SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2014/12/12

Felipe de Nabarra-Evreux

Felipe de Nabarra-Evreux
Iñigo Saldise Alda

Heráldica 1: de azur sembrado de flores de lis de oro con una banda componada de plata y gules, tres y tres, que son de Evreux. Sobre el todo y puesto en jefe lambel recortado a tres pendientes de plata indicativo de ser el segundo hijo varón del linaje.

Felipe de Nabarra-Évreux nació en el año 1336 en Évreux. A los siete años y tras la muerte de su padre heredó el infante de Nabarra el condado de Longueville. Su padre fue Felipe de Évreux rey consorte de Nabarra por su matrimonio con la capeta Juana II de Nabarra. Con catorce años fue nombrado lugarteniente por su hermano Carlos II de Nabarra y conde de Évreux, para las posesiones nabarras en la Normandie.

Fiel a su hermano colaboró con éste en buscar la recuperación los territorios de Champagne y Brie, pertenecientes por derecho dinástico a la Corona de Nabarra. Inicialmente lo intentaron por la vía diplomática en la Corte francesa situada en Paris. Además su hermano, Carlos II de Nabarra y conde de Évreux, contaba con más derecho que Jean II de France para ser nombrado como rey de los franceses.

En el año 1353 casó con Yolande de Dampierre también conocida con los nombres de Cassel Yolande o Yolande de Bar. Esto fue debido, principalmente, para buscar una nueva alianza para los intereses de su hermano Carlos II de Nabarra y conde de Évreux, ya que entre los años 1350 y 1353, Jean II de France había realizado la misma política de alianzas por matrimonio, incluso con el propio rey de Nabarra, fortaleciendo así al denominado partido realista e incluso, debilitando con ello al partido nabarro, pues el francés se atrajo a innumerables nobles vinculados con los de Nabarra-Évreux.

Ese mismo año, Felipe de Nabarra-Évreux acompañó a su hermano a Paris. En la ciudad de la luz se llevó a cabo un importante intercambio de insultos entre los nabarro-normandos y el condestable de Francia, Carlos de España o de la Cerda, principal valido y amante de Jean II de France, llegando incluso a esgrimir Felipe de Nabarra-Évreux una daga en medio del acaloramiento general. Tras ello, Felipe de Nabarra-Évreux volvió a los dominios que la Corona de Nabarra tenía en la Normandie.

Ya entrado el año 1354, Carlos de la Cerda se adentró en la Normandie. Felipe de Nabarra-Évreux avisó a su hermano de ello y quedaron en apresar al mariscal de France, el cual se encontraba en una posada de L’Aigle conocida como Trui-qui-File. Felipe de Nabarra-Évreux entró en los aposentos del mariscal francés al grito de:

“Carlos de España, soy Felipe, hijo de un rey, a quien has calumniado vilmente.”

La aventura se convirtió en una auténtica batalla entre los hombres de Carlos de la Cerda el de España y los nabarro-normandos. El mariscal de France intentó esconderse debajo de la cama, pero Felipe de Nabarra-Évreux lo sacó por los tobillos. Finalmente Carlos de España cayó arrodillado y suplicó clemencia a los nabarro-normandos.

Carlos II de Nabarra se encontraba en un lugar distante y envió un mensajero para conocer el transcurso de los acontecimientos. El mensaje es mal transmitido o interpretado, desgarrando Felipe de Nabarra-Évreux con su espada al mariscal de France.

Entre los que se encontraron junto a Felipe de Nabarra-Evreux figuraron los caballeros nabarros Corbarán de Lehet, Juan Ramírez de Arellano, los señores de Garro y Artieda y Rodrigo Uriz, además de caballeros normandos, como el conde de Harcourt, Bascon de Mareuil y Rabigot Dury. Todos ellos, tras el primer golpe del infante de Nabarra y conde de Longueville, ajusticiaron al mariscal de France a espadazo limpio hasta llegar a la salvaje cifra de ochenta espadazos.

Este suceso significó la ruptura total en las complicadas relaciones diplomáticas existentes entre Jean II de France y Carlos II de Nabarra, haciéndose este último responsable directo de la muerte del mariscal francés. Mientras el rey nabarro acercaba posturas con los ingleses, el infante de Nabarra y conde de Longueville participó en la defensa de los derechos que poseía su esposa sobre el condado de Bar. Dicho condado fue atacado por los hombres de Lorraine y Felipe de Nabarra-Évreux fue capturado y encarcelado por el señor de Pierrefort hasta el año 1356.

Tras su liberación encabezó la causa del partido nabarro. Esto fue debido al estar Carlos II de Nabarra y conde de Évreux prisionero de Jean II de France y de su hijo Charles.

Heráldica 2: Escudo cuartelado. 1º y 4º de gules trae carbunclo cerrado y pomelado de oro, con una esmeralda verde en forma de losange en abismo que es de Nabarra. 2º y 3º de azur sembrado de flores de lis de oro con una banda componada de plata y gules, tres y tres, que son de Evreux. Sobre el todo y puesto en jefe lambel recortado a tres pendientes de plata indicativo de ser el segundo hijo varón del linaje.

