SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2009/06/12

Iruinea, junio 2009



Iñigo Saldise Alda
La guerra de Navarra
CAPÍTULO III
Tercera parte
Navarra y los condes de Evreux : Grandeza, nobleza y torpeza
Soberanía de Navarra

“No conozco el secreto del éxito, pero sí el del fracaso: intentar gustarle a todo el mundo” Oscar Wilde

En pleno florecimiento del estilo gótico, mientras los reinos de Inglaterra y de Francia se encuentran sumergidos en la guerra de los cien años, en el año 1349, Carlos de Evreux accede al trono navarro a la edad de 17 años. Un año después es coronado en la Catedral de Iruñea, ante la presencia de los obispos de Iruñea, Tarazona, Baiona y Oloron.

Rápidamente toma nota ante el descontento provocado por los recaudadores de impuestos, que son demasiado avaros. Pero suscita otros más violentos al reprimir con crueldad una revuelta provocada por un impuesto particularmente impopular, destinado a permitir al rey, el acuñar moneda.

La reacción real es inmediata, ahorcando a cuatro personas en el punte de Miluce y a otras cuatro en diversos mercados del Reino. Tras este comienzo autoritario y cruel, la sociedad navarra calla. Carlos II, desde ese momento llamado el Malo, tiene otras preocupaciones, concretamente en el reino de Francia, lo que le hace presentarse en Languedoc, en calidad de vasallo y gobernador del rey francés Juan II el bueno.

Mientras el infante Luís, hermano de Carlos II de Navarra, se hace cargo del Reino, gobernando sin hacerse destacar. La buena relación entre el monarca navarro y el reino de Francia, es poco duradera, aunque en ese pequeño intervalo de tiempo, Carlos II de Navarra se enfrenta a los ingleses en Montreal de Agenais, junto a su cuñado Gastón Febo, conde Foix.

El 22 de febrero de 1352, Carlos II de Navarra se casa con una niña de 8 años, de nombre Juana e hija del rey de Francia. La dote es opulenta, formada por 100.000 escudos de oro y 12.000 libras de renta en tierras, pero todo se queda en una mera promesa.

Carlos II no permanece mucho tiempo en Languedoc, ya que solo fue a reclamar al rey de Francia los Condados de Champane y Brie, y en su defecto el condado de Angulema, que sustituía a estos en el patrimonio de los reyes de Navarra. Esto suponía un gran bocado, ya que el Condado de Angulema había sido cedido por Juan II de Francia a Carlos de España, nieto de Fernando de la Cerda.

En el año 1354, Carlos de España y condestable de Francia, es asaltado en su cámara y asesinado en el castillo de Laingle por un grupo de fieles navarros, entre los que se encontraban J. Remírez de Arellano, Rodrigo de Uriz, Corbalan de Lehet, más los barones de Garro y de Artieda. Hecho que causa furor y pesadumbre en el monarca francés, quien jura enemistad mortal contra los navarros.

El rey de Navarra no pretendía asesinar al condestable francés, sino mantenerlo como rehén y tener una baza con la que acometer las negociaciones. Ello no le impide asumir los actos de sus fieles navarros, lo que le lleva a la prisión del Louvre. La intervención de las reinas Juana y Blanca, permite su liberación, eso sí, tras abonar una importante suma de dinero, que sirve para atender el sufragio por el alma del condestable francés.

A los ojos ingleses, el rey de Navarra había mostrado su poderío, lo que provoca que el rey de Francia, ante una posible y peligrosa alianza anglo-navarra para el reino de Francia, acepte el tratado de Mantes, concediendo a Carlos II, en lugar de Angulema, el Contentin, con el condado de Beaumont-le-Roger, las castellanías de Breteuil y de Conches, más la promesa de 38.000 libras como compensación de los condados de Champane y Brie y 12.000 libras más, por el incumplimiento de la dote de matrimonio.

Todo concluye en el parlamento de Paris, tras otorgar el indulto al culpable y a los cómplices del asesinato de condestable francés, es decir, se otorga el indulto para Carlos II y sus fieles navarros. Pero seis meses después la mala fe del rey de Francia queda manifiesta, tras no aplicarse el tratado de Mantes.

El rey de Navarra comienza a realizar conversaciones secretas con los ingleses. Se reúne en Avignon con algunos cardenales y con el Duque de Lancaster. A su regreso al Estado de Navarra, recluta a 2.000 hombres, al precio de 30.000 libras y fleta varios navíos en Hondarribia, mientras el duque de Lancaster y el Príncipe de Gales, movilizan dos escuadras en el Tamesis.

En Baiona, lugar donde embarca la escuadra navarra, el propio rey toma el mando de operaciones. Una operación más intimidatoria que real. El rey de Francia, impresionado ante la amenaza, y presionado por el requerimiento de su pueblo y la nobleza francesa e incluso del mismo papa, el 10 de septiembre de 1355, consiente la firma del tratado de Valognes, el cual ratifica el anterior de Mantes y restituye las tierras de la Normandia robadas por los franceses, al Reino de Navarra, pero a su vez el monarca navarro se compromete a prestar sumisión al monarca francés en Paris.

Todo es una comedia por parte del rey de Francia, el cual desea la muerte del rey de Navarra y de sus hermanos. Así en Ruan, el día 5 de abril de 1356, el rey de Navarra se encontra cenando en el castillo del delfín de Francia y duque de Normandía, Carlos, cuando irrumpe el rey de Francia y manda apresar a Carlos II de Navarra. También ordena decapitar inmediata de cuatro caballeros que se encuentran en la mesa, entre ellos el duque de Harcourt.

El rey de Navarra es recluido en una habitación a la espera de ser encarcelado en el Louvre, después se le traslada al Châtelet, a continuación en Château-Gailland, en Crèvecoeur, para finalmente acabar en la fortaleza de Arleux, en la región de Picardia.

Un golpe preparado entre el rey de Francia y su hijo el delfín, con la única intención de apropiarse de los bienes que el navarro y el conde de Harcourt poseían en la Normandia, pero a fin de cuentas es una mala jugada por parte de Juan II de Francia, ya que provoca la alianza de sus enemigos, los ingleses y los navarros.

Las tropas del duque de Lancaster desembarcan ese mismo año, en el Contentin. Estas se unen a las tropas de Felipe de Navarra, hermano del rey preso y de Godofredo de Harcourt, tío del decapitado. En una fulgurante campaña se presentan a las puertas de Paris. Mientras el príncipe Negro o príncipe de Gales, parte desde Burdeos y junto a sus 8.000 hombres, en las cercanías de Poitiers, inflinge una terrible derrota al rey de Francia, el cual es conducido como prisionero a Inglaterra, junto a su hijo Felipe.

