SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2010/06/09

Iruñea, junio de 2010

Iñigo Saldise Alda
El príncipe de Biana
Soberanía de Navarra

En la ciudad de Tutera, concretamente el 20 de enero del año 1423, el rey Carlos III de Nabarra, que ha pasado a la posteridad como el Noble, instauraba el título de príncipe de Biana para su nieto también llamado Carlos, legítimo heredero de su hija Blanca de Nabarra y con vistas de salvaguardar el Reino o Estado de los nabarros, de las garras ambiciosas de su yerno, el infante aragonés de origen castellano Juan de Trastámara, el cual ha pasado a la historiografía nabarra como el Usurpador.

A día de hoy, podemos afirmar sin ningún tipo de duda, que este título originariamente nabarro, también ha sido usurpado por el heredero al trono español, Don Felipe de Borbón y Grecia. Incluso de este acto se hace eco parte de la historiografía española, pues así lo menciona sin ningún tipo de pudor, ya consideran al infante Don Carlos de Borbón-Dos Sicilias, como legítimo dueño del título, ya que incluso se atreven a señalar a su madre, Doña Alicia de Borbón-Parma, como la legítima reina de todos los nabarros y nabarras, siguiendo para ello un falso orden histórico de sucesión, el cual es tan ilegítimo como aquel que aportan aquellos que sostienen a Don Felipe de Borbón y Grecia como príncipe de Biana.

A decir verdad, no han sido solo los miembros de la casa de Borbón quienes han suplantado de forma ilegal, al verdadero o la verdadera poseedora del título del heredero o heredera a la Corona de Nabarra. Tras la invasión militar española, sin previa declaración de guerra del año 1512 y el asentamiento de la ocupación genocida española en las tierras nabarras del sur del Pirineo, la casa de los Austrias, reinantes en el reino de España e iniciadores de la colonización de los nabarros surpirenaicos, utiliza de forma ilegítima y sin ningún tipo de rubor, los títulos de rey de Nabarra y del príncipe de Biana, buscando legitimarse ante un pueblo nabarro derrotado que sufría la terrible represión de la soldadesca española y la denominada Santa Inquisición, arma católica esencial e imprescindible para lograr el sometimiento de los nabarros surpirenaicos.

Volviendo a la casa de Borbón o Bourbon, inicialmente a la rama de los Anjou a la cual pertenece Don Felipe de Borbón y Grecia, debemos repasar el Tratado de Utrecht realizado en el año 1714, entre rey Felipe de Borbón, V de España y Louis XIV de Francia, este último también se auto titulaba como II de Nabarra. En dicho tratado el rey español renunció para él y todos sus herederos a todos los derechos sucesorios en Francia y Nabarra, en beneficio del delfín de Francia, el futuro Louis XV de Francia, el cual, a semejanza de su antecesor, también se auto titula como IV de Nabarra. Este Tratado nos indica, que en la guerra de sucesión española iniciada en el año 1833, ninguno de los pretendientes al trono español podía titularse como rey de los nabarros.

Legalmente el único miembro de la casa de Borbón, que ha ostentado de forma legítima el título de príncipe de Biana, fue Enrique de Borbón y Albret, que accedería al trono del Reino o Estado de Nabarra a la muerte por asesinato de su madre, la reina Juana III de Nabarra. Así, concretamente, e1 de abril del año 1553, en el bello palacio de Pau, la aún princesa de Biana, Juana de Albret, paría a un hijo varón, al cual le dan el mismo nombre que su abuelo el rey de Nabarra, Enrique II el Sangüesino.

Desde la instauración del título de príncipe de Biana, este tenía lo obligación de ser educado en la Corte del Reino Soberano de Nabarra. Por ello, tras el asesinato de Enrique III de Nabarra y IV de Francia, los Estado Generales de Nabarra pidieron al hijo de este, el delfín de Francia y futuro Louis XIII, su presencia en la Corte de Pau, pero este bajo consejo del cardenal Richelieu, no solo se niega, sino que renuncia al título de príncipe de Biana, tanto para él como para todos sus sucesores, es decir, para cualquier rama de la casa de Borbón. Pero por si esto no fuera poco, el testamento realizado en el año 1607 por Enrique III de Nabarra y IV de Francia, deja bien claro que el Reino de Nabarra, y por tanto todos sus títulos, era devueltos a la casa de los Albret, la cual posee en la actualidad herederos y herederas directos de Catalina de Foix y Juan de Albret, que dado el caso siguiendo el Derecho Pirenaico-antes leyes que reyes-podría volver a gobernar en un Estado Soberano de Nabarra, solo si así lo decidimos los nabarros y nabarras.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011