SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2009/06/30

Iruinea, junio 2009


Iñigo Saldise Alda
Algo huele a podrido en Dinamarca
Soberanía de Navarra

Hamlet es el protagonista de una tragedia escrita por el dramaturgo inglés William Shakespeare, posiblemente realizada entre los años 1599 y 1601. La obra, situada en Dinamarca, muestra cómo el príncipe Hamlet se venga de su tío Claudio, que ha asesinado a su padre el Rey, para casarse con la Reina y ser así el gobernante del país. Una obra que explora temas tales como la locura real y fingida, la traición, la venganza, el incesto y la corrupción moral, que podía quedar resumida en una frase que pone William Shakespeare en el propio protagonista Hamlet: “Something is rotten in the state of Denmark” . Cuya traducción correcta no es la que lleva el título de este escrito, sino: "Algo está podrido en el estado de Dinamarca".

A pesar de ello, a muchos de nosotros nos ha llegado la frase con la que titulo el presente trabajo, el cual pretende ser una autocrítica lo más positiva posible, de la situación actual que vive Nabarralde S.L., en los últimos años, los cuales he podido vivir en primera persona, desde que accedí a participar en las Juntas Generales de Accionistas e incluso en el Consejo de Administración, al hacer el pago por transferencia bancaria de 6010’12 €, cantidad necesaria para comprar una acción de dicha empresa, algo realizado aproximadamente hace más dos años, y aún a día del presente escrito, Nabarralde S.L., no ha regularizado mi situación como socio, lo que significa que no se, ni saben los socios y socias accionistas, a que se ha dedicado mi aportación económica, la cual realmente era para comprar una acción de dicha empresa.

Esta mala gestión, ha sido realizada por el Consejo de Administración con el presidente de la empresa Nabarralde S.L. a la cabeza. Pero toda la culpa no es suya, sino que yo por dejado o más bien confiado, he permitido este fraude, bien por mala gestión o por otro cualquier motivo, más o menos oscuro, o mejor dicho, oculto.

Mi confianza, como ya he dicho, es por la cual no he realizado ningún comentario al respecto a ningún accionista, e incluso que no haya pedido la carta fundacional de la empresa, si es que existe algo parecido, donde es de suponer están los objetivos de la misma y los métodos que deben aplicarse para conseguirlos, y como es lógico pensar, en donde debiera figurar la línea editorial de Nabarralde S.L.

Mi cordialidad hacia el Consejo de Administración y en especial con el gerente de la empresa Nabarralde S.L., el señor don Ángel Rekalde, fue un factor determinante de no pedir la aceleración necesaria para que se llevaran a cabo los pasos correctos y necesarios, con los cuales regular mi situación en dicha empresa. Esto era debido a un trato casi familiar con el gerente, con el cual llegue a un acuerdo claro, el de enviarle un artículo semanal, bien de historia o de política, siempre encuadrado en el paradigma navarro, escritos que ya realizaba y envía a la empresa Nabarralde S.L., con anterioridad, antes incluso de comprar, o al menos eso creía yo, una acción de dicha empresa.

El pasado mes de marzo, concretamente a inicios del mismo, el gerente o trabajador a sueldo o si preferimos por cuenta ajena, se negó a publicarme un artículo que compaginaba tanto la historia como una acción realizada en post de la recuperación de la soberanía del Estado de Navarra, aludiendo que esta visión era partidista. Por supuesto le discutí su apreciación, llegándole a demostrar que estaba totalmente equivocado y el gerente en lugar de rectificar, algo que no suele hacer con frecuencia, como puedo atestiguar yo sobre un trabajo anterior, me remite a los miembros del Consejo de Administración, los cuales hacen oídos sordos y no dan ninguna explicación sobre el asunto, es decir, no dan ninguna apreciación del por qué no se publicaba en la web de la empresa Nabarralde S.L., el artículo donde daba a conocer una opción, a estudiar y debatir por supuesto, con la cual es posible recuperar la soberanía plena del Estado de Navarra en un futuro inmediato, siempre con la necesaria aportación del pueblo vasco.

Durante todo ese mes, intenté hacer entrar en razón al gerente de Nabarralde S.L., pero este se cerró en banda, esta vez sacando como excusa que yo era un escritor reconocido de Nabarralde S.L., (tal vez por eso deba dejar de escribir) obviando que al ser Nabarralde S.L. una empresa y en el caso de que yo sea un accionista de la misma, él es un empleado mío, al igual que del resto de accionistas claro, y que por lo tanto no tenía por que negarse a publicarme el escrito, porque yo no he recibido ningún comunicado por parte del resto de accionistas, en que me insten a no publicarlo dentro de la empresa, por lo que se da a entender, que el escrito no supone un peligro para la integridad de la empresa Nabarralde S.L. y éste no solo puede ser publicado, sino que sería aconsejable y acertado el hacerlo, por el deber que tenemos desde Nabarralde S.L., con los navarros y navarras, especialmente con aquellos y aquellas que nos apoyan económicamente, al ser promotores de nuestras actividades empresariales.

Claro está, como no está mi situación dentro de la empresa en orden o regulada, algo que ya dejó constancia un socio accionista en la última Junta General de Accionistas de año pasado, el empleado no atendió a mis indicaciones y se saltó la jerarquía de la empresa, mostrando insubordinación hacia un accionista (si no he sido timado claro) de la misma, algo que ya ha hecho con anterioridad. Este tema merecería la dimisión de todo el Consejo de Administración y en su defecto su destitución por el resto de accionistas y por supuesto el despido del gerente de la misma, sin ningún tipo de indemnización económica.

Cansado ya de intentar solucionar estos asuntos relacionados con la empresa Nabarralde S.L., sin ni siquiera recibir contestación, problemas que coartan incluso la búsqueda de un método con el cual recuperar la soberanía plena del Estado de Navarra desde dicha empresa, sufriendo hasta la eliminación momentánea por entonces y actualmente otra vez, vaya ejemplo de “líderes” tenemos que no saben hacer frente a unos sencillos problemas empresariales, del enlace directo a mi blog, Soberanía de Navarra (tal vez nunca haya sido yo de Nabarralde S.L. y solo me engañaron para tener un poco más de dinero) solo he podido llegar a una conclusión, muy semejante a la del príncipe Halmet, salvando indudablemente las distancias al ser sobre la empresa Nabarralde S.L. y yo un mero txispas que ha puesto un millón de las antiguas pesetas, llegando a la conclusión final en la que solo puedo afirmar lo siguiente:

“Algo huele a podrido en Nabarralde”.



* Aquí podrás leer el artículo censurado por Nabarralde S.L. http://www.astekaridigitala.net/_Aprendemos_de_los_errores_para_no_volver_a_repetirlos_por_I_igo_Saldise_Alda__n11224.aspx

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011