SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2008/08/13

Iruinea, Agosto de 2008



Iñigo Saldise Alda
Juana de Albret, reina de Navarra
Soberanía de Navarra

“No pidas a una mujer el imposible. Es capaz de darlo”
Valeriu Butulescu

La vida de esta mujer estuvo marcada por la política, especialmente religiosa. Nacida en el año 1528, hija de otra gran mujer existente en la historia del Estado de Navarra, Margarita de Valois, nacida en Angulema y conocida como Margarita de Navarra. A Margarita se puede consideran, sin ninguna duda, como la mujer que impulsó el Navarrismo, con bases profundas bases humanistas, desde la corte del Reino de Navarra existente en Pau y como centro humanista en Nerac.

La corte española le llamó de forma despectiva oveja, la cual había nacido de una vaca, metáfora despectiva en referencia a su gran madre, Margarita de Navarra, haciendo con ello una reseña al escudo del Vizcondado del Bearne, formado por dos vacas pirenaicas, el cual estaba incorporado al Reino de Navarra, desde que lo ordenaran los soberanos navarros, Catalina I Foix y Juan III de Albret desde 1494.

Su tío Francisco I de Francia, antiguo aliado del Reino de Navarra, aprovechó una visita de la joven Princesa de Viana a la corte francesa, para retenerla en Paris, para que así no se contaminara con el nuevo veneno navarrista y obligándola a ser educada a la francesa. La indignación de su madre, digna de poseer la famosa frase de Goethe, el eterno femenino nos impulsa hacia arriba, junto a la indignación de las cortes navarras de Pau, realmente no sirvieron para que la joven princesa pirenaica, retornara al Reino de Navarra.

Por suerte para Navarra, su madre Margarita se las apañó para que contará con un poeta humanista, Nicolás Boubon, como un de sus tutores, el cual le introdujo en los estudios de los clásicos y de los renacentistas italianos. El rey de Francia prohibió que se le enseñara la lengua bearnesa y el euskara, al ser consideras, ya entonces por los franceses, como lenguas de campesinos.

Cuando apenas contaba trece años, sin el consentimiento de la propia Juana y menos aún de los reyes de Navarra, Margarita y Enrique II, ni que decir tiene que tampoco de las Cortes de Navarra, su tío Francisco I de Francia, le casa con un noble francés, Guillermo de Cleves. Tras esta imposición por parte del monarca francés, Juana volvió al Reino de Navarra, recibiendo una bienvenida apoteósica a su entrada en Pau.

Juana continuó con el lema de su madre Margarita, Navarrismo integral, y finalmente hizo valer sus derechos de elegir marido, sueño de toda mujer de su época, consiguiendo la nulidad para su matrimonio con el duque de Cleves, forzado desde el incipiente imperio francés e incluso, por parte de Pablo III, emperador de Roma, sumado a imposibilidad trato matrimonial, propuesto por su madre, con el hijo del emperador Carlos I de España, su futuro enemigo Felipe II.

Así, Juana de Albret, Princesa de Viana, contrae matrimonio con su enamorado Antonio de Borbón, duque de Vedôme, en el año 1548, un matrimonio bien visto por el nuevo monarca francés, Enrique II. Como contrapartida Carlos I de España, hizo coronar por sus cortes imperiales, a su hijo, como rey de Navarra en la ocupada Iruñea.

Juana fue una mujer de gran talento, extraordinaria cultura, firme carácter, inquebrantables energías, elevadas ideas y bondadosos sentimientos, accediendo al trono del Reino de Navarra en el año 1555, tras la muerte de su padre, Enrique II de Navarra, llamado el Sangüesino.

La reina Juana III junto a su amante marido, Antonio de Borbón, continúa reclamando la restitución de las tierras al sur de Pirineo, las cuales permanecían ocupadas por tropas españolas. Incluso la reina de Navarra llegó a presentarse junto a su marido y varios caballeros navarros, en la frontera que habían impuesto los españoles, los cuales niegan el paso al séquito real navarro.

La reina de Navarra realizó la modernización de los castillos medievales del Reino pirenaico, siendo el más significativo el de Bidache, de la familia Agramont. Antonio de Agramont había acogido a Juana y Antonio desde el primer momento que mostraron su enamoramiento, lo que le valió que sería nombrado por Juana III de Navarra como Lugarteniente General de todas las tierras del Reino de Navarra, incluidas Bearn, Foix, Bigorre, Albret, Gabardan y Nebouzan.

