SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2015/03/15

Pées de Laxague

Pées de Laxague
Iñigo Saldise Alda

Heráldica: de plata un león de gules.

Pées, Pes o Pierres, nació en el castillo de Altzümarta-Sumberaute en el año 1320. Fue hijo del infanzón y gentilhombre de Nabarra, señor de Latsaga-Laxague, Labets-Bizkai, Altzümarta, Gentein e Irrisarry Nicoláu de Laxague y de la noble dama gascona Aude de Viellote.

Fue educado por sus progenitores como heredero, ostentando el título de señor de Altzümarta desde la infancia, poseyendo el resto de títulos y posesiones a la muerte de su padre. Además de instruirse en las obligaciones y deberes de un noble de nabarra, junto a su acaudalado padre aprendió la tarea de mercader, acompañándole a éste desde Baiona y por mar, en varias expediciones comerciales al ducado de Béziers, además de a los puertos y a las tierras de la Normaundie.

También fueron movidos por los mismos intereses comerciales hasta la capital del ducado de Tolosa-Toulouse, junto a numerosas incursiones en las tierras surpirenaicas del Reino de Nabarra, destacando las llevadas a cabo al burgo de San Çernin de Iruinea-Pamplona y a la villa de Falces.

Alrededor de año 1350, Pées de Laxague se casó por primera vez con una dama bretona. Con ella tuvo una hija que casó con el primer caballero del rey Carlos II de Nabarra, capitán del castillo de Donibane Garazi y señor de Eliceiry Guillaume-Arnaud de Sainte-Engrâce. Su otro hijo fue Beltrand de Laxague.

En el año 1355 Pées de Laxague facilitó el transporte hasta el puerto de Cherburg, de un importante contingente militar nabarro compuesto por 53 capitanes, 166 hombres de armas y más de 1.500 de a pie, los cuales eran procedentes de toda la geografía del Reino vascón bajo las órdenes del rey Carlos II de Nabarra y del alférez del Estandarte Real de Nabarra Martin Henriquez de Lacarra.

El rey Carlos II de Nabarra fue apresado por los franceses en el año 1356. Así pues, fueron los hermanos del monarca nabarro quienes se hicieron cargo de la gestión de sus dominios y del Reino de Nabarra. Ese mismo año se fletaron naves para conducir nuevos contingentes a la Normaundie. El gobernador del Reino, infante de Nabarra y conde de Beaumont-le-Roger Luis de Évreux-Nabarra, hizo diversos llamamientos para procurar formar un ejército para la liberación de su hermano el rey Carlos II de Nabarra. Éste consiguió movilizar a 234 hombres de armas y 1.120 de a pie, poniéndose al llegar a la Normaundie bajo las órdenes del alférez del estandarte Real de Nabarra, de los cuales casi la mitad procedía de la Tierra de Vascos o Tierra de Ultrapuertos, estando entre ellos Pées de Laxague aunque también destacaron, por el número, los que se unieron desde Lizarraldea  y desde la también comarca vascona de Gipuzkoa, pese a estar esta última tierra vascona bajo la forzosa e ilegal imposición castellanoleonesa.

En el año 1364 llegó a la Normaundie el lugarteniente del rey Carlos II de Nabarra, el infante de Nabarra y conde de Beaumont-le-Roger Luis de Évreux-Nabarra, acompañado por los nobles nabarros Juan Ramírez de Asiain, Ramiro de Arellano y Miguel de Echauz, además de 214 hombres de armas y de las compañías de Foix. Bajo su mando de puso Pées de Laxague, el cual, rápidamente entabló amistad con el hermano del rey Carlos II de Nabarra.

En virtud del tratado de Avignon del año 1366, el infante de Nabarra y conde de Beaumont-le-Roger Luis de Évreux-Nabarra, contrajo matrimonio con la duquesa de Durazzo Juana de Anjou-Tarento, estando como testigo, entre otros, Pées de Laxague.

Ya de regreso a la Tierra de Vascos, Pées de Laxague conoció la noticia de muerte de su esposa, volviendo a casarse en el año 1372  con la hija natural del infante de Nabarra, duque de Durazzo y conde de Beaumont-le-Roger Luis de Évreux-Nabarra, llamada Juana o Johana de Beaumont-Nabarra, con quien tuvo una hija llamada Maria de Laxague y Beaumont-Nabarra.

El matrimonio en el que estuvo como testigo Pées de Laxague, comprometía al infante de Nabarra a la recuperación del territorio perteneciente al ducado de su esposa, el cual estaba ocupado desde el año 1368 por los albaneses en ausencia de la duquesa que residía en Nápoles.

El infante de Nabarra, duque de Durazzo y conde de Beaumont-le-Roger preparó una expedición. Por ello solicitó desde Napoli ayuda a su hermano el rey Carlos II de Nabarra en el año 1372. El rey de Nabarra inició pronto los preparativos, procediendo a las mayores levas en los años 1375 y 1376, financiando personalmente la movilización de un centenar de hombres de armas.

