SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2009/07/24

Hendaia, julio de 2009

Iñigo Saldise Alda

Ingerencias, invasión, ocupación, bulas y falsedades
Soberanía de Navarra

El pasado día 20 de julio del año 2009, aparecía un escrito del señor don Víctor Manuel Arbeloa, en el periódico sito en Cordobilla, que llevaba por título, 1512 (-1530), donde tras leerlo y ver su argumentación, junto a las preguntas finales, he creído la necesidad de contestarle, intentando fomentar con ello, el debate en la sociedad navarra, ante la proximidad de una de las efemérides que mayor repercusión ha tenido sobre los navarros, los 500 años de la invasión y ocupación del Reino de Navarra, realizada por tropas españolas.

Para empezar, me gustaría matizar que el Reino de Navarra no fue incorporado a la nación española, ya que este sobrevivió soberano, al norte de los Pirineos, hasta el año 1620. De facto, usted ya nos informa de ello, al menos de la existencia de dicho Estado soberano de Navarra, en su trabajo titulado, La Corte protestante de Navarra (1527-1563) de la revista Panorama, nº 20, editada por el Departamento de Educación y Cultura del Gobierno de Navarra, en el año 1992.

Es cierto, que un 7 de julio del año 1515, en la corte de Burgos, el monarca español Fernando II de Aragón, el cual también era regente de Castilla y León, sin contar con la presencia, ni la aprobación de navarro alguno, ni siquiera de aquellos que le había apoyado durante la invasión del año 1512 y que incluso habían realizado un juramento de adhesión al rey español, en las ilegítimas cortes realizadas en Iruñea el 23 de marzo del año 1513, se selló con timbre español, no lo olvidemos, la incorporación del Reino de Navarra a la corona de Castilla, lo que significó la perdida de la soberanía y de la libertad para los navarros, algo que en muy poco tiempo comprobaron aquellos que le apoyaron esos años, los beaumonteses, que ante la posibilidad de un contrato matrimonial en el año 1540, entre la princesa de Biana, Juana de Albret y el príncipe de Asturias, Felipe de Habsburgo, enviaron un memorandum, al rey de los navarros, Enrique II el Sangüesino, como usted creo que bien sabe y donde aparece el siguiente párrafo:

<<Quanto a lo que pertenesce a V. Alteza, según lo que solía extender este Reyno antiguamente como es pública voz y fama que era señor de Guipúzcoa, Vizcaya y Alaba y mucha parte de Rioja, hasta el holmo de Burgos; como por la sepultura que antiguamente los reyes de Navarra tenían en Nájera y otras ciudades y villas que hoy en día parescen las armas de Navarra; anssí como en Logroño y en otros lugares y de poco acá se han borrado.(…)>>

El Reino de Navarra, cuando aún se le conocía como Reino de Pamplona, ya sufrió innumerables invasiones y ocupaciones, que fueron amputando su territorio y sometiendo al pueblo vascón, creador de dicho Estado en el año 824, realizadas por parte del reino de Castilla ( y León), principalmente, pero sin olvidarnos de la ingerencia barcelonesa que germinó en la corona de Aragón, más las pretensiones del reino de Inglaterra, del reino de Francia y también del mismísimo estado pontificio, como bien aparece en innumerables obras de historiadores navarros, como por ejemplo la obra de Pierre Narbaitz que lleva por título, Navarra o cuando los vascos tenían reyes.

Por otro lado, me gustaría matizar que el Reino de Navarra no tenía unos reyes franceses en los tiempos de la invasión y ocupación del año 1512; y para ello me voy a remitir en primer lugar, de nuevo a su trabajo anteriormente mencionado, concretamente en la página nº 7 del mismo, donde podemos leer lo siguiente:

“El matrimonio de Catalina de Foix, reina de Navarra, señora del Bearne y condesa de Foix, con Juan II de Albret, III de Navarra, celebrado en 1484, puso en sus manos los dominios de las Casas de Foix y Bearne añadidos al Viejo Reino”.