Antes de introducir realmente la Reforma protestante en el Reino Pirenaico, la reina de Navarra junto a su marido, enviaron una carta de adhesión al nuevo papa Pío IV, con la cual buscaban principalmente, la restauración de todas las tierras ocupadas por los españoles. Ante la negativa vaticana, por orden de Juana III de Navarra, el calvinismo fue divulgado en el Reino Pirenaico un año después, e incluso el propio Príncipe de Viana junto a con su hermana, fueron educados conforme a las nuevas creencias religiosas de Juana III de Navarra, teniendo incluso como institutor a Antonio del Corro, reputado reformador y exiliado español.

Al igual que durante el reinado de su madre la reina Margarita de Navarra, la Corte de Navarra fue un lugar de hospitalario para humanistas, renacentistas y reformadores, estos últimos especialmente.

Juana III de Navarra, a parte de ser una gran defensora de la legitimidad histórica de Navarra, fue también una devota protestante y por ello se embarcó en las denominadas guerras de religión, sin que la primera de ellas, llegue a afectar al Reino Pirenaico. Las inquisiciones española y francesa, realizaron un sumario de herejía contra la reina de Navarra, exigiendo que Juana de Albret sea quemada en la hoguera, contando con la colaboración de los jesuitas.

Por ello, Juana III de Navarra, se opuso firmemente a que jesuitas e inquisidores, provenientes del Reino de España, se establecieran en el Estado navarro, conocedora de sus oscuros planes y de las atrocidades sobrellevadas por los navarros que sufrían la ocupación española al sur del Pirineo.

Juana III de Navarra ordenó la traducción del nuevo testamento al euskara en el año 1571, siendo Joannes de Lizarraga el delegado para esta misión, intentando con ello que la palabra de Dios fuera accesible al pueblo de Reino de Navarra. Esto le valió la enemistad, aún mayor si cabe, de los reinos de España, Francia y Roma.

El emperador de Roma, Pío IV, exigió a la reina de Navarra que se personara en Roma, con el pretexto de dar explicaciones por utilizar el Euskara en detrimento del latín. Realmente fue una nueva artimaña organizada junto a su aliado el emperador español, buscando capturar a la reina de Navarra y así, ser llevada al fin a la hoguera, por la terrible inquisición española.

También tuvo que combatir al señor de Luxe, miembro de la familia de los Beaumont, partidarios de España, el cual contó con el apoyó militar de los clérigos católicos que estaban en el Reino Pirenaico y de tropas imperiales españolas. El señor de Luxe se había alzado contra la reina de Navarra durante las guerras de religión, con el pretexto defender la religión católica. Una vez más, una reina de Navarra contó con el mejor aliado del Reino, el señor de Agramont, que había aceptado la Reforma, al igual que la soberana navarra.

Tras innumerables combates la reina Juana III de Navarra otorga el perdón a los rebeldes, proclamando la libertad de conciencia mediante el Manifiesto de los Gentileshombres y del pueblo de Navarra. Pese a todo, las guerras de religión continuaron afectando al Reino Pirenaico, lo cual no impidió que la religión católica permaneciera en el mismo, gracias sobretodo al ejercicio de libertad y tolerancia que promovía la reina Juana III, la cual seguía el consejo en la Corte celebrada en La Rochelle, firmando una demanda de libre culto religioso, realizada en el año 1571 por los Estados de Navarra.

La reina Juana III de Navarra buscó una paz duradera con el reino cristiano de Francia, promoviendo un matrimonio entre el príncipe de Viana y Margarita de Valois, hermana del rey francés Carlos IX, a lo que en un principio se opuso el joven Enrique, Príncipe de Navarra. En 1572 la reina de Navarra fue envenenada en París, por mandato de su archienemiga la católica Catalina de Médicis, madre de la futura mujer de Enrique III de Navarra.

Bibliografía

ARBELOA, V M, La Corte protestante de Navarra (1527-1563), 1992

JOUANNA, A. Historia y diccionario de guerras de religión, 1559–1598, Robert Laffont, colección "Bouquins", 1998

ORIA, Jon. Navarra es una colonia española y francesa, 1994

SAN MARTÍN, P J. Juana III de Albret (1528-1572).La fuerza de una mujer y la Biblia, 2003

SERRANO, B. Navarra. Las tramas de la historia, 2006

SORAUREN, M. Historia de Navarra, el Estado Vasco, 1999

URZAINQUI, T. Navarra Estado europeo, 2003

WIKIPEDIA. Juana III de Navarra, http://es.wikipedia.org/wiki/Juana_III_de_Navarra

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011