SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2011/06/08

MUERTE EN DOS ACTOS (PARTE 1) EN LOS CAMPOS DE NOAIN.

MUERTE EN DOS ACTOS (PARTE 1) EN LOS CAMPOS DE NOAIN.
Pedro del Guayo*; 1512-2012 Nafarroa Bizirik

Hace casi dos meses que volví a ver mi hogar. Pero aún no somos libres. Sentado, miro con nostalgia la ciudad que me vio crecer. Allá a lo lejos se alzan los muros de Pamplona, recordándonos por qué luchamos; recordándonos por qué estamos aquí. Hoy es 30 de Junio y voy a morir por mi Reino.

Esta es la triste historia de una injusticia. De unos hechos de armas y políticos que mutilaron la independencia del viejo Reino de Navarra. En los años que duró la conquista se dieron numerosas historias dignas de contar, pero solo deseo cantarles dos. Dos momentos que supusieron mucho para todo un pueblo. Uno colmado de sangre y otro rebosante de valor. Pero como toda buena historia debo ponerles en antecedentes.

Corría el año 1512 cuando el rey Fernando, llamado “el Católico” decidió incorporar a sus posesiones el reino de Navarra. Un poderoso ejército al mando del Duque de Alba consiguió tomar la ciudad de Pamplona el 25 de julio de ese año. Nuestros monarcas debieron retirarse a sus posesiones en la Baja Navarra al no poder hacer frente a la poderosa invasión. Todo el reino tembló. Dividido como estaba desde hace años en dos grandes facciones, unos apoyaron la conquista y otros se mantuvieron fieles a sus verdaderos monarcas. Fueron muchos años de negociaciones y hechos de armas. Varios intentos de reconquista fueron frustrados y así, sin detenernos en detalles, llegamos al año de 1521.

Hace calor. Estamos todos bastante preocupados ya que el enemigo nos ha cortado el paso hacia Pamplona. Detrás de nosotros se alza la sierra de Erreniega y delante los pabellones de Castilla. Claramente nos superan en número. Muchos se preguntan por qué nuestro comandante no espera a que vengan en nuestra ayuda las tropas que tenemos en Pamplona y en Tafalla; yo no lo se y si soy sincero ni me interesa. Somos menos, eso sí, pero este es nuestro hogar y con eso basta. Hace poco que nos han dado la orden de prepararnos. En unas pocas horas oscurecerá, pero es mejor no esperar más. Quizás la sorpresa desconcierte al enemigo y nos ayude en la batalla.

Reinando en España Carlos I las Comunidades de Castilla se alzaron contra el emperador. Esas luchas intestinas fueron aprovechadas por el monarca francés Luís XII y por el navarro Enrique II para lanzar otro intento de reconquista. Cuando las tropas franco-navarras al mando del general francés Andrés de Foix, señor de Asparrots, cruzaron los Pirineos los dioses estaban con ellas. Las principales poblaciones del Reino se alzaron expulsando al invasor. Pamplona, Estella, Tafalla y Tudela volvieron a enarbolar el estandarte de Navarra en sus torres. Poco a poco una columna de unas 12.000 almas se dirigió a la capital para acabar con la resistencia de un grupo de castellanos que permanecían en el fuerte de Fernando el Católico (situado más o menos bajo donde hoy está la Diputación de Navarra). Una dura lucha se desarrolló a la sombra de esos muros. Pero al final la ciudad volvió a sus legítimos dueños.

Nuestra artillería ha comenzado a vomitar fuego sobre el campamento enemigo. Parece que les ha cogido desprevenidos. Aún con el ruido de nuestros cañones se pueden oír los sonidos de la muerte y el terror en sus filas. Gritamos jubilosos y nos lanzamos al ataque. Ellos están aquí cumpliendo órdenes, nosotros buscamos recuperar lo que esos bastardos nos arrebataron.

Una vez recuperada la capital, los mandos decidieron avanzar hacia el sur. Recorrieron toda Navarra hasta llegar a los Arcos a la que debieron someter por las armas, ya que se mantenía fiel al emperador. Andrés de Foix decidió avanzar hacia Logroño para atacar a los españoles en su propio territorio. Pero la guerra civil en Castilla terminó antes de lo esperado y cogió por sorpresa al francés. La jugada le salió mal, ya que su majestad hispana levantó un poderoso ejército de unos 30.000 soldados que avanzaron hacia las tropas franco-navarras. Éstas rápidamente se retiraron hacia Pamplona, debido a que sus fuerzas eran mucho menores que las del emperador.

Los prados están llenos de cadáveres y cuerpos mutilados. Nuestro ataque ha surtido el efecto deseado y les hemos infringido un duro castigo. Pero por muy bien que luchamos ellos son muchos más. La situación es desesperada, pero pelearemos hasta la muerte si es necesario. Tal vez desde Pamplona se escuche la batalla. Tal vez salgan en nuestra ayuda.

Durante el avance hacia la capital los castellanos no buscaron enfrentarse al ejército de reconquista. Únicamente hostigó su retirada en la retaguardia. El destino y quizás el mal hacer del Señor de Asparrots fueron los causantes de lo que iba a ocurrir. Las tropas franco-navarras acamparon en las faldas de la actual sierra del Perdón. Los castellanos supieron actuar con astucia y cortaron el paso a éstas colocándose entre ellas y la capital. El mando francés no supo esperar los refuerzos que podían llegar de Pamplona y Tafalla y decidió plantar batalla en los campos que se extienden cerca de Noain y Salinas de Pamplona. Un error que lo pagó muy caro.

En el fragor de la batalla nuestros cañones enmudecen. Con horror vemos cómo la caballería castellana ha logrado rodear nuestra posición y atacar nuestra artillería. Al igual que nosotros también el enemigo se percata de lo ocurrido y con un grito desgarrador toda su infantería nos ataca. La situación es desesperada, ya no es una batalla, ahora es un suicidio. Aunque quizás siempre lo había sido, pero eso ya no importa ahora. Sigo dando espadazos a diestro y siniestro hasta que algo me golpea en la cabeza y todo se oscurece.

La batalla fue totalmente desigual. Los castellanos triplicaban en número a los franco-navarros. Según las crónicas ésta comenzó dos horas antes de atardecer, simplemente fue una acción desesperada. Cuando los últimos rayos de sol iluminaban las cimas de los montes más altos, la oscuridad se extendía por los prados de Noain. 5.000 valientes habían entregado su vida por su hogar, por su patria. Y ahora su sangre regaba la tierra que a muchos de ellos vio nacer. Junto a éstos únicamente 300 castellanos compartieron su destino. Esta batalla supuso un antes y un después en la reconquista del Reino de Navarra. Aunque no todo termino aquí. Hubo otros hechos heroicos que aún resuenan en nuestros oídos; como los ocurridos en el castillo de Amaiur, pero esa es otra historia.

Hoy los campos que vieron morir a tanta gente siguen ahí. Podéis acercaros y caminar sobre la tierra que recibió con tristeza los cuerpos de tantos paisanos. Aún hoy se pueden escuchar en las tardes de los 30 de junio los gritos de libertad de un pueblo.

*Profesor de Historia.
http://www.1512-2012.com/?p=1808

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011