El rey de Navarra no queda olvidado en su prisión. Sus hermanos multiplicaron las gestiones ante los tres estados, el príncipe de Gales, el papa Inocencio VI y los reyes de Castilla y de Aragón. El infante Luís envía a Pedro Périz de Arteiz, para liberar al rey vestido de peregrino. Pero es descubierto por la guardia francesa, teniéndose que gastar una importante suma de dinero, para liberar al liberador. Incluso ocurre algo inusual en el estado vasco el clero navarro renuncia a dos tercios de las primicias, para aprestar la liberación de su rey.

La prisión dura año y medio, al hacer oídos sordos el delfín de Francia, a todas las peticiones humanas y divinas. Así un grupo de navarros, disfrazados de apacibles carboneros, penetran en el castillo de Arleux el 9 de septiembre de 1357 sin levantar sospecha alguna entre los guardias y carceleros franceses. El rey de Navarra e liberado, en la mejor tradición vascona de todos los tiempos.

Cralos II de Navarra es recibido triunfalmente en Reims, y se apresura en presentarse en Paris, donde es acogido con gran alegría. Tras departir en latín a las gentes de Paris y en presencia del duque de Normandia, el rey de Navarra se marcha a Ruan, para hacer descolgar los cuerpos descarnados de sus cuatro compañeros decapitados, año y medio antes y asegurarles unos funerales solemnes.

Burgueses y comerciantes de Paris acuden al rey de Navarra, presentándole sus quejas contra el delfín de Francia, lo que obliga al francés a reconciliarse con el navarro, ofreciéndole un palacio en Paris y 10.000 libras de renta a recoger en Bigorre y en la senescalía de Toulouse, como compensación a su larga estancia en prisión, pero inmediatamente después, el regente francés abandona Paris y prepara su venganza.

Esteban Marcel hace un llamado al navarro, que de regreso en Paris el 15 de junio y acompañado por algunas tropas inglesas, lanza una nueva arenga y una nueva y clara alusión, a sus derechos a la corona francesa. Carlos II de Navarra dice que su madre habría sido rey de Francia, de haber nacido hombre. El pueblo de Paris es un clamor, gritando: NAVARRE, NAVARRE, NAVARRE.

Pero el rey de Navarra es demasiado hábil para dejarse embriagar y simula unas negociaciones con el regente francés, que a su vez, simula otorgarle al navarro 400.000 florines y una renta de 10.000 libras. El rey de Navarra, no ve, ni por asomo lo prometido, y se retira prudentemente a Saint-Denis, fuera de un Paris tumultuoso, en el que su aliado, Esteban Marcel es asesinado el 31 de julio de 1358.

Las esperanzas navarras de un éxito en Francia se perdieron tras la paz de Brétigny, el 8 de mayo de 1360, que significa un fin provisional de las hostilidades franco-inglesas, privando al Reino de Navarra del apoyo indispensable del rey de Inglaterra. Solo se reafirma la incorporación del condado de Evreux a la corona de Navarra, mientras el infante Felipe de Navarra, recupera sus posesiones en la Normandia.

Así pues, al rey de Navarra no le queda otra que embarcar en Cherburgo, para presentarse en Iruñea, en el año 1361, tras sufrir un nuevo fracaso en sus pretensiones sobre el ducado de Borgoña, que tras la muerte de su titular sin descendencia masculina, le había permitido al rey Juan II de Francia, secuestrar literalmente el ducado, con el pretexto que este había sido arrancado con anterioridad al reino de Francia.

Pedro IV de Aragón, durante su reinado se apresura a fortificar el reino de Aragón e intenta acrecentar su basto imperio a expensas del reino de Castilla-León y como no, del Reino de Navarra. En el reino de Castilla y León, Pedro I el cruel, tiene al enemigo en casa. Este es su hermano bastardo Enrique de Trastámara, siendo el Estado de Navarra, materia de subasta, más o menos tentadora.

Todo comienza durante los cuatro años de guerra entre los reinos de Castilla-León y de Aragón, con una neutralidad navarra lograda gracias a la diplomacia del infante Luís, hermano de Carlos II de Navarra. Luís es un notable gobernador dentro del Reino vasco. Dicha neutralidad, reconocida por castellanos y aragoneses, provoca que en el año 1361, se escoja a la ciudad navarra de Tutera, para preparar un tratado entre castellanos y aragoneses, que se firmará posteriormente en Terrer, bajo garantía navarra.

El 22 de mayo de 1362, el rey navarro contrajo en Lizarra, una alianza con Pedro I de Castilla y León, ante el posicionamiento francés a favor su hermano bastardo, Enrique de Trastámara, que ya era aliado del reino de Francia, al prestar a sus vasallos en un posible ataque a los ingleses que se encontraban en Aquitania.

Carlos II de Navarra vuelve a aliarse con los ingleses lo que provoca un enfrentamiento contra los franceses y los partidarios de Enrique de Trastámara. Pedro IV de Aragón intenta sacar tajada, pero la diplomacia navarra, encabezada por su rey consigue una relativa neutralidad aragonesa, que a pesar de ello, no esconde sus afilas garras.

Mientras el infante Luís de Navarra, contentaba al rey de Castilla, Pedro I de Castilla, el rey de Navarra se reúne con el rey de Aragón en Uncastillo, poniendo a punto un admirable plan, con el que repartirse Castilla. Aragón se contenta con Toledo y Murcia, mientras el Estado de Navarra recuperaría Castilla la Vieja, con Burgos, Soria, Agreda y sobre todo Bizkaia, con todos los territorios antiguamente navarros.

Además, si el rey de Navarra tenía la suerte de apoderarse de Pedro I de Castilla-León, recibiría como premio suplementario Jaca y el territorio de la Montaña, con Sos, Uncastillo, Ejea, Tiermas,…antiquísimas tierras vasconas, junto a 200.000 florines. No menos magnánimo, el rey de Navarra si daba cuenta del reino de Francia, cedería al heredero de Aragón la senescalía de Carcasota y Bellegarde. Para esconder dicho pacto, el infante Luís de Navarra, se deja apresar por el príncipe aragonés en Ribagorza.

