SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2015/05/09

Garcia de Eugi

Garcia de Eugi
Iñigo Saldise Alda

Heráldica: escudo cuartelado en cruz. 1º y 4 º de azur pleno y 2º y 3 º de gules pleno. Sobre el todo faja de oro brochante. El todo es de una línea secundaria de Eugi.

Nacido en torno al año 1340 en la palacio de Eugi. Su educación fue predestinada hacia la vida eclesiástica. Por ello fue enviado en el año 1356 al convento de la orden de San Agustin en Iruinea-Pamplona, situado en la  ciudad de la Nabarreria.

Ya siendo fraile agustino, concretamente en el año 1358, recibió del Gobernador del Reino de Nabarra y conde de Beaumont-le-Roger Luis de Evreux-Nabarra y Capétiens, una limosna, donativo o beca, para continuar sus estudios en el Reino de Castilla y León.

En ese Reino estudió Teología, también tuvo acceso a la Estoria de Espanna y la Estoria de los Godos, escritas una por el rey Alfonso X de Castilla y León, y por la otra por el arzobispo de Toledo, Primado de España y Canciller del Reino de Castilla en su tiempo, Rodrigo Ximénez de Rada.

Ya de habiendo retornado al Reino de Nabarra era ya el prior-rector de la Orden de San Agustín en el año 1370, siendo a su vez lector en Teología en la Corte del Estado de Nabarra. En el año 1375 se convirtió en el confesor personal del rey de Nabarra y conde de Evreux, Carlos de Evreux-Nabarra y Capétiens, recibiendo una pensión de 100 francos anuales por parte de la Tesorería del Reino vascón.

Desde su nombramiento como confesor Real, Garcia de Eugi se convirtió en persona de confianza del rey Carlos II de Nabarra. Por ello se convirtió en embajador personal de rey de Nabarra y también, en embajador del Estado de vascón.

El 24 de mayo del año 1378, el prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugi, entregó en mano un pago por la villa de Logroño favorecido por el rey Carlos II de Nabarra, al Adelantado de Castilla y León, Merino de Guipúzcoa-Gipuzkoa, capitán-castellano de la villa de Logroño, señor de Amusco y Treviño Pedro Ruiz Manrique de Lara y Leyva, el cual prestó homenaje al rey Carlos II de Nabarra, y se declaró su vasallo, fingiendo estar perseguido por el rey de Castilla y León, conde de Noreña y Trastámara, señor de Lemos, Sarria, Cabrera y Ribera  Enrique de Trastámara y Guzmán. Dicha entrega fue llevada a cabo en la ciudad de Lizarra-Estella. La suma ascendió a 20.000 florines del cuño de Aragón como compensación de sus rentas anuales en la villa de Logroño, a cambio de la entrega de la plaza riojana a las tropas nabarras.

Siguiendo el mismo juego de la traición, el Adelantado de Castilla y León, Merino de Guipúzcoa-Gipuzkoa, capitán-castellano de la villa de Logroño, señor de Amusco y Treviño Pedro Ruiz Manrique de Lara y Leyva, había dejado, colocadas estratégicamente, algunas fuerzas castellanoleonesas en la villa de Logroño, y seis mil lanzas mantuvo apostadas en la villa de Navarrete, bajo las órdenes del Merino Mayor de Álava, Oficial de la Escudilla del rey de Castilla y León, señor de Hita y Buitrago Pedro González de Mendoza y Orozco.

Entonces invitó al rey Carlos II de Nabarra a que hiciera acto de presencia en la ciudad de Logroño. Pero el rey de Carlos II de Nabarra fue advertido esos extraños movimientos de tropas castellanoleonesas, por varias personas, entre ellas el prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona, confesor Real y Consejero personal del rey de Nabarra Garcia de Eugi.

