SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2014/08/31

Los Marischales de Nabarra (VII)

Los Marischales de Nabarra (VII)
Iñigo Saldise Alda

Pedro II de Nabarra, VII Mariscal de Nabarra

“Yo no soy español, ni súbdito de España.”

Heráldica: Escudo de plata con tres fajas de gules que son de Eusa, mantelado de azur dos leones afrontados propios del linaje, brochante sobre la partición un cabrio combado de gules cargado de un filete pomelado de oro que trae de Nabarra, el todo bajo un jefe de gules con medio carbunclo de oro cerrado y pomelado naciente que es de Nabarra.

Pedro de Nabarra y Lacarra, heredó los títulos familiares y fue nombrado Mariscal del Reino, tras el asesinato a lanzadas de su hermano Felipe, el cual fue llevado a cabo por Luis III de Beaumont, conde de Lerin. Asumió de manera inmediata la jefatura del bando agramontés, el cual apoyaba a Francisco de Foix, conocido como Febus, I de Nabarra, conde de Foix, conde de Bigorre y vizconde de Bearne.

Pedro de Nabarra y Lacarra fue ratificado o sancionado como Mariscal del Reino, legalmente, tras el juramento a los Fueros realizado por Catalina de Foix y Juan de Albret. Esto ocurrió antes de la representación misma de la coronación como reyes de Nabarra llevada a cabo en la Catedral Santa María la Real de Pamplona.

En el año 1498 casó con la castellana Mayor de la Cueva, hija del duque Beltrán de Albuquerque. Un poco antes y estando en soltería, tuvo un hijo de suelta con una doncella de los Huarte de Tafalla, que se llamó Francisco. Por el matrimonio el Mariscal de Nabarra recició de los reyes Catalina de Foix, I de Nabarra y de Juan de Albret, III de Nabarra por matrimonio, la cantidad de 3.000 escudos de oro.

El Mariscal de Nabarra, el 28 de abril del año 1504, fue el padrino del infante Enrique de Albret y Foix, llevándolo hasta la pila bautismal situalda en la Catedral Santa María la Real de Pamplona. Entre los cincuenta nobles y caballeros de la comitiva, destacaba también la presencia del Consejero Real, Juan de Jaso. A los pocos día Enrique de Albret era designado príncipe de Biana y por consiguiente heredero al trono del Reino de Nabarra, siendo prometido en matrimonio con Isabel, hija de Juana de Castilla y León, princesa de Asturias, y de Felipe de Habsburgo, archiduque de Austria, duque de Borgoña y Brabante, y conde de Flandes.

En el año 1511, Pedro de Nabarra y Lacarra poseía mediante la fórmula de compra, la pecha de los labradores del lugar de Murugarren. También contó, por donación Real, de las pechas de Legaria, Muez, Cabrega, Mirafuentes, Ubago, Mendaza, Asarta y Anzin. 

En el año 1512 los ejércitos españoles de Fernando II de Aragón, Granada, Nápoles y Sicilia, además de regente de Castilla y León, invaden el Reino neutral de Nabarra, con la excusa de combatir al cismático rey de Francia. El Mariscal de Nabarra se hace cargo de la escolta de los reyes de Nabarra que se refugian en el vizcondado de Bearne.

El Mariscal de Nabarra partió como delegado y diplomático de los reyes de Nabarra hasta Logroño. Donde, tras mostrarle la primera Bula Pontificia, fue obligado por el rey español Fernando II de Aragón, el falsario y uñas largas, a rendirle juramento de fidelidad bajo la pena de ser excomulgado al igual que los reyes de Nabarra, Catalina I y Juan III.

Pero Pedro de Nabarra y Lacarra, tras huir de Logroño, se desdijo de un juramento no querido, y participó de forma activa en el primer intento de liberación del Reino de Nabarra llevado a cabo en el año 1512, extendiendo el fuego sagrado de la libertad entre las gentes de Nabarra. Pero la ofensiva libertaria fracasó y nuevamente se retiró al vizcondado del Bearne, concretamente a la ciudad de Pau, donde se instaló la legal y legítima Corte del Reino de Nabarra.

El Mariscal de Nabarra volvió a la senda diplomática por mandato de los reyes Catalina I y Juan III de Nabarra. Al frente de una delegación nabarra, se presentó ante el nuevo señor de Roma nombrado en el año 1513, León X, buscando con ello lograr un veredicto papal, con el cual se llegase a restituir las tierras ocupadas por los españoles a sus legítimos dueños, los reyes de Nabarra. Pero una vez más, el Estado Vaticano dio largas a los nabarros defiendo a los españoles.

A la muerte de Fernando II de Aragón, el falsario, Pedro de Nabarra y Lacarra se encontraba totalmente preparado al frente de 2000 soldados en el vizcondado de Laburdi, concretamente frente a la costa de Gipuzkoa. Estuvo a la espera de la orden del rey Juan III de Nabarra, para volver a las tierras ocupadas por los españoles e intentar liberarlas, pero la orden finalmente no llegó y se replegó al vizcondado de Bearne, donde se encontraba el cuartel general del ejército libertador nabarro.

