SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2011/08/08

El compendio colonial

El compendio colonial
J.X. Mauleon, Cadreita-Nabarra

Se entiende como colonialismo universal, al ejercicio de sometimiento y de sojuzgamiento de los Pueblos, de las Naciones y de los Estados a los que pertenecen, realizado por grandes potencias imperialistas. El Estado Europeo de Nabarra y su Pueblo-Nación, sufrió originariamente la actuación violenta e ilegal por parte de los castellano-leoneses (1054), después la agresión sanginaria de la primera alianza militar contra nuestro Estado, que fue llevada a cabo por los castellano-leoneses y los barceloneses (1134), hasta finalmente la llevada a cabo por el incipiente Reino de España (1512-1530). Todas estas acciones militares, bárbaras e ilegales, fueron refrendas desde la Iglesia Católica de Roma, enemigo natural del Estado de los nabarros y nabarras pese a su compromiso manifiesto con la Cristiandad. A todas esas ilegítimas acciones de carácter imperial español y católico, les debemos sumar las acciones sanguinarias francesas llevadas a cabo a lo largo de la historia política de los nabarros y nabarras(778-…-1620). Cada una de estas ilícitas acciones sustentadas en la intransigencia cristiano-católica, fueron y son auténticas violaciones manifiestas a la independencia, a la soberanía y a la libertad de los nabarros y nabarras. Además, a dicho ejercicio de la violencia militar, les han continuado un despiadado y depredador colonialismo, tanto español como francés con consentimiento de la Curia Romana, que dura laentablemente en alguna parte de nuestro territorio, la friolera de casi ya nueve siglos, lo que nos lleva a afirmar sin temor alguno a equivocarnos, que nuestra tierra, nuestro Estado, Nabarra, es actualmente la colonia más antigua del Mundo.

Sin profundizar en la amplia historiografía del colonialismo, pues ello nos llevaría a realizar un estudio más concienzudo del mismo, sí que es significativo destacar algunos aspectos de este lamentable fenómeno mundial, que tristemente sufrimos a día de hoy los nabarros y nabarras, y muchos Pueblos-Naciones del Mundo. Para ello, conviene precisar que el colonialismo comienza inmediatamente después de que una potencial imperial invade y ocupa un territorio, un Estado, pero que a decir verdad tuvo su acentuación en el periodo que comprende desde el año 1873 al año 1914. No es casualidad que coincida cíclicamente con el momento de mayor avance de la denominada Segunda Revolución Industrial. De hecho, el actual modo de colonialismo que padecemos los auténticos nabarros y nabarras en la actualidad, está emanado de dicha Revolución Industrial. Durante ese periodo, las potencias industriales europeas se expandieron hacia tierras de África y Asia, sometiendo por la fuerza a los Pueblos indígenas de esos territorios. Las potencias coloniales más importantes de esos años fueron Inglaterra y Francia, a las que debemos agregar Alemania, Bélgica e Italia, que fueron potencias coloniales secundarias. La labor de los franceses en las tierras nabarras del norte del Pirineo, fue la de ahogar conscientemente la economía rural buscando una emigración masiva de los naturales del País, que fueron sustituidos por colonos adinerados franceses.

Por otro lado el Estado de España, que había tenido el imperio colonial más importante del mundo desde el siglo XVI al XVIII, entró en plena decadencia colonial e imperial durante el XIX. A pesar de experimentar el Estado español una industrialización tardía y francamente escasa, la industrialización de las minas y fábricas existentes en la comarca nabarra de Bizkaia, fue llevada a cabo por trabajadores no autóctonos, es decir, colonos españoles, lo cual influyó en gran medida al pensamiento de los hermanos Arana, que daría finalmente el denominado nacionalismo vasco. Un paradigma interesante y especialmente salvable en materia anticolonial, pero ciertamente erróneo en materia histórico-política y geopolítica, que ha generado un lastre indudablemente importante para la recuperación de la libertad de nuestro Pueblo-Nación, mediante la recuperación de la independencia y soberanía del Estado de Nabarra.

A pesar de la decadencia imperial y colonial española, incluso de los planteamientos de los hermanos Arana y demás acciones políticas de la época de un carácter que podemos llamar vasco-nabarro, más o menos autonomista , federal si queremos, pero ciertamente nunca independentista o mejor dicho soberanista, nunca supusieron un obstáculo a la labor imperial del Estado de España, pues solo hay que mirar los ejemplos continuados del mantenimiento de la ilegal posesión colonial de los territorios pertenecientes legalmente al Estado de Nabarra al sur del Pirineo, o incluso también por ejemplo de las Islas Canarias, Ceuta y Melilla, sino debemos ser conscientes que ciertamente les ha sirvido a los imperialistas españoles para ir consolidando su entramado colonial, algo que no podemos ni debemos debemos olvidar nunca, pues es esto los que sufrimos y padecemos hoy día.

