caso llamémosle una negociación de tipo político ect. La tendencia a la dejación por parte de nuestros dirigentes es manifiesta y además lo venden como un triunfo y se lo acaban creyendo, esto se observa en todo el entramado político sin discriminación de siglas.

En el colonizado consciente hay dos formas de comportamiento: Una, la de aplicarse una terapia de formación acelerada en cultura e historia de Nabarra, y prepararse para la batalla dialéctica y tolerante, y ayudar a sus compatriotas en la curación de este virus peor que el cáncer.

La otra forma de actuación del colonizado consciente es: Venderse al imperialismo y utilizar todos los resortes de poder que el mismo le otorga para utilizarlo en contra de sus compatriotas.

No quiero ser derrotista ni recordar errores a nadie pero un poco de humildad en bastantes líderes no vendría mal, este País no se merece esto. Me viene a la memoria algunas reflexiones de nuestro compatriota Joseba Ariznabarreta en su libro Pueblo y poder cuando afirma que un pueblo con conciencia de ello y con un liderazgo que crea en él es invencible.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011