Esto que usted nos indicaba en el año 1992, puede ser concretado y matizado al realizar la lectura de otras obras, todas ellas realizadas por historiadores de nuestro país, el navarro se sobre entiende, pero quizás, podíamos destacar la llevada a cabo por Álvaro Adot Lerga y cuyo título es Juan de Albret y Catalina de Foix o la defensa del Estado navarro, en cuya lectura podemos comprobar, que el Reino de Navarra era neutral y que solo quería la paz con los estados vecinos e incluso la interna del Reino Pirenaico, lograda en el año 1507 con la expulsión, tras retirarle todos sus bienes y títulos navarros, del traidor Luís III de Beaumont, mientras que españoles y franceses, solo querían apropiarse del territorio navarro.

Las continuas ingerencias, llevadas a cabo por Fernando II de Aragón, consorte de Castilla y León por su matrimonio con Isabel I, apoyando e incentivando las impertinencias y ambiciones de su cuñado Luís III de Beaumont, buscando debilitar a los reyes navarros, le valió posteriormente el apoyo del hijo de éste, Luís IV de Beaumont, el cual incluso encabezó uno de los tercios del ejercito invasor español.

Antes de la invasión española de nuestro Estado, concretamente en mayo del año 1512, y ante la amenaza militar proveniente del autotitulado rey de España, Fernando II de Aragón, el Reino neutral de Navarra, mediante su Consejo Real, requiere el Pase o exequáter, de las Bulas Pontificias por el Consejo, al estar el Estado Pirenaico totalmente asentado en el espacio de las naciones europeas, pero esta petición nunca fue atendida por el emperador de Roma, Julio II, aliado acérrimo del maquiavélico Fernando de España.

Para facilitar las ansias invasoras de Fernando de España, el 21 de julio de 1521, aparece la Bula Pastor ille celestis, donde el emperador de Roma no nombra a los monarcas navarros, Catalina I de Foix y Juan III de Albret, en cambio, se refiere a cierta veneno de herejía que afectaba a los cántabros y navarros, lo que no justificaba ni de lejos, la invasión y ocupación del Estado de Navarra por parte española.

La presión y manipulación por parte del rey de España, Fernando el Falsario, bien en la Curia romana o más probablemente en la cancillería de Aragón, consiguió una segunda Bula una vez ocupado el Reino vascón, Exigit contumatiam, ese mismo año, la cual vinculaba al Estado de Navarra a la condición de colonia española y ha servido hasta la actualidad al estado español, para justificar toda suerte de atropellos y crímenes realizados por su inquisición, la destrucción de los castillos navarros y la expulsión de la nobleza e intelectualidad humanista del territorio ocupado por soldados españoles, extranjeros en esta tierra.

La tercer Bula, etsi obstinati es ya una clara condenación de los reyes navarros, Catalina I de Foix y Juan III de Albret. Es muy probable que el emperador de Roma, Julio II sólo proclamó la bula contra Luís XII de Francia, Universis Santae Matris Ecclesiae y las otras tres serían prefabricadas o incluso falsificadas por el rey de España, Fernando, ante la pasividad del emperador cristiano.

Pero fue la Bula Exigit contumatiam, no anulada aún día por el estado católico del Vaticano, la que asentó realmente la ocupación militar española en el Estado de Navarra. En ella se dispensaba a los navarros bajo pena de excomunión, de continuar obedeciendo a sus legítimos monarcas, Catalina I y Juan III, a quienes habían jurado "por fuero sacrosanto ancestral" lealtad, nunca jamás hasta entonces violado de manera unilateralmente. Con ella, el rey de España condenaba personalmente Catalina y Juan, más a todos los navarros que masivamente les defendían, por lo que España no dudó en imponer en esta tierra, su horrenda ley de excepción, la cual arruinó la libertad que teníamos los navarros y devastó nuestro territorio, al menos los situados al sur del Pirineo, en ese año.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011