SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2017/04/07

Johanna (Juana) de Evreux y Valois, princesa de Nabarra



Johanna (Juana) de Evreux y Valois, princesa de Nabarra
Iñigo Saldise Alda

La princesa de Nabarra Johanna, nació en la capital del Estado de Nabarra, Iruinea-Pamplona, en el año 1370. Fue la sexta en descendencia, en orden cronológico,  de los hijos e hijas de los reyes de Nabarra Carlos de Evreux y Artois, y de la princesa de France Juana de Valois y Luxenburgo.

Su posición en la opción hereditaria, junto a su género de mujer, conllevo con las costumbres de la época, que recibiera una educación supeditada al macho, siendo la mayor valedora de la misma su madre; Juana de Nabarra y France fue su educadora según las machistas costumbres de la época y controladora de las enseñanzas que la niña nabarra recibió de diferentes fuentes, siendo en su mayoría francesas, después nabarras y algunas castellanoleonesas o españolas.

Así pues, su infancia, preadolescencia y adolescencia, las pasó entre el Palacio Real de Iruinea-Pamplona y los diversos castillos reales existentes tanto en el Reino de Nabarra, como también en distintas plazas de la Normandía, siguiendo las instrucciones educativas hacia las mujeres, inculcadas por su madre la reina consorte de Nabarra, Juana de France.

Cuando Johanna de Evreux y Valois contaba con apenas 15 años, fue prometida por motivos políticos con Juan de Montfort y Flandes, duque de Bretaña, el cual ya era viudo por dos veces. Los motivos no fueron por amor, sino por intereses políticos y territoriales de su padre el rey de Nabarra, Carlos de Evreux y Artois, junto al beneplácito del rey Carlos VI de France y la aceptación del monarca Ricardo II de England.

El día 2 de octubre del año 1386, contando ya con la “adulta” edad de 16, Johanna de Evreux y Valois, princesa de Nabarra, casó con el duque de Bretaña y conde de Montfort de nombre Juan.

Tuvo una vida conyugal plena, ciertamente cargada de amor, en la cual tuvo hasta nueve hijos e hijas en un periodo de 13 años, ya que Juan de Bretaña murió en el año 1399, pasando a ser Johanna de Nabarra viuda y regente del ducado de Bretaña.

Ciertamente, durante su matrimonio con el bretón, Johanna de Nabarra se instiyuo de forma autodidacta en las formas de gobernación. Es más, durante su periodo de Regencia, pese a las presiones externas, consiguió mantener la paz en dicho ducado, es más, consiguió que el pueblo bretón viera mejor, más boyante, con mayor poder adquisitivo y una menor imposición del señor o señora ducal, al bajar el pago de los impuestos.

Con todo esto a su alrededor, siendo una bella princesa de Nabarra, duquesa viuda y regente en nombre de su hijo-niño Juan de Montfot y Evreux en Bretaña, recibió en su corte a un exiliado inglés, llamado Henry de Gante y Lancaster, duque de Lancaster y conde de Richmond, oponente a la Corona inglesa del rey  Ricardo II de England.

Henry de Gante y Lancaster salió triunfante ese mismo año en sus pretensiones por la corona brtánica en las mismísimas Cortes de parlamento británico, y la duquesa viuda y regente de Bretaña Johanna de Nabarra, tras conseguir que su tío, el rey de France y duque de Borgoña, Felipe de Valois y Luxemburgo,  fuera el protector de su joven hijo Juan de Montfort y Evreux, el cual ya había sido aceptado legalmente por las Cortes del ducado de Bretaña como su señor y duque, bienquisto la proposición de matrimonio de guapo noble real inglés.

Dicha aceptación no fue política, ni supedidata a necesidades políticas del rey de Nabarra, su hermano Carlos de Evreux y Valois o Carlos III de Nabarra, sino que realmente estaba basa en el afecto y la amistad desarrollada durante la estancia refugiada del inglés en la Corte del ducado de Bretaña. 

Pero Johanna de Nabarra expuso a Henry IV de England, que para seguir adelante con dicha proposición, en orden los asuntos con la Iglesia de Roma, una vez subsanados los que se referían a sus hijos y al ducado de Bretaña. Así pues, na dispensación papal era necesaria para el matrimonio, que finalmente se obtuvo en el año 1402, partiendo tras ello junto a sus hijas al Reino de Inglaterra.

Fue concretamente el 7 de febrero del año 1403, cuando Johanna de Nabarra se casó con Henry IV de England en la Catedral de Winchester. Pero no fue hasta el día 26 del mismo mes, cuando tuvo lugar su entrada formal a London, donde fue coronada reina de England.

La reina Johanna, tanto en las crónicas nabarras, como bretonas o inglesas, fue descrita como hermosa, graciosa y majestuosa, pero también como codicioso y bastante tacaña, siendo acusada por los nobles ingleses por aceptar sobornos, casualmente por aquellos que no fueron beneficiados por su gracia. Johanna de Nabarra prefería la compañía de su séquito bretón, que causó ofensa a tal grado que sus cortesanos bretones fueron exiliados por orden del Parlamento inglés una prohibición que el rey no pensaba que podía oponerse a dada su delicada relación con los nobles ingleses.

En el año 1413, su esposo Henry IV de England murió, sucediéndole en el trono inglés su hijastro Henry V.  A decir verdad, Johanna tenía una relación muy buena con su hijastro, ayudándole incluso en temas de gobernación del Reino inglés. Incluso, Henry V de England le confió el puesto de regente de dicho país durante su ausencia en el año 1415, pues marchó a guerrear a la Galia. A su regreso, sin embargo,  Henry V  de England trajo al hijo de Johanna de Nabarra, Arturo de Bretaña, con él como prisionero.

 Como buena madre, Johanna de Nabarra intentó que lo liberara sin éxito. Esto supuestamente dañó su relación con Henry V de England. Ya en el año 1419, fue acusada de haber contratado a dos magos para usar la brujería para envenenar al rey de England. Su gran fortuna fue confiscada, y fue encarcelada en el castillo de Pevensey en Sussex, England. Pero finalmente fue liberada por orden real de Henry V, en su lecho de muerte, en el año 1422.

Después de su liberación, su inmensa fortuna le fue devuelta a Johanna de Nabarra, y ella vivió el resto de su vida en silencio y cómodamente con su propia Corte en el castillo de Nottingham, principalmente formada por bretones, junto a ingleses y algún nabarro. Así durante el reinado de Henry V de England y en el de su hijo, Henry VI de England… sin molestar, ni llamar la atención, viviendo sin más.


Murió en el año 1437 en Havering-atte-Bower, termino de Essex, y fue enterrada en la catedral de Canterbury junto a su segundo esposo Henry IV de England.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011