Así pues, la captura del rey Carlos II de Nabarra, planeada por el rey Enrique II de Castilla y León, fracasó; y como no ya podía prolongarse la ambigua situación, el Adelantado de Castilla y León, Merino de Guipúzcoa-Gipuzkoa, capitán-castellano de la villa de Logroño, señor de Amusco y Treviño Pedro Ruiz Manrique de Lara y Leyva, por orden del rey de Castilla y León, pasó a atacar y reducir a la guarnición nabarra que ya se había instalado en la ciudad de Logroño; entre los que lograron escapar estuvo el Alférez del Estandarte Real de Nabarra Martin Henriquez de Lacarra, que, saltando desde el puente pudo salvar la bandera del Estado de Nabarra que portaba. Tres ello, por mandato de su rey Enrique II de Castilla y León, invadió el Estado de Nabarra, penetrando en el corazón del Reino vascón a continuación junto al señor de Cameros Juan Ramírez de Arellano, desnaturalizado de su condición de nabarro. Asolaron las tierras nabarras y destruyeron el castillo-palacio Real de Tiebas. El ejército invasor castellanoleonés fue capitaneado por el infante de Castilla y León Juan de Trastámara y Villena, al frente 4.000 caballeros castellanoleoneses y numerosa infantería, ballesteros y lanceros, también de tierras bajo tributo del rey Enrique II de Castilla y León.

Esta acción militar castellanoleonesa que llegó a cercar la ciudad de Iruinea-Pamplona durante un mes, obligó al rey Carlos II de Nabarra a pactar el tratado de Briones, firmado el día 31 de marzo del año 1379, siendo muy lamentable para los legítimos intereses políticos de los nabarros. Uno de los procuradores del rey de Nabarra que acudió a la villa de Briones fue el prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugi, el cual también aprovechó el viaje al Reino de Castilla y León, para realizar otros asuntos personales de índole mercantil, del el rey Carlos II de Nabarra.

En el año 1381, la pensión que recibía como confesor Real de 100 francos anuales, fue permutada por las rentas en donación vitalicia de los molinos, hornos, chapitel y almiradío de la villa de Etxarri Arantz, que venía a ser 70 libras de carlines prietos al año.

En el año 1383, el prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona, acudió a la Corte del rey de Castilla y León, rey consorte de Portugal, señor de Lara, Vizcaya y Molina Juan de Trastámara y Villena, como embajador del Reino de Nabarra.

El prior de la Orden de San Agustín de Iruinea-Pamplona, en el año 1384 tuvo en misión diplomática al recibir en Donapaleu a los emisarios del copríncipe de Andorra, conde de Foix, Benauges, Lavaux y Longeville, vizconde consorte de Marsan, Castellbló y Bearno, además de Captal de Buch Archambaud de Grailly. Las conversaciones se saldaron positivamente y fueron realizadas para solucionar diversos problemas fronterizos entre valles del vizcondado de Bearno y del Reino de Nabarra.

A caballo entre los años 1384 y 1385, el prior de los Agustinos Garcia de Eugi recibió diversas limosnas o subvenciones de la Tesorería del Reino de Nabarra, para diversos obras en la iglesia de San Agustín en Iruinea-Pamplona.

El año 1385 comenzó para el prior de la Orden de San Agustín de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugi, como diplomático en la Corte del rey Juan I de Castilla y León, consorte de Portugal. Allí se encontraba el infante heredero de Nabarra Carlos de Evreux y Valois-Capétiens. Éste era un decidido partidario del papado de Avignon y de tener una alianza con el Reino de France. Así pues, el prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona, junto al infante heredero de Nabarra, negociaron con el rey Juan I de Castilla y León, consorte de Portugal, el conocido como tratado de El Espinar. Con dicho pacto, el Reino de Nabarra vería mejoradas las condiciones impuestas en gravoso tratado de Briones, a cambio de que el rey Carlos II de Nabarra pusiese fin a la neutralidad que venía manteniendo en la disputa cismática dentro de la República Católica Cristiana.