Las tropas del rey francés sitiaron Évreux, sede administrativa de Carlos II de Nabarra. Felipe de Nabarra-Évreux se retiró a la región normanda del Contentin, concretamente a la plaza fuerte de Cherburg, donde montó el cuartel general del partido nabarro. Aunque la región tenía una larga tradición de oposición directa a la Corona de France, la nobleza local se mostró reacia a mostrar abiertamente su apoyo a la causa del partido nabarro, mostrando un su apoyo a la causa inglesa de Edward de England.

El infante de Nabarra y conde de Longueville envió a dos de sus lugartenientes nabarros de vuelta a las tierras nabarras de Vasconia, con la preferente misión de reclutar tropas. En el Estado de Nabarra su hermano Luis de Nabarra-Évreux, lugarteniente de Carlos II de Nabarra en el Reino ante su ausencia, ya estaba recaudando fondos y buscando aliados, principalmente en Aragón y Avignon.

Felipe de Nabarra-Évreux ante el posicionamiento de la nobleza normanda y la insuficiencia de recursos provenientes de Nabarra, envió emisarios al Reino de England en busca de alianza en la guerra contra el Reino de France. Tras conseguir el apoyo inglés, el infante de Nabarra y conde de Longueville renunció formalmente a su homenaje al rey de France, para a continuación declararle la guerra.

Los ingleses del duque de Lancaster desembarcaron en Normandía gracias a la cesión nabarra de Cherburg. Felipe de Nabarra-Évreux les abrió la puerta del valle del Sena con la complicidad de la nobleza del país. Tras ello se encerró en Évreux desde donde envió junto con su hermano Luis, este desde Iruinea, un desafío a Jean II de France y a su hijo Charles.

A su vez, Felipe de Nabarra-Évreux Actuó como lugarteniente de Edward III de England  durante las campañas militares llevadas a cabo por los anglo-nabarro-normandos en la Normandía en los años 1356 y 1357. Fue nombrado lugarteniente del rey inglés tras mantener una reunión con el canciller inglés Thomas de Ladit en las Islas Británicas, y rendirle posterior homenaje a Edward III de England, únicamente como rey de France y duque de Normadie, comprometiéndose así a combatir contra todos aquellos que ataquen al rey inglés en su pretensiones francesas, con la salva excepción de sus hermanos y de Nabarra.

Concretamente en la significativa batalla enmarcada en la guerra de los cien años producida en Poitiers el año 1356, combatió a las órdenes del Príncipe Negro, encabezando y comandando a unas tropas formadas exclusivamente por nabarros. En dicha batalla los ingleses capturaron a Jean II de France. Felipe de Nabarra-Évreux tras la batalla pasó a la ofensiva con refuerzos llegados desde el Reino de Nabarra por mar, capturando aquellas plazas normandas que le eran fieles a su enemigo el príncipe Charles de France.

Los refuerzos los capitaneaba su hermano  el infante Luis, estando formado por una tropa de cerca de 1.500 nabarros, los cuales que desfilaron en Hondarribia y Donibane Lohitzune. Los lugartenientes de Luis de Nabarra-Évreux fueron Miguel García, Juan Martínez de Medrano, Bort de Agramont, Machín de Vergara, Martín Enríquez, Juan Ramírez de Arellano, el Señor de Luxe y Oger de Mauleon. Rápidamente, a su llegada a la Normandie, se pusieron a las órdenes de Felipe de Nabarra-Évreux, conde de Longueville.

Ingleses y nabarros comenzaron nuevas hostilidades contra el príncipe Charles de France fuera de la Normandie, concretamente en los campos de Île de France. Felipe de Nabarra-Évreux salió desde la región del Cotentin con una fuerza formada por 700 hombres de armas entre nabarros y normandos, los cuales fueron reforzados por cerca de 100 soldados ingleses y varios hombres de armas, mercenarios alemanes en su mayoría, que estaban bajo las órdenes del capitán inglés Richard Totesham.  Tomaron dirección este y en la Bessin ocuparon varios castillos al este de Bayeux  antes de salir hacia Paris, causando un más que considerable pánico entre el populacho francés. Una vez atravesado Chartres, se pararon  a ocho kilómetros de Paris, donde por orden de Carlos II de Nabarra, ya libre, regresaron a la Normandie.

A su regreso a la Normanie, Felipe de Nabarra-Évreux descubrió que el duque de Lancaster había tomado el control de Avranches e instalado una guarnición inglesa allí, rompiendo el acuerdo anglo-nabarro. Indignado, Felipe de Nabarra-Évreux se desplazó hasta el campamento del duque de Lancaster, el cual estaba situado a las fueras de la ciudad de Rennes, para pedir explicaciones. Aunque duque inglés acordó restablecer lo ocupado por sus hombres al nabarro-normando, pero los capitanes del inglés permanecieron ostentando su posesión. 