También Luis de Évreux-Nabarra envió una carta a su yerno y amigo Pées de Laxague, pidiéndole que  se le uniera a él, con toda la gente que pudiera reunir en esta nueva aventura militar escudada en sus derechos como duque de Durazzo.

Finalmente el grupo estuvo compuesto sobre todo por nabarros de la Tierra de Ultrapuertos y se organizó en cuatro compañías con sus respectivos jefes: Juan de Urtubia, Mahiot de Cocquerel, Juan de Garro y Pées de Laxague.

A Pées de Laxague le acompañó su hijo Beltrand, al cual había nombrado caballero antes de la partida del Estado de Nabarra. Tras embarcar en la ciudad condal de Barcelona y parar en la península itálica para unirse al infante de Nabarra, duque de Durazzo y conde de Beaumont-le-Roger, marcharon hacia el ducado de Durazzo en la denominada campaña de Albania. Eso sí, tras invertir para dicha expedición los 1.900 ducados de la dote de su esposa Juana de Beaumont-Nabarra.

Pero una vez recuperado militarmente el ducado de Durazzo, Pées de Laxague y los demás miembros de las cuatro compañías nabarras, se vieron sorprendidos por la repentina muerte del infante Luis de Évreux-Nabarra. Esta fatalidad desligó a las compañías nabarras del servicio a su viuda, la cual casó en nuevas nupcias con Roberto de Artois. Pées de Laxague, junto a su hijo y los hombres de armas que tenía a su mando, regresaron al Estado de Nabarra tras negociar con el rey Pedro IV de Aragón.

Pées de Laxague recibió por parte del rey Carlos II de Nabarra, en el año 1378, por los servicios prestados al infante de Nabarra, duque de Durazzo y conde de Beaumont-le-Roger Luis de Évreux-Nabarra, los derechos de las rentas provenientes del territorio de Ostabaret con el bailío de esa región y los de las tierras de Xiberoa, con diez vacas y cuatro salmones que los suletinos debían pagarle cada dos años.

Ante el gran cisma de occidente, Pées de Laxague fue enviado en el año 1379 a la corte del papa Clemente VII de Avignon por el rey Carlos II de Nabarra. Le acompañó su hijo hasta Napoli, donde se pusieron al servicio del carnicero de Cesena. Junto al denominado antipapa partieron hasta la ciudad de Avignon, quedándose Beltrand de Laxague al servicio del Estado Pontificio de Avignon, encontrando finalmente la muerte en la defensa de su legitimidad ante la cristiandad frente al Estado Pontifico de Roma.

Finalizando ese mismo año, Pées de Laxague fue bien recibido en la Corte del rey Carlos II de Nabarra. Incluso, debido a su gran patrimonio heredado y su indiscutible éxito como mercader, lo que le hizo un hombre realmente acaudalado, se convirtió en uno de los principales prestamistas de de la Corte nabarra, de los burgueses nabarros y de la baja nobleza del Reino. Todo esto le valió para acrecentar, más si cabe, su fortuna.

Mediante una carta fechada el 16 de diciembre del año 1382, el rey Richard II de England, permitió a Pées de Laxague 20 codos para elevar una casa construida en piedra y hacer cal en Gentein, lugar del vizcondado de Xiberoa. Todo ello fue gracias a la labor mediadora del alférez del Estandarte Real de Nabarra Charlot de Beaumont-Nabarra.

En el año 1384, Pées de Laxague acompañó como caballero y noble infanzón del Reino vascón, al infante heredero de Nabarra Carlos de Nabarra-Évreux y Valois al Reino de Castilla y León primero, y después al Reino de Portugal. Su comitiva personal quedó formada por dos hombres de armas, tres escuderos, ocho sirvientes o varles, junto a doce caballos. Por ello y para la manutención de su séquito, Pées de Laxague recibió como pensión de la Tesorería del Reino de Nabarra 1.200 florines anuales, sumados a los 10 maravedíes diarios durante las dos campañas militares en tierras portuguesas de los años 1384 y 1385.

El ya rey Carlos III de Nabarra en el año 1387, envió una embajada al rey de Aragón Juan de Aragón-Barcelona. Dicha comitiva nabarra estuvo encabezada por Francés de Villaespesa junto al gentilhombre de Nabarra Pées de Laxague. Ambos fueron partidarios de la Sede Pontificia de Avignon. La elección del rey de Nabarra no la tomó a la ligera y fue debida a que su homónimo el rey de Aragón había mostrado abiertamente su obediencia al papa Clemente VII de Avignon, durante un acto en el cual estuvo presente su legado y cardenal Pedro Martínez de Luna.

En junio del año 1388, Pées de Laxague recientemente nombrado chambelán del rey de Nabarra, consiguió una pensión de 200 carlines, hasta que de ese modo fueran pagados los 1.500 florines que se le debían por el difunto rey Carlos II de Nabarra. Dicha suma de dinero tuvo relación con la aventura albanesa y con la dote de su esposa Juana de Beaumont-Nabarra. También fue nombrado chambelán de la Corte por el rey Carlos III de Nabarra. Antes había formalizado el contrato matrimonial de su hija Maria con el señor de Huarte y barón de Sorhapürü Oger de Huarte.