Por desgracia para el Reino de Navarra y el reino de Aragón, los hermanos Pedro y Enrique no entran en guerra, condición sine qua non, para los planes navarro-aragoneses. Pedro I de Castilla y León es informado y reacciona de inmediato. Ataca a los aragoneses por Alicante y Murcia y pacta con los navarros en Sos, en marzo de 1364. Pero esto no impide que los navarros pacten con Enrique de Trastámara, poco días más tarde en Almudéjar. En éste toma y daca, Navarra reconoce a Enrique de Tratámara como rey de Castilla y León, pero a cambio, Enrique debe ceder al Reino de Navarra, los mismos territorios que en el pacto con Aragón. Además Enrique, ayudaría a Carlos II de Navarra en su guerra contra el reino de Francia e incluso de llegar el caso, contra el reino de Aragón.

En ese mismo lugar, Almudéjar, una delegación aragonesa se compromete a pagar a finales de abril al Estado de Navarra, los 50.000 florines anteriormente comprometidos en Sos. Llueven las promesas, que se olvidan inmediatamente después de formuladas.

En ese mismo año 1364, el rey de Navarra otorga el título de conde de Beaumont a su hermano Luís y vuelve a arrancar 16.000 florines a las exhaustas arcas navarras. Martín Enríquez, hombre de confianza de Carlos II, reúne en Etxarri-Aranaz a 1.000 hombres de armas, los cuales embarcan en Hondarribia con destino a la Normandia, al mando de Juan de Grally, captal de Buch, y primo de Gastón Febo de Foix.

Pero en la Normandia les espera una terrible sorpresa. Beltran Duguesclin al mando de sus famosas compañías, se había apoderado de Mantes y de Meulan. Los saqueos de la soldadesca habían alcanzado al dinero y joyas de la reina Blanca, hermana de Carlos II de Navarra. Además la noticia de la muerte de Juan II de Francia en Londres, significa el ascenso al trono de Carlos V, enemigo enconado del Estado de Navarra.

Carlos II de Navarra se percata que en su guerra contra el reino de Francia, de la necesidad del apoyo de los reinos de Inglaterra y de Castilla-León. Así el día 20 de noviembre de 1364, se firma el acuerdo de Gares, que asegura el concurso efectivo de Pedro I de Castilla y León, para fletar una decena de navíos en los puertos de Hondarribia y Oiarzun, que se convirtieron de facto en puertos francos para el Reino de Navarra.

Carlos II de Navarra y Pedro I de Castilla y León, forman un bando aliado, al que se le une el príncipe Negro o de Gales, señor de Aquitania, aliado natural del navarro, por ser adversario del rey de Francia. Enfrente, Enrique de Trastámara y su aliado natural el rey de Francia, Carlos V y las incontrolables compañías del bretón Duguesclin que están formadas, no solo por bretones, sino también por flamencos y valones, ingleses e italianos e incluso por algunos vascos, todo ellos mercenarios y bandidos, mientras que el rey de Aragón se mantiene neutral, al menos por el momento.

Juan de Grally agrupa a las tropas inglesas y navarras para enfrentarse a las tropas francesas. La batalla se libra en Cocherel, entre los ríos Eure y Sena, donde los anglo-navarros son derrotados. Esto ocurre el 16 de mayo de 1364, muriendo el bravo captal de Buch en la batalla. Normandia parece perdida definitivamente para Reino de Navarra.

Carlos II de Navarra, se niega a admitir el hecho consumado y reúne 500 hombres en Baiona, que el 1 de agosto logran una victoria sobre una guarnición francesa en Valogne. El rey navarro confía a Arnaldo Amaniue de Albret, vizconde de Tartas y señor de Mixe y de Ostabarret, la tarea de reclutar Grandes Compañías, para atacar a Carlos V de Francia, pero inesperadamente se llega a un arreglo. Los reyes de navarra y de Francia simulan una reconciliación en marzo de 1365. El navarro renuncia a las plazas de Mantes y de Meaulan, así como al condado de Longueville, a cambio de la cesión de la baronía de Montpellier y la restauración de Evreux y del Contentin.

A pesar del supuesto pacto, el duque de Anjou, hermano del nuevo Carlos V de Francia, se encontra en Toulouse preparando, junto a los embajadores del rey de Aragón, un frente común contra el Estado de Navarra.

El primer asalto sorprende a Pedro I de Castilla y León. El 1 de enero de 1366, Pedro IV de Aragón, recibe al señor Beltrán Duguesclin, al que le da el título de conde de Borja. El rey de Navarra, reacciona y ordena supuestas medidas de precaución, en especial en Luzaide, por el posible paso de espías franceses, disfrazados de comerciantes o peregrinos.

10.000 hombres de armas del bretón Duguesclin, penetrar en el reino Castilla y León desde el reino de Aragón. Carlos II de Navarra nombra comandante de la ribera Navarra, a Martín Enríquez de Lacarre. Las tropas de Duguesclin pasan por Tutera y se alojan en Cascante, que después lo arrasan, al igual que Murchante, Ablitas, Monteagudo y Oliva.

Pedro I de Castilla y León, huye rápidamente hacia Toledo, después a Sevilla, para acabar en el reino de Portugal. Esto es aprovechado por su hermano bastardo, Enrique de Trastámara, quien se autoproclama rey de Castilla y León, el 16 de marzo en Calahorra, entrando el día de pascuas en Burgos y nombrando duque de Trastámara a Beltrán Duguesclin.

Pedro el cruel remonta el reino de Portugal y llega a Galicia. Desde allí parte hasta Baiona, desembarcando en dicha ciudad, el 1 de agosto de 1366. Lleva consigo la importante suma de 500.000 florines de oro. El príncipe Negro o de Gales, señor de Aquitania, sienta a su mesa al fugitivo rey de Castilla y al rey de Navarra.

Las conversaciones se inician en Baiona, pero se completan en Libourne el día 23 de septiembre de 1366. Se proclama la firme intención inglesa de reponer a Pedro el cruel en el trono de Castilla y León. Para ello, Pedro el cruel debe entregar los 500.000 florines al príncipe Negro. Por otra parte la comarca de Bizkaia, concretamente los puertos de Bilbo, Bermeo y Lekeitio serán entregados al reino de Inglaterra.

En dicho tratado, al Estado de Navarra se le restituiría las tierras de Gipuzkoa y Araba, con sus villas y plazas fuertes, como Tolosa, Segura, Arrasate, Oiartzun, Hondarribia, Donostia, Getaria y Mutriku, algo que apoyan los ganboinos de esas tierras. También retornaban al Reino de Navarra, Logroño, Navarrete, Calahorra, Alfaro y Fitero y el rey Carlos II recibiría 200.000 florines del reino de Castilla-León, adelantados por el príncipe Negro.