La acción colonizadora actual emanda de cualquier Estado imperial, se identifica en nuestro caso con un Estado ocupado y administrado por unos Estados anteriormente ajenos o extranjeros al nuestro, ejecutada dicha administración extranjera tras una ilegítima e ilegal la invasión y ocupación de nuestras tierras, incomprensiblemente llamada conquista, sin olvidar su caracter militar con el consiguiente genocidio y el asentamiento posterior de poblaciones foráneas o extranjeras en nuestro territorio (¿colonos tal vez?), y en los que se impone una autoridad extranjera, extraña y elícita, tras la eliminación de cualquier signo de autoridad autóctona o Gobierno del Pueblo-Nación que se debe someter.

Puede hablarse de colonialismo cuando un Pueblo o Pueblos, con sus respectivos Gobiernos extienden e imponen su soberanía, su jurisprudencia, a otro(s) Pueblo(s) o Gobierno(s), implantando siempre por la fuerza militar un control político sobre ese territorio y sobre el Pueblo-Nación que lo habita y gobierna, normalmente de forma violenta y siempre, nunca se nos olvide, de forma ilegal e ilegítima, simple y sencillamente debido a una busqueda de una fuente de riqueza y de poder. Esa relación, ciertamente no deseada para el Pueblo-Nación que la sufre, concluye cuando el Pueblo-Nación subyugada alcanza o recupera su propia soberanía, constituyéndose como un Estado independiente o en nuestro caso, recuperando la independencia de nuestro histórico Estado, Nabarra.

Tras finalizar la II Guerra Mundial, las Naciones Unidas se comprometieron con la exterminación del colonialismo en el Mundo. El desarrollo de la conciencia nacional en la mayoría de las colonias, especialmente en aquellas que se encontraban más alejadas de la(s) Metrópoli(s), junto al declive de la influencia política y militar de Europa y el agotamiento de la justificación moral de los imperios, contribuyeron a una rápida descolonización a partir de 1945, la cual fue y debe seguir siendo, amparada desde las Naciones Unidas. Los imperios coloniales, creados por el ejercicio físico de la violencia a lo largo de siglos, fueron desmantelados casi en su totalidad en tres décadas, y la mayoría de las antiguas colonias se constituyeron en Estados libres y soberanos. Algo que no ocurrió con el Estado de Nabarra, que continua como uno de los últimos reductos de los imperios español y francés, sufriendo así sus brutales yugos coloniales los nabarros y nabarras.

Pero independientemente de su contexto histórico, las cuestiones estratégicas y económicas son las más importantes y las que mejor explican el colonialismo imperial. La guerra entre España y Francia hizo muy apetecible colonizar el Estado de Nabarra a comienzos del siglo XVI y sin dudarlo a principios del siglo XVII; anteriormente el deseo imperial castellano-leonés fue incentivado por la salida al mar que dicho Estado (el de los nabarros y nabarras) poseía, o posteriormente el instinto colonial barcelonés, el cual era debido a su interés por las fértiles tierras que poseía el Estados de los nabarros y nabarras (¿los llamamos aragoneses y aragonesas? Berdin da). Ya en el último tercio del siglo XIX, las potencias industriales comenzaron a competir fieramente entre sí por el control de los mercados mundiales. Por ello, dichas potencias imperialistas fueron muy proteccionistas con sus mercados nacionales e intentaron ampliar sus mercados exteriores, precisamente con la expansión colonial o en nuestro caso, con la afirmación colonial. Las conquistas o mejor dicho, sanguinarias adquicisiones de colonias a lo largo de la historia de la humanidad, han sido una manifestación de prestigio político y demostración de fuerza y poder militar. Las perspectivas estratégicas mediante el dominio de los mares y los pasos naturales exigía el control de enclaves importantes, como por ejemplo el control absoluto de los puertos nabarros del Atlántico y de los Pirineos, que perseguían desde siempre los españoles y franceses.

