SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2010/07/10

Estado de Nabarra. La Nabarra de las “siete provincias históricas vascas”

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra. La Nabarra de las “siete provincias históricas vascas”
Soberanía de Navarra

“Cuida de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco”. Benjamin Franklin Político, científico e inventor de EE.UU

La Nabarra de “las siete provincias históricas vascas”: En el siglo XVIII, el sacerdote azpeitiarra Manuel Larramendi y sus seguidores, fueron los primeros que defendieron un prototipo de Estado vasco basado en una unidad territorial, de la cual germinaría posteriormente el planteamiento territorial de las siete provincias históricas vascas. Este planteamiento lo podemos encontrar a través de su proyecto denominado de las Provincias Unidas del Pirineo, expuesto en el Fuero de la pro-vinci de Gipuzkoa(9).

Es ya en el siglo XIX, un siglo lleno de nuevas ideas y numerosos conflictos militares, es donde aparece en primer lugar la figura del bayonés Garat. Concretamente en el año 1811 llega a pregonar la formación de un "Estado Nacional Vasco", sometido al mandato del emperador francés Napoleón Bonaparte, donde se incluirían los siete territorios históricos vascos, bueno, mejor dicho seis, ya que Garat mantiene unidas a la Baja y Alta Nabarra, existentes a ambos lados de los Pirineos. Dicho Estado vasco tendría una bandera colorada y su escudo sería el de Nabarra, pero llevando el extraño nombre de Nueva Fenicia(10).

Este planteamiento político en materia territorial, va cogiendo adeptos tras la aparición del diseño cultural conocido como Zazpiak bat. Este lema, siete en uno, salió concretamente de la pluma del dublinés Antoine d’Abbadia quien junto a Agustin Xaho, realizaron en el año 1836, la gramática publicada y dedicada a "Zazpi Uskal-Herrietako Uskalduner", donde aparece plasmada esta expresión, siete en uno. El nacido en Atharratze-Sorholüze , Agustin Xaho, presenta en el año 1838 su novela romántica, Viaje a Navarra durante la insurrección de los vascos, donde nos ofrece una visión nacional del país, similar en materia territorial, por no decir igual, a la realizada pocos años antes por Garat y con las divisiones recogidas ya en el Zapiak bat de Antoine d’Abbadia, pero con una misma nacionalidad política global para las siete provincias históricas vascas en torno al todavía existente en la época, pero más con carácter autónomo que soberano, Reino de Nabarra formado solo por las cinco Merindades del sur del Pirineo o Alta Nabarra. Posteriormente, sería Jean Jaugain, la persona que diseñó un escudo para un Congreso y Festival sobre la Tradición Vasca, realizado en Donibane Lohinzune en el año 1897, donde se englobaban los signos heráldicos de las siete provincias históricas vascas, con la anécdota del escudo de Xiberoa, que al no poseer esta comarca un distintivo heráldico propio hasta entonces, el escudo fue recogido del que poseía el señor de Mauleon(11). Rápidamente y debido a esos tiempos donde reinaba el romanticismo, ese símbolo fue apropiado por el recientemente fundado PNV-EAJ-PNB, de finales del siglo XIX, sirviéndole a los hermanos Arana, Luís y Sabino, para definir su política territorial, dentro de su paradigma aranista o bizkaitarra, para el Estado de los vascos, al cual llamaron Euzkadi(12), bien por obviar o quizás desconocer, la existencia a lo largo de la historia del Estado de Nabarra. Joxe Azurmendi, nacido en Zegama, en su obra Los españoles y los euskaldunes, ya nos indica que el desarrollo-creación-de Euzkadi como nacionalidad es anormal, al escaparse de la historia política, y también entendemos por supuesto, lo mismo en la materia territorial del Estado soberano que habían poseído los vascos con anterioridad a la invención realizada por los hermanos Arana.

Dejando de un lado, a mi parecer, el estéril debate sobre el nombre del Estado vasco, en esta unidad política en materia territorial que nos presentaron los hermanos Arana, podemos comprobar, al repasar detenidamente nuestra historia, que realmente no ha existido nunca como tal, de manera exclusiva eso si, solo las siete provincias históricas vascas, dándose única y realmente, con la coexistencia con otras regiones o comarcas, dentro de ese Estado político, reconocido por el propio Joxe Azurmendi, que hemos tenido o poseído los vascos, el cual data desde comienzos del siglo IX y se mantuvo soberano hasta el primer cuarto del siglo XVII. Actualmente identificamos a las sietes provincias históricas vascas a las regiones-herrialdeak-de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, Laburdi, Behe Nafarroa, Nafarroa Garaia y Xiberoa. Destaca a simple vista, como los defensores de esta política territorial o de extensión del Estado vasco con el nombre de Nabarra, aceptan la división entre la Alta Nabarra y la Baja Nabarra, asimilando y tal vez incluso podríamos afirmar que legitimando la división concluyente e impuesta por españoles y franceses en torno a los Pirineos, semejante a la que aceptan los defensores de la Nabarra de las seis Merindades, que finalmente fue concretada tras la firma del Tratado de Utrecht en el año 1714, por los reinos de Francia y de España.