Las pretensiones navarra son aún mayores. Se exige la devolución de Trebiño, Labastida, Haro, Briones y Nájera, comprometiéndose el príncipe de Gales en estudiarlo. El tratado, junto a estas cláusulas, se confirma el 27 de septiembre en Saint-Emilion, y debe permanecer en secreto hasta que Pedro el cruel, tome la ciudad de Burgos.

Pero franceses y aragoneses firman en Toulouse, dos días después, un acuerdo por el cual, el Reino de Navarra será invadido desde el reino de Aragón, en busca de su incorporación a dicho reino. A su vez, el reino de Francia invadirá la Gascuña, en poder inglés, y las posesiones del rey de Navarra de la Galia.

Carlos II de Navarra, confía 300 lanceros a Martín Enríquez de Lacarra, para facilitar el paso por los Pirineos a las tropas inglesas. Tras esto, parte a Donibane Garazi, donde se encuentra con el Duque de Lancaster. Juntos se presentan en Peyrehorade, para reunirse con el príncipe de Negro y con Pedro el cruel.

En la primavera de 1367, las tropas inglesas cruzan los nevados Pirineos por el paso de Orreaga y llegan a Iruñea, donde no les falta el pan y por supuesto el vino. Es en Iruñea, donde se constituye realmente el ejército bajo la dirección del príncipe de Gales, con John Changos, duque de Lancaster, junto a William de Fletor al mando de la vanguardia, junto a los gascones condes de Albret y de Armagnac, el captal de Buch y las tropas de Gastón Febo, vizconde del Bearne y conde de Foix.

Mientras el rey de Navarra, se encontra de cacería por la zona de Tutera. Allí es capturado por un caballero bretón, Oliver de Mauny, compañero de Duguesclin y guardián del castillo aragonés de Borja. El puesto en el ejército del rey navarro, es ocupado por Martín Enríquez de Lacarra, quien lleva a las tropas aliadas hasta el campo de batalla.

William Felton atraviesa Logroño para reconocer los territorios situados al otro lado del Ebro. A su vez, el grueso de las tropas atraviesa Irurtzun, Alsatsu, Salvatierra y Gasteiz. Tras un pequeño enfrentamiento con las tropas de Enrique de Trastámara cerca de Aríñez, las tropas viran bruscamente hacia Santa Cruz de Campezo, Biana y Logroño.

Al amanecer del día 3 de abril de 1367, tiene lugar entre Navarrete y Naiara, la batalla de Nájera, donde los arqueros del rey inglés, causan sensación en pocas horas. La derrota del Trastámara es total. Pero consigue salvarse, es decir huir, mientras que son apresados su hermano Sancho y su hijo bastardo Alfonso Enríquez, así como el ilustre Beltrán Duguesclin.

Enrique de Trastámara cuenta con un guía fuera de lo común, que le ayuda a cruzar los Pirineos por Somport. Este guía era Álvaro de Luna. Su enemigo en Nájera, Gastón Febo, le recibe con la típica cortesía bearnesa, facilitándole el viaje hasta Toulouse, mientras el rey Carlos II de Navarra, sale indemne de su estancia en la prisión aragonesa.

Las ciudades castellanas se apresuran a decantarse por uno u otro, por Pedro o por Enrique. Esto es aprovechado por Carlos II de Navarra que se apodera de las villas cercanas: Gasteiz, Salvatierra, Santa Cruz de Campezo, Logroño, donde el señor de Luxe, Arnaldo Lup es el primero en estampar el estandarte de Navarra. Los ganboinos, con el señor de Oñate, Beltrán Belaz de Guevara, también alzan el rojo estandarte navarro en sus respectivas fortalezas y casas torre, y consiguen recuperar la ciudad de Donostia, entre otras, para el Estado de Navarra.

El 28 de septiembre, el mismísimo príncipe de Gales, entroniza de nuevo a Pedro I en el trono de Castilla y León. Una vez cumplida su misión, se presenta en el Reino de Navarra. Carlos II le acompaña con una guardia de honor hasta Donibane Garazi.

Enrique de Trastámara abandona Toulouse y atraviesa nuevamente el Pirineo. Pedro I de Castilla y León, vencedor de Navarrete, sin poder contar con las tropas anglo-navarras, se precipita en una nueva huida, siendo alcanzado en Montiel. Después de una disputa y de groseros insultos en la tienda de Duguesclin, la daga del bastardo Enrique de Trastámara, acaba con la vida de Pedro I de Castilla y León.

Con la muerte de Pedro el cruel, las esperanzas navarras del cumplimiento del tratado de Libourne se desvanecen. A pesar del apoyo de los ganboinos, el viaje de Carlos II de Navarra a Chesburgo, facilita una nueva invasión castellana de las tierras navarras de Araba, Gipuzkoa y Errioxa. Los castellanos cuentan con el apoyo de los oñacinos. El contencioso es planteado por la reina de Navarra ante el mismo emperador de Roma, Gregorio IX, pero es una perdida de tiempo.

La corte de Roma, una vez más, sigue el principio de hechos consumados, siempre en contra del estado vasco de Navarra. En dicha corte solo se atribuye al Estado de Navarra, los castillos de Biasteri, Burandón y San Vicente, así como el monasterio de Fitero y el castillo de Tudejen. Carlos II logra atraerse para el Reino de Navarra, a los judíos que se encontraban incómodos en el reino de Castilla y León ante la política del nuevo monarca castellano, Enrique II de Trastámara.

Mientras, Carlos II de Navarra, mantiene sus aspiraciones sobre el contencioso de Montpellier. Dichos asuntos estan confiados al obispo de Dax, Juan de Bauffes. Pero en el año 1377, el rey navarro envía como comisionado a su hijo primogénito Carlos, de 17 años de edad. Acompañado del obispo de Dax, se presenta en Montpellier el 18 de febrero del año 1378, y desde allí emprenden camino hacia la Normandia, acompañados de Santiago de Rue, capellán y hombre de confianza del rey de Navarra.

Carlos V de Francia es informado del viaje y manda apresar a los navarros. Santiago de Rue es aprendido en las cercanías de Paris, junto a documentos comprometedores. No contentos con ello, los inquisidores franceses comienzan a torturar al navarro, arrancándole nuevas confesiones.

El 19 de abril del año 1378, los franceses apresan a un nuevo correo navarro. Se trataba de Pedro de Tertre, secretario de Carlos II, encontrándose en su poder, documentos como el tratado de Clarendon, de ocho años antes, con un pacto entre el reino de Inglaterra y el Reino de Navarra. Pedro es conducido a la prisión del Temple, en Paris, donde las torturas se suceden ininterrumpidamente durante 11 días.

