SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2010/12/28

El Socialismo pirenaico frente al Social-imperialismo

El Socialismo pirenaico frente al Social-imperialismo.
Alots Gezuraga, Errigoiti (Nabarra)

La Revolución Industrial inglesa ahondó las diferencias entre las clases sociales, convirtiendo a la burguesía en modernos terratenientes industriales que poseían todos los medios de producción y a los obreros, convertidos éstos en modernos collazos o criados (el proletariado como los llamaba Marx, pues aportaban “la prole”, la mano de obra).

Frente a esta realidad, el socialismo preconizaba el interés colectivo frente al privado, la propiedad colectiva de los medios de producción para lograr una sociedad donde no existan diferencias económicas o sociales y donde todos los individuos se pudieran desarrollar como seres humanos con una educación, sanidad, etc., gratuita.

El socialismo se dividió en numeroso grupos, los más representativos son los utópicos (hoy inexistentes prácticamente), los científicos o comunistas (marxistas revolucionarios), los anarquistas y los socialdemócratas. Éstos últimos, de cariz moderado y reformista, aceptan el parlamentarismo plural del que participan con otras tendencias políticas como vía para acceder al poder político y transformar o atemperar las estructuras de la sociedad capitalista, partidos que el mismo Marx impulsó al reorientar la lucha comunista a la creación de partidos obreros; al llegar al poder, los socialdemócratas han actuado como simples reformistas moderados e incluso, en muchos casos, como verdaderos partidos de derechas.

En lo que respecta a nuestro país, pese a lo que se cree, la colonizadora izquierda socialista española –el “social imperialismo”- cuajó tardíamente y muy poco a poco entre su masa inmigrante de la margen izquierda de la ría bilbaína. En 1915 la afiliación del PsoE era de 710 miembros en Bizkaia, 216 en Gipuzkoa, 30 en Alaba y 12 en Alta Nabarra y en descenso, siendo inexiste otros partidos de izquierda españoles. Por tanto, los “social imperialistas” se introdujeron en nuestro país a través de la margen izquierda de la ría bilbaína y los colonos que en ella se asentaron, tras ser suprimidas militarmente las leyes forales tras la primera Guerra Carlista, pero tomaron fuerza muy tardíamente, en los tiempos en el que el gran caudillo español, Francisco Franco, decidió imitar políticas estalinistas basadas en la limpieza político-étnica mediante la inmigración masiva de colonos a las “provincias traidoras” de Bizkaia y Gipuzkoa, llegando a superar, en el caso de Bizkaia, el 50% de la población los inmigrantes de esa región en los años 70.

La izquierda siempre ha aceptado el derecho de autodeterminación de los pueblos, salvo la izquierda de los Estados imperialistas. El PsoE por ejemplo, además de negar el derecho de autodeterminación para nuestro pueblo, hoy dice que se debe de hablar de “ciudadanos” y no de “pueblos” pues estos ya no tienen sentido, demostrando así su verdadera cara: si no hay pueblo que haga de contrapeso al gobierno desaparece la dualidad democrática, no hay democracia o “gobierno del pueblo” (definición de democracia que intentan esconder), un gobierno sin pueblo y con “ciudadanos” es la base del fascismo.

En Lan Deia llamado “Eusko Lurra número 61” de 1961 se decía ya que en el País Vasco el llamado “internacionalismo” y el “socialismo” ha designado abusivamente una vulgar variante de cosmopolitismo burgués, engendro que constituye en nuestro país un puro y simple camuflaje del nacionalismo español. El internacionalismo del proletario acabó tras conseguir unas pequeñas concesiones del “capital”, y las Guerras Mundiales hicieron que los trabajadores lucharan entre ellos con los capitalistas de sus naciones, pues los pueblos, las naciones, siempre han sido en el ser humanos motivos de unión más poderosos que los económicos.

¿Está una persona de izquierdas más cerca de un imperialista que de otro ciudadano de su pueblo que lucha por nuestra libertad? ¿Hay algo más de “izquierdas” –progresista y democrático- que luchar por la libertad de un pueblo? Los partidos de una verdadera izquierda (que no es el caso del social-imperialismo), no olvidan que no se puede liberar a la clase trabajadora de un país colonizado sin primero liberar el país: el problema nacional es el primer problema social y el primer problema social es el problema nacional.