Esta fue realizada concretamente entre dos ramas de la casa de los Borbón, que se reparten así Baskonia, quedando la Aquitania para el reino de Francia y la Ibérica para el reino de España. Pasado la medianidad del siglo XX, los herederos políticos del planteamiento bizkaitarra, comienzan a utilizar el término hasta entonces únicamente cultural de Euskal Herria(13), reemplazando con ello al término político de Euzkadi, de carácter más racial e inventado a finales del siglo XIX por los hermanos Arana. Esto supone un nuevo problema, ya que como encontramos en uno de los escritos de Eneko del Castillo(14), el término Euskal Herria, solo puede ser traducido de dos maneras, bien como pueblo vasco o bien como el país del euskara, demostrándose en ambos su exclusivo carácter cultural. La primera opción-pueblo vasco-a pesar de lo que nos pueda parecer a primera instancia, es totalmente inapropiada, ya que en la actualidad, a comienzos del siglo XXI, la migración vasca realizada desde siglo XIV, bien forzada, obligada o deseada(15), ha creado una importante diáspora vasca en el Mundo, siendo especialmente importante la existente en la totalidad del continente americano, lo que nos dice que la integridad del pueblo vasco no solo se encuentra en la actualidad en las siete provincias históricas vascas.

A la segunda alternativa-país del euskara-tampoco se le puede considerar apropiada, ya que por desgracia nuestra, en los tiempos que corremos una vez iniciado el siglo XXI, y principalmente debido a la incesante e inagotable colonización llevaba a cabo por los imperios francés y español, tras la invasión y ocupación total de nuestro Estado, el país del euskara abarca un menor territorio(16) que el de las siete provincias históricas vascas mencionadas con anterioridad, y que realmente poseen esa particular territorialidad, por las divisiones políticas impuestas a los vascos, realizadas todas ellas por los invasores españoles y franceses. Por otro lado, y tras comprobar la falta de base histórica e incluso por la triste realidad lingüística actual, es prácticamente imposible desde una perspectiva política propia, defender la utilización de los términos políticos inventados de Nueva Fenicia y de Euzkadi o el cultural, ya con carácter político, de Euskal Herria, para un Estado con dicha territorialidad e incluso, llamar a la totalidad de estas siete comarcas, Nabarra, ya que podría llegar a inducirnos a caer en numerables contradicciones e incluso falsedades históricas en materia territorial, porque a parte de existir, como ya he indicado antes, bi herrialdek, que poseen el mismo nombre que el de la totalidad del Estado de los nabarros, no existe ningún periodo de la larga historia del Reino de Nabarra, con esa territorialidad exclusiva.

Realmente los defensores actuales de esta alternativa política en materia territorial, se centran en los planteamientos realizados en esta materia desde el siglo XVIII, desechado de ante mano o mejor dicho, aparcando tal vez y de manera momentánea, una reivindicación territorial basada en la correcta historia política del pueblo vasco-Euskal Herria-anterior a los siglos XVIII, XIX y XX, donde ya aparece claramente planteada la territorialidad Estatal, y por tanto con una clara actitud soberanista en materia de política territorial, diferente ciertamente a la de aquellos que se basan en los denominadas siete provincias históricas vascas. Pero algunos defensores de esta opción en materia territorial, basada más en lengua y cultura que en política, y siempre intentado buscar alguna legitimidad histórica para este esbozo geofísico o nacional, nos hablan de un trabajo realizado por el nacido en Urdazubi, Pedro Agerre Azpilkueta, al cual conocemos con el sobrenombre de Axular. Cuando este clérigo católico ya residía en la localidad de Sara, como súbdito nabarro de Enrique III de Nabarra, IV de Francia, creó una tertulia para debatir sobre los problemas religiosos existentes en aquella época y la ventaja de utilizar la lengua vasca para la reconversión de los cristianos protestantes mediante misales adecuados. En ese contexto, en el año 1643, dentro del oasis de paz que encontró en Sara, escribió en el dialecto labortano-nabarro su obra Guero, donde aparece el siguiente párrafo:

(…)"Badaquit halaber ecin heda naitequeyela euscarazco minçatce molde guztietara. Ceren anhitz moldez eta differentqui minçatcen baitira euscal herrian, Naffarroa garayan, Naffarroa beherean, Çuberoan, Lappurdin, Bizcayan, Guipuzcoan, Alabaherrian eta bertce anhitz leccutan".

(…)”Sé asimismo que no puedo extenderme a todas las formas del euskara. Ya que de muchas maneras y diferentemente se habla en el pueblo vasco, en la Alta Navarra, la Baja Navarra, Zuberoa, Lapurdi, Bizkaia, Gipuzkoa, Álava y en otros muchos sitios”.