Ese mismo año 1516, finalmente se llevó a cabo un segundo intento de recuperación y liberación del Reino de Nabarra. En dicha intentona Pedro de Nabarra y Lacarra fue el encargado de juntar a los Agramont y formar el ejército nabarro. El Mariscal de Nabarra pasó desde la Baja Nabarra con 1.200 hombres de armas, entre caballeros y soldados. Pese a sufrir la deserción de 600 hombres, entró por el valle del Roncal donde se le unieron 120 roncaleses con su capitán Pedro Sánchez a la cabeza. Sin embargo en aquellos desfiladeros las tropas españolas comandadas por coronel Villalba, se hicieron rápidamente con los valles de Salazar y Aezkua.

Ya era Semana Santa y las tierras nabarras estaban todavía nevadas, pero toda la población aclamaba la entrada de las tropas de liberación al grito de:

 ¡La resurrección y el Mariscal llegan al mismo tiempo!

Pero los soldados del siniestro coronel español Villalba, junto algunos traidores a su condición de nabarros como Donamaría, tendieron a los libertadores nabarros una emboscada. Esta se saldó con el apresamiento del Mariscal de Nabarra y otros jefes agramonteses, dejando en libertad a la soldadesca.

Pedro de Nabarra y Lacarra, junto a los líderes agramonteses fueron apresados y maltratados por el coronel español. A continuación, por mandato del cardenal Cisceros, fueron conducidos y encarcelados en el castillo-fortaleza de Atienza en tierras valencianas.

Dos años después, el Mariscal de Nabarra recibió la primera oferta de “perdón” de manos españolas. Esta sería oficializada por parte del Reino de España a cambio de jurar fidelidad al Rey Carlos I de España y V de Alemania. El mariscal rechazó de forma culta y cortesa dicha oferta de perdón, mediante las siguientes palabras:

“Una vez más suplico, con toda humildad posible a su Majestad, se sirva demostrar conmigo la magnificencia que ha de esperarse de semejante Majestad, devolviéndome la libertad entera y el permiso de ir servir a quien estoy obligado. La fidelidad, la limpieza que su Alteza quiere y estima de sus servidores, yo podré guardarla a los míos, y por ello me tornaré cautivo y esclavo de su servicio”

Esta negativa le supuso su traslado a la prisión-fortaleza de Simancas en tierras castellanas, donde finalmente fue asesinado a cuchillo por los españoles. El 24 de noviembre del año 1522 apareció su cadáver asesinado tras haber manteniendo su fidelidad al Estado de Nabarra, su Patria y a sus legítimos gobernantes. La muerte del Mariscal de Nabarra fue ocultada hasta el año siguiente, presentándola además como un suicidio.

Pedro de Nabarra y Lacarra fue considerado el único líder que podría unir a todos los nabarros. Además de un ferviente patriota nabarro, fue el último Mariscal de Nabarra, ateniéndonos como patriotas nabarros a la legitimidad y legalidad propia de nuestra Nación, siguiendo el Ordenamiento Jurídico propio del Estado de Nabarra, y en base a nuestro ancestral Derecho Vascón o Pirenaico.

BIBLIOGRAFÍA

Annales del Reyno de Navarra, José de Moret y Francisco de Aleson.
Diccionario de antigüedades del Reino de Navarra, José Yanguas y Miranda.
El Ilmo. y Rvmo. Señor Don Francisco de Navarra, de la Orden de San Agustín, Mariano Arigita y Lasa.
El suicidio del mariscal Pedro de Navarra, Pedro Esarte, digital.
Guerreros, historias de mil años, Jesús Javier Corpas Mauleón.
Historia de Pamplona y sus lenguas, José María Jimeno Jurio.
Homenaje al Mariscal Pedro de Nabarra, 1512-2012 Nafarroa Bizirik!, digital.
La Casa de los Navarra, la Casa de los Mariscales, Historia Medieval del Reyno de Navarra, Carlos Sánchez-Marcos, digital.
La muerte del mariscal de Nabarra, Arturo Campión, digital.
Nabarra en su vida histórica, Arturo Campión.
Nabarra o cuando los vascos tenían reyes, Pierre Narbaitz.
Nabarra. Reflexiones de un patriota, Iñigo Saldise Alda.
Navarra 1212, 1512, 2012, Gobierno de Navarra, digital.
Lo que todo nabarro debe saber, VV.AA.
Pedro de Navarra, Bernando Estornés Lasa, Auñamendi Eusko Entziklopedia, digital.
Pedro II de Navarra, Genealogía Familiar, linaje Ordoñez en Navarra, digital.
Pedro II de Navarra, Geneanet, digital.
Sucinta biografía de Enrique II de Albret, “el sangüesino”, Rey de Navarra, último Príncipe de Viana, (Sangüesa, 1503-Hagetmau 1555), Francisco Javier Beúnza Arboniés.


HERÁLDICA

Libro de Armería del Reino de Nabarra. Notas de sellos.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011