SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2012/08/16

Reivindicación: agosto 15, 778

Reivindicación: agosto 15, 778
Arantzazu Amezaga Iribarren, bibliotecaria y escritora
http://www.noticiasdenavarra.com/2012/08/16/opinion/colaboracion/reivindicacion-agosto-15-778

En su guerra de primavera de 778, CarloMagno como es llamado por la Historia, cruzó el desfiladero vascón viniendo del norte y tras una toma de Iruña, se dirige a Zaragoza donde planta un sitio que no ha de prosperar. La resistencia de la ciudad, el calor agobiante y el calendario que marcaba los tiempos precisos para el retorno a los cuarteles de invierno, por las montañas, le hacen desistir del propósito de tomar la ciudad.

Derrotado en sus propósitos, retorna el camino hacia el norte y quizá, previendo una resistencia vascónica, incendia Pamplona, dejando atrás tierra quemada y terror y, por el valle de Esteribar, inicia su marcha al norte, en dirección al desfiladero de Ibañeta. A la cabeza de la retaguardia del ejército conformado por unos 20.000 hombres, va Roldán, su sobrino e hijo incestuoso según la leyenda, hábil y atroz guerrero en quien confía para detener las maniobras guerrilleras que se van sucediendo, en advertencia de la final.

La batalla tuvo lugar en Errozabal. Dueños de los altos del desfiladero, con una estrategia bien programada y astutamente urdida, los vascones logran, no tan solo la muerte de Roldán, sino la de todo el Estado Mayor o los 12 Pares de Francia (en la Historia pocas veces se registra un hecho semejante) y la mortandad de parte del ejército, incapaz de defenderse, preso entre las paredes del desfiladero que, de ser camino de retirada, se convierte en trampa mortal. Realizada la venganza por la suerte sufrida por la ciudad y sus habitantes, los vencedores se repliegan en sus montañas. Parece que no hubo botín.

Sabemos de lo sucedido por El Cantar de Roldán, hermosa pieza literaria, por el Codex Calixtinus, por los maravillosos vitrales de la Catedral de Chartres, fuentes primaras de los acontecimientos, registrados por el lado francés. Lo cierto es que en pocos archivos se personaliza al líder de los vascones, Eneko Aritza, nombre simbólico en su significado vasco, aunque felizmente es retenido por la memoria colectiva. Su hijo resultaría rey del reino de Pamplona, más tarde denominado Nabarra.

Fue la única derrota militar de CarloMagno, de ahí el adorno artístico y literario que la circunda, acercándola a la victoria. Hasta su desenfrenado galope a uña de caballo para salvar su vida, cruzando con alivio el Garona para acceder a su salvación, como alma que lleva el diablo, se reseña como una leyenda donde el viejo pecado de incesto y la contrición final, forman parte de la sublimación. El militar por un poco, casi nos resulta santo. El apóstol Santiago le avala.

Aunque las glorias bélicas no me resultan simpáticas, ésta lo es, desde el punto de vista vascón, porque no se trató de guerrear por guerrear, ni de abatir por abatir, ni tan siquiera de conquistar terreno ni aumentar glorias personales ni de obtener botín. Aprovecharon la geografía del desfiladero para rematar un desagravio.

Los vascones carecían de las armas poderosas de su adversario, no eran militares de profesión y eran inferiores en número. Pero eran gente que sabían del valor de la vida, tenían conciencia de la propiedad de su suelo y del límite de sus fronteras, conocimiento preciso de su geografía. Eran descendientes de un pueblo viejo, anterior a Roma, que mantuvo actividad guerrera de defensa, no de expansión, cuestión en verdad honrosa y algo excepcional en aquellos tiempos.

Si la Historia la escriben los vencedores, ¿por qué en Orreaga carecemos de una estatua simbólica de lo que allí ocurrió y de actos oficiales realzando lo sucedido? ¿Por qué los héroes exaltados resultan los vencidos? ¿Por qué se nos niega el mérito de ese hecho de armas a los vencedores? ¿Por qué la toponimia recoge los nombres de los vencidos que eran extraños y adversarios, sanguinarios e incendiarios?

Siempre que llega este recordatorio histórico, me acerco al poema de Arturo Campion y lo releo, admirando que un intelectual de hace un siglo, despierto a la Historia y a la literatura, buceara en la verdad histórica de aquel suceso de 778, volviéndolo documento precioso en lengua vasca, la hablada por aquellos hombres, y que permanece intacta en la denominación de sus lugares, dando ocasión para reivindicar y festejar la gesta como una heroica defensa de nuestro territorio, de nuestra sobrevivencia como pueblo. Si seguimos sintiéndonos vascos es porque ellos lucharon para que tal valor perdurase por los siglos.

Sueño con que algún día los libros de Historia manejen en sus páginas hechos como el de Orreaga, dejando aparte la sistemática adulación de los hombres de guerra que han llevado a la Humanidad al sacrificio, sin más fundamento intrínseco que la de ensalzarse como emperadores o caudillos, enriqueciendo sus arcas y aupando a familia y amigos, a costa de los vencidos. Que llegue el tiempo en que la Historia se narre desde el ángulo doloroso y desgarrador que estos hombres, entre ellos CarloMagno, nos han costado en gravoso padecimiento.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011