SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2014/08/30

Los Marischales de Nabarra (VI)

Los Marischales de Nabarra (VI)
Iñigo Saldise Alda

Felipe II de Nabarra, VI Mariscal de Nabarra

Heráldica: Escudo partido, de gules un carbunclo de oro que es de Nabarra, de plata con tres fajas de gules que es de la Casa de Eusa mantelado de azur con dos leones de plata afrontados que son propios del linaje.

Tras el asesinato de su padre, Felipe II de Nabarra y Lacarra fue hecho prisionero por los hombres de armas del II conde de Lerin, estando cautivo durante cuatro años en la fortaleza de Luis III de Beaumont, ya claramente posicionado a favor de Fernando II de Aragón, rey consorte de Castilla y León. Tras liberarse, regreso a su Casa de Eusa, donde la princesa Gobernadora de Nabarra, Leonor de Trastámara y Evreux, le empleó en el cargo de Mariscal del Reino al igual que lo había sido su padre.

La primera acción militar que llevó a cabo fue la de tomar por sorpresa el castillo de Biana. Esta plaza tradicionalmente beaumontesa, estaba bajo la tenencia de un caballero de la Casa de Góngora, fiel vasallo del II conde de Lerin. Para ello actuó con inteligencia con los vecinos que estaban descontentos con el II conde de Lerin por sus desafectos con el rey Juan II el usurpador y por el recargo de las pechas a los labradores. Felipe II de Nabarra y Lacarra contó además con el apoyo de Lope de Dicastillo y otros caballeros agromonteses. Luis III de Beaumont juró públicamente vengarse del Mariscal de Nabarra.

Tras la muerte de Leonor I de Nabarra y la entrada del príncipe Francisco Febo de Foix, conde de Foix, conde de Bigorre y vizconde de Bearne, para su coronación como rey de Nabarra, provocó un estallido de júbilo entre toda la población llana de Nabarra, esperando que ello conllevaría la paz entre las facciones agramontesa y beaumontesa.

Antes de su coronación, la regencia fue asumida por su madre la princesa Magdalena de Francia, que contó con la colaboración del Cardenal infante Pedro de Foix. Estos intentaron alcanzar la paz llegando a prestar juramente a los lugartenientes del Reino en las Cortes de Tafalla del año 1479, donde estuvo presente el bando agramontés con el Mariscal de Nabarra a la cabeza, mientras que la ausencia del bando beaumontes fue absoluta por orden del II conde de Lerin.

Si estuvo presente como invitado Fernando II de Aragón, consorte de Castilla y León, quien cuando se abordó el tema de la no presencia beaumontesa, propuso un acuerdo para subsanar las diferencias entre los bandos. El español recomendaría al conde de Lerin sumisión a la persona del rey de Nabarra, siempre y cuando los gobernadores de Biana, Zangoza, Tafalla y Tutera, que eran agramonteses, deberían rendir vasallaje al rey consorte de Castilla y León. El Mariscal de Nabarra y otros caballeros agramonteses desaconsejaron al Niño Rey y a su madre Regente dicha opción.

Finalmente se logró alcanzar la paz mediante la denominada tregua de Aoiz, mediante un acuerdo con los Beaumont que lograron la totalidad de sus exigencias, sin oposición palpable del jefe de la facción agramontesa, el Mariscal de Nabarra.

Pero la tregua fue corta, ya que apenas duró seis meses. La reanudación de la guerra entre agramonteses y beaumonteses fue aún más violenta que en el pasado. En ese contexto, el Viernes Santo del año 1480, a instancias de un monje dominicano llamado Abarca de Jaca, se concertó el matrimonio de Felipe II de Nabarra y Lacarra con la hija del II conde de Lerin.

Al día siguiente el Mariscal de Nabarra se dirigió de Zangoza a Villafranca, con una pequeña escolta al estar confiado tras alcanzar una nueva tregua. En eso que apareció el cortejo amenazante de Luis III de Beaumont.

El Mariscal de Nabarra se sintió en peligro y dio media vuelta, pero su caballo hizo un mal movimiento descabalgando a Felipe II de Nabarra y Lacarra, dejándolo a los pies del II conde de Lerin, al cual saludó cortésmente:

-¡Ah! Señor primo, que Dios esté con usted.

-Y con usted y en Biana, innoble caballero.”

Le contestó Luis III de Beaumont mientras insertaba su lanza en el cuerpo del Mariscal de Nabarra, de forma reiterada hasta matarlo.

BIBLIOGRAFÍA

Annales del Reyno de Navarra, José de Moret y Francisco de Aleson.
Diccionario de antigüedades del Reino de Navarra, José Yanguas y Miranda.
El Ilmo. y Rvmo. Señor Don Francisco de Navarra, de la Orden de San Agustín, Mariano Arigita y Lasa.
Felipe II de Navarra, Genealogía Familiar, linaje Ordoñez en Navarra, digital.
Felipe II de Navarra, Geneanet, digital.
Guerreros, historias de mil años, Jesús Javier Corpas Mauleón.
Historia de Pamplona y sus lenguas, José María Jimeno Jurio.
La Casa de los Navarra, la Casa de los Mariscales, Historia Medieval del Reyno de Navarra, Carlos Sánchez-Marcos, digital.
Nabarra en su vida histórica, Arturo Campión.
Nabarra o cuando los vascos tenían reyes, Pierre Narbaitz.
Lo que todo nabarro debe saber, VV.AA.

HERÁLDICA

Libro de Armería del Reino de Nabarra. Notas de sellos.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011