Juzgados con gran solemnidad por el parlamento francés, los navarros son condenados a muerte. Hasta el rey de Navarra es acusado de haber envenenado al cardenal de Bolonia, muerto cuatro años antes, ante una decisión contraria a las pretensiones del Estado de Navarra. El propio Gregorio XI, exime de todos los cargos al rey de Navarra.

El joven infante navarro, tras su detención, es obligado a escuchar las falsas acusaciones vertidas por los franceses, contra su padre, el rey de Navarra. El infante Carlos es retenido como rehén, junto a sus dos jóvenes hermanos, mientras los franceses asaltan siete fortalezas pertenecientes al navarro. Además el duque de Anjou se presenta en Montpellier, ciudad que se rinde de inmediato al hermano del rey de Francia.

El prelado de Roma, en busca de la paz, propone el matrimonio de la princesa Leonor de Castilla y León, con el infante de Navarra, Carlos. La petición formal de la mano, tiene lugar en Briones y el matrimonio se celebra tres años más tarde en Soria. Carlos II de Navarra, malhumorado, intenta la toma de Logroño, lo que provoca una campaña del infante Juan de Castilla y León sobre Larraga, Artajona y los alrededores de Iruñea, la cual esta defendida por Roger Bernardo de Foix.

En el año 1378, se produce el cisma de occidente. La muerte de Gregorio XI en ese mismo año, provoca la elección de dos papas, Urbano VI de Roma y Clemente VII de Avignon. El obispo de Iruñea, Martín de Zalba pretende que Navarra se decidiera por uno de ellos, algo que no está en la cabeza del rey de Navarra, ni del joven príncipe navarro.

Los castellanos, en el año 1379, penetran en el Estado navarro y queman el bello castillo de Tiebas. El rey de Navarra está ocupado en su lucha contra el rey de Francia, teniendo que aceptar ese mismo año, la humillante paz de Briones. Para evitar una vergonzosa invasión del Reino de Navarra, Carlos II tiene que tratar a precio de oro con Duguesclin y Mauny y renunciar a su alianza con el reino de Inglaterra. Desde Biana a Tutera, numerosas villas y castillos quedaron retenidos, por un periodo de 10 años, por el infante Juan de Castilla-León. Además los castellanos toman rehenes navarros por un periodo de siete años, 15 son de Iruñea, 6 de Erriberri, 5 de Biasteri, más una veintena de caballeros designados por el rey de Castilla y León.

El hermano de Carlos II de Navarra, Luís de Evreux y conde de Beaumont-le-Roger, emprende una nueva aventura por las tierras de Albania, buscando recuperar la herencia de su esposa Juana de Sicilia y duquesa de Durazzo.

Las tropas del infante navarro, estan formadas en su mayoría por navarros, destacando la intrepidez, entre otros, de Pedro de Lasaga y Juan de Urtubie y Garro. Las tropas navarras pasan de Albania a Grecia en la primavera de 1379, pasando por el Peloponeso y las planicies de Beocia, destacándose principalmente en el ducado de Athenas y Tebas, donde luchan victoriosamente contra unos catalanes del reino de Aragón.

El joven infante navarro, no logra librarse de su prisión hasta la muerte del monarca francés, Carlos V en el año 1380. El infante navarro Carlos, tras haber rendido homenaje al nuevo monarca francés, Carlos VI, recupera las posesiones de los Evreux en la Galia y regresa al Reino de Navarra el 1 de octubre del año 1381, vía Avignon y Montpellier.

Dentro del reino de Aragón, es recibido por Martín de Zalba, obispo de Iruñea y por el alférez del reino, Carlos de Beaumont. Junto a ellos parte al Estado de Navarra, llegando a Catarroso, donde es recibido por su padre. Tras pasar por Olite y por Uxue, emprende una peregrinación a Santiago de Compostela, vía Valladolid.

En el año 1383, el Reino de Navarra firma el acuerdo de Espinal con el reino de Castilla y León. En dicho acuerdo se mejora considerablemente el tratado de Briones del año 1379. Se obtiene la devolución de castillos en poder de Castilla y León, e incluso por petición del cardenal de Aragón, se incluye una clausura secreta, que significa en realidad un tratado de alianza y amistad entre ambos reinos, aunque su ratificación tendrá que esperar.

El infante Carlos en socorro del rey castellano en su guerra contra el reino de Portugal, durante los años 1384 y 1385, participando el navarro en los asedios de Coimbra y de Lisboa, hasta que la peste dispersa a los asaltantes.

En el año 1386, en Lizarra, se liquida definitivamente el tratado de Briones, en una reunión en la que están presentes, entre otros, el cardenal de Aragón, Gonzalo Moro, el prior de Orreaga, un delegado del príncipe de Navarra y Ramiro de Arellano, cuya casa sirve de acogida de los firmantes, pagándose por parte castellana, hasta la dote de Leonor de Trastámara, esposa del príncipe navarro.

Mientras en la Gascuña inglesa, el duque de Lancaster renueva sus pretensiones sobre el reino de Castilla-León. El príncipe navarro permite el paso por Orreaga de 2000 lanceros del duque de Borgoña, el cual presencia unos torneos e incluso una corrida de toros en el Reino de Navarra, pero Juan I de Castilla y León ya había pactado con John Holland, jefe de los ingleses, lo que provoca un doble paso de vuelta a la Galia, de los ingleses y de los borgoñones.

Encontrándose el príncipe navarro en Peñalen, dentro del reino de Castilla y León, es informado de la muerte de su padre, lo que hace que emprenda el camino de vuelta al Estado de Navarra, pasando por San Millán de la Cogolla, donde entrega 5 maravedíes a cada monje, para que realicen misa en honor a su difunto padre.

Su padre, Carlos II de Navarra, había muerto el 1 de enero del año 1387, tras una extraña enfermedad, semejante a la lepra. El cuerpo del rey de Navarra es embalsamado y luego inhumado en la catedral de Iruñea. Sus entrañas son colocadas en un cofre de plata y llevadas a la Colegia de Orreaga.

El 21 de enero, el infante de Navarra, Carlos, entra en el Reino de Navarra desde Nájera. Hasta ese momento el Reino navarro había estado gobernado por el obispo de Baiona, García de Eugui y por Charlot de Beaumont, primo del joven infante.

