SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2012/04/15

Nuestro dibujo colonial

Nuestro dibujo colonial
J.J. Labiano, Arazuri-Nabarra


En 1957, Albert Memmi escribió un libro que llevaba por título El Retrato del Colonizado. Esto paso mientras ocurría el proceso de descolonización en África del Norte. Túnez, su país de origen, y Argelia se independizaron de la República de Francia.

Albert Memmi tenía un conflicto de identidad terrible: era judío, tunecino y francés. Su libro ha resultado ser un clásico, gracias a describir muy acertadamente la relación entre el País colonizador y el País colonizado. Sus observaciones se aplican a toda relación colonial, no importa cuál sea el colonizador o el colonizado. Da lo mismo que el colonizador sea Inglaterra, Francia, España, Holanda o Estados Unidos. La actitud del colonizador con respecto al colonizado, tiene siempre unas características que se reproducen en cualquier lugar del mundo donde ocurra el colonialismo.

La cultura del colonizador se incrusta en toda la colonia: al igual que los días festivos, las comunicaciones y la bandera ondeando en los monumentos públicos. Hay tres elementos que tipifican al colonizador, el botín, la inmunidad y la usurpación. Para el colonizador, la colonia es el lugar donde se gana mucho y se invierte muy poco. En la metrópoli, el colonizado es considerado como un mediocre, aunque en muchos de los casos sea intelectualmente superior a la mayoría de los colonizadores. En la colonia, el colonizador tiene privilegios y un nivel de vida superior al del colonizado, al del esclavizado. Muchas veces el colonizador comprende que sus privilegios son ilegítimos y que por tanto, es un usurpador. Además siempre se siente superior, resaltando su cultura para impresionar al colonizado. Por el continuo martilleo colonizador, algunos colonizados rechazan su propia cultura a favor de la del usurpador. El colonizador está dispuesto a rescribir la historia cuantas veces sean necesarias, intentando extinguir las memorias del colonizado; todo ello y de forma exclusiva, para legitimar su expoliación y usurpación.

El colonizado es escondido a la historia por el usurpador; a los hijos del colonizado no se les enseña su propia historia, sino la del colonizador. Se crea un vacío cruel en el sistema educativo del colonizado. El colonizado está confundido y divorciado de la realidad. Por el racismo, en la colonia la gente y sus costumbres son siempre consideradas inferiores a las del colonizador.

Todos los historiadores del colonialismo nos revelan que el motivo económico es el factor primordial en la relación entre el colonizador y el colonizado. Según ellos, el colonizado se reproduce más rápidamente que el colonizador, por tanto el desempleo siempre es más alto en la colonia que en la metrópoli. La religión en muchas ocasiones, es utilizada para acelerar la asimilación del colonizado.

Por otro lado, la ambición del colonizado es convertirse en igual al modelo “liberal” del colonizador, donde debe parecerse a él hasta el punto de desaparecer dentro de él. Sin embargo, para ser asimilado, no sólo es necesario separarse de un grupo, sino que hay que entrar en otro. Y es allí donde el colonizado encuentra el rechazo del colonizador. El colonizado desea la asimilación y es el colonizador quien lo rechazará. España y Francia no sabe qué hacer con Nabarra luego del embrollo que ellos han causado en esta Tierra, al tomarnos como botín de guerra y después darnos una ciudadanía extranjera, bien española o bien francesa. Como resultado de la colonización, el colonizado prácticamente nunca experimenta su nacionalidad y ni tampoco distingue su ciudadanía.

Si analizamos nuestros más de 500 años de historia bajo los gobiernos español y francés, vemos nuestro retrato colonial. Bajo ambos regímenes se nos ha considerado como inferiores, ignorantes, dóciles, vagos y cobardes.

Jean Paul Sartre, el existencialista francés, autor del prólogo del libro de Memmi, indica que el colonizador nunca le dará equidad política al colonizado pues si tuvieran Derecho a votar por su independencia, su superioridad numérica haría estallar el sistema político del colonizador. Cuando tuve el placer de leer este prólogo, comprendí que esa es la razón principal por la cual Nabarra nunca será aceptado como Estado por España y Francia. El poder político de Nabarra, en el contexto europeo, con otro idioma, con otra cultura y otras tradiciones, diferentes a las castellanas (españolas) y francesas, serían extraordinarias en el Parlamento Europeo.

Nosotros debemos ir hacia atrás en la historia, encontrar nuestra verdadera y única identidad, salirnos de las tribus, romper las cadenas, lanzándonos con fuerza y gran pasión, en el reclamo de nuestra soberanía;

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011