Ese mismo año, el prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona fue nombrado obispo para esa diócesis por el papa Clemente VII de Avignon, a instancia y solicitud del rey Carlos II de Nabarra. Sin embargo, no llegó a ocupar físicamente esa Sede Episcopal, pues al estar bajo control de los ingleses permaneció bajo la obediencia del papa Urbano VI de Roma. Por lo que desde Donibane Garazi se dedicó a su administración, en un espectro territorial reducido.

 El día 18 de septiembre del año 1385, el rey Carlos II de Nabarra le concedió a su confesor personal, una ciertos dineros para los gastos de la consagración. De todas maneras, esto no le impidió seguir dedicándose a los asuntos del Reino vascón, y tampoco le imposibilitó en su labor como confesor y consejero del rey Carlos II de Nabarra.

También ese año, el rey Carlos II de Nabarra hizo testamento, quedando detallado en el mismo, que el obispo de Baiona y prior de la Orden  de los Agustinos de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugi  su nombramiento como testamentario y albacea de su hijo el infante heredero de Nabarra Carlos de Evreux y Valois-Capétiens. Este cargo lo compartió con el Alférez del Estandarte Real de Nabarra Charlot de Beaumont-Nabarra y Lizarazu.

Ya en el año 1386, el obispo de Baiona y prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona, asistió a la firma del tratado de Lizarra-Estella, como invitado de la mesa del rey Carlos II de Nabarra. La cuestión del reconocimiento del papa de Avignon todavía estaba pendiente en esas fechas. De allí marchó al Reino de Castilla y León para visitar al infante heredero de Nabarra Carlos de Evreux y Valois-Capétiens.

Un año después murió el rey Carlos II de Nabara y el obispo de Baiona y prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugui, ejecutó testamentario y a continuación pasó a ser el Regidor-Gobernador del Reino vascón, actuando como cabezalero junto con el Alférez del Estandarte Real Charlot de Beaumont-Nabarra y Lizarazu. Dicho cargo que desempeñó durante tres semanas, concretamente hasta el regreso del infante heredero de Nabarra y conde de Evreux Carlos de Evreux y Valois-Capétiens y de su esposa la infanta de Castilla y León, señora de Roa-Sepúlveda Leonor de Trastámara y Villena, desde el Reino de Castilla y León.

Tras ello dejó de figurar en la escudería del Hostal Real, dejando de percibir la renta anual y los diezmos de los lugares de la villa de Etxarri Aranatz.

En el año 1387 recibió la asignación de 30 sueldos a cambio de una casa en Donibane Garazi, que había cedido por el servicio de chapitel. También ese año, el obispo de Baiona y prior de la Orden de San Agustín Garcia de Eugi, salió al encuentro del soberano de la Orden de Nuestra Señora del Chardon o de la Esperanza, duque de Bourbon, conde de Clermont, conde consorte de Florez y señor de Mercœur Louis de Bourbon y Valois-Anjou, quien llegaba a Iruinea-Pamplona como delegado del rey de France.

El obispo de Baiona y prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugi, continuó ejerciendo de confesor con el nuevo rey Carlos III de Nabarra, quien en el año 1388 le confirmó vitaliciamente los diezmos de Etxarri Aranatz.

El 6 de febrero del año 1390, con asistencia del cardenal de Aragón Pedro Martínez de Luna, de los obispos Martin de Çalba por Iruinea-Pamplona, Garcia de Eugi por Baiona, Jean Beauffes por Akize-Dacs-Dax, Juan por Calahorra, Pedro por Tarazona, otro Pedro por Ampurias y Fernando por Vich, se realizó por parte del Reino de Nabarra, el reconocimiento de Clemente VII de Avignon como papa legítimo.

Junto a ellos y otros más, asistió y participó en la unción y en la coronación oficial de Carlos de Evreux y  Valois-Capétiens como rey de Nabarra llevada a cabo el día 13 de febrero en la catedral de Iruinea-Pamplona.