La mala situación económica sacude al Reino, por lo que Carlos, pide un préstamo a la familia Cruzat de Iruñea, para las exequias reales de su padre. La coronación del nuevo rey es pospuesta contra todo pronóstico, ante el interés del joven Carlos, por recuperar los castillos en poder de los castellanos.

El joven Carlos de Evreux, el cual estaba casado con Leonor de Trastámara, hija de Enrique II de Castilla y León, sufre graves problemas matrimoniales, que también son los causantes del retraso de la coronación. La promiscuidad del joven rey, sumada a los celos de la joven reina, provoca que esta coja a sus tres hijas, muy niñas ellas y tome rumbo al reino de Castilla y León, donde se encuentra su hermano el rey castellano, Juan I.

La villa de Cherburgo, que en su día fuera entregada al reino de Inglaterra, era de nuevo reclamada por el Reino de Navarra. En el año 1388, Carlos de Evreux, envía una embajada ante el rey de Inglaterra. Esta es presidida por Carlos de Beaumont, que está acompañado de Pere de Garro y de Martín Henríquez de Lacarra.

La coronación del nuevo rey se realiza, al fin, el día 13 de febrero del año 1390, en la catedral de Iruñea, estando presentes el cardenal aragonés, Alvaro de Luna, los obispos de Iruñea, Dax, Baiona, Calahorra, Tarazona y los de Ampurias y Vich, junto a innumerables personalidades de los tres Estados.

Ricardo II de Inglaterra, envía una comisión a Donibane Garazi, en enero del año1391, para revisar el testamento de Carlos IIde Navarra, en lo que concernía a Cherburgo. Los navarros no obtuvieron nada, ni Cherburgo ni otra plaza fuerte a cambio, lo que provoca la vuelta a Inglaterra, en el año 1392, de Carlos de Beaumont.

El monarca inglés, trata de evitar la devolución de Cherburgo, tergiversando y pretextando incluso, la actitud del Reino de Navarra, ante el cisma de occidente. A pesar de la primera actitud de Ricardo II de Inglaterra, ese mismo año Cherburgo volvía a formar parte del Reino de Navarra, eso sí, a cambio de 25.000 francos para víveres y armamento.

Al recuperar Cherburgo para el Estado de Navarra, se plantean de nuevo todas las cuestiones relacionadas con el Reino de Francia. Tras varios fracasos diplomáticos, las relaciones entre ambos estado comienzan de nuevo, tras el buen trabajo de Martín de Zalba. Cherburgo era una buena base para las negociaciones con el monarca francés Carlos VI. Aunque no llegan a buen término, debido exclusivamente por la demencia del monarca francés.

En el año 1395, la reina de Navarra regresa a la Corte navarra. Algo que agradece el nuevo rey de Castilla y León, su también hermano Enrique III, por las acciones de Leonor con la nobleza castellana, a la que en gran parte, puso en contra del monarca castellano, teniéndola que mantener encerrada en el convento de Santa Clara de Tordesillas

El rey Carlos III mantiene una gran relación con la Gasuña inglesa o Vasconia Aquitana. Las relaciones de Carlos III de Navarra con el reino de Aragón son leales y amistosas, llegando incluso a cerrar los puertos navarros a las tropas inglesas, que querían cruzar el Reino de Navarra para invadir el reino de Aragón.

Los valles del Ronkal y del Salazar, reciben ordenes de no mezclarse en los asuntos aragoneses, mientras su hijo natural o bastardo, Godofredo marcha en ayuda en el asido de Balaguer. La muerte de Juan I de Aragón provoca una guerra por la sucesión del reino aragonés. El Reino de Navarra se posiciona en contra de las pretensiones bearnesas.

Ante el cisma de occidente, Carlos III realiza una política prudente y sagaz, en zigzag entre ambos papas, sacando con su actitud ambivalente, mayores ventajas, sin dar la adhesión a ninguno de ellos. Primero consiguió que Zalba fuera nombrado cardenal, tras una bula de oro desde Avignon. El rey Carlos III, solicita en el año 1391, una ayuda a las Cortes, para realizar un viaje a Roma. Este viaje no se llegó a efectuar. La idea del mismo era la de que el rey navarro, actuara de conciliador. En el año 1394, siendo elegido papa el cardenal de Aragón, Álvaro de Luna en Avignon, el reino de Francia se aleja de ellos, mientras que el Reino de Navarra se convierte en el mayor defensor de este papa.

Carlos VII de Francia, que al igual que su antecesor, también tiene mala salud, provoca que una nueva delegación navarra para solventar los problemas con el reino de Francia, la cual está encabezada por el canciller real y Juan Ruiz de Aibar, dure 32 meses. Esto sumado a la nueva enemistad de las casas de Borgoña y de Orleáns, por sus diferencias en obediencia pontificia, ante la elección de un aragonés, Álvaro de Luna, como papa con el nombre de Benedicto XIII, provoca una nueva expedición diplomática navarra, esta vez encabezada por el mismísimo Carlos III el Noble.

El rey navarro, nada entusiasmado con la idea, realiza testamento, que las Cortes de Navarra se niegan a jurar, hasta no comprobar que en dicho testamento no había nada contra el Fuero navarro. Así en el año 1397 el rey de Navarra, Carlos III, junto a su primo Carlos de Beaumont, viajan con un gran coste a las arcas navarras, al reino de Francia.

Con dicho viaje, tampoco se consigue nada, lo que provoca un nuevo viaje, de nuevo con gran coste para las arcas navarras y la redacción de dos nuevos testamentos, esta vez secretos. Así encontramos en Paris al rey Carlos III de Navarra, junto al canciller del Reino vasco y su yerno Iñigo Ortiz de Stuñiga. Las negociaciones, esta vez si, llegaron a buen puerto.

La princesa Blanca de Navarra, en el año 1402, es casada con Martín de Sicilia. El 9 de Junio del año 1404, el rey de Navarra renuncia a sus posesiones de Champane y de la Normandia, a excepción de Cherburgo, recibiendo como contrapartida 12.000 libras tornesas, además del Ducado de Nemours. En un segundo documento, el reino de Navarra renuncia a Cherburgo a cambio de 200.000 libras tornesas, la mitad de ellas en forma del señorío de Provins.