Felipe de Nabarra-Évreux también se vio envuelto en otra disputa con el gobierno de Inglaterra. Cuando el noble normando, Geoffroy de Harcout, cayó muerto sin herederos en un batalla contra los franceses en el año 1356, el conde de Longueville había tomado posesión de su castillo de Saint-Sauveur-le-Vicomte, uno de los más fuertes y más valioso en la región. Sin embargo Edward III envió a sus propios hombres para apoderarse del castillo, escudándose en un acuerdo previo con Geoffroy de Harcourt, en el cual supuestamente el normando había regalado el castillo al rey de England. Felipe de Nabarra-Évreux envió a su canciller personal a Westminster para protestar, pero no fue aceptada la demanda del infante de Nabarra.

En el año 1358, con la promesa de fondo de restituir a Felipe de Nabarra-Évreux todas sus posesiones que tenía antes del estallido bélico entre franceses y nabarro-normandos, el infante de Nabarra respondió a la  nueva llamada de su hermano Carlos II de Nabarra en defensa de sus pretensiones por el trono francés, reuniendo un numeroso contingente de tropas de la Normandie y de Betragne, con el objetivo de entrar en Paris, pero la ciudad se volvió contra Carlos II de Nabarra, el cual tuvo que encerrarse en Saint-Denis hasta la llegada del infante nabarro.

Carlos II de Nabarra y su hermano Felipe se unieron y trasladaron a su ejército hacia el lado norte de la ciudad donde ocuparon la abadía y suburbio de Saint-Laurent. La intención era  preparase para tomar la ciudad por asalto. Sin embargo la noche del mismo día, el príncipe Charles de France entró en Paris por la Porte Saint-Antoine y con ello, todas las esperanzas de la capturar de Paris perdieron. Tras ello el ejército nabarro se retiró a Mantes.

Desde Mantes, el conde de Longueville partió con tropas nabarras para aliviar a la guarnición inglesa de Saint-Valéry, pero estos se rindieron antes de la llegada del infante de Nabarra. Por ello encabezó a sus tropas rumbo a la Champagne occidental, recorriéndola durante seis semanas, jugando al gato y al ratón con el condestable y el almirante de France. Finalmente regresó a la Normandie sin habar logrado nada positivo para la decrépita política del partido nabarro.

Pese a ello, durante el año 1359, Felipe de Nabarra-Évreux optó por continuar al servicio del rey de England, siguiéndole numerosas guarniciones nabarras.

En el año 1360, los Reinos de France y England firmaron el tratado de Bétigny, perdiendo así Carlos II de Nabarra a su aliado inglés. Felipe de Nabarra-Évreux también estampo su firma en el cómo lugarteniente de rey inglés y del rey de Nabarra, reintegrándose la Normandie a la soberanía del Estado de Nabarra, siendo su gobernador el propio infante nabarro.

Posteriormente, Carlos II de Nabarra firmó un tratado separado con Jean II de France, rindiendo vasallaje por las posesiones nabarras de la Normandie al Reino de France. El propio conde de Longueville rindió vasallaje al príncipe Charles de France como regente del Reino francés.

En el año 1361, Carlos II de Nabarra realizó un primer testamento en el cual, dejaba a su hermanos Felipe, Luis y Blanca, instituidos administradores de la Corona durante la minoría de edad de su hijo y heredero Carlos de Évreux y Trastamara. 

Pese al tratado de Bértigny la paz no llegó a las tierras normandas. La presencia de innumerables mercenarios y soldadesca supuestamente leal a England, continuaron saqueando pueblos y asaltando castillo en busca de rehenes por los cuales pedir rescate. Felipe de Nabarra-Évreux en cambio, si mantenía el control sobre las tropas nabarras que aún permanecían en la región, enfrentándose en varias ocasiones a esas compañías mercenarias.

 Como lugarteniente de su hermano el rey de Nabarra para la Normadie y France, se unió al bretón Bertrand du Guesclin en el año 1363 para la campaña contra los mercenarios que estaban en Bayeux y Caen. Ya  finalizando la campaña recibió la llamada de Jean II de France, por encomienda del papa Urbano V. El rey francés era quien debía encabezar la cruzada y le pidió a Felipe de Nabarra-Évreux que lo acompañase, delegando incluso en él, las distintas funciones y honores. Para ello le nombró dueño y señor de todas las tierras tomadas a los sarracenos enemigos de la fe. Pero antes de llegar a Paris, el conde de Longueville murió al coger frío o quizás por la peste. Fue enterrado en la iglesia de Notre Dame de Évreux.

Felipe de Nabarra-Évreux, infante de Nabarra y conde de Longueville, debió de ser un hombre colérico y muy impulsivo a la par de leal. Dicha lealtad le hizo ser lugarteniente de tres reyes, el nabarro, el inglés y el francés, estos dos últimos de forma separada y supeditada siempre a su lealtad a Nabarra. Pese a ser infante de Nabarra y jefe de las tropas de caballeros y señores nabarros, nunca pisó tierras de Vasconia, naciendo y muriendo en la Normandie. 

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011