SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2012/11/11

El Renacimiento nabarro


El Renacimiento nabarro
Nabartzale bilduma

El periodo de la humanidad conocido como Renacimiento, que los historiadores sitúan entre el siglo XV y XVI, no solo fue un movimiento artístico y cultural. Durante ese periodo histórico, la difusión de las ideas humanistas sirvió para dar por finalizada la Edad Media, incentivando el resurgimiento de las Artes y de las Ciencias, donde por supuesto debemos incluir a la Política, la cual estuvo basada en una marcada conciencia de la memoria histórica, que dio paso a nueva conciencia Nacional.

Como no podía ser menos, en el Estado de Nabarra se abrieron nuevas perspectivas humanas, tanto en lo social como en lo político, además de favorecer a las Ciencias, la Filosofía y al Arte.
 
Así pues, el concepto humanista del Renacimiento era muy adecuado a los intereses políticos del Reino de Nabarra, que comenzaba a proyectar la creación o mejor dicho restauración, de un Reino Pirenaico bajo las ideas humanistas, que abarcaría a toda la territorialidad plena, sin fronteras impuestas, alcanzando de nuevo la territorialidad primitiva y propia, que se puede demostrar mediante el reinado de Alfonso I el Batallador o incluso con anterioridad con el príncipe de Vasconia, Eudon el Grande.

Analizando nuestra memoria histórica, el Humanismo podríamos afirmar sin tapujos, que entra en el Estado de Nabarra durante el reinado de Carlos III el Noble. Esto fue debido principalmente, a los vínculos italianos que tuvo su hija Blanca, disfrutando su debida continuidad con el hijo de ésta, Carlos, primer príncipe de Biana. A este movimiento que podríamos considerar como prerrenacimiento, facilitó que el Reino de Nabarra fuese el centro de una nueva Nacionalidad para las gentes Pirenaicas, ante las amenazas militares provenientes de los génesis de los imperios español y francés.

Para más inri, nuestro Estado contó con Cesar Borgia, condestable o generalísimo de los ejércitos de Nabarra, que fue el máximo representante del ideal de príncipe renacentista, el cual fue incluso capaz de expulsar a los bárbaros o extranjeros de Italia según Maquiavelo. Cesar Borgia encontró la muerte a manos de vasallos del todavía conde de Lerin, Luis III de Beaumont, en el año 1507 en “La Barranca Salada” situada cerca de Biana, defendiendo eso sí, los legítimos derechos de los soberanos de nabarros, Catalina de Foix y Juan de Albret.

Tras la total invasión y ocupación por parte española de la tierras pertenecientes al Reino de Nabarra situadas al sur del Pirineo, la Corte legítima y con ello la capital del Reino, se situó definitivamente en Pau, donde como en la capital mundial del Renacimiento Florencia, se organizaron numerosos cenáculos y academias de simbología cabalística y de hermenéutica, donde se enseñaron las Artes y la Filosofía conocida como neoplatónica, gracias principalmente a la labor de Margarita de Nabarra, esposa del rey nabarro Enrique II el Sangüesino.

En esos años de luz en la Nabarra soberana, la Nabarra ocupada por los españoles había sufrido la destrucción de todos sus formidables castillos por orden del cardenal Cisneros. Además la terrorífica represión de la impuesta inquisición española, que contaba con el beneplácito del capo de Roma fue brutal.
 
Volviendo a la Nabarra soberana en esos años de oscuridad al sur del Pirineo, al norte se veía como sus magníficas fortalezas se transformaban en auténticos y hermosos palacios renacentistas, además de ser un Estado donde se acogía a todos los refugiados humanistas y reformistas que eran perseguidos en el resto de Europa.

La Corte nabarra y humanista de Pau se llenó de escritores, filósofos, pensadores, artistas y arquitectos, siendo Margarita de Nabarra la mayor musa posible del movimiento evangelista que se había asentado firmemente en el Reino de Nabarra. Incluso la propia reina de Nabarra, considerada por muchos la primera mujer moderna, escribió numerosas obras literarias, entre las que se destaca una obra erótica escrita desde el prisma femenino, donde incluso llega a mofarse de los defectos del macho.
 
Es precisamente durante el reinado de Enrique II de Albret y Margarita de Nabarra, cuando se escribe el primer libro en euskara, concretamente en el año 1545, y que lleva por título Linguae Vasconum Primitiae, siendo su autor el nabarro Bernart Etxepare, elevándose así el idioma propio de Nabarra al rango de lengua literaria.

La entrada de la Reforma en el Reino Pirenaico de Nabarra, donde ya se había formulado un tipo de Estado moderno con su lengua propia,  basadas sus instituciones políticas y jurídicas, en el Derecho Pirenaico, todo ello llevado a cabo de una manera muy equilibrada, buscaba con ello principalmente acabar con el despotismos eclesiástico, que tenía de máximo exponente al emperador, jefe o capo del Estado Pontificio del Vaticano en Roma.
 
Esto ocurre durante el reinado de la gran Juana de Albret, III de Nabarra, que a pesar de ser educada a la francesa tras el secuestro llevado a cabo por su tío Francisco I de Francia, continuo y acentuó aún más si cabe, la brillante labor Nabarrista de su madre.

Durante el reinado Juana III, el Estado de Nabarra continuó con la obra de modernización de las fortalezas, introduciéndose definitivamente la Reforma en el Estado Pirenaico tras fracasar unas negociaciones con el estado Vaticano, donde desde la soberana nabarra se buscaba la total restitución al Reino de Nabarra, de las tierras del sur del Pirineo ocupadas y sojuzgadas por los españoles.
 
Así Pau, capital del Estado Pirenaico, se convertiría en uno de los principales centros de reformistas exiliados que se sumaban a humanistas y a renacentistas, mientras que inquisidores y jesuitas tenían prohibida la entrada al Reino de Nabarra. Incluso se realiza la traducción de la Biblia al euskara. Esta fue llevada a cabo por el nabarro Joannes de Lizarraga, tras mandato de la mismísima Juana III de Nabarra, siendo editado en el año 1571.

Este periodo de Renacimiento en el Estado Pirenaico, donde los nabarros libres cultivaron con optimismo el Humanismo, la igualdad y el amor por la libertad, se podría definir con la frase de un famoso autor inglés, cuyo nombre fue William Shakespeare. Dicho escritor, en una de sus magistrales obras nos dejó la siguiente frase para la posteridad:
 
"Nabarra será la admiración del Mundo"



Basado en un escrito anterior de nuestro compañero nabartzale, Iñigo Saldise.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011