En los años siguientes, el obispo de Baiona y prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona, vio mermada sustancialmente su influencia en la Corte de rey Carlos III de Nabarra, permaneciendo largas horas diarias en el convento de su orden escribiendo una Chronica d’Espayna y de la Genealogía de los reyes de Nabarra, redactada como un apéndice de la anterior, que es la  primera presentar¡ción de una historia independiente del Estado de Nabarra, en contraprestación de las crónicas realizadas en el Reino de Castilla y León que la encuadraban y juntaban en su historia de Espayna.

A comienzos del año 1397, nuevamente el obispo de Baiona y prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugi, tras acabar su obra histórica del Estado de Nabarra, acompañó al rey Carlos III de Nabarra en una nueva misión diplomática, pero esta vez al Reino de France, concretamente a la ciudad de Paris. Esto fue debido a que el rey nabarro fue invitado a una reunión mediante la cual, los asistentes pretendían encontrar una solución al Cisma de Occidente.  Tras la reunión, el rey Carlos III de Nabarra aprovechó dicha invitación para exponer ante Charles VI de France, sus legítimas reclamaciones territoriales sobre los feudos y tierras de la casa de Evreux en Normandie.

La estancia del obispo de Baiona y prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugi en la capital del Estado de France, siendo alojado en un hostal del infante de Nabarra, caballero del Reino de Nabarra, caballero de la Orden del Lebrel Blanco y de la Buena Fe, Lugarteniente del rey de Nabarra en el Reino de France  Pierre de Nabarra-Evreux y Valois-Capétiens, se alargó por un periodo de un año, debido al comienzo de los primeros brotes psicóticos en el rey Charles VI de France.

Junto al obispo de Baiona y prior de la Orden de San Agustín de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugi, estuvieron acompañando al rey Carlos III de Nabarra en el séquito Real, Charlot de Beaumont-Nabarra y Lizarazu, Leonel de Nabarra y Lizaso, Pierres de Peralta y Ruiz de Azagra, Arnauld Remon de Agramont, Arnaud Sanche de Tardets, Pées de Laxague-Latsaga y Viellote, Bertrán Henriquez de Lacarra y Moncayo, Martin de Aibar, Gascón de Urroz, Pere Arnault de Garro, Juan de Domezain, Pierres Sanz de Lizarazu, Rodrigo de Esparza y por lo menos unos 20 caballeros nabarros más. También fueron el novicio Sancho Sánchez de Oteiza, el maestre Bernat y el físico Juce Orabuena, un cirujano del rey llamado Sancho, el boticario Pero Iñiguez, el astrólogo Remar, además de diversos capellanes, limosnero, secretarios, pajes, menestriles, trompetas, etc.

El día 26 de noviembre del año 1398, el rey Carlos III de Nabarra nombró al obispo de Baiona y prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugi, junto con otros eclesiásticos y nobles, tutor de su hijo heredero Carlos de Evreux y Trastámara, autorizándoles para que, si en el caso que al morir el rey de Nabarra fuera todavía menor de edad el infante nabarro, prestasen en su nombre el juramento debido ante los tres estados de las Corte del Reino de Nabarra y reciban en contraposición la jura de éstos en su nombre.

En el año 1400, el caballero Alejo de Viana entregó un trocito de la Cruz del Redentor y otro de su Sagrada Túnica al rey Carlos III de Nabarra en su palacio de Iruinea-Pamplona. El caballero llegó al Estado de Nabarra como emisario del emperador Manuel Paleólogo, que se encontraba en la ciudad de Paris buscando ayuda entre los Reinos cristianos, pues tras las victorias turcas de Kossovo y Nicópolis, posicionaban a éstos en ventajosa posición estratégica militar, en sus intenciones de conquistar Constantinopla.

Las reliquias fueron llevadas en procesión a la iglesia mayor de la catedral de Santa María la Real de Iruinea-Pamplona, por el obispo de Baiona y prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugi. Al traslado asistió numerosísimo público y el rey Carlos III de Nabarra estuvo presente.