Gracias al título de chambelán del rey de Nabarra, Pées de Laxague disfrutó de las rentas del almiradío de Monreal y además, el rey Carlos III de Nabarra le encomendó las labores de alcaide el castillo de Miranda de Arga.

El rey Carlos III de Nabarra, antes de celebrar el solemne y formal acto de su coronación, envió una embajada al Reino de France para buscar arreglar el problema de las posesiones nabarras en la Normaundie. La embajada estuvo compuesta por el obispo de Iruinea-Pamplona Martín de Zalba, por el consejero del rey Francés de Villaespesa y el chambelán del rey de Nabarra Pées de Laxague.

Tras 18 meses de embajada, el obispo de Iruinea-Pamplona Juan de Zalba, y el consejero del rey Francés de Villaespesa y el chambelán del rey de Nabarra Pées de Laxague, fueron expulsados de la Corte de Paris por Charles VI de France, sin lograr los objetivos marcados.

Cuando regresó al Estado de Nabarra Pées de Laxague junto a los otros embajadores desplazados al Reino de France, se forjaban de forma apresurada los últimos preparativos para la coronación formal del rey Carlos III de Nabarra. Al poco tiempo, llegaba al Reino de Nabarra el cardenal de Aragón Pedro Martínez de Luna, que debía estar presente en el acto de la coronación en la catedral de Iruinea-Pamplona, para hacer pública la declaración de obediencia del Reino de Nabarra al papa de Avignon Clemente VII. También asistió a la misma el chambelán del rey de Nabarra, señor de Latsaga-Laxague, Labets-Bizkai, Altzümarta, Gentein e Irrisarry Pées de Laxague, que fue titulado ricohombre de Nabarra.

En el año 1392 realizó funciones de mediador entre el vizconde de Bearno y el rey de Nabarra, antes de caer enfermo y retirarse al castillo de Latsaga. Otorgó su testamento cerrado el 12 de febrero del año 1392 mientras fue atendido por el médico y físico aragonés Pedro Torrellas.

Murió en Latsaga el 29 de mayo del año 1393, siendo enterrado en la iglesia de San Juan de Latsaga. Al no tener descendencia alguna su hija Maria de Laxague, fue elegido como heredero universal su nieto Bertrán de Santa Gracia de Juxue y Laxague, con el apéndice que su esposa Juana de Beaumont-Nabarra podía disfrutar del castillo de Latsaga hasta su muerte, además de la entrega de ganado menudo a Maria de Laxague.

El propio rey Carlos III de Nabarra presidió sus honras fúnebres en la capilla de Santa Catalina de San Çernin de Iruinea-Pamplona, de la cual el ricohombre de Nabarra Pées de Laxague había sido cofrade. 

BIBLIOGRAFÍA

ASCARAT, G. Armorial des Communes du Pays Basque.
AUÑAMENDI EUSKO ENZIKLOPEDIA. Pedro Lasaga.
AUÑAMENDI EUSKO ENZIKLOPEDIA. Señores de Laxague.
CASTRO ÁLAVA, J. R. El Canciller Villaespesa.
CIGANDA ELIZONDO, R. Tropas navarras en las contiendas europeas bajo los primeros Évreux (siglo XIV).
CIERBIDE MARTINENA, R. Aportaciones a la Onomástica medieval de la Alta y Baja Navarra (s. XIV).
DE JAURGAIN, J. Les Beaumont-Navarre.
FERNÁNDEZ DE LARREA Y ROJAS, J. A. Las estructuras de la guerra en la Navarra del s. XIV. Las campañas portuguesas de 1384-1385.
FERRER NAVARRO, R. Algunos aspectos de los mercaderes en la Navarra del siglo XIV.
GARCÍA ALARCÓN, M. R. La historia medieval de Navarra.
GRAN ENCICLOPEDIA NAVARRA. Varias páginas en su formato digital.
NARBAITZ, P. Navarra o cuando los vascos tenían reyes.
ORPUSTAN, J-B. Histoire et onomastique médiévales.
LEROY, B. La mort et la vie chretienne en Navarre au XIVe siècle.
LEROY, B. Les hommes du gouvernement de Charles II.
LEROY, B. Un seigneur de Navarre à la fin du XIVe siècle. Pes de Laxague.
RÉGION AQUITANIE. Château de Sumberraute.
SALDISE ALDA, I. Diversos artículos digitales sobre personajes nabarros.
SALDISE ALDA, I. Heráldica de Nabarra (sin publicar).
SÁNCHEZ-MARCO, C. Historia Medieval del Reyno de Navarra, fundación lebrel blanco.
SERRANO LARRÁYOZ, F. Los profesionales de la medicina cortesana.
YANGUAS Y MIRANDA, J. Diccionario de Antigüedades del Reino de Navarra.
ZUZA VINIEGRA, M. Apo makria kai agapimenoi.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011