Con esta frase, los defensores del término Euskal Herria y la territorialidad de las siete provincias históricas vascas, les es más que clara la unidad recogida a través del euskara, lo que en cambio no nos mencionan nunca es la coletilla final de Axular, que nos habla de otros muchos sitios. En alguna charla o tertulia, que he mantenido con el patriota nabarro y amigo, Aitzol Altuna, este se aventura a afirmar que dichos otros muchos sitios, son la Rioja, Alto Aragón, Bearne,… que en su día fueron parte del Reino de Nabarra. Pero tal vez, la más significativa ciertamente en materia política y que pudo incluso influir incluso en un planteamiento político territorial posterior, realizado por el sevillano Serafín Olave en el año 1883, el cual lo encuadró dentro de la redacción de las bases constitucionales para la República de Nabarra, sea el realizado por los beaumonteses de la ciudad de Iruñea en el año 1540, ante la posibilidad de un matrimonio entre la princesa de Biana, Juana de Albret y el príncipe de Asturias, Felipe, lo que les viabilizaba alcanzar de nuevo la libertad a través de la recuperación de la soberanía nabarra. Estos beaumonteses, que habían colaborado conscientemente con los invasores españoles en el año 1512, todo hay que decirlo, y que ni siquiera llevaban sufriendo la ocupación española treinta años, tiempo al parecer más que suficiente para comprobar la imposición española, y ante la eventualidad de ese contrato matrimonial, enviaron un memorandum al rey de Nabarra, Enrique II el Sangüesino, invitándole a reclamar todo el territorio perteneciente al Reino de Nabarra y que estaba ocupado por los españoles, donde ya nos indican con claridad, al menos, otra comarca vascona.:

«Quanto a lo que pertenesce a V. Alteza, según lo que solía extender este Reyno antiguamente como es pública voz y fama que era señor de Guipúzcoa, Vizcaya y Alaba y mucha parte de Rioja, hasta el holmo de Burgos; como por la sepultura que antiguamente los reyes de Navarra tenían en Nájera y otras ciudades y villas que hoy en día parescen las armas de Navarra; anssí como en Logroño y en otros lugares y de poco acá se han borrado.(…)>>

9. Fuero de Gipuzkoa; Comentario del Padre Larramendi: “¿Qué razón hay para que la nación vascongada, la primitiva pobladora de España… esta nación privilegiada y del más noble origen, no sea nación aparte, nación de por sí, nación exenta e independiente de las demás?”.Idem. ”El proyecto de las Provincias unidades del Pirineo es sin duda magnífico y especioso (hermoso). República que se hará famosa con su gobierno aristocrático o democrático, como mejor pareciere, tomando de las repúblicas antiguas todo lo que las hizo célebres y ruidosas en el mundo, y de las modernas todo lo que es conveniente para su duración y subsistencia”.
10. Nueva Fenicia; Término inventado por J. Dominique Garat. La Nueva Fenicia. Proyecto de Unión vasca bajo Napoleón, “Muga” nº 23, María Rosa Agudo Huici, 1983.
11. Nabarrako Herritarren Ekhimena; Interesante consultar el pregón realizado por NHE para la acción que llevaron a cabo en Maule, http://nabarrakoherritarrenekhimena.blogspot.com/

12. Euzkadi; actualmente se escribe Euskadi. Más información en el blog de Eneko del Castillo que lleva por título Nabarlur. http://nabarlur.blogspot.com/
13. Euskal Herria; concepto propio en euskara que sirve para designar a los vascoparlantes que conforman una comunidad, el cual aparece de manera literaria a mediados del siglo XVI. La vieja herida. De la conquista española al Amejoramiento del Foral; Floren Aoiz, 2002.
14. Nabarlur; blog de Eneko del Castillo, idem (12)
15. Navegantes del interior. Emigración del Baztan y Nafarroa Beherea desde el siglo XIV; Pello Esarte, 2009.
16. Louis Lucien Bonaparte, sobrino del emperador francés Napoleón Bonaparte y nacido en Inglaterra, escribió en el año 1847 una obra titulada Specimen lexici omnium linguarum europearum. Es un pequeño diccionario de todas las lenguas, donde se menciona al euskara y refleja su inquietud por los dialectos vascos, realizando la primera clasificación de los dialectos basada únicamente en criterios lingüísticos, aunque los cimientos ya existían desde la clasificación realizada por el padre Larramendi, que entre los ocho dialectos y sus veinticinco subdialectos, no llegan a abarcar la totalidad territorial de las siete provincias históricas vascas. http://es.wikipedia.org/wiki/Louis_Lucien_Bonaparte


Extraído del libro “NABARRA, Reflexiones de un Patriota” Iñigo Saldise Alda 2010

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011