El día 29 de noviembre del año 1401, el obispo de Baiona y prior de los Agustinos de Iruinea-Pamplona Garcia de Eugi, reconoció mediante documento firmado y sellado, haber gozado puntualmente de los diezmos de la villa de Etxarri Aranatz.

En el año 1405, Garcia de Eugi en calidad obispo de Baiona, presidió los esponsales en Erriberri-Olite de la infanta de Nabarra Juana de Evreux y Trastámara, heredera al trono nabarro tras la muerte de su hermano Carlos, con el coheredero del principado de Andorra, heredero de los condados de Foix y Bigorra, los vizcondados de Benauges, Castellbló, Marsan, Oloron, Gabarret, Brulhes, Lautrec y Bearno, junto a los señoríos de Donasan-Donauzan, Nebouzan, Montcada y Castellvell entre otros muchos, Jean de Grailly y Castellbló.

El Obispo de Baiona, prior de la Orden de San Agustín de Iruinea-Pamplona, Lector en Teología, confesor Real, consejero personal de los reyes Carlos II y Carlos III de Nabarra, fray Garcia de Eugi murió en el año 1408. Considerado primer Cronista natural del Estado de Nabarra, fue enterrado en el convento de los Agustinos de Iruinea-Pamplona.

BIBLIOGRAFÍA:
ARCHIVO REAL Y GENERAL DE NAVARRA. Varios documentos y actas (digital).
AUÑAMENDI EUSKO ENTZIKLOPEDIA (digital).
BIBLIOTECA NAVARRA DIGITAL. Varios documentos y cartas (digital).
CAMPIÓN JAIME-BON, A. Obras completas.
CARO BAROJA, J. Etnografía Histórica de Navarra.
CASTRO ÁLAVA, J. R. Carlos III el noble, rey de Navarra.
CLAVERÍA ARZA, C. E. Historia del Reino de Navarra.
CORTABARRÍA IGARTUA, G. García de Eugui.
DIAGO HERNÁNDEZ, M. Política y guerra en la frontera castellano-navarra durante la época Trastámara.
FORTUN, J. J. y JUSUE, C. Historia de Navarra.
GRAN ENCICLOPEDIA NAVARRA. Varias páginas en su formato digital.
IRUJO OLLO, M. Inglaterra y los vascos.
JIMENO, J. M. Historia de Navarra. Desde los orígenes hasta nuestros días.
LACARRA, J. M. Historia política del Reino de Navarra desde sus orígenes hasta su incorporación a Castilla.
LACARRA, J. M. Historia del Reino de Navarra en la Edad Media.
MENÉNDEZ PIDAL, F. Y MARTINENA, J. J. Libro de Armería del Reino de Navarra.
MORET Y ALESON. Annales del Reyno de Navarra.
NARBAITZ, Pierre. Navarra o cuando los vascos tenían reyes.
ORCÁSTEGUI GROS, C. Crónica de los Reyes de Navarra de García de Eugui.
REAL ACADEMIA MATRITENSE DE HERÁLDICA Y GENEALOGÍA. Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía.
SÁINZ RIPA, E. La Rioja bajo la monarquía castellana.
SALDISE ALDA, I. Diversos artículos digitales sobre personajes nabarros.
SALDISE ALDA, I. Heráldica de Nabarra (sin publicar).
SALDISE ALDA, I. Nabarra. Reflexiones de un patriota.
SÁNCHEZ-MARCO, C. Historia Medieval del Reyno de Navarra, fundación Lebrel Blanco.
SERRANO IZKO, B. Navarra. Las tramas de la historia.
USUNARIZ, Jesús María. Historia Breve de Navarra.
VV.AA. Historia Ilustrada de Navarra.
WIKIPEDIA. Varias páginas.
YANGUAS Y MIRANDA, J. Diccionario de antigüedades del Reino de Navarra.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011