Un nabarro de izquierdas sólo podrá ser socialista-nabarro si primero libera a nuestro país del imperialismo, si antepone o iguala la lucha obrera a la liberación nacional, está engrosando las filas del social-imperialismo. Por tanto, luchar por la libertad nacional es luchar por el socialismo, pues la primera imposición y explotación que sufre un obrero nabarro, es la imposición y explotación del imperialismo.

En nuestro país, durante siglos, ha funcionado un socialismo popular, democrático y participativo que podríamos llamar “Socialismo pirenaico”, el cual no encaja con ningún otro pensamiento socialista más que en lo básico: participación democrática, justicia social y una mayor igualdad social. Su base era el ancestral derecho pirenaico que se convertía en la compilación de leyes que nuestros mayores llamaban Fueros.

El primer carlismo -foralista hasta el tuétano- es hijo de esa forma de socialismo del “auzolan”, de los Concejos, de una mayor igualdad social, de una mayor participación política del pueblo, por tanto, mucho más democrática que los posteriores modelos impuestos, sin que ello fuera contra las tradiciones, pues éstas ideas eran las tradiciones. El arraigo en toda la sociedad vasca de la época del Socialismo pirenaico era prácticamente del 100% (sólo en San Sebastián venció el liberalismo, pero incluso éstos eran foralistas entre los vascos).

Nadie más autorizado para hablarnos sobre este modelo social que el propio Karl Marx que en el año 1854 en el "New York Daily Tribune" comentaba: "El carlismo no es un puro movimiento dinástico y regresivo, como se empeñaron en decir y mentir los bien pagados historiadores liberales. Es un movimiento libre y popular en defensa de tradiciones mucho más liberales y regionalistas que el absorbente liberalismo oficial, plagiado por papanatas que copiaban a la Revolución Francesa. Los carlistas defendían las mejores tradiciones jurídicas españolas (sic), las de los fueros y las cartas legítimas que pisotearon el absolutismo monárquico y el absolutismo centralista del Estado liberal. Representaban la patria grande, como suma de las patrias locales. Con sus peculiaridades y tradiciones propias.

No existe ningún país en Europa que no cuente con restos de antiguas poblaciones que han sido atropellados por el devenir de la Historia, estos sectores son los que representan la contrarrevolución frente a la revolución que imponen las minorías del poder. En Francia lo fueron los bretones y en España de un modo mucho más voluminoso y nacional, los defensores de D. Carlos.

El tradicionalismo carlista tenía unas bases auténticamente populares y nacionales de campesinos, pequeños hidalgos y clero. En tanto que el liberalismo estaba encarnado en el militarismo, el capitalismo (las nuevas clases de comerciantes y especuladores), la aristocracia latifundista y los intelectuales secularizados, que en la mayoría de los casos pensaban con la cabeza francesa o traducían –embrollado- de Alemania"(1).

Una verdadera izquierda nacional nabarra, ha de confluir necesariamente con esas costumbres participativas y democráticas propias del derecho pirenaico, que fue el día a día de nuestro pueblo y que los nabarros conseguimos defender desde la invasión de nuestro Estado durante siglos frente al imperialismo, incluido el “social imperialismo” (socialista o comunista), y que no nos pudieron arrebatar los imperialistas franceses y españoles sino mediante un reguero de sangre en varias guerras y varias dictaduras.

El socialismo nabarro debe de tirar de este hilo si quiere tener raigambre en nuestra tierra sin perder su sentido nacional: el auzolan, una gran autogestión de barrios y municipios, los Concejos de los valles y de las tierras comunales, las Juntas de las merindades, incluso su versión más actual del cooperativismo impulsado por el foralista y “tradicionalista” Arizmendiarrieta…en fin, el socialismo nacional debe de basarse en el derecho pirenaico.

NOTA

1. Cita de Carlos Marx recogida de “La revolución en España 1.808-1843” traducida por Andrés Nin. Editorial Cénit, Compañía Iberoamericana de Publicaciones, Madrid 1.929 y que recoge las crónicas enviadas por el autor a los periódicos Nueva Gaceta Renana en 1.849 y al New York Dayli Tribune, en 1.854. Esta cita fue reproducida en el diario ABC de Madrid, en el contexto de un artículo firmado por el escritor fascista J. E. Casariego: Don Carlos y la Historia de España e Hispanoamérica, y por la revista Tradición de Santander, en un artículo firmado por Sagitarius, mayo-junio 1.961 (pág. 36).

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011