Al acuerdo le falta brillantez, pero es muy provechoso para el Reino Pirenaico. Carlos III de Navarra, regresa al Estado vasco vía Lyon, Carbona y Barcelona. Posteriormente realiza un nuevo viaje a la Galia, para visitar el Ducado de Nemours e implicarse en la pacificación en la guerra que mantenían las casas de Borgoña y Orleáns, sellada en el año 1409, en Chantres. Blanca de Navarra enviuda sin tener descendencia en el año 1409. En el testamento de su esposo Martín de Sicilia, Blanca de Navarra es designada vicaria general o gobernadora de pequeño reino Mediterráneo. Durante el viaje de Carlos III de Navarra por tierras francesas, el monarca navarro intenta el matrimonio Blanca de Navarra con Luís de Baviera, pero no se llega a un acuerdo.

Enrique III de Castilla y León, enseguida conseguida logra una buena amistad con Carlos III de Navarra. Incluso cuenta en las cortes de Burgos, con el asesoramiento de un navarro, Diego López de Stuñiga. Y durante la minoría de edad de su sucesor, Juan II de Castilla-León, este contó con los soldados de Santiago de Borbón, esposo de Beatriz de Navarra, que se unen al ejército castellano en su lucha contra el Reino de Granada.

En el año 1412 se llegó a un nuevo acuerdo que renueva las conversaciones navarro-castellanas del año 1400. Un acuerdo que trataba de reducir en lo posible las querellas fronterizas entre Alfaro y Corella, y las que se mantienen a lo largo de la frontera entre, las tierras de Araba y Gipuzkoa, en poder del reino de Castilla y León, con el Reino de Navarra.

Fabrique, duque de Benavente, se mezcla en una revuelta de nobles castellanos y corre a refugiarse en el Reino de Navarra, durante una ausencia de Carlos III, siendo bien acogido por la reina Leonor. Cuando Carlos III el Noble, regresa del reino de Francia al Estado de Navarra, se excusa ante los regentes de Castilla-León y manda encerrar al fugitivo castellano en el castillo de Tafalla, más tarde en el de Monreal, dándole eso si, un trato de rey a este hijo de Enrique II de Castilla-León, comprometiéndose a devolverlo al reino de Castilla y León, bajo el compromiso formal de que no será mutilado ni juzgado, al menos en público.

En el año 1416, las cortes reunidas en Erriberri proclaman de nuevo a Banca como heredera al trono de Navarra. Se impone así la necesidad de un nuevo matrimonio. En primer lugar se piensa en Juan de Foix, viudo de su hermana Juana de Navarra. La idea era atrayente ya que con dicho enlace se sumaba al Estado de Navarra, los señoríos del Bearne, Marsan, Gavadan, Nébouzan y Mauvezin en Bigorre, así como el vizcondado de Castelbó, situado dentro del reino de Aragón.

Pero Leonor de Alburquerque, viuda de Fernando I de Antequera, rey de Aragón, maniobra rápidamente y envía una embajada ante Carlos III de Navarra, para ofrecer la mano de su hijo, el infante Juan. Para Carlos III de Navarra, este es el pretendiente más rico y poderoso, el cual posee tierras en el reino de Castilla y León, concretamente Castro. Para facilitar las negociaciones, el infante Juan de Aragón se compromete a no volver a casarse y no legitimar a sus bastardos.

La ceremonia se desarrolla en la catedral de Iruñea el 10 de julio de 1420. El matrimonio es más un contrato político, económico y diplomático que un enlace sentimental y amoroso. Juan de Aragón cuenta con 22 años, mientras que la viuda de Martín de Sicilia, Blanca de Navarra, tiene con 34 años.

En el plano jurídico parecen tomadas todas las precauciones. La dote es de 420.112 florines y así mismo, ante un eventual nuevo matrimonio de Juan, este quedaba totalmente excluido como rey de Navarra, así como a los derechos recíprocos de los esposos y a los de sus hijos. El hijo primogénito de Blanca y Juan, debía heredar el reino de Navarra, así como las rentas de Juan en Castilla y Aragón.

En el caso que no tener hijos, Juan de Aragón, extranjero a la herencia y a la sucesión del Reino navarro, se apartaría realmente y de facto del Reino de Navarra y el ducado de Némours, que irán al heredero designado por Carlos III en su testamento. Pero hay un caso que no está previsto explícitamente, sin embargo previsible y normal, que no era otro que el infante Juan sobreviviera a la reina Blanca de Navarra, junto a los hijos del matrimonio.

El contrato del matrimonio es firmado el 18 de febrero del año 1420, por el infante Juan y por Piarres de Peralta en representación de Blanca de Navarra. Tras la ceremonia los esposos se apresuran a ganar las tierras de Castilla y León, donde Enrique señor de Santiago se había aprovechado de la ausencia de su hermano Juan, para apoderarse en Tordesillas de Juan II de Castilla y León.

Mientras el infante Juan de Aragón está enfrascado con sus asuntos castellanos, por los que siente gran interés, Blanca de Navarra se instala en el castillo de Peñalen, donde recibe la visita de un músico de viola navarro, concretamente de Arizkun y llamado Ursua.

A las tres de tarde del jueves 29 de marzo de 1421, en el monasterio de los Frayles predicadores o dominicos, nace Carlos. El mensajero Rui Díaz de Mendoza entrega el despacho al rey Carlos III de Navarra, que le da la suntuosa suma de 4000 florines de oro. Los padrinos del infante navarro son Juan II de Castilla y León y el condestable Álvaro de Luna.

Como indicaba el contrato matrimonial, Blanca y su hijo, ponen rumbo al Estado de Navarra, donde el joven príncipe debe ser educado. A sus encuentro salen personajes del Reino, como Johancoxe de Suhescun, Diego de Estuñiga, Felipe de Navarra, Juan de Ezpeleta, Juan de Agramont, fray Sancho de Echauz, Godofredo conde de Cortes, Pedro de Vergara, Martín de Getaria, Jacob Abracen, Pedro López de Orreaga y el obispo de Iruñea, Sancho Sánchez de Oteiza.

El 20 de enero del año 1423, el rey Carlos III el Noble crea el título de príncipe de Biana, para su nieto Carlos. El 11 de junio de mismo año, las Cortes proclaman como heredero legítimo de la corona de Navarra al príncipe Carlos, nieto de Carlos III e hijo de la infanta Blanca de Navarra.

El título de príncipe de Biana, es para designar al sucesor legítimo. Además trae innumerables rentas cimentadas en las tierras de Biana, San Vicente de la Sonsierra, Biasteri, Bernedo, Aguilar, Genevilla, Lapoblación, gran parte del valle de Campezo, junto a las villas de Peralta, Caderita, Corella y Cintruénigo, más los castillos de Marañon, Toro, Ferrera y Burandón, pero siendo el reino indivisible y por lo mismo las posesiones del príncipe intransferibles.