El mejor modo de describir los efectos nocivos del colonialismo, en general, es que sencillamente vulnera los derechos humanos. Para ello debemos analizarlo desde la vertiente de inferioridad y menoscabo de los propios colonizados. Es obvio que las colonias reportaron y reportan numerosos beneficios a las metrópolis, pues si les supondrían realmente pérdidas, los imperios las abandonarían sin problemas, lo que indica claramente el poder de subsistencia, una vez emancipados de las metrópolis y con plena libertad, que supondría para los nabarros y nabarras. La adquisición ilegal de nuevos territorios para la emigración emanada desde los imperios de España y Francia, junto a los recursos estratégicos, hay que sumarle la expansión del comercio y el aumento de las ganancias económicas que supone nuestro sometimiento, pues es ésto lo único que buscan desde los imperios colonialistas, y para ello no dudan, ni dudarán, en utilizar toda su violencia militar, política, judicial, cultural y lingüística en su exclusivo beneficio a costa de los Pueblos-Naciones colonizadas, como el Pueblo-Nación de Nabarra. Por tanto, la afirmación de que la colonización tuvo, y en nuestro caso actualmente tiene, efectos negativos para las gentes colonizadas es incuestionable. No solo se interrumpió violentamente el estilo de vida tradicional o nativo en muchos lugares del Mundo, sino que se destruyeron valores culturales y lingüísticos hoy irrecuperables. Además se impusieron religiones, Pueblos-Naciones enteras fueron alienadas y subyugadas, mirenos el libro de la historia política mundial, pues cuando no, fueron exterminadas; ¿deseas esto para el Pueblo-Nación de Nabarra? Tú Patria.

En el caso único de Nabarra, la primera y más antigua colonia del mundo sin ninguna duda, colonia debido a la violenta e ilegal acción de España y Francia, cuyos colonialismos son intrínsecamente perversos y que han implementado como nadie antes, el fidedigno "compendio colonial" del que tienen hoy día y sin ninguna duda hasta los derechos de autor, es de un estudio especial desde mentes no colonizadas, pues de lo contrario sería contribuir, consciente o inconscientemente, con la esclavitud que sufre hoy día el Pueblo-Nación de Nabarra.

Ciertamente fueron, son, actuaciones imperiales comunes en la impronta del colonialismo Europeo, que en el caso esplícito de nuestra amada Baskonia, fueron y son a día de hoy devastadoras; adquierendo especial virulencia en cada instante, causando mayores estragos al intentar conseguir exterminar cualquier referente político e histórico de nuestro Estado, Nabarra. El primer epígrafe de ese compendio colonial, que tanto España como Francia aplican en nuestras tierras, pretende únicamente finalizar la conquista militar de origen ilegal, impidiendo a toda costa el desarrollo y el necesario despegue económico de la colonia de Nabarra para que dependa únicamente de las metrópolis imperialistas y colonialistas de Madrid y Paris. Ellos nunca han dudado, ni dudan, ni dudarán, en legislar Leyes ajenas a nuestro Derecho Pirenaico, ciertamente restrictivas y que finalmente les proporcionan un insalvable entramado político-jurídico con el único objetivo de nuestro sojuzgamiento. El segundo postulado es la aculturación y la transculturación, con políticas tendentes a mantener en la ignorancia al Pueblo-Nación colonizado y que por consiguiente perdamos así nuestras señas de identidad y autoestima, con todo lo que ello envuelve. La tercera disposición de ese "reglamento de régimen interno" para las colonias, es la explotación sistemática de nuestros recursos naturales y el continuado drenaje de nuestros activos monetarios (¿tendentes a su descapitalización?), y así sucesivamente hasta llegar al total desmantelamiento del sistema productivo, la destrucción masiva del tejido empresarial, la ruina económica y la descomposición social, con la consiguiente marginalidad, paro, hambre, delincuencia, drogas, etcétera.

Para acabar con dicha manifiestación colonial franco-española, el primer paso obligado es no legitimar esta actual situción colonial que padecemos. Por ello, los nabarros y nabarras no debemos-y ciertamente podemos si queremos-dar publicidad a los diferentes partidos españoles y/o franceses; incluso de aquellos que se engañan a sí mismos y nos intentan engañan con supuestos aspectos independantistas y/o soberanistas, falsos o quizásmejor dicho erroneos, ya que la independencia y la soberanía se ejerce, no se pide legitimando a los imperios colonialistas mediante sus antidemocráticas elecciones.

Además debemos alejarnos de algunas empresas dadas de alta en España y/o Francia, que esclusivamente juegan por su beneficio económico con nuestros intereses libertarios, llegando a manipular si les es menester y de forma (mal)intencionada nuestra historia política con la acepación de paradigmas esclusivamente étnico-culturales o quizás populares, que no reales en materia geopolítica e histórico-política, censurando sin remordidiento y sin pudor alguno a auténticos y verdaderos soberanistas, estatalistas, independentistas y legitimistas nabarros y nabarras, cuya esencia política es palpablemente Patriótica, pues a ellos y a ellas, benficiarios sin ninguna duda del colonialismo al igual que los partidos políticos dados de alta en los imperios de España y Francia, les es más fácil y rentable colaborar de forma consciente con la actual situación de esclavitud y colonización que tristemente soportamos el Pueblo-Nación de Nabarra.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011