El infante Juan de Aragón mantiene importantes enfrentamientos dentro del reino de Castilla y León, lo que obliga a Pedro de Peralta y García de Falces, mediadores navarros, tener que conseguir el frágil tratado Araciel, el 3 de septiembre de 1425.

Carlos III de Navarra muere en el año 1425. Junto a la reina Blanca, sube al trono como rey consorte el infante Juan de Aragón, pero castellano de nacimiento. Los intereses de Juan de Tratámara se encuentran en Castilla y León, donde también quiere gobernar, imponiendo al Estado de Navarra una nueva política exterior, para defender así sus intereses personales en Castilla-León, intentando dar cuenta del débil Juan II de Castilla, y de su propio hermano Enrique, igual de ambicioso que infante aragonés. Pero Juan de Trastámara se encuentra con un temible adversario, el condestable de Castilla, Álvaro de Luna.

Álvaro de Luna, tras volver del exilio, toma Medina, Cuellar, Olmedo y Peñalen, lo que obliga al infante Juan de Aragón a vender, sin permiso, las joyas y la vajilla preciosa de la reina Blanca de Navarra, teniendo que entregar las iglesias del Estado Pirenaico, hasta los candelabros a los prestamistas.

Las Cortes navarras autorizan dos ayudas de 80000 florines en los años 1429 y 1431, para satisfacer la ambición desmedida de Juan de Trastámara, que en ningún modo son la ambición del Reino de Navarra. Juan de Trastámara confiesa que los gastos de guerra han ascendido a 2.599.823 maravedies y 6167 doblas y cuarto por año. Las Cortes de Navarra se ven de nuevo obligadas a votar un nuevo suplemento de 44.500 libras, para permitir que Juan II de Navarra vaya a pedir algún socorro a Italia.

Juan de Trastámara realiza una proclamación indecente en Araciel, tras conocer la muerte de Carlos III de Navarra. A los gritos de Real, Real, Real y por el rey don Juan de Navarra e por la reina doña Blanca su mujer, se suma la imagen de infante de Aragón, junto a su hermano el rey Alfonso de Aragón, cabalgando y dando vueltas al terreno detrás de un estandarte navarro, enviado desde Erriberri y con premura, por Blanca heredera natural al trono. Este acto indecente tuvo lugar en suelo del Reino de Navarra, pero no asiste ningún navarro.

La coronación real tiene lugar y de manera poco ortodoxa, cuatro años más tarde en la catedral de Iruñea y en presencia de una embajada poco común del rey de Castilla-León. Los tres Estados prestan juramento a Blanca, nuestra reina y señora natural y a Juan por el derecho que os pertenece en virtud de nuestra reina y señora Blanca.

Un nuevo matrimonio, esta vez entre la hija mayor de los reyes de Navarra y el príncipe de Asturias, trae de nuevo la paz. Además el reino de Castilla y León, devuelve las villas que recientemente habían sido capturas, tanto en el reino de Castilla y León, como ene. Estado de Navarra. El año 1441 muere la reina Blanca de Navarra en Santa María de Nieve, Segovia, dejando un testamento que traerá la guerra por el poder dentro del Reino vasco.

Más que el testamento en sí, los problemas surgen con una frase del mismo, que dice lo siguiente:

“Aunque el príncipe pueda intitularse y nombrarse tras mi muerte, a título de heredero y por derecho reconocido, rey de Navarra y duque de Némours, no obstante le ruego afectuosamente que, por el honor debido al rey su padre, no tome esos títulos sin su consentimiento y bendición”.

Las Cortes de Navarra, ante dicho testamento se muestran pasivas. El príncipe de Biana, Carlos, hace todo lo que está en sus manos para evitar la revuelta, aceptando considerarse como lugarteniente de Reino, legitimando con ello a Juan II como rey de Navarra.

BIBLIOGRAFÍA

ALTADILL, Julio. Geografía general de Navarra, 1916

CAMPIÓN, Arturo. Obras completas, 1983

CASTRO, J R. Blanca de Navarra y Juan de Aragón, 1966

CASTRO, J. R. Carlos III el Noble, rey de Navarra, 1983

CASTRO, J. R. Carlos II el Malo, 1987

CIGANDA ELIZONDO, Roberto. Navarros en Normandía en 1367-1371. Hacia el ocaso de Carlos II en Francia, 2006

CLAVERÍA, Carlos. Historia del Reino de Navarra, 1971

HERMOCILLA, el marqués de. El condado de Beaumont-le-Roger, 1926.

JIMENO JURIO, José Mª. Historia de Navarra. Desde los orígenes hasta nuestros días, 1980

LACARRA, José Mª. Historia política del Reino de Navarra desde sus orígenes hasta su incorporación a Castilla, 1972

LACARRA, José Mª. Historia del Reino de Navarra en la Edad Media, 1976

LÓPEZ, Rafael. Navarre shall be… La Tierra del Euskera y las Islas Británicas, 2004

MIRANDA, Fermín. Historia de Navarra, 2004

MORET Y ALESON. Annales del Reyno de Navarra, 1980

NARBAITZ, Pierre. Navarra o cuando los vascos tenían reyes, 2007

RAMÍREZ, E. Carlos II: la nobleza, 1987

RAMÍREZ, E. Solidaridades nobiliarias y conflictos políticos en Navarra. 1387-1464, 1990

RAMÍREZ, E. La reina Blanca y Navarra, 1999

RAMÍREZ, E. Carlos III, rey de Navarra: Príncipe de sangre Valois, 1378-1425, 2007

SAGREDO, Iñaki. Navarra. Castillo que defendieron el Reino, Tomo I, II y III, 2006 y 2007

SERRANO, Bixente. Navarra. Las tramas de la historia, 2006

SORAUREN, Mikel. Historia de Navarra, el Estado Vasco, 1999

TOWNSON, Duncan. Breve historia de Inglaterra, 2004

URZAINQUI, Tomás y DE OLAIZOLA, Juan Mª. La Navarra marítima, 1998

URZAINQUI, Tomás. Navarra, sin fronteras impuestas, 2002

URZAINQUI, Tomás. Navarra Estado europeo, 2003

VV.AA. Historia Ilustrada de Navarra, 1993

VV.AA. Historia de Navarra, 1994

WIKIPEDIA. Guerra de los Cien Años, http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_los_Cien_A%C3%B1os

YANGUAS Y MIRANDA, Crónica de los reyes de Navarra, 1843

YANGUAS Y MIRANDA, Historia compendiada del Reino de